Las Joyitas de Julio Cesar Clavijo I

Las Joyitas de Julio Cesar Clavijo I

por Carlos Leandro Ramírez

Bueno, ahora vamos a iniciar un análisis a las enseñanzas del Teólogo unicitario colombiano Julio Cesar Clavijo Sierra, quien escribió un libro electrónico llamado Un dios Falso Llamado Trinidad.

Llamo a este artículo, las joyitas, porque igual que entre los guijarros bien camufladitas se encuentran pequeñas bellezas que deben ser sacadas a luz para saber sobre que se está caminando. Están allí escondidas, hay que buscarlas bien, con calma y con paciencia. Y cuando las encontramos quedamos asombrados.

Esto lo digo porque este libro tiene varios errores y contradicciones, incluso con su amigo David K. Bernard. Miremos:

Clavijo afirma: “Si la Biblia afirma que hay un Dios y que ese Dios es Jesucristo” [1] En su libro afirma Clavijo que Jesucristo es el mismo y único* Dios

¿Entonces? esto me pone a rascarme la cabeza. ¿Evolucionó la doctrina unicitaria? O me he perdido las actualizaciones de los últimos cincuenta años. Porque según el mismo Bernard Jesucristo es otra cosa: El término Hijo siempre se refiere a la Encarnación, y nunca a alguna deidad aparte de la humanidad. Jesucristo es el Hijo de Dios.El es la encarnación de la plenitud de Dios.En su deidad, Jesús es el Padre y el Espíritu Santo.El Hijo es engendrado y no es eterno. El Hijo de Dios existía desde toda la eternidad pero solamente como un plan en la mente de Dios. El Hijo de Dios llegó a la existencia actual (substancial) en la Encarnación, al mismo tiempo en que el Hijo fue engendrado por el Espíritu de Dios. [2]

Nótese que para Bernard Jesucristo es el hijo de Dios, es la encarnación de Dios Padre. Mientras que Jesús es el Padre, bien sea en su deidad o en su carne. Pero Jesucristo se refiere a la carne, según Bernard, o sea al hijo de Dios. El hijo no es Dios Según Bernard, siempre que se hace referencia al hijo como deidad, se refiere a la deidad en el hijo.

Pero vemos como Clavijo, llama el Dios único, a lo que considera Bernard sólo es carne, no es eterno, no es todo poderoso.

Clavijo puede argumentar que Jesucristo se refiere a Dios (Jesús, El padre) en su deidad. Pero Bernard afirmó: Hijo siempre se refiere a la Encarnación, y nunca a alguna deidad aparte de la humanidad. Estableció una regla para el hijo, la carne (según ellos) y luego identifica al hijo: Jesucristo. Punto!

Si su teología fuera seria. Jesucristo siempre significaría lo mismo.

Es como si un matemático me explicara A= 6. Luego haciendo cálculos y sacando el resultado en cualquier ecuación, le diera que A+1= 3. Entonces me cambiara el significado A= 2, en vez de reconocer el error y corregir la ecuación.

Pero déjenme decirles que ambos en primer lugar Bernard y con más razón Clavijo se equivocan.

Jesucristo en el texto griego es Jesús el ungido y dice el texto griego, que este fue el que vino en carne, no que él sea la carne

1 Juan 4:3 “y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo”.

Dice el griego que El ungido (de Dios) vino en carne y que este ungido es el Señor (Jehová) del antiguo testamento (Filipenses 2:11; Isaías 45:23). Donde estudiarán gramática estos teólogos, no es lo mismo decir “vino en carne” a decir “vino como carne” o “la carne que vino”. Creo que una explicación de gramática aquí esta de más, menos una de exégesis bíblica.

Es tan obvio (bíblica y textualmente) que el señor Jesucristo no es el Padre, tanto así, que “teológicamente” es más viable el unitarismo** o el arrianismo***. Cuando el unicitario admite que Jesús es Dios, o es el Jehová del A.T. está apoyando la Trinidad; porque gramaticalmente es tan claro en la Biblia que Jesús no es el Padre, pero lo que hace con las manos, lo derrumba con los pies.

Continúa Clavijo: La “teologia” trinitaria comete un grave error, pues por un lado le dice a sus fieles que la trinidad es una verdad que no debe ponerse en duda, pero luego afirma que por mas que se quiera no se puede entender. [3]

Yo no entiendo como es que alguien nunca tuvo inicio, que hacía antes del tiempo? Como puede estar en todas las partes del universo (que es grande) a la vez? Entonces siguiendo la lógica de Clavijo, debemos pensar que la pre-existencia y la omnisciencia de Dios no son aceptables por no ser entendibles, a pesar que lo afirme la Biblia.

Inicia Clavijo con su espectáculo: La verdad de que el es uno, es fundamental para nuestra salvacion. El nos revelo esa verdad a nosotros para que aceptaramos y cumplieramos su Palabra, y para que la repitieramos a nuestros hijos (Deuteronomio 6:4-7). Ciertamente hay muchas cosas que Dios no nos ha revelado, pero la verdad de que el es uno ha sido revelada para que creyendola alcancemos la salvacion. [4]

Deuteronomio 6:4Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

Con respecto a este versículo hay mucha controversia. Miremos la nota de la Biblia Plenitud:

uno, echad Strong #259: Uno, una unidad. Echad viene de la raíz achad «juntar, unificar; reunir los pensamientos». Echad significa lo mismo que «uno» en español, tanto en sentido estrecho (uno y sólo uno como en Eclesiastés 9:18, «un pecador destruye mucho bien») como en el más amplio de los sentidos (uno compuesto de muchos, como en Génesis 2:24, donde una mujer y un hombre se convierten «en una sola carne»).

Es irónico como el diccionario Strong enfatiza la virtud de una unidad en el echad. En esta palabra es posible, tanto que echad se refiera a singularidad como a unión plural.

Por lo que hay dos opciones, así que afirmar que Dios es uno en sentido absoluto, es prematuro. El resto de la escritura debe guiarnos a comprender el significado de este verso. Sin embargo Clavijo antepone la conclusión de que echad se refiere a uno absoluto. Sin haberlo comprobado, para luego pasar a escudriñar la Biblia con esta premisa, cuando debería ser al revés: estudiar la Biblia para sacar conclusiones acerca de este versículo.

El comete este razonamiento circular:

  1. Dios es “uno” absoluto, porque?: lo enseña Deuteronomio 6:4.
  2. Porque enseña Deuteronomio 6:4, que es “uno” absoluto?: lo enseñan otros versículos de la Biblia.
  3. Porque enseñan otros versículos de la Biblia que Dios es “uno” absoluto?
  4. Porque Dios es “uno” absoluto: lo enseña Deuteronomio 6:4. (volvimos al punto 1)

Seguimos con Clavijo y su libro.

Dios no quiere que ningun hombre se pierda. El quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. La verdad no esta ocultapara la iglesia, la verdad esta perfectamente revelada en la Palabra y la verdadera iglesia se aferra tenazmente a ella. La verdadera iglesia conoce a su Dios”. [5]

Típico del sectario, siempre afirmando que la “verdadera iglesia” (ellos) son los que han recibido la “revelación” (que confunden con la verdad). Cuando la Biblia dice que todos los hombres, han recibido la verdad (Juan 1:9), que todos lo han recibido y conforme a esta serán juzgados, el problema es que la rechazan, (Juan 12:47-50), el problema no es que no tengan la revelación.

La Biblia dice que nadie tiene la revelación privada (2 Pedro 1:21). Significa que el mensaje bíblico es claro y entendible para todo ser humano que tenga raciocinio, por lo cual nadie tiene excusa (romanos 1:20).

Clavijo dice esto de la revelación porque en su teología hay tantos absurdos y contradicciones, que se tiene que escudar en “la revelación” para poder entender “el misterio de la piedad”. Como en el caso con que inicié este artículo. Las explicaciones unicitarias están tan llenas de ambigüedades…

Luego sigue Clavijo exhortando al lector que si no se sujeta a la palabra esta desobedeciendo a Dios, entonces deben sujetarse a una enseñanza que él no ha demostrado todavía Bíblicamente (Dios es uno absoluto, Deut. 6:4). Haciendo entonces una interpretación privada (Dios es uno absoluto, porque Clavijo lo dice), que no ha comprobado todavía. La conclusión es al final de todo proceso lógico, no al inicio.

Sigue citando:

Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.” (Marcos 12:29-30)”

¿Que extraño? En griego la palabra que se tradujo aquí “uno” es jeis (g1520) numeral prim.; uno:—(una) cosa, uno. Igual que en la palabra hebrea echad, puede implicar una entidad, por no decir sustancia o esencia. Ojo digo, puede. No lo estoy imponiendo bajo el “dogma Trinitario”.

Sin nombrar que se esta citando Deuteronomio 6:4. Como Clavijo no ha demostrado todavía porque echad, en dicho texto se refiere a “uno” absoluto? Por lo tanto este texto no puede ser una prueba de que el Shemá (así identifican los judíos Deut. 6:4) se refiera a un “uno” absoluto en la deidad. Porque es una citación.

Esa es la verdad fundamental que debe aceptar todo cristiano verdadero, ya

que se constituye en una verdad necesaria para ser salvo. Ese precioso mandamiento debe estar en el corazon y en la mente de todo cristiano genuino. Todo cristiano fiel debe tener claro que Dios es uno”. [5]

Si Clavijo. Tienes razón en que Dios es uno, pero no me has demostrado bíblicamente todavía que Dios es uno absoluto, sin posibilidad de pluralidad en su esencia. Recuerda que la Palabra echad también puede significar uno en función de una unidad. Si dices que esta “verdad debe aceptarla todo cristiano verdadero”, al menos sé sincero en afirmar que Dios es uno absoluto porque así lo dices tú sin haberlo demostrado.

Recuerde lector, Dios es uno, pero creemos como Trinitarios que hay una pluralidad de personal en el único Dios. El modalista cree que no hay tal unión dentro de Dios, que Dios es uno absoluto sin distinciones.

Dios no dejo a su iglesia con incertidumbres. Dios le dijo clara, directa, explicita y formalmente que el es uno, y la verdadera iglesia cree y acepta esa verdad. [5]

Una cosa es la traducción Reina Valera en español que tenemos actualmente, y otra cosa son los idiomas originales en que fueron escritos los textos bíblicos; la palabra “uno” en el hebreo original (echad) tiene connotaciones muy diferentes a la palabra “uno” en español. El desconocimiento de los cristianos sobre estos lenguajes, es una de las herramientas favoritas de los falsos maestros.

La “teologia” trinitaria, lo primero que hace es perder el verdadero concepto de Dios negando la Escritura [6]

Te equivocas Clavijo, lo que niega la teología Trinitaria es tu interpretación absoluta y prematura, la cual no has demostrado todavía pero impones como “verdad, clara, directa y explicita”.

La Biblia ensena que Jesus es el unico y verdadero Dios (Tito 2:13, 1. Juan

5:20)…” [6]

Bueno estos textos se refieren a Jesucristo, que según Bernard es el hijo, 1 juan 5:20 habla del hijo de Dios, según el mismo Bernard, Hijo de Dios nunca se refiere a alguna deidad aparte de la humanidad, o sea se refiere sólo a la encarnación de Dios. Defínanse entonces unicitarios!

Usted puede buscar y buscar por toda la Biblia y jamas encontrara la

exposicion “Tres personas, un Dios”, mientras que si encontrara en muchas

partes que el Senor es uno, que Dios es uno”. [6]

¿Y si yo encuentro ese texto, de manera implícita: un Dios, tres sujetos?

Me voy a la Traducción del Nuevo Mundo (peores enemigos del Trinitarismo) ya que en la Reina Valera está adulterado:

1 Juan 5:7-8 Porque hay tres que dan testimonio:

el espíritu y el agua y la sangre, y los tres están de acuerdo.

Y en griego original estos tres (el espíritu, el agua y la sangre) están con el artículo jo (g3588) en la forma de sustantivo nominativo singular neutro. En la ley judía tiene que haber dos o tres testigos, por lo cual estos tres son símbolos que representan tres sujetos para que el juicio pueda ser válido. Recuerde que Jesús dijo que él y su padre eran dos testigos (Juan 8:13,16,17,18) y hay otro testigo: el espíritu Santo (Juan 15:26).

Y en este pasaje se describe ese testimonio (único) como el testimonio de Dios (v. 9). Por lo tanto describiendo uno sólo que da testimonio (un Dios). Pero inicialmente en el texto son tres los que dan testimonio.

¿No le sirve a Clavijo?: Un testimonio (un Dios), tres testigos (tres sujetos)? Bueno para no caer en el juego del unicitario, de afirmar algo que no se ha demostrado.

Dejémoslo como una opción, ya que si la doctrina de la unicidad resultare a ser cierta, entonces podríamos concluir que la misma persona divina, está dando tres testimonios. Pero viendo como ha iniciado esta doctrina, dudo mucho que las cosas mejoren para la misma. Antes les aseguro, se va a complicar para ellos.

Sigue Clavijo: “la “teologia” trinitaria declara de una manera explicita que hay un Dios en tres personas, que Dios es tres en uno, que hay un Dios trino o triuno, que hay tres personas en una sustancia, que existen tres personas distintas y un solo Dios verdadero, que Dios es la Santisima Trinidad, etc. Sin embargo ninguna de esas declaraciones puede encontrarse en la Biblia. La Biblia tampoco menciona

otras expresiones comunes de la “teologia” trinitaria, como son: la primera persona, la segunda persona, la tercera persona, Dios el Hijo o el Hijo Eterno. En resumen, la Biblia no hace ninguna declaracion formal sobre la “teologia” trinitaria”. [7]

Bueno, como en la Biblia tampoco está de manera explícita que “encender la computadora para ver pornografía”, entonces el cristiano verdadero según Clavijo, tiene luz verde para proceder.

En la Biblia no está la palabra exacta computadora, ni pornografía, pero hay textos que nos indican que estas cosas no se pueden hacer. De igual manera los términos mencionados, son términos convencionales para discernir conceptos bíblicos de tal manera que sean fácilmente tratables para el estudiante bíblico (cristo habló de hacer discípulos, esto es estudiantes: Mateo 28:19).

Clavijo pretende que la formula trinitaria se tenga que encontrar textualmente en la Biblia para ser cierta. De igual manera la fórmula de los papeles de Dios, y Dios hablando desde su humanidad con su deidad, hablando de otro (que no hay) como un ejemplo (engaño divino más bien), tampoco aparecen textualmente en la Biblia.

Si la unicidad con todas sus explicaciones retorcidas estuvieran en la Biblia, Bernard y clavijo no hubieran tenido que escribir sus respectivos libros con las explicaciones ilógicas y antibíblicas que enseñan. Las cuales voy a denunciar adelante.

Es así como esto no está explícitamente en la Biblia:

Jesus como Padre es el unico Dios creador que existe, pero Jesus como Hijo, es el unico Dios que fue manifestado en carne como un verdadero ser humano”. [8]

Cita Clavijo la enciclopedia católica:

En las Escrituras, aun no hay ningún termino por el cual las Tres Personas

Divinas sean denotadas juntas.” [9]

La enciclopedia habla del término Trinidad, no de la enseñanza, continúa la enciclopedia, después del texto citado por Clavijo:

La palabra strias( de la cual su traducción latina etrinit) fué primeramente encontrada en Teófilo de Antioquía cerca del año 180 D.C.El habla de “”la Trinidad de Dios (el Padre), su Palabra y su Sabiduría (“”Ad. Autol.””, II, 15). El término, desde era usado antes de su tiempo. Más tarde, aparece en su forma Latina de trinitas en Tertuliano (“”De pud””. C. Xxi). En el siglo siguiente, la palabra tiene uso general. Se encuentra en muchos pasajes de Orígenes (“”In Ps. Xvii””, 15). El primer credo en el cual aparece es aquel del pupilo de Orígenes, Gregorio Thaumaturgus. En suEkthesis tes pisteos compuesto entre los años 260 and 270, escribe: Por lo tanto, no hay nada creado, nada sujeto a otro en la Trinidad: tampoco hay nada que haya sido añadido como si alguna vez no hubiera existido, pero que ingresó luego: por lo tanto, el Padre nunca ha estado sin el Hijo, ni el Hijo sin el Espíritu: y esta misma Trinidad es inmutable e inalterable por siempre. (P.G.,X, 986)

Es como cuando yo decido llamar en fútbol americano la jugada 33, a pesar de que en el campo no haya literalmente un 33. Está será aceptable y entendible a todos los jugadores, quienes entenderán a que me refiero y todos hablaremos el mismo idioma.

De igual manera se establecen en las ciencias y estudios, términos convencionales para establecer un lenguaje común, con el fin de mantener la continuidad de la comunicación y la investigación. La doctrina de la trinidad no es más que enseñanza que agrupa varios conceptos bíblicos, y por lo tanto los términos que usan son como en el ejemplo anterior, convenciones para poder desarrollarlos en el estudio y enseñanza teológica.

Pero clavijo, si hace lo que él mismo denuncia. No ha demostrado la “unicidad” de Dios, pero ya la “impuso” como una verdad bíblica. O sea debemos creer que el Shemá tiene la interpretación que él da, porque él la da, esto es interpretación privada (2 Pedro 1:20).

Y con esta levadura empieza a hacer interpretaciones:

La Biblia tambien expresa que cuando Jesucristo venga en las nubes, esa

aparicion mostrara a ese unico Dios, precisamente porque Jesucristo es el

Dios unico que se manifesto en carne. [10]

que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la

aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el

bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, el

único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien

ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el

imperio sempiterno. Amén.” (1. Timoteo 6:14-16) [10]

Primero: Se supone que Clavijo es un teólogo estudiado. Por lo cual este libro suyo debe hacer una teología sistemática, donde se estudian premisas bíblicas para llegar a la conclusión que Jesucristo es el “Dios único”.

El piensa que con citar unos textos ya, demostró lo que expone aquí. Yo podría iniciar un libro con algunos textos de cristo: “el Padre es mayor que yo”, “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo ”. Y de esta manera imponer que Jesucristo no es Dios (socianismo) Todopoderoso, si no un profeta muy especial o algo así. Y con esa premisa empezar a sacar conclusiones cuando vaya al resto de la Biblia.

Al menos Bernard hace en el principio de su libro un énfasis en la unicidad de Dios y pasa a demostrar que Jesús es el Jehová del A.T. Para Luego con un conocimiento técnico de la propuesta, empezar a mirar las diferentes escenas bíblicas con una lupa bien “formada y sustentada”.

Volviendo al verso que cita: no dice que la “aparición de Jesucristo mostrara a ese unico Dios”. Dice que esa aparición la mostrará él único Dios invisible al que nadie ha visto. O sea dos entes distintos.

la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano…”

La: Articulo definido femenino que indica sujeto.

Cual: Preposición que define tácitamente el sujeto como la aparición de Jesucristo (sujeto pasivo)

Mostrará: acción que realiza el sujeto activo sobre el sujeto pasivo indicando relación.

El: artículo definido masculino que implica sujeto.

Bienaventurado y sólo Soberano…: Describe el segundo sujeto, el sujeto activo.

Este versículo si nos vamos a la lógica descrita antes, se deduce que Jesucristo no es él Dios único y soberano que pretende mostrar Clavijo. Ojo, hablo del versículo, no estoy negando la deidad de Cristo.

Ahora Clavijo puede argumentar que el sujeto pasivo aquí es la manifestación (en carne) de Dios: Jesucristo. Pero si este fuera un estudio teológico serio, no se deberían establecer conclusiones como premisas.

El todavía en su “teología”, que supongo yo por ser obtenida mediante un estudio universitario, debe ser competente y SISTEMÁTICA.

¿Ve lo que hace Clavijo? Está inculcando en la mente del lector ideas preconcebidas, para cuando llegue el momento de demostrar que la “aparente distinción de personas divinas” se refiere a la distinción entre espíritu y carne (de la que se aferran los unicitarios), el lector ya lo tenga como una verdad establecida.

O sea le va a quedar fácil a lector aceptar lo que tendrá que demostrar Clavijo, si es que pasa a demostrarlo en el resto de su libro. Porque en ninguna parte de la Biblia se encuentra: “Jesús en su papel como carne dice… y en su Papel como Dios recibe la oración,” o “Jesús como Papel de padre, envió a su hijo, que es él mismo en su papel como hijo”. Eso no está ni explícita, ni implícitamente en la Biblia.

Otra vez razonamiento circular:

  1. Hay un solo Dios sin distinción de personas en la deidad. ¿Por qué?
  2. Porque hijo de Dios y Dios Padre es una distinción de naturalezas de Jesús, el único Dios.
  3. Distinción de naturalezas de Jesús se refiere sólo a su carne y su espíritu, no de personas divinas. ¿Por qué?
  4. Porque hay un solo Dios sin distinción de personas divinas. (volvimos al punto 1.)

Vemos como Clavijo estableció “verdades absolutas” sin haberlas estudiado sistemáticamente, mucho menos demostrado bíblicamente (con textos implícitos o explícitos), para luego con esas “verdades absolutas” demostrar lo que ya presuponía.

Miremos su juego de palabras: “precisamente porque Jesucristo es el

Dios unico que se manifesto en carne”.

Eso sólo explica que la manifestación de carne es sólo una extensión (por lógica) del Dios único, pero no explica porque la carne es un sujeto pasivo del sujeto activo Dios único, consciente y con voluntad distinta (recuerde para haber interacción interpersonal debe haber distinción de voluntades [Mateo 26:39; Lucas 22:43], atributos personales).

Como cuando usted le dispara a la camiseta que tengo puesta. Me está disparando a mi, porque la camiseta es un intermedio entre usted y yo. Pero no implica esto, que mi camiseta sea una expresión diferente mía, me explico, no implica que la camiseta sea un señor, y yo sea otro señor, que traigo la camiseta puesta, o sea un señor trae a otro señor. Esto es ilógico.

De igual manera Clavijo ignora que aquí dice “la aparición de nuestro señor Jesucristo” y “el bienaventurado y solo Soberano”. No dice nuestro “nuestro señor, la aparición de Jesucristo,…y el bienaventurado” dando a entender que el primer señor que menciona el texto es en realidad la manifestación de ese mismo señor. Absurdo y abusivo gramaticalmente.

Vea que hasta las reglas de interpretación gramatical son privadas (2 Pedro 1:20). Sólo Clavijo tiene las verdaderas reglas gramaticales de comprensión de lectura. Todos los demás profesores, licenciados, decanos, no han recibido la “revelación” para interpretar la correcta gramática. La que tiene Clavijo.

En la página 27 Clavijo crea una imagen distorsionada de la Trinidad para poder refutarla. La Trinidad no es la unión de Tres personas, la Trinidad implica que Dios es Tres personas distintas a la vez, Cada Persona es una manifestación de Dios, siendo Dios (singular) total y completamente. Pero el misterio radica en como cada persona (manifestación) co-existe conscientemente con cada una de las otras, que es el mismo Dios.

Ahora, en este punto, los trinitarios diran que ellos convienen en que Dios

es uno. Pero “Dios” para ellos es “una trinidad.” Aun cuando decimos que

nadie esta al lado de Dios o como Dios, reinterpretan ese pensamiento y

creen que usted esta diciendo que nadie es como la trinidad y nadie esta al

lado de la trinidad.

Lo que Propone Clavijo es que los trinitarios enseñamos el politeísmo de tres dioses que se unen para formar al Dios único, y que ese Dios único se llama Trinidad. La doctrina Trinitaria no explica que la palabra Trinidad es el nombre de Dios. La Trinidad expone que Dios tiene tres voluntades, tres manifestaciones de si mismo y que cada una de esas manifestaciones existe consciente de las otras dos, a pesar de ser el mismo Dios. Allí radica lo incompresible de esta enseñanza para la mente humana.

Si la cosa fuera como la “pinta” Clavijo entonces, la Trinidad no sería un misterio. Sería fácil: “Tres dioses unidos como una familia, que se llama Dios”.

Esto es una muestra de su ignorancia con respecto a la doctrina que trata de refutar (demostrando su capacidad intelectual como teólogo). O es deshonesto, distorsionando la una doctrina para que sea fácil de derrumbar.

Clavijo cita, a trinitarios distinguidos que hacen su definición de “Un Dios, tres personas”. Pero no se toma el tiempo de estudiar, menos de explicar al lector de su libro a que se refieren los trinitarios cuando dicen “personas”, dando a entender con esto que el trinitario cree que Dios es la unión de tres seres divinos. Cuando los trinitarios definimos personas lo hacemos bajo el concepto de un trinitario que voy a citar:

Los teólogos admiten que la palabra “persona” tal vez no sea la palabra perfecta para usarse ya que ésta lleva en sí la idea de individuos que son seres diferentes. Pero estamos familiarizados con esto y éste es uno de los problemas que tenemos cuando usamos el término “persona” al describir al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Pero éste es el término que debemos usar cuando vemos que en la Biblia se habla del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo llamándolos Dios: cada uno habla y cada uno tiene su propia voluntad. Ellos muestran atributos inherentes a la personalidad. Al describir lo que observamos, somos forzados a usar palabras con las que estamos familiarizados y la palabra “persona” es una de esas palabras. Pero en la Trinidad, no se hace necesario que cada persona es un ser individual”. [11]

Otros trinitarios como Armando Alducín, definen al Padre, el hijo y el espíritu Santo como tres manifestaciones, del mismo Dios que varía según las circunstancias, sosteniendo que esas manifestaciones son co-existentes desde la eternidad. No doy referencia de las citas, porque por el momento me queda difícil, y este artículo no trata de la Trinidad, si no de denunciar las falacias de la doctrina unicitaria.

A continuación Clavijo trata de refutar la Tabla de la Trinidad:

El ejemplo mas notable de interpretacion dogmatica, que realiza la

teologia” trinitaria, es el siguiente. Veamos:

La Biblia dice que hay un solo Dios. No obstante, dice

que Jesus es Dios (Juan 1:1,14), que el Padre es Dios (Fil.

1:2); y que el Espiritu Santo es Dios (Hechos 5:3-4). Ya

que el Hijo le habla al Padre, son personas separadas. Ya

que el Espiritu Santo asimismo habla (Hech. 13:2), es

tambien una persona distinta. Por tanto, hay un Dios que

existe en tres personas. [12]

Clavijo expone a continuación una tabla, que todo trinitario conoce, y por si usted no la conoce, busque en google: tabla de la Trinidad.

El error de esa forma de pensar, es que si nosotros seguimos esepatron

para sacar deducciones, nada nos impediria encontrar a otras cuantas

personas divinas”. [13]

Clavijo dice que si seguimos ese Patrón para concluir tres personas en el mismo Dios, entonces podemos concluir otras personas más dentro de la deidad. ¿Pero será que él honestamente sigue el Patrón que define la Trinidad?

A continuación agrega:

Por ejemplo, el Santo de Israel es llamado Dios (Salmo 71:22, Isaias 54:5),

es llamado Creador (Isaias 17:7, 41:20, 45:11-12), se dice que tiene voluntad (Isaias 1:4), habla (Isaias 30:12-14, 41:14), es el que unge (Salmo 89:20), es el que santifica (Salmo 89:20), es el que salva (Salmo 71:23, 78:42; Isaias 30:15, 43:3), es el que ama a su pueblo (Isaias 43:4), es el que esta con su pueblo (Isaias 43:5, 41:16), es aquel en quien se regocija su pueblo (Isaias 29:19), es el que aconseja (Isaias 5:19), es el que ve el corazon (Salmo 78:37), es aquel contra quien se comete pecado (2. Reyes 19:22, Salmo 78:41), etc.

El hecho de que a Dios se le llame por el titulo de Santo de Israel, nos indica que hay una cuarta “persona”? .Entonces las cuatro “personas divinas” serian (1) el Padre, (2) el Hijo, (3) el Espiritu Santo y (4) el Santo de Israel? [13]

Recuerdan que había dicho que seguiría el mismo Patrón “dogmatico” Trinitario para deducir la trinidad? Bueno él escogió muy bien el modelito trinitario citado, porque en este no aparece una reglita muy especial, un patrón que desafortunadamente la mayoría de los trinitarios olvidan aclarar, el cual es muy útil para evitar argumentos como el Clavijo:

  1. Más de 60 pasajes de la Biblia mencionan a las 3 Personas juntas
  2. Hay una relación eterna entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo
  3. La Biblia muestra claramente que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son personas distintas:

El Padre envía al hijo (Gálatas 4:4; 1 Juan 4:14)

El Padre envía al Espíritu Santo (Juan 14:26; Gálatas 4:6)

El Hijo habla no por sí mismo, sino según le enseñó el Padre (Juan 8:28; 12:49)

El Espíritu habla, pero no por su propia cuenta, sino en representación de Cristo (Juan 16:13-15)

El Padre ama al Hijo y el Hijo ama al Padre (Juan 3:35; 5:20; 14:31)

El Padre y el Hijo son dos testigos (Juan 5:31-37; 8:16-18)

El Padre y el Hijo se glorifican el uno al otro (Juan 17:1,4,5) y el Espíritu Santo glorifica a Jesús, el Hijo (Juan 16:14)

El Hijo oficia de Abogado por nosotros frente al Padre (1 Juan 2:1; griego: parakletos); Jesús el Hijo envía el Espíritu Santo, quien es otro abogado (Juan 14:16,26)

Jesucristo no es el Padre, sino el Hijo del Padre (2 Juan 3)

  1. En resumen: el Hijo es a quien el Padre envió a morir por nuestros pecados y el Espíritu Santo a quien el Padre y el Hijo enviaron a poner en nuestros corazones.

Si Clavijo me puede mostrar un solo texto donde se encuentre este Patrón en la tabla que él hace en su libro, de la siguiente manera:

  1. Más de 60 pasajes de la Biblia mencionan a las 4 Personas (“títulos”) juntas
  2. Hay una relación eterna entre el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo y el Santo de Israel
  3. La Biblia muestra claramente que el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo y el Santo de Israel son personas distintas
  4. En resumen: el Hijo es a quien el Padre envió a morir por nuestros pecados, el Espíritu Santo a quien el Padre y el Hijo enviaron a poner en nuestros corazones, y el Santo de Israel a quien los otros tres enviaron para ser la fortaleza del cristiano.

Creo que a Clavijo se le olvidó seguir esta partecita del Patrón “dogmático” para deducir la Trinidad.

Vaya, vaya. Su argumento a demás de ser fácil de refutar, es rebuscado. Escogió bien la cita trinitaria con la cual iría a refutar la deducción de la tabla trinitaria. Para poder saltarse esta regla.

Esta regla es tan clara, que no se necesita una interpretación “teológica dogmática”, cualquier persona con sentido común y conocimientos gramaticales aceptables que lea la Biblia sin ningún prejuicio va a ver que el Padre, el hijo y el espíritu santo se relacionan entre sí de manera interpersonal. Por lo tanto no pueden ser títulos de una misma persona.

Luego sigue Clavijo con su Patrón adulterado, encontrando a cinco personas en la deidad (títulos según él), y luego lo aplica a 40 títulos más! Pero obviando la reglita que hace parte de la definición de la trinidad, la cual les mostré.

Es como si yo le dijera que le voy a dar un cheque de un millón de pesos como pago, pero se lo doy firmado. Luego cuando usted viene a darme un cheque a mi hace el mismo procedimiento pero olvida la insignificancia de firmarlo. Olvido… sólo un pasito en el proceso.

Creo que es una comparación injusta, desleal y engañosa. El señor Jesús dijo “por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16).

Hago esta acusación porque no es posible que el señor Clavijo con tal grado de educación, no pueda o pretende desconocer la diferencia entre la deducción que él hace, a la que se hace dentro de la doctrina de la Trinidad. Ni yo, que soy sólo un bachiller colombiano, desde hace ya 10 años, puedo pasar por alto, semejante error de cálculo gramatical!

Luego de pasar mas de 60 páginas donde Clavijo empieza a darle al lector una avalancha de historia, filosofía y religión donde argumenta que la Trinidad no es bíblica si no invención de hombres. El libro se vuelve fastidioso, porque no me interesa eso, si alguien quiere debatir conmigo, vámonos a la Biblia señores, a la Biblia.

Si la anterior fuera cierto, entonces porque no se va directamente a la Biblia y se olvida de las historias que describe, para pasar a refutar la Trinidad? Ah, cierto. Tiene primero que predisponer al lector en contra de la trinidad, por esto no va directamente a la Biblia.

Un escritor cristiano honesto, haría lo contario. Demostraría con la Biblia la falsedad de la doctrina herética, resaltando en la mente del lector la autoridad bíblica y luego iría si, a mirar en que parte de la historia antropológica surgió la doctrina herética.

Luego de pasar páginas y páginas de historia, filosofía y religión (que aburrido). Volvemos otra vez a entrar en acción con Julio Cesar Clavijo. Pero eso sigue en el próximo artículo

Dios los bendiga y los llene de su gracia y paz.

Carlos Leandro Ramírez.

_________________________________

Notas:

Textos no se encuentran subrayados en el original.
* Único: en el sentido absoluto de la doctrina unicitaria. No afirmamos así la pluralidad de Dioses.
** Unitarismo: Movimiento religioso. Pese a que se inició como movimiento organizado en Hungría y Polonia en el siglo XVI mediante el ® SOCINIANISMO, existen tendencias unitarias, es decir, contrarias a la doctrina de la Trinidad, desde épocas remotas. Movimientos o doctrinas con elementos de unitarismo son algunas formas de ® MONARQUIANISMO, ® ARRIANISMO y ® ADOPCIONISMO. Diccionario Religiones. E- sword.
***Arrianismo: Movimiento teológico en el cristianismo. Arrio (ca. 256–336), presbítero de la iglesia de Alejandría, aceptó de cierta forma la divinidad de Cristo, pero afirmó que la Segunda Persona de la Trinidad no es coeterna con el Padre, la Primera Persona, sino que fue engendrada y no existía con anterioridad a ese hecho. Diccionario Religiones. E- sword.
[1] Libro electrónico un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 14 Copyright © 2007 Julio César Clavijo Sierra. 1ª Edición.
[2] La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 283. Impreso por WORD AFLAME PRESS Edición del 2000. puntos 3 y 4.
[3] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 16
[4] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 16
[5] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 18
[6] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 19
[7] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 20
[8] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 228
[9] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 22
[10] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 26
[11] http://www.miapic.com/trinidad-realmente-enseña-tres-dioses (buscar en google)
[12] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 28
[13] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 30

ESTE ARTICULO FUE TOMADO DEL BLOG AMIGO http://pastordanielbrito.wordpress.com/


Doctrinas fundamentales De Los Adventistas Del Séptimo Día

Doctrinas fundamentales De Los Adventistas Del Séptimo Día

Por: Luisa Jeter De Walker

La expiación incompleta

-> Los adventistas enseñan que Jesús entró en el santuario celestial en el año 1844 d.C. y en el momento actual se encuentra cumpliendo su obra de expiación.

Esta doctrina de la expiación incompleta y continua surgió como un esfuerzo para justificar las predicciones erróneas de Miller. No dudamos de la sinceridad de los que creyeron haber hallado una solución al problema en esta “revelación” de Edson, pero no concuerda con las Escrituras.

La Biblia enseña que Jesús penetró en el santuario celestial al ascender al cielo y no en el año 1844 (Hebreos 6:19, 20; 8:1, 2; 9:23–26). Esta expiación se hizo de una vez para siempre. No es una expiación continua (Hebreos 10:10–14). Este es un punto fundamental en la Epístola a los Hebreos para probar la superioridad del evangelio sobre la ley. El mismo texto que nos habla del santuario celestial nos informa que ya se había hecho en él la expiación completa y perfecta (Hebreos 9:11–12).

Un error engendra otro. Si está incompleta aún la expiación, ¿quién puede estar seguro de su salvación? ¿Cuándo podrá alguien saber que es salvo?

-> La señora White escribe en El conflicto de los siglos lo siguiente: “La tarea del juicio de investigación, y del perdón de pecados ha de terminar antes de la segunda venida del Señor. Como los muertos han de ser juzgados sobre la base de las cosas escritas en los libros, es imposible que los pecados de los hombres sean borrados (o perdonados) sino hasta después del juicio, que es cuando sus casos han de ser investigados. En el tiempo establecido para el juicio—al final de los dos mil trescientos días, en 1844—empezó la labor de investigación y de perdón de los pecados. Todos los que hayan invocado el nombre de Cristo tienen que pasar por ese minucioso escrutinio.”

La Biblia enseña que Dios perdona y borra los pecados cuando uno pone su confianza en Cristo. Hebreos 9:23–26 dice que Cristo ya había entrado en el santuario y se había presentado una vez para siempre como sacrificio por el pecado. No han tenido que esperar los cristianos hasta el 1844 d.C. para recibir el principio del perdón; tampoco esperamos nosotros con ellos hasta el regreso del Señor para que se complete la obra (Colosenses 2:13; Hebreos 10:14, 18–22). La sangre de Cristo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:7). “El que cree en el Hijo tiene vida eterna”, tiempo presente (Juan 3:36). No hay condenación para los que están en Cristo (Romanos 8:1). Dios quiere que sepamos que somos salvos ahora (1 Juan 5:10–13).

El sueño del alma

-> Los adventistas enseñan que las almas de los justos duermen hasta la resurrección en el juicio final. Este “sueño del alma” es un estado de “silencio, inactividad e inconsciencia total”.

Basan esta creencia principalmente en Eclesiastés 9:5, donde dice: “Los muertos nada saben.” El contexto (9:4–10) muestra que se habla de la relación de los muertos con la vida terrenal y no sobre el estado del alma después de la muerte.

Se citan Mateo 27:52 y Juan 11:11 con respecto al “sueño del alma”. Se usaba la figura retórica de dormir al referirse a la muerte. Repetidas veces aparece la expresión que alguien “durmió con sus padres”. El cuerpo es la parte del hombre que está insensible ya en el “sueño de la muerte”, pero así como el subconsciente sigue activo mientras el cuerpo duerme, el alma del hombre no cesa en su actividad cuando el cuerpo muere.

Pablo afirma la conciencia del alma después de la muerte al decir que al partir del cuerpo iría a estar con el Señor (Filipenses 1:23–24; 2 Corintios 5:1–8).

El propio Cristo, quien como ningún otro sabía lo que estaba al otro lado del velo de la muerte, indicó que las almas de los difuntos estaban conscientes, en el sufrimiento o en el paraíso. Él relató que el rico muerto pensaba en sus hermanos que vivían aún (Lucas 16:19–31). Si los adventistas dicen que sólo es una parábola, hay que recordarles que las parábolas se basan en la verdad y nunca describen situaciones contrarias a la verdad.

Con decir al ladrón arrepentido: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”, Jesús indicó la conciencia del alma después de la muerte. Los adventistas y los testigos de Jehová cambian la puntuación del texto en Lucas 23:43 para darle otro significado: “Te digo hoy que estarás conmigo en el paraíso.”

En el monte de la transfiguración, Moisés no estaba “silencioso, inactivo y totalmente inconsciente” mientras hablaba sobre la muerte que Jesús sufriría (Lucas 9:28–31).

En Apocalipsis 6:9–11 vemos que antes del tiempo del juicio final las almas de los mártires clamaban a Dios y se les contestaban sus preguntas. No estaban inconscientes.

La aniquilación de Satanás y de los malos

-> Se enseña que Satanás, sus demonios y todos los malos serán aniquilados, completamente destruidos. La señora White dice que la teoría del castigo eterno es “una de las doctrinas falsas que constituyen el vino de las abominaciones de Babilonia”.

Jesús empleó la misma palabra—eterno—para referirse a la duración de las bendiciones de los salvos y los tormentos de los perdidos en Mateo 25:46. Además, no habló de aniquilación eterna, sino de castigo eterno. Véase también Marcos 9:43–48.

En Apocalipsis 14:10, 11 vemos que los adoradores del anticristo serán atormentados “y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos”. Eso no suena a aniquilación.

Apocalipsis 20:10 dice que el diablo, el anticristo y el falso profeta serán atormentados en el lago de fuego “por los siglos”, para siempre. Según Apocalipsis 19:20; 20:2, 7, 10 el anticristo (la bestia) y el falso profeta habían estado mil años en el lago de fuego, pero todavía se incluyen en el plural del verbo “serán atormentados”. Esto no es aniquilación. Y en este mismo lugar de sufrimiento perpetuo será lanzado todo aquel cuyo nombre no esté en el libro de la vida, según Apocalipsis 20:15.

La Biblia enseña que hay diferentes grados de recompensa o de castigo, según las obras. Esto no sería cierto si todos los injustos durmieran desde su muerte hasta el juicio, para ser destruidos totalmente después (Romanos 2:5–10; Apocalipsis 22:12). Cristo ilustró esta verdad con la parábola del siervo infiel, en la que se muestra que las circunstancias influyen en la severidad del castigo (Lucas 12:42–48).

La observancia del sábado

-> Los adventistas enseñan que los cristianos deben observar como día de reposo el sábado, y no el domingo. Por un tiempo creían que los que guardan el domingo aceptarán la “marca de la bestia” bajo el dominio del anticristo. Enseñaban que la observancia del sábado es el sello de Dios. El sello del anticristo sería lo opuesto a esto, o sea, la observancia del domingo.

-> El grupo dirigido por José Bates observaba el sábado. Tal práctica tomó aun más fuerza cuando la señora de White tuvo una “revelación” en la cual Jesús destapó el arca del testimonio y ella pudo ver adentro las tablas de la ley. El cuarto mandamiento se hallaba en el centro, rodeado de una aureola de luz.

El sábado es un recuerdo de la creación material. Después de seis días de trabajo, Dios reposó el séptimo día, lo santificó y lo bendijo (Génesis 2:2, 3). Durante por lo menos dos mil quinientos años no se halla mandato alguno al respecto en la Biblia.

Después, Dios le dio la ley a Moisés, única y exclusivamente para el pueblo de Israel y los extranjeros “dentro de sus puertas”. Incluye el mandamiento de acordarse del día de reposo para santificarlo (Éxodo 20:8–11). Según Nehemías 9:7–14, ésta parece haber sido la primera vez que se les dio tal ordenanza. De modo que no es una orden general para toda la humanidad. El sábado es parte del pacto entre Dios e Israel (Ezequiel 20:10–13). Era señal del pacto y nada tenía que ver con las otras naciones (Éxodo 31:12–17). Moisés explicó que era un memorial de su liberación de la tierra de Egipto. Al reposar de sus tareas semanales, debían recordar que Dios los hizo reposar de la dura servidumbre de Egipto (Deuteronomio 5:12–15).

En cambio, el primer día de la semana nos recuerda la resurrección de Cristo. La creación material se consumó en el sexto día y Dios reposó en el séptimo. Pero Cristo consumó la obra de la nueva creación en el Calvario, y cuando resucitó entró en ese reposo que comparte con todos los que creen en Él. En vez de celebrar la antigua creación, la sombra de la nueva creación espiritual, conmemoramos el “otro día” de un reposo mejor (Hebreos 4:3–11). Dejamos el intento de justificarnos mediante la ley y entramos en el reposo de la vida en Cristo. ¿Por qué seguir conmemorando la sombra después de presentarse la realidad?

Con la muerte y resurrección de Cristo la ley caducó. El pueblo de Israel la había recibido provisionalmente hasta la venida del Mesías. Pablo lo afirma en sus escritos (Gálatas 3:24–25). Les escribe a los gálatas y trata de librarlos de los engaños de los judaizantes, que querían obligarlos a guardar la ley. Todo el libro insiste en que la salvación no se produce por las obras de la ley, sino por la fe en Cristo. Menciona la observancia de ciertos días como parte de la esclavitud de la ley (Gálatas 4:3–11). Cristo es el fin de la ley (Romanos 6:14; 10:4).

En Romanos 7:1–6 Pablo compara la ley con un esposo. El cristiano es la esposa que ha muerto a la ley. La ley sentenció a muerte al pecador. En Cristo, nuestro sustituto, morimos y resucitamos. De modo que ahora somos de Cristo y no de la ley. La ley mosaica murió para el creyente y el creyente murió a la ley. No existe ya ningún lazo. Con la ley se acabaron sus ritos y ordenanzas, clavados a la cruz de Cristo (Colosenses 2:13–14).

Pablo explica que en esta nueva relación, los cristianos no deben volver a la esclavitud de reglas ajenas, o al criterio de los demás sobre su comida o el día de reposo que van a observar (Colosenses 2:16–17). Es asunto de la conciencia de cada uno, y no de mandatos. Uno guarda un día de reposo, y otro guarda otro, o dice que todos son iguales. Que cada uno tenga sus propias convicciones, pero que no trate de imponerlas a otros (Romanos 14:1–6). Vivimos ahora bajo el nuevo pacto profetizado por Jeremías, y no bajo la ley dada a Moisés (Hebreos 8:8–13).

-> Los adventistas creen que el papa y el emperador romano Constantino fueron quienes cambiaron la observancia del sábado por la del domingo. Puesto que estaba profetizado que el anticristo habría de “pensar en cambiar los tiempos y la ley”, según Daniel 7:25, Elena White razonaba que el cambio al domingo en sustitución del sábado tenía que ser anticristiano.

La atribución de este cambio al papa o a Constantino es un error histórico. Los cristianos empezaron a reunirse en el primer día de la semana poco después de la resurrección del Señor. ¿Por qué? Porque era el día de la resurrección (Juan 20:1–19). La resurrección de Cristo era el punto principal de su predicación. Era el sello de Dios sobre el ministerio de Cristo. Era el día en que Cristo se había revelado como Señor triunfante sobre la muerte y sobre todos sus enemigos. Era “el día del Señor”. Así lo solía llamar la iglesia apostólica. Juan escribe: “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor” (Apocalipsis 1:10). La palabra original que empleó para “del Señor” es la que traducimos en español como “domingo”.

Observemos los acontecimientos que han “santificado” o han dado significado y preeminencia al primer día de la semana, para ver que fue Dios quien lo santificó, y no el papa o Constantino.

1. Varias de las fiestas y ceremonias religiosas de Israel tenían que ser celebradas el primer día de la semana (llamado el “octavo día”). Entre ellas estaban la entrada de los sacerdotes en el tabernáculo para ministrar en su turno, la fiesta de las primicias y la de Pentecostés (Levítico 23:11, 15, 16).

2. Cristo resucitó en el primer día de la semana (Marcos 16:9).

3. El Cristo resucitado se manifestó seis veces en el domingo (Lucas 24:13, 33–36; Juan 20:13–19, 26).

4. Dios derramó el Espíritu Santo en el día de Pentecostés, el primer día de la semana (Levítico 23:15, 16, 21; Hechos 2:1–4).

5. Cristo se le reveló a Juan en la isla de Patmos en este día (Apocalipsis 1:10).

6. Los cristianos,   los domingos se reunían para tomar la Santa Cena, predicar, y apartar su ofrenda para el Señor (1 Corintios 16:1, 2; Hechos 20:7).

El emperador romano Constantino legalizó la observancia del domingo en 321 d.C., pero con esto solamente le dio reconocimiento oficial a la costumbre existente. Como prueba tenemos los escritos de los padres de la Iglesia primitiva.

Bernabé, el compañero de Pablo, escribió: “De manera que nosotros observamos el octavo día con regocijo, el día en que Jesús resucitó de los muertos.”

Justino Mártir escribió en el año 145 d.C.: “Mas el domingo es el día en que todos tenemos nuestra reunión común, porque es el día primero de la semana y Jesucristo, nuestro Salvador, en este mismo día resucitó de la muerte.”

Ignacio, convertido bajo el ministerio del apóstol Juan, escribió: “Todo aquel que ama a Cristo celebra el día del Señor, consagrado a la resurrección de Cristo como … el principal de todos los días … no guardando ya más los sábados, sino viviendo de acuerdo con el día del Señor, en el cual nuestra vida se levantó otra vez por medio de Él y de su muerte. Que todo amigo de Cristo guarde el día del Señor.”

Dionisio de Corinto escribió en el 170 d.C.: “Hoy observamos el día santo del Señor en que leemos su carta.”

Victoriano, en el 300 d.C., escribió: “En el día del Señor acudimos a tomar nuestro pan con acción de gracias, para que no se crea que observamos el sábado con los judíos, lo cual Cristo mismo, el Señor del sábado, abolió en su cuerpo.”

-> Se dice que sabbáton en Colosenses 2:16 no se refiere a los sábados semanales, sino a otras fiestas religiosas. De modo que la obligación de guardar el sábado no ha sido abolida.

Colosenses 2:16 dice: “Nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo.” La palabra sabbáton, que significa “día de reposo”, se halla sesenta veces en el Nuevo Testamento. En todas menos una, los adventistas están de acuerdo en que la palabra se refiere al sábado de cada semana. ¿Por qué ha de tener otro significado la misma palabra en Colosenses 2:16? ¿Cómo es posible creer que el nuevo pacto deshace la responsabilidad de observar las fiestas anuales, los ritos de purificación y los sacrificios, y exceptúa al sábado, cuando éste era el sello mismo del pacto anterior?

-> Se dice que la observancia del séptimo día es parte de la ley moral, que está aún en vigor por cuanto está entre los diez mandamientos. Pero ya no hay que observar las demás fiestas israelitas porque son parte de la ley ceremonial, que ya caducó.

Ya hemos visto que Colosenses 2:14–16 se refiere a la observancia de los días de reposo, las fiestas y la comida como sombra o símbolos de verdades espirituales. Llegó la realidad en el nuevo pacto efectuado por Cristo. Él ha traído el reposo espiritual. Algunos cristianos hoy observan el sábado, otros el domingo, y otros tratan a todos los días iguales para el Señor. Lo mismo sucedía entre los cristianos en Roma. Pablo les mandó que no se juzgaran unos a otros en el asunto (Romanos 14:1–10).

Al santificar un día de cada siete para Dios y las actividades de su reino, observamos el principio moral del cuarto mandamiento. Al preferir el domingo al sábado celebramos algo mayor que el descanso después de la creación y la liberación de los israelitas de Egipto. Es la resurrección de Cristo, cuando Él reposó de su obra redentora, habiendo logrado para nosotros un reposo espiritual y liberación del dominio de la muerte.

En nuestra manera de celebrar el día del Señor, seguimos el ejemplo de nuestro Maestro, el Señor del sábado. Los fariseos lo persiguieron porque hacía en el sábado las obras de su Padre (Lucas 6:6–11). Enseñó que el sábado fue hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado (Marcos 2:23–28).

Una prueba de que no está en vigor la obligación de guardar el sábado está en que los otros nueve mandamientos del decálogo se han repetido en una forma u otra en las instrucciones a las iglesias del Nuevo Testamento, pero el cuarto mandamiento no.

El concilio de Jerusalén, cuando deliberó sobre el problema de la relación de los cristianos gentiles con la ley mosaica, dio la solución siguiente: “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación” (Hechos 15:28, 29).

La señora de White adaptaba la manera de guardar el sábado según las circunstancias, porque es imposible guardarlo en todas partes del mundo conforme a lo especificado en el Antiguo Testamento. Escribió que la prohibición de encender fuego en el día séptimo era sólo mientras durara la peregrinación en el desierto, pues al entrar en la tierra de Canaán, el pueblo necesitaría encender fuego debido a la severidad del clima.

Preguntamos: ¿Qué hacen los que viven en la zona ártica, donde durante unos meses el sol no se pone nunca, y durante otros, en la época invernal, el sol no se asoma? Y al viajar alrededor del mundo y cruzar la línea internacional del cambio de fecha, ¿cómo se puede saber quién observa el día correcto? A un lado de la línea se asegura que es sábado. A menos de diez metros de distancia, es domingo. Si el día es tan importante, ¿por qué no es igual en todas partes del mundo?

Estos problemas nos confirman en la enseñanza bíblica de que la ley mosaica fue dada para: 1) un pueblo particular, el israelita, 2) una época determinada, desde Moisés hasta Cristo y 3) una región limitada, el desierto y la tierra de Canaán.

La comida

-> Los adventistas no comen los animales clasificados como inmundos bajo la ley mosaica, tales como el cerdo o su grasa. Muchos son vegetarianos, y no comen carne alguna, pero esto es más por motivos de salud que por cuestión de conciencia.

En Génesis 9:3 Dios le dio al hombre toda clase de animal para su alimentación. Después de esto hubo restricciones provisionales para los israelitas hasta que la ley fuera cumplida en Cristo.

En Marcos 7:15–19, Cristo explicó que lo que el hombre come no es lo que lo hace inmundo. Marcos añade: “Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos.” Este comentario inspirado por el Espíritu Santo nos da a comprender que estamos bajo la provisión dada a la humanidad en Noé, y no bajo las restricciones provisionales dadas a los judíos.

Tres veces Dios le mostró a Pedro en visión toda clase de animales, reptiles y aves, y le ordenó que matara y comiera. Cada vez Pedro respondía: “Señor, no, porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás.” Y tres veces Dios le contestó: “Lo que Dios limpió, no lo llames tú común” (Hechos 10:10–16). Aunque la aplicación principal de este mensaje es a la conversión de los gentiles, no deja de tener también su aspecto literal. Según Marcos, Cristo purificó todos los alimentos en el sentido religioso. Así que no los llamemos inmundos o prohibidos.

1 Timoteo 4:4, 5 dice respecto a los alimentos: “Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.” Véase también 1 Corintios 10:25.

Pablo, hablando de la comida, escribe en Romanos 14:14, 17: “Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo … porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.”

de Walker, L. J. (1994). ¿Cuál camino?. Miami, FL: Editorial Vida.


LA DOCTRINAS DEL LIBERALISMO

Doctrinas Del Liberalismo

Por: Luisa Jeter De Walker

Debido a que hay gran diversidad de creencias entre los grupos liberales y diferentes grados de incredulidad, aquí sólo se tratarán los puntos sobresalientes.

La Biblia

-> El liberalismo niega la inspiración verbal plena de la Biblia. Cree que Dios inspiró muchas de las ideas contenidas en ella, pero no las palabras precisas. Dice que la Biblia contiene la Palabra de Dios, pero no es la Palabra de Dios.

Los evangélicos creemos que el Espíritu Santo inspiró a los escritores de la Biblia de tal manera que el resultado es la Palabra infalible de Dios. Creemos que toda la Bibla fue inspirada, no sólo en cuanto a sus ideas, sino en la misma selección de las palabras en los idiomas originales.

1. La Biblia afirma su inspiración verbal (2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:21). David escribió: “El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, su palabra ha estado en mi lengua” (2 Samuel 23:1–3). Los profetas presentaban su mensaje como “Palabra de Jehová que vino”.

2. Los escritores del Nuevo Testamento creían en la inspiración plena de las Escrituras. Citaban textos del Antiguo Testamento con la frase: “El Señor dice”, aun cuando eran palabras de un escritor humano, y usaban en las mismas circunstancias la frase: “Las Escrituras dicen”, con lo que hacían ver que para ellos todas las Escrituras eran Palabra de Dios. Compárense Mateo 19:4, 5 con Génesis 2:24; Hebreos 3:7 con Salmo 95:7; Hechos 4:24, 25 con Salmo 2:1; Gálatas 3:8 con Génesis 12:1–3.

3. Jesucristo habló de la inspiración divina del Antiguo Testamento, al que declaró infalible. Citando un texto de los Salmos, dijo que no puede quebrantarse la Escritura (Juan 10:34, 35). Con respecto a la ley y los profetas, enseñaba que todo tendría que cumplirse hasta su más mínimo detalle (Mateo 5:17, 18; Lucas 21:22; 24:44–46). Así declaraba la inspiración plena del Antiguo Testamento, que se dividía en aquellos tiempos en tres partes: la Ley, los Profetas y los Salmos.

Como el liberalismo reconoce a Jesús como uno de los maestros más destacados que hayan vivido jamás, ¿por qué se niega a aceptar sus enseñanzas con respecto al fundamento mismo de su doctrina? La resurrección de Cristo ha probado que es el Hijo de Dios y, por lo tanto, todo lo que dijo es cierto.

4. Con respecto a la inspiración del Nuevo Testamento, Cristo afirmó que las enseñanzas suyas eran las palabras de su Padre (Juan 14:10; 17:14). Les prometió a sus discípulos que el Espíritu Santo les traería a la memoria todas las cosas que Él les había hablado (Juan 16:12–15). El cumplimiento de esta promesa dio como resultado el texto infalible de los Evangelios.

5. Los escritores del Nuevo Testamento estaban conscientes de la inspiración del Espíritu Santo cuando escribían su mensaje (1 Corintios 2:12, 13; 2 Pedro 1:19–21). Pedro se refiere a las epístolas de Pablo como Escrituras, clasificándolas así como parte de la Palabra de Dios (2 Pedro 3:15, 16).

6. Aquí están algunas de las evidencias de que la Biblia es divinamente inspirada:

a. Su admirable unidad de tema y falta de contradicciones a pesar de haber sido escrita por unos cuarenta hombres distintos, en un período que abarca mil seiscientos años.

b. Su superioridad a todo lo demás producido por la raza humana en cuanto a moralidad, literatura y leyes.

c. El cumplimiento de sus profecías y de sus promesas.

d. Su indestructibilidad.

e. Su universalidad. Puede satisfacer el corazón humano en toda época, lugar y condición de vida.

f. Su referencia a verdades científicas desconocidas para los escritores.

g. Confirmación de la veracidad de sus partes históricas.

h. Su poder transformador en los que creen sus palabras.

-> Los liberales afirman que la ciencia y la Biblia se contradicen y, por consiguiente, la Biblia está equivocada. No creen en los milagros porque, según ellos, “violan las leyes naturales”. Por ese motivo rechazan todo lo milagroso que aparece en la Biblia.

En la actualidad, millones de personas pueden dar testimonio de milagros en respuesta a la oración: ciegos que llegan a ver, sordos que llegan a oír, huesos quebrados que se han soldado instantáneamente, enfermos desahuciados que se han levantado sanos. Tales milagros relatados en la Biblia se ven en nuestros tiempos también y se han hecho constar en reconocimiento médico.

El conflicto entre la Biblia y la ciencia es sólo aparente y no real. Hay conflicto entre las teorías mal fundadas y la Biblia, como también lo hay entre los pasajes bíblicos mal interpretados y la ciencia. Dios ha escrito dos libros para que la humanidad los lea: La Naturaleza y la Biblia. Él es el autor de ambos y los dos concuerdan perfectamente.

Las teorías de la ciencia necesitan ser revisadas frecuentemente con el paso de los años. De las que se hallaban en boga hace cien años, muchas han tenido que ser abandonadas a la luz de nuevos descubrimientos. “Ahora conocemos en parte.” No pueden explicarse mediante leyes naturales muchas cosas del ámbito espiritual.

Hay que recordar que las “leyes naturales” son una descripción de cómo suceden las cosas en la naturaleza. Son el orden natural de los sucesos. Pero no son leyes en el sentido de que obliguen a Dios a limitar su actuación a lo que esté de acuerdo con ellas. Él es quien ha establecido ese orden natural de las cosas, y lo puede variar cuando le plazca. Cuando lo hace en beneficio de una de sus criaturas, lo llamamos milagro. El negarse a creer en los milagros porque “violan las leyes” naturales revela sencillamente ignorancia con respecto al carácter mismo de esas leyes.

Aunque algunos científicos incrédulos se han negado a tomar en cuenta toda evidencia y persisten en rechazar lo sobrenatural, con lo que desacreditan a la Biblia, otros científicos han afirmado que no hay conflicto real entre los hechos comprobados por la ciencia y la Biblia.

La investigación científica en el siglo veinte confirma la veracidad histórica de la Biblia y la corrección de sus conceptos científicos. Esta confirmación viene de los descubrimientos en la arqueología, la filología, la astronomía y la antropología.

Las ideas sobre la antigüedad del mundo se han revisado a la luz de los descubrimientos geológicos. Hay que recordar que la cronología que sitúa la creación alrededor del año 4004 a.C. es un cálculo realizado por Ussher y no forma parte del texto bíblico. La geología y los fósiles indican que el mundo es mucho más antiguo. Hay varias interpretaciones bíblicas al respecto. Una es que el vocablo “día” en Génesis se refiere a un período indeterminado de tiempo. Otra es de la creación preadámica en Génesis 1:1 y su destrucción antes de Génesis 1:2, en el momento de la caída de Satanás. Esta ha tenido una aceptación amplia entre los cristianos. Lo cierto es que cuando se sepan todos los datos que hoy desconocemos, no habrá conflicto entre la ciencia y el primer capítulo del Génesis.

Dios

-> El liberalismo niega la Trinidad. El concepto que tienen de Dios varía desde considerarlo un vago principio del bien que opera en el universo, hasta un padre amoroso que nunca sería capaz de condenar al hombre a los tormentos eternos.

Para los pasajes de las Escrituras que hablan sobre la deidad de Cristo y del Espíritu Santo, véanse los capítulos sobre el judaísmo y los testigos de Jehová.

2 Pedro 3:9 habla de la paciencia de Dios en procurar que los hombres se arrepientan, pero Juan 12:48 dice que caerá juicio sobre los que rechazan su invitación. Dios es un Dios de amor, pero también lo es de justicia. El Juez del universo tiene que hacer lo que es justo y recto (Salmo 96:13; Génesis 18:25; Salmo 94:1, 2; Apocalipsis 20:11–15).

Jesucristo

-> Los liberales no creen en el nacimiento virginal de Jesús. Atribuyen esta idea a la influencia de las religiones paganas y a leyendas surgidas después de su muerte.

En cambio, nosotros creemos que las religiones paganas retienen desde tiempos primitivos rasgos de la promesa dada a nuestros primeros padres que la simiente de la mujer heriría a la serpiente en la cabeza (Génesis 3:15). La Biblia enseña, tanto en las profecías como en su cumplimiento histórico, que Jesucristo nació de una virgen (Génesis 3:15; Isaías 7:14). Habría de nacer un niño que sería Dios mismo encarnado (Isaías 9:6; Mateo 1:18–23; Lucas 1:26–35, 38).

En Lucas 1:1–4 vemos que este evangelio no es el simple relato de unas cuantas leyendas, sino el resultado de una investigación metódica y cuidadosa por parte del médico cristiano llamado Lucas. Dios lo inspiró, pero Lucas ponía interés especial en los detalles de las enfermedades que Cristo sanaba, y de los milagros necesarios para el nacimiento de Juan el Bautista y del Señor Jesús. Reúne los datos y presenta las evidencias (véase Colosenses 4:14).

La frecuencia con que Lucas cita lo que María dijo, hizo y pensó en diferentes ocasiones, hace creer a muchos que al “investigar con diligencia todas las cosas”, fue directamente a la madre del Señor para tener su relato personal de los sucesos.

-> El liberalismo dice: “El nacimiento virginal y la resurrección literal de Jesús no son partes esenciales de la fe cristiana.”

El nacimiento virginal es la base histórica para la doctrina de la encarnación. A su vez, la encarnación es la base para la doctrina de la expiación del pecado. Si Cristo no era más que un hombre, su muerte no podía expiar los pecados de la humanidad. Si Él no resucitó, tampoco hay esperanza de resurrección para nosotros (1 Corintios 15:13–22, 3–8).

Los libros de evidencias cristianas citan muchas pruebas de la resurrección. Se destacan el cambio total de actitud de los discípulos antes temerosos, las declaraciones de los testigos oculares, la conversión de Saulo y la forma en que los apóstoles estaban dispuestos a morir en defensa de esta verdad.

El hombre

-> El liberalismo enseña que el hombre es producto de la evolución. Cree que todas las formas de vida se han desarrollado paulatinamente a través de millones de años, a partir de un pequeño germen de protoplasma original. Las células originales se multiplicaron y se convirtieron en formas primitivas de vida. Con el paso de los milenios, estas formas se transformaban en otras más complejas: gusanos, peces, animales terrestres … y por fin, como cumbre del proceso evolutivo, el hombre. Los antepasados inmediatos del hombre, según la evolución, habrían sido unos animales similares a los chimpancés, de los cuales han descendido tanto los monos como los hombres.

Uno de los principios fundamentales del método científico es aceptar como verdad la teoría que explique satisfactoriamente el mayor número de fenómenos observables en cada caso. La teoría de la evolución y el relato bíblico presentan dos versiones contradictorias sobre el origen del mundo y del hombre. ¿Cuál de las dos explica más satisfactoriamente los fenómenos observables al respecto? Según el método científico, la que lo hiciera sería la que debía ser aceptada como verdad.

1. La Biblia presenta una causa primera en el origen del hombre; la teoría de la evolución no lo hace. Dado el caso de que toda vida se haya desarrollado de un poco de protoplasma, ¿de dónde vino ese protoplasma? ¿Quién lo hizo? ¿Quién estableció los principios para el desarrollo ordenado de las especies? El relato bíblico es más científico que la teoría de la evolución, porque explica el principio de la vida: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra” (Génesis 1:1).

2. La Biblia explica mejor que la evolución el fenómeno observable del orden y la estructura evidentes en todo el universo. La evolución lo atribuye todo a la casualidad, pero esto no explica satisfactoriamente las leyes de la naturaleza. La Biblia es más científica que la evolución cuando nos explica que un ser supremo de suma inteligencia y sabiduría estructuró las leyes de la naturaleza en la misma creación.

Alguien dice de la imposibilidad de que la disposición ordenada e infinitamente compleja del universo sea resultado de la casualidad: “Tome una caja de tipos de imprenta, revuelva las letras bien y sígalas sacudiendo hasta que se coloquen solas en el orden correcto para imprimir un hermoso soneto o un discurso elocuente. Esto será mucho más fácil de realizar que el desarrollo de todo un universo por obra de la casualidad.”

3. La Biblia explica mejor que la evolución las diferencias entre las especies. La Biblia dice que Dios creó todo ser viviente según su género y según su especie. La evolución se basa en la similaridad entre distintas especies para decir que una ha venido de la otra, o que tuvieron un origen común en otra especie prehistórica. Señalan los fósiles de los animales prehistóricos para respaldar sus argumentos.

Si es cierta la teoría de la evolución, ¿por qué no se hallan entre los fósiles especies que estén en el proceso mismo de mutación? Estos son los eslabones perdidos, no sólo entre el hombre y algún animal como el chimpancé, sino también entre las distintas especies animales.

Además, si la evolución es continua, debe haber actualmente abundancia de eslabones en todas las etapas de desarrollo posibles; sin embargo, no hay ninguno. ¿Y por qué hay aún formas primitivas de vida, como los gusanos? ¿Por qué no han evolucionado a través de tantos millones de años?

Hay demasiados fenómenos observables en la naturaleza que la evolución no puede explicar, por lo que no puede ser una teoría satisfactoria sobre el origen del mundo y del hombre.

4. La Biblia explica la naturaleza del hombre mejor que la evolución. Dice que el hombre fue creado a imagen de Dios, pero después se rebeló contra su Creador. Esa rebelión ha motivado su degeneración moral, espiritual y física. La evolución enseña que el hombre es el resultado de un progreso continuo; es básicamente bueno y sólo necesita que se le enseñe el camino para librarse de la crueldad y la barbarie de su origen salvaje.

La evolución no puede explicar el terrorismo, la brutalidad y la violencia evidentes en el siglo veinte aun entre personas que han gozado de una educación universitaria. Tampoco explica la malevolencia en personas cuyos antepasados han sido buenos y amables. La guerra más terrible que el mundo ha conocido, tuvo lugar entre las naciones más avanzadas en el campo científico. ¿Por qué este regreso a la selva?

La Biblia y la evolución se contradicen rotundamente. Aceptamos la Biblia y rechazamos la teoría de la evolución: 1) porque creemos que la Biblia es la Palabra infalible de Dios, y 2) porque la explicación bíblica es más completa y más científica que la que puede dar la evolución. Esta teoría va pasando de boga pero la verdad permanece. “En el principio Dios creó los cielos y la tierra … y creó Dios al hombre a su imagen.”

La salvación

-> El resultado natural de la teoría de la evolución es el concepto de que el hombre se salva a sí mismo mediante su progreso moral y espiritual. En todos los seres humanos hay una chispa de divinidad; hay que desarrollarla. Jesucristo es un ejemplo del desarrollo de esa chispa; debemos imitarlo.

-> Los liberales hablan mucho de la paternidad de Dios y de la hermandad entre los hombres, y enseñan que toda la humanidad se salvará. (Pero los neoortodoxos creen en la regeneración.)

Cristo les dijo a ciertos hipócritas que ellos eran de su padre el diablo (Juan 8:44). Enseñó que para librarse de la naturaleza depravada y llegar a ser hijos de Dios había que tener una conversión radical, un renacimiento espiritual (Juan 3:3; 2 Corintios 5:17).

-> El liberalismo dice que la doctrina de la salvación por la muerte expiatoria de un salvador es sencillamente una creencia de las religiones paganas que Pablo adoptó de ellas y aplicó a la muerte de Jesús. No creen en su muerte vicaria. Dicen que la expiación es doctrina de “una religión de matadero”.

La Biblia, de principio a fin, hace ver que la salvación es vicaria, es decir, se obtiene gracias a que otro murió en nuestro lugar. Cristo es el Cordero de Dios sacrificado por nosotros (Juan 1:29). Somos redimidos por su preciosa sangre (1 Pedro 1:18–20). ¡Qué terrible será la suerte de los que tengan por inmunda la sangre del pacto (Hebreos 10:28–31)! “Sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados” (Hebreos 9:22). Isaías 53 profetiza que Dios cargaría en Cristo la culpa por nuestros pecados.

La existencia de los sacrificios de sangre en otras religiones sólo confirma el relato bíblico de que toda la raza humana en un tiempo recibió la revelación de la verdad. Aunque se han alejado mucho de la verdad en sus religiones degeneradas, los paganos retienen aún algunos rasgos de la revelación.

La vida futura

-> Algunos liberales creen en la resurrección. Otros creen en la inmortalidad del alma, pero no en la resurrección del cuerpo. Algunos son universalistas, y creen que al final todos se salvarán, hasta el mismo diablo si es que existe. Otros creen que los malos serán aniquilados y los buenos vivirán eternamente.

La Biblia enseña la resurrección corporal de los justos y los injustos (Daniel 12:2, 3, 13; 1 Corintios 15:20–26, 35–55; Apocalipsis 20:4–6, 12–15; 21:8). El estado del hombre después de la muerte depende de que acepte o no la salvación en esta vida (Marcos 9:47, 48; Mateo 18:8; 25:46; 2 Tesalonicenses 1:6–10).


LA TEOLOGÍA DE LA NUEVA ERA – ¿POR QUÉ LOS EVANGÉLICOS RECHAZAN ROTUNDAMENTE LA NUEVA ERA?

LA TEOLOGÍA DE LA NUEVA ERA

Por: Pablo Hoff

La Nueva Era recalca la experiencia mística más que un sistema de doctrina bien estructurada. Cientos de miles de personas han convertido la búsqueda interior de Dios, de la trascendencia y del sentido de la existencia, en su aventura vital. Aunque en ocasiones participen de algún grupo o cuentan con un maestro, desean hacer su propia experiencia mística. Lo suyo es una religión interior, personal, sin necesidad de doctrinas ni cuidadores. El mundo y el cuerpo se convierten en supuestos templos de Dios o más bien en vehículos de la fuerza impersonal.

Por otra parte, la mayoría de los practicantes del movimiento han recibido enseñanzas provistas por un próspero supermercado espiritual integrado por centenares de sectas, gurús, mesías, profetas, médiums, grupos ocultistas y orientalistas de todo género. El tremendo volumen de literatura escrita por los teóricos nuevaerianos, sin embargo, ha dado el resultado de seleccionar y ampliar ciertas ideas teológicas que prevalecen en sus filas. Las que más nos interesan son las que se oponen a nuestra fe cristiana. Presentaremos algunas de ellas.

1. El misticismo oriental. En un sentido la Nueva Era es la expresión occidental del hinduísmo. Sus creencias básicas son casi iguales como las de los orientales: panteísmo, karma, reencarnación y viajes astrales fuera del cuerpo. Algunos de sus adeptos son enseñados por swamis y gurús hindúes. Practican la meditación trascendental y el yoga, como medio de reducir el estrés, que genera conflictos en las relaciones interpersonales.

Sin embargo, los de la Nueva Era rechazan ciertos conceptos del hinduísmo. Según esta religión hay conflicto entre lo terrenal y lo espiritual y los que buscan a Dios deben renunciar al mundo de los placeres temporales y las responsabilidades de esta vida, pues el mundo es maya (ilusión) y forma un impedimento para disfrutar la dicha eterna. A los iluminados, todo es Dios y los eventos históricos, siendo ilusorios, carecen de importancia duradera. Por lo tanto, el hinduísmo oriental tiende a negar al mundo.

En contraste, la Nueva Era recalca el valor de las realidades temporales: personas, cultura, educación, ciencia y política. Muestran gran interés en lograr salud, paz universal, unificación y equilibrio ecológico. Se deleitan en explorar, tanto su propio interior a través de la meditación, como el mundo a su derredor. Quieren cambiar la sociedad y no escaparse de ella. Procuran satisfacer sus propios deseos, tomar la acción social para mejorar el mundo y, a la vez, ser místicos desarrollando su conocimiento personal de Dios.

Sobre todo, los de la Nueva Era quieren autorrealizarse, alcanzar su plena potencialidad y llegar a Dios. Para lograr la última experiencia, algunos usan drogas, otros recurren a la meditación oriental o cualquier otro método nuevo que produce estados alterados o místicos de conciencia. Muchos testifican que así experimentan iluminación, paz y un sentido de seguridad.

2. El Cristo. Aunque la Nueva Era habla acerca del Cristo y su regreso, no se refiere a la idea cristiana del Señor. Se rechazan las doctrinas de que Jesús es el único Hijo de Dios que vino para ser un sacrificio por los pecados del mundo y que volverá, algún día, en una nube de gloria, para establecer su reino en la tierra. Para los adherentes de este movimiento, el término “Cristo” se refiere a un “espíritu universal” o una “fuerza cósmica”. David Spangler explica.:

¿Qué es el Cristo? Dentro de toda vida existe una cualidad, una energía, la cual se caracteriza como un crecimiento y expresión irresistible e inevitable de divinidad.

El verdadero nacimiento del Cristo no fue el nacimiento de Jesús. Jesús fue un individuo quien por sí mismo tuvo que recapitular ciertas etapas. Edificó sobre la pauta que el Buda había establecido.

Shirley MacLaine expresa la misma noción:

La conciencia de Cristo no es un atributo exclusivamente cristiano. Cristo, debemos recordarlo, no es el nombre del hombre llamado Jesús, sino un término cuyo significado literal es “el ungido”, cuyo significado místico, o más bien psicológico, es de “conciencia liberada o espiritual”. Podemos creer que Krishna y Buda poseían igualmente la conciencia de Cristo.

Según el pensamiento de John Van Auken, Jesús fue “la primer alma que se ofreció para someterse a todas las pruebas, vencer todas las tentaciones, hacer que se desvanecieran todas las ilusiones, superar todos los desafíos y alcanzar la perfección”. No obstante esto, Jesús fue meramente un hombre, un gran maestro; quizá incluso un yogi, un avatar (persona que ha progresado en sus reencarnaciones al punto de no tener que seguir reencarnándose; una persona que manifiesta la verdad divina), o un hombre igual a Buda.

Se habla acerca de la segunda venida del Cristo. Para muchos proponentes del movimiento, esto se refiere a la iluminación de la gente del mundo, o sea, la entrada de la luz de la Nueva Era en la sociedad. Sin embargo, para algunos, se refiere a la manifestación del gran Maitreya, cabeza de la jerarquía de seres divinos y maestros y superior a Jesús, quien era uno de sus discípulos.

3. La Biblia y la revelación divina. Los seguidores de la Nueva Era a menudo emplean términos bíbicos y hacen uso caprichoso de ciertos pasajes de la Biblia, para apoyar en ellos sus teorías. Por ejemplo, dicen que el nuevo nacimiento enseñado por Jesús se refiere a la reencarnación o la iluminación que transforma a la persona. Sostienen a menudo que sus opiniones son compatibles con el cristianismo. Sin embargo, niegan que la Biblia es la infalible Palabra de Dios, sostienen que es incompleta en su revelación y que se han omitido deliberadamente verdades importantes en ella, o incluso que la Biblia fue tomada de la literatura reencarnacionista del oriente.

Piensan que es necesario reunir toda la sabiduría de todas las religiones para formar una nueva religión mundial. La Nueva Era rechaza rigurosamente la fe judío-cristiana, considerándola como un sistema anticuado de creencias que causa divisiones, y sostiene que el mundo debe ser liberado de estos “modelos negativos de pensamiento”.

Sin embargo, los pensadores de la Nueva Era no tienen criterio objetivo para seleccionar la verdad y rechazar lo espurio. Si no tenemos criterio para distinguir lo auténtico de lo imaginario, en la experiencia mística o en las religiones paganas, entonces nos conviene buscar la realidad en otra forma. Si la Última Realidad se ha dado a conocer en una manera objetiva, entonces el buscador podría valerse de lo que Platón denomina “un pasaje más seguro y menos peligroso … en una comunicación más segura, es decir, alguna palabra de Dios”.

4. La moralidad. Aunque pocos son muy inmorales, los adherentes de este movimiento niegan que existan absolutos morales. Aseveran que no hay un sistema de principios morales que se pueda aplicar a todos. Cada persona crea su propia realidad y tiene sus propios valores. Como dioses, pueden crear su propia verdad.

5. La reencarnación y el karma. Puesto que la Nueva Era rechaza las doctrinas cristianas—la salvación mediante la expiación hecha por Jesucristo, la resurrección, el juicio final, el cielo y el infierno—, adopta otro método, el karma del hinduísmo. Se debe entender la reencarnación como el paso necesario a la doctrina del karma. Si no fuera por el karma, la noción de la reencarnación no tendría fundamento en que apoyarse.

¿Qué es el karma? Este término se refiere a la deuda acumulada contra el alma, como resultado de acciones buenas o malas, cometidas durante la vida o vidas. Si uno acumula buen karma, será reencarnado en condiciones mejores, pero si acumula mal karma, será reencarnado en condiciones peores. Los hindúes, en la India, enseñan que el alma que no se comporta bien (acumula karma malo) en una vida, probablemente será reencarnado en una vaca o aun en un insecto repugnante, como una araña. Pero, los teólogos de la Nueva Era limitan las reencarnaciones a seres humanos; no enseñan que las almas de los muertos serán reencarnadas en animales, plantas o insectos.

Así que, la doctrina del karma enseña que toda alma abre paso en su camino hacia la perfección, basándose en la superación de las imperfecciones de las vidas pasadas. Dado que nadie es perfecto en esta vida, es necesario que cada alma pase por muchas vidas, posiblemente de treinta hasta cincuenta, para alcanzar esta meta. El buen karma personal de las vidas anteriores le podría acumular créditos que servirían para pagar la deuda kármica. Esta idea, sin embargo, presenta un gran problema, pues pocas personas han alcanzado hasta ahora ese nivel de perfección, si es que alguna lo ha hecho.

¿Cuál es el estado final de la persona, que finalmente acumula suficientes méritos para salir de la rueda del sufrimiento del karma? Unos creen que el alma se integra en una unión cósmica. Otros emplean la expresión hindú “nirvana”, para describir la absorción de la personalidad en el éter cósmico. Por otra parte, hay quienes ven el nirvana como la extinción eterna.

¿Cómo saben a ciencia cierta que la reencarnación es un hecho verdadero? Los reencarnacionistas admiten que no recuerdan las vidas anteriores, al menos sin ayuda. Por otra parte, afirman que los médiums psíquicos, los clarividentes y los hipnotizadores, pueden darles a conocer sus vidas pasadas. La señorita MacLaine afirma que ha encontrado otro método: la acupuntura psíquica, la cual “elimina los bloqueos de su mente y le permite comunicarse con el pasado mediante una especie de memoria celular”. Sin embargo, ha confesado que lo que aprendió por este medio, puede ser el producto de su propia imaginación, semejante a la fantasía.

Defensores de la noción de la reencarnación, arguyen que muchas personas experimentan recuerdos de una vida anterior. A algunas les parece que han visto el mismo lugar anteriormente o han conocido previamente a alguien, aunque saben que le ven o conocen por primera vez. Los reencarnacionistas afirman que es evidencia de que uno realmente visitó el lugar o conoció a la persona en una vida anterior.

Martin explica este fenómeno:

El recuerdo intuitivo puede ser explicado señalando que cuando una persona siente que ya estuvo en alguna parte o ya había conocido a alguien, experimenta simplemente un intento de su subconciencia, para relacionar la actual experiencia con algo del pasado. Por ejemplo, una persona puede haber visto un cuadro o una fotografía del individuo o lugar y, aunque no puede recordar que lo ha visto, su subconciencia relaciona el encuentro al cuadro o a la fotografía, produciendo en la persona la impresión de que ya había estado allí o había conocido a la persona en una vida anterior.

¿POR QUÉ LOS EVANGÉLICOS RECHAZAN ROTUNDAMENTE LA NUEVA ERA?

1. El concepto punteísta de Dios haría a Dios el autor del mal y haría al hombre una parte de Dios. Si todo es uno y Dios es todo, entonces Dios abarcaría el mal y el hombre sería un pequeño dios. Para encontrar a la divinidad, el hombre miraría dentro de sí mismo.

En contraste, la Biblia enseña que Dios está tanto dentro de su universo como por encima de ello, tiene esencia e identidad distintas de la creación, es Creador de todo salvo del mal, el cual entró en el universo cuando pecó la primera pareja. Aunque hecho a la imagen de Dios, el hombre no es una parte de Dios sino un ser aparte. Sin embargo, el Espíritu de Dios mora en el creyente y éste puede ser un participante de la naturaleza divina en el sentido moral.

2. Los métodos de la Nueva Era para acercarse a Dios carecen de validezy solamente engañan a los que los practican. Elliot Miller, ex adepto de este movimiento y convertido a Cristo, experimentó que las drogas le abrieron la mente a una esfera espiritual, pero tal estado no era propiamente de Dios. Esta experiencia le dio una falsa iluminación, una paz irreal y un aparente sentido de seguridad. Por fin se daba cuenta de que estaba en la senda de decepción y destrucción.

El testifica que el uso de las drogas, la meditación oriental o cualquier otro método (nuevo) de producir estados alterados o místicos de conciencia, no son caminos válidos para llegar a Dios. “Es posible tener una experiencia espiritual—aun sentirse felizmente iluminado y sereno—sin experimentar realmente a Dios. La maldad espiritual (el demonio) puede disfrazarse como el bien espiritual (2 Co. 11:14), y los estados de conciencia semejantes a trances, tienden a abrir a la persona para recibir tales influencias.”

3. La doctrina de la reencarnación no tiene fundamento ni en larevelación divina ni en la experiencia humana. Esta enseñanza se basa en la idea de la preexistencia de las almas, de que son inmortales desde el principio. Los cristianos creen también que su alma es inmortal, pero sólo en cuanto a su futuro; el alma no existe antes de que sea creado el cuerpo físico.

Se puede dar una explicación racional a la sensación de que uno haya visto anteriormente un lugar o conocido anteriormente a una persona, los cuales le eran desconocidos hasta el momento de verlos. No es necesario creer que tal fenómeno es evidencia de una vida anterior. Es altamente dudoso que los hipnotistas puedan sacar de la memoria de otros, recuerdos de vidas anteriores, pues ellos mismos admiten que sus pacientes son muy susceptibles a la sugestión en las sesiones de hipnotismo. Tampoco son confiables las revelaciones de los espíritus, que se comunican a través de los médiums, pues son demonios engañadores.

Los resultados en la India de la doctrina reencarnacionista señalan el mal de ésta. Millones de personas han sufrido hambre, humillación y discriminación, bajo un sistema social de castas, debido al hecho de que la idea de la reencarnación les obliga a quedarse en una casta particular, generación tras generación, sin posibilidad de escaparse. Hasta hoy, gente que cree esta doctrina, permite que sus hijos mueran de hambre mientras que las ratas y las vacas sagradas viven seguras. La pobreza, la miseria y el padecimiento de las masas de aquel país reflejan la falsedad de su religión.

En contraste a la promesa del karma, el futuro del creyente en Cristo no está condenado a una cadena interminable de nacimientos y muertes en un mundo material. La Biblia enseña claramente, que la vida de ultratumba está determinada por la relación que uno tenga con Dios, durante su única vida en la tierra. No se salva por su propio esfuerzo, sino por la redención provista por el Salvador. El destino final del cristiano no es ser absorbido en el éter cósmico, sino ser resucitado y vivir gozosa y eternamente en la presencia de Dios.

4. La Biblia es la única y completa revelación divina. Para saber la verdad referente a las cosas espirituales no es necesario recurrir a las enseñanzas confusas y, a menudo contradictorias, de astrólogos, espiritistas, gurús orientales o los viejos conceptos de escritos sagrados de los paganos. Las Escrituras judío-cristianas arrojan pura luz; las otras fuentes, densas tinieblas.

5. Los cristianos esperan ta segunda venida del Señor Jesucristo y no la Era de Acuario o el regreso del Maitreya. Esta Segunda Venida inaugurará la verdadera nueva era de justicia y paz universales. Así que el cristianismo rechaza la Nueva Era, porque ésta sostiene que Dios no es personal, sino una fuerza cósmica, deidifica al hombre, rebaja a Cristo, promueve el contacto con los demonios, relativiza la moralidad y reduce la religión al panteísmo y misticismo orientales.

Hoff, P. (1993). Otros evangelios. Miami, FL: Editorial Vida.

Hermanos, oramos para que ni un hermano sea engañado por estas doctrinas de muerte y siempre caminen en la verdad absoluta de Jesus el Cristo.

Avisos En El Camino

¡Cuidado con la infiltración! El movimiento de la Nueva Era consigue a muchos adeptos por sus metas socioeconómicas antes de revelar su base religiosa. Infiltra la sociedad, las escuelas e iglesias mediante la salud holística, el yoga, la meditación trascendental, cursos en el control de la mente, campañas por el desarme y organizaciones que luchan por proteger a los animales, limpiar el ambiente y fomentar la paz mundial. Después de unirse a tal grupo es más fácil aceptar sus enseñanzas.

¡Cuidado con el vocabulario! Los nuevaeristas usan ciertos términos bíblicos con otro sentido que en el cristianismo. Hablan del Cristo sin referirse a Jesús. Y usan el “nacer de nuevo” o el “renacimiento” en dos sentidos: la iluminación de la conciencia cuando uno se da cuenta de su propia divinidad (la autorrealización), y la reencarnación.

¡Cuidado con el control mental! Muchos acuden a los psicólogos o psiquiatras para la “sanidad de la mente”. Algunos emplean la hipnosis para hacer que el paciente recuerde problemas olvidados a los cuales atribuyen efectos negativos en su vida y salud. Esta regresión pretende ser hasta la infancia o hasta sucesos en una vida anterior. Algunos de estos “recuerdos” no tienen base en la verdad sino en sugerencias o preguntas del psiquiatra. Otros pueden ser revelaciones falsas por espíritus engañadores.

¡Cuidado con líderes autoritarios! Recuerde lo de Jim Jones.

¡Cuidado con la imitación! El hecho de que los miembros de algunas sectas hablen en lenguas desconocidas para ellos por un poder sobrenatural no garantiza la fuente de su inspiración ni la validez de su doctrina. Existe hoy como en el día de Pentecostés y en la Iglesia primitiva el hablar en otras lenguas por el poder del Espíritu Santo (Hechos 2:4–11; 10:44–48; 19:1–6). Satanás imita la obra de Dios para engañar a la gente, y la Biblia nos advierte: “No creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios.” Nos indica cómo probarlos (1 Juan 4:1–3; 1 Corintios 14:29). El hecho de que exista una imitación no debe impedirnos el aceptar la realidad que Dios hace.

Las revelaciones pueden venir del Espíritu Santo, de los ángeles, de uno mismo, o de un espíritu engañador. Había “falsos profetas” en tiempos bíblicos y los hay en nuestra época. Hay que juzgar cualquier mensaje por la Biblia y rechazar todo lo que se opone a ella.

de Walker, L. J. (1994). ¿Cuál camino? (239–240). Miami, FL: Editorial Vida.

Dios los bendiga.


La Importancia del nombre Según los Pentecostales unicitarios

La Importancia del nombre Según los Pentecostales unicitarios

por Carlos Leandro Ramírez

Porque es tan importante el nombre, dentro de la teología de los pentecostales unicitarios? Parece algo que no deba preocupar a los hermanos cristianos cierto? Igual son cristianos, creen en Cristo como señor y salvador, aborrecen el pecado, etc., etc.

Parece sólo una diferencia sutil dentro de su teología. Pero si vemos mas profundamente que implica todo esto, nos daremos cuenta del peligro que hay en esta “simple” diferencia denominacional.

Antes que todo, repasemos un poco de historia. Los pentecostales unicitarios salieron de las asambleas de Dios En Abril de 1913. Un predicador pentecostal tuvo una “revelación” en la que supuestamente se le dijo que no usara la formula de bautismo trinitaria dada en Mateo 28:19. En vez de ello se debía bautizar en el nombre de Jesús solamente. A modo de justificar su revelación, al poco tiempo, llegaron a la conclusión de que Jesús era el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

Para poder justificar esto, que El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo no son tres personas (ya que en el texto griego están los pronombres personales) si no títulos de una sola persona divina (Dios, el Jesús de la doctrina de la unicidad) torcieron la interpretación de la palabra que aparece en tan famoso versículo: “nombre”, que en griego es onoma (ὄνομα, G3686, Diccionario del Nuevo Testamento W. E. Vine), que tiene varios significados en general, pero para la cuestión en discusión aquí tomaremos dos. Representa un título (poder o autoridad) o se refiere a identificación (apodo). Tomaremos estas dos posiciones de dicho diccionario:

– “se utiliza: (1) en general del nombre con el que se nombra a una persona o cosa (p.ej., Mc 3.16, 17: «puso por sobrenombre», lit. «añadió el nombre»; 14.32, lit.: «cuyo nombre es Getsemaní»); traducido en ocasiones como «llamado» (p.ej., Luc_1:5 «llamado Zacarías», lit. «de nombre»); en el mismo v.: «se llamaba Elisabet», lit. «el nombre de ella», sobrentendiéndose elípticamente «era»; Hch_8:9 «llamado Simón»; 10.1: «llamado Cornelio», lit. «por nombre Cornelio». El nombre se da en lugar de la realidad en Apoc_3:1:

– En Fil_2:9, el nombre representa «el título y la dignidad» del Señor, como en Efe_1:21 y Heb_1:4; (II) de todo lo que un nombre implica, de autoridad, carácter, rango, majestad, poder, excelencia, etc., de todo lo que el nombre cubre;…”

Como pudimos ver, un “Nombre” literalmente se refiere a un apodo o identificación de un individuo; o se refiere en sentido figurado a una autoridad, poder o rango a la que se sujeta una acción. Estos pastores unicitarios cometen un error de conocimiento histórico ignorando que en los tiempos de Cristo, incluso mucho siglos después de esto, la expresión “en nombre de” o “por el nombre de” significaba con la “autoridad de”, “con el poder de”. Cosa que es muy diferente a decir: “se llamará”, “le pondrás por nombre”, “llamado por nombre” que se refiere sólo a la identificación de una persona o individuo.

Como por ejemplo cuando un conquistador descubría nuevas tierras, decía: “…en nombre de la reina Panchita de…, yo reclamo estas tierras…” o “en nombre de Cesar, se decreta…” Los pentecostales no estudian la Biblia teniendo en cuenta el conocimiento histórico ni gramatical, pero a lo contrario toman las palabras como les conviene para armar su doctrina.

Lo voy a aclarar de otra manera más fácil. Tenemos por ejemplo la palabra “pata”, tenemos para este ejercicio dos significados: (1) la hembra del pato, o sea un ave; (2) la parte de un mueble. El contexto nos dice cual de los dos significados aplica. Si yo le digo a alguien: “mira, coge la pata que está floja y ajústala con el martillo grande que está allá” la persona que me escuche no va a entender que yo le estoy pidiendo que vaya al patio y haga una salvajada con un animalito inocente, el que lo entienda así es porque tiene otros motivos fuera del sentido común. Entendieron la idea?

De igual manera como vimos la palabra onoma tiene dos significados y este lo da el contexto.

Volviendo al versículo Mateo 28:19 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;”

Podemos ver que hay un onoma (nombre), los pentecostales unicitarios en su doctrina dan a entender que este “nombre” se refiere a un apodo, una palabra que identifica a una sola persona a la cual le pertenecen los “tres títulos”: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dentro de su doctrina ese nombre (apodo, identificación) es Jesús. Por lo tanto para ellos no son tres personas que comparten una misma autoridad, si no una persona con tres nombres o títulos diferentes.

El error aquí consiste que, cuando se refiere a un onoma de identificación, en la Biblia siempre va acompañado de una preposición (obviamente) ser (eimi) y cuando se asigna a una persona va con el verbo kaleo que es llamar (que lindo es el griego, gracias Señor!) En nuestras Biblias está traducido y “llamarás (kaleo) su nombre (onoma) Jesús” (Lucas 1:31). Nunca vamos a encontrar la expresión “y lo nombrarás” (en la Biblia).  Por lo tanto en este pasaje la palabra onoma no puede referirse a identificación, porque no se encuentra acompañada de los verbos en mención. Derribando así el argumento de que es “un nombre (apodo) al que le pertenecen tres títulos”.

Concluimos así que onoma en Mateo 28:19 se refiere a una autoridad porque implica acciones: “ir, bautizar, y hacer discípulos a (en) todas las naciones, bautizándolos… 20. enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado…” en versículo veinte implica un rango (“os he mandado”) las acciones que pide Jesús que hagan.

En este versículo Cristo identifica un onoma (autoridad, poder, rango) que le pertenece al (del, persona) Padre, al (del, persona) hijo y al (del, persona) Espíritu Santo.

“Pero acabas de decir que Jesús es el que manda esas acciones”, (Mat. 28:20) podría decir cualquier oponente. Sí, pero recuerden que Jesús mismo dijo que la autoridad que es del Padre, la tiene el hijo también (Juan 5:19-29); el Espíritu Santo conoce y toma todo lo del Hijo (Juan 16:14,15) siendo que sólo él (el hijo) conoce su nombre (Apocalipsis 19:12), y el mismo Espíritu toma cosas que sólo el Padre conoce de si mismo (1 Corintios 2:10). Entonces Jesús puede tomar ese onoma para sí mismo aunque le pertenezca a los tres. Porque en él habita toda le plenitud de la deidad (Colosenses 2:9).

Podemos ver, si somos sinceros con nosotros mismos como este versículo encierra textualmente (cosa que alegan otras doctrinas, no existe en la Biblia) que una autoridad (del Dios único) le pertenece a tres personas. O sea en Dios (uno) ese título único, hay tres personas. Pero Jesús (el Hijo de Dios) tiene completa (mateo 28:20) esa autoridad sin estar independiente de los otros dos, porque nada puede hacer por sí mismo, aunque el puede hacer todo lo que hace Dios (el Padre) (Juan 5:19).

Ya que les mostré la verdad encerrada en Mateo 28:19 y el error que cometen los unicitarios, puedo ver que estos teólogos, por mas estudio que tengan siempre estarán caminando en el error, he podido ver que mas que estudiar las escrituras para buscar la verdad, buscan mas bien en su doctrina para estudiar la Biblia y se los voy a mostrar mas adelante.

Vamos a ver como los unicitarios interpretan la palabra onoma en los textos bíblicos para que su doctrina encaje y no se contradiga, pero a la luz del conocimiento gramatical, histórico y de lógica se contradice. La Biblia fue escrita por hombres inspirados por el espíritu Santo (2 Pedro 1:21), estos hombres “hablaron” dice la escritura y por lo tanto cuando usted habla con alguien (nosotros, los humanos) se tiene en cuenta los conocimientos mencionados arriba, para que el mensaje llegue al receptor, porque a los unicitarios cuando se les descubre sus errores y no tienen como argumentarlos, les gusta salir con frases como: “que es que la sabiduría de Dios es mayor que la de los hombres”, “que es una revelación que usted no ha recibido y por eso no puede entenderla”, “usted que ha estudiado mucho, viene con filosofías y huecas sutilezas”(citando colosenses 2:8), en serio con esas expresiones me han salido. Repito: “no es lo que la Biblia diga para formar la doctrina, si no lo que diga la doctrina para formar la Biblia” ese parece ser el lema de los “teólogos” unicitarios.
Romanos 10:17 dice: “…la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”. La palabra de Dios fue escrita en griego Koiné (hablando del N.T.), así que siendo Dios justo, hay que entenderla utilizando esa gramática griega, fue escrito en el siglo I de nuestra era, así que hay que mirar la historia y sociedad de dicha era, cuyo modos y costumbres eran diferentes a los nuestros y escrita en una cultura Judía por un lado y gentil o pagana por el otro, por lo tanto hay que estudiar que pensaban o creían los judíos y paganos en ese entonces.

Vamos a mi teólogo “favorito” David K. Bernard y su libro La unicidad de Dios. él no va en su libro a estudiar la Biblia para buscar la verdad, va a la Biblia para buscar su doctrina, entonces por mas que se le muestre a él y a otros, no puede, porque no puede existir jamás, la mas remota posibilidad que la Biblia enseñe la trinidad, la Biblia para ellos tiene que enseñar la unicidad.

Les voy a dar un aperitivo: en su libro ellos niegan que el Hijo sea Dios, o que haya Dios el Hijo, para ellos el hijo es sólo un papel de Dios y en otros aspectos el hijo, se refiere a la parte humana o humanidad, la carne en que se manifestó Dios, que es creada y antes no estuvo en la eternidad. Si esta fuera una enseñanza Bíblica entonces no debería haber un solo texto que enseñara que el hijo (esta carne, esta humanidad de Jesús, según ellos) tuviera el título o rango de Dios, no debería haber ningún versículo que enseñara eso, si fuera así como dicen los unicitarios, pero sucede que sí. Veamos, en su libro Bernard dice sobre Hebreos 1:8 lo siguiente:

“Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo. . . te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.” La primera porción de este pasaje claramente se refiere a la deidad en el Hijo, mientras que la segunda porción se refiere a la humanidad del Hijo. El escritor de Hebreos está citando un pasaje profético en el Salmo 45:6-7. Esta no es una conversación en la Deidad sino una declaración profética inspirada por Dios y anticipando la encarnación futura de Dios en carne. Dios estaba hablando proféticamente a través del salmista para describirse a Sí mismo en un papel futuro.” [1]

¿Les gusta “mi aperitivo”? Increíble, un solo versículo de la Biblia está revelando la distinción de dos personas con el título de Dios, Dios (el Padre) tiene a otra persona como su hijo y sin embargo a esta persona que no es él mismo, la llama Dios. No sé donde habrá estudiado Bernard gramática o español (ingles, o griego realmente) pero cualquier persona con estudio, sentido común y conocimiento de lógica y gramática va a ver aquí dos personas con el título Dios: (1) hablando el Padre (versículo 5), mas del (2)  hijo dice: Tu trono oh Dios (lo llama Dios), cetro de equidad es el cetro de tu reino (son dos personas diferentes, habla de tu reino). Bernard dice que no es una conversación si no una declaración profética y que no es una conversación, será cierto? Entonces es una lástima que Bernard no estuviera al lado de los fariseos (seguro, se hubieran entendido muy bien) cuando Jesús preguntó de quien era hijo el Cristo? (Mateo 22:42-46), ante la respuesta de ellos: hijo de David, Jesús les alegó que entonces como David en el Espíritu le llama (tiempo presente) señor? Habiendo aparte de este (en ese mismo tiempo presente de David, pasado de ellos, pues citaba las escrituras) otro señor? Jesús pregunta a través de su palabra: Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo?. La Biblia dice que nadie le podía responder palabra. David K. Bernard si hubiera estado allí, habría respondido: “maestro, es que esa era una declaración profética inspirada por Dios y anticipando la manifestación futura de Dios en carne”, aprendan fariseos.

Ven la gramática es tan clara, los fariseos no pudieron encontrar salida a este callejón gramatical para su doctrina. Para Bernard sin embargo esto no cabe, su revelación divina es tan evidente que “el espíritu santo” que lo inspira a escribir su libro y formar su doctrina, viola toda norma gramatical, ¿vaya, que dios de orden será este?, el bíblico no lo creo.

Bernard cree que porque sea profecía, o quiere enseñar mas bien, que el hecho que sea profecía no significa que no haya ocurrido la conversación. Ejemplo, el hecho que Abraham haya recibido una promesa de Dios hacia el futuro, no implica que ellos no hayan tenido realmente una conversación. Cristo dijo que David tenía un señor que a otro (su ungido) lo llamaba señor, no eran “señores”, ambos (el uno le dice al otro) eran “señor”. Parecido a la trinidad no? La trinidad no enseña que El Padre y el Hijo son Dioses como tienen que “dibujarlo” los antitrinitarios, para atacar la doctrina más fácil. La trinidad enseña que El Padre y el Hijo son Dios, aunque el uno se distinga del otro, igual que David tenía dos que son “señor”, no “señores” (Salmo 110:1), si David hubiera querido decir que tiene varios señores hubiera escrito: “dijo uno de los señores dijo al que es mi señor”, “dijo uno de mis señores a mi otro señor” o “dijo un señor al señor”. David entendía que hay distinción de identidades dentro del Señor, como también lo judíos entendían que había distinción de personas en Jehová y en Dios, lo voy a demostrar después.

Volviendo al inicio de este artículo (o ensayo?), donde resaltaba la importancia del “nombre” para los pentecostales unicitarios, es importante ver la deshonestidad intelectual de estos “maestros” que acomodan las reglas gramaticales, el conocimiento histórico y el sentido común para sus enseñanzas, porque en este proceso entremezclan de manera arbitraria el “nombre” (apodo) con “nombre” (autoridad) para identificar a Jesús y sólo a Jesús (de allí el apodo “solo Jesús”) con la Deidad bíblica, El Padre y el Espíritu Santo desaparecen como entes conscientes y distintos (no separados ni diferentes) a Jesús (que la Biblia identifica como el hijo de Dios y por lo tanto Dios mismo) para ser simplemente según bernard: “pero enfatizan o iluminan diversos aspectos, papeles, o funciones que El posee” [2], siendo el que sale mas perjudicado de todo esto el Hijo de Dios, mediante el cual, bíblicamente tenemos la vida eterna, ya que deja de ser Dios (el único que puede perdonarnos y salvarnos) para ser sólo un abrigo o saco de carne [3], la sombra en la arena (la humanidad) proyectada por Dios, para que haya contacto entre Dios y los hombres ya que Dios es espíritu y es santo y por lo tanto no puede haber contacto entre él y nosotros, el hijo es la proyección de su imagen divina o manifestación para que podamos saber su voluntad, según su teología (esto parece como Satanás queriendo robarnos la vida eterna no?).

El hijo tiene la misma gloria que el Padre, la misma honra, y recibe la misma adoración que el Padre según muestra la Biblia. Un pedazo o abrigo de carne no puede tener el mismo honor que Dios eterno, todopoderoso. Eso es si se mira bien, es una blasfemia. Una cosa creada (en su teología, el hijo es creado, tiene un principio) no puede ser honrado como el Padre.

Jesús como si estuviera mostrando que iba a existir en el futuro esta disputa entre trinitarios y unicitarios aclaró, no hablando de Jesús ni de Cristo siquiera para descartar de una el argumento de las dos naturales de Jesús (como la ven los unicitarios), si no del Padre y del hijo, dice: “para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió” (Juan 5:23). Jesús habla del hijo como anticipando el argumento de los unicitarios que Jesús es el Padre en su parte divina y es el hijo en su parte humana. Gloria a Dios cada día estoy mas convencido de que el espíritu santo inspiró a la escritura de la Biblia, incluido aquí a Cristo. Jesús ni siquiera dijo: “para que todos adoren” o “para que todos glorifiquen” si no “para que todos honren”.

Cual es la diferencia entre estas tres expresiones? Fácil, si Cristo hubiera dicho: “para que todos adoren” los unicitarios, los testigos de Jehová y los unitarios, hubieran dicho claro: “porque el hijo es la imagen o la representación de Dios Padre aquí entre los hombres, aquí en la tierra, por eso se adora al hijo como se adora al padre (de hecho los pentecostales unicitarios lo hacen, adoran al hijo como al Padre, porque el hijo es otro papel de Jesús el Padre, también otro papel); la expresión “para que todos glorifiquen” también tendría la misma explicación en su doctrina. Pero la expresión “para que todos honren” tiene un significado mortal para las doctrinas antitrinitarias porque la palabra “honrar” en griego τιμάω timáo (G5091), la concordancia exhaustiva james strong la define como: fijar a valoración sobre; por impl. reverenciar:—honrar, atención. Cristo esta diciendo que al Hijo se le da el mismo valor, reverencia o trato que al Padre. Por lo tanto si alguien me dice que Dios Padre es El alfa y la omega, es todopoderoso, es el señor; pero me afirma algo diferente acerca del hijo, no está, repito, NO ESTÁ HONRANDO AL HIJO COMO SE HONRA AL PADRE.

Es un mandanto de Jesucristo, el hijo tiene todos los atributos de Dios Padre, por eso la confusión que tienen los pentecostales unicitarios cuando identifican a Jesús (que es el hijo) con el Padre a través de los atributos y por eso los Testigos de Jehová tienen que modificar los textos de la escritura que identifican al hijo de Dios con los mismos atributos de Dios Padre, pero Cristo da esta revelación acerca del hijo y los fariseos por su silencio parece que le otorgan la razón, porque cada que ellos consideraban alguna blasfemia sobre las enseñanzas de Jesús, trataban de apedrearlo sabiendo ellos que el Cristo, el ungido, el hijo de Dios es igual a Dios. Cuando Jesús identificó a Jehová como su Padre, se identificaba como el hijo, se hacía igual a Dios (Juan 5:18), porque para los judíos el hijo es igual a Dios. Como les dije los judíos si tenían una concepción de pluralidad de personas divinas co-iguales en su doctrina y se los voy a mostrar mas adelante.

Cada vez que les muestro esto a los pentecostales unicitarios y a los testigos de Jehová se quedan sin argumentos porque la gramática es clara, así que ya no tienen excusa, porque esta palabra nos juzgará a todos en el día del juicio. Suena como si yo estuviera condenando a todo el que no piense como yo, pero creo que mi deber como hijo de Dios es dar testimonio sobre la verdad, que es cristo y este como dice en la escritura (Juan 7:38, Romanos 10:17), sólo eso. Ya lo demás queda entre ellos y Dios, y creo que sus juicios son justos (Romanos 2:5), así que ya no tienen excusa.

Discúlpenme por favor, esto es emocionante para mí, a medida que estudio las escrituras; si soy redundante o no tengo los conocimientos de homilética que les agradaría a ustedes. Pero soy tan sólo un bachiller colombiano sin mas estudios que el deleite que da la palabra de Dios a través de mi Reina –Valera 1960 y unos cuantos diccionarios de griego del nuevo testamento (el vine y el James strong). Pero volviendo al tema de los pentecostales unicitarios y su “fanatismo” acerca del “nombre” no es más que una elaborada estratagema donde se enredan un poco de versículos para confundir el nombre del hijo de Dios (autoridad Divina como vimos) sólo como otro “nombre” (apodo, como vimos) del dios unicitario. En el fondo todo esto le quita la autoridad a Jesús (el hijo) para perdonar pecados.

Esto es lo peligroso de esta doctrina, a Jesús se le descalifica como el hijo enviado desde el cielo desde la eternidad gloriosa, de la manera más sutil, dándole un puesto mayor: El padre. Cualquiera no va a ver la degradación de Cristo aquí, ve una exaltación sublime, pero en la realidad el hijo, que es cristo realmente según las escrituras y así debe ser(Juan 7:38), pierde su gloria y su autoridad para perdonar pecados, porque viene a ser sólo un instrumento de comunicación del que puede perdonar pecados (Jesús el Padre, según ellos). También se desconoce la victoria de cristo porque de esta forma él no venció, no se humilló, simplemente se puso un… – no sé si habrán visto la película “los sustitutos” (the surrogates, en ingles) con Bruce Willis, donde las personas prácticamente no hacían nada, lo hacían sus robots, maniquíes que utilizaban para manifestarse en público y por lo tanto la persona no se llevaba el merito de vivir la vida, hacer las cosas y obtener la victoria en sus dificultades, todo era fácil. – robot exoesquelético de carne, que fue la que “llevó del bulto” (sufrió) como decimos los colombianos y el espíritu fresco y relajado sin ningún esfuerzo pues el que murió fue el hijo, que al fin y al cabo no es divino si no un pedazo de carne humana, según esta teología. Por lo tanto Dios no se humilló, no pagó, no participó de la lucha, estuvo como cuando usted está en una sala relajado participando en una cruenta guerra a través de un videojuego,  llevando el control de la consola.

Al quitársele el nombre (la autoridad) al hijo, se cumple la predicción que hace Juan en su segunda espítola (1 Juan  2:23): “Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre”. En griego la Palabra que aparece aquí: negar es ρνέομαι arnéomai (G720, Strong) i.e. desconocer, rechazar, abnegado: —negar, rechazar, rehusar, renunciar. Ven? desconocer, o rechazar al hijo refiriéndose a su autoridad, la Biblia dice que hay que reconocer a Jesús (el hijo de Dios) como el señor (Romanos 10:9), siendo en este texto identificado como el hijo, porque dice que Dios lo levantó de los muertos, como si Pablo dijera: para que no tuerzan la escritura, habló de Jesús pero identificado como el hijo porque escribo que Dios lo levantó de entre los muertos y la Biblia dice que el que murió fue el hijo, identificándolo también como el cristo (Romanos 5:8-10).

Jesús elimina la posibilidad que la Biblia hable de la muerte del hijo refiriéndose solo a la humanidad de Jesús, porque el mismo cristo dice que el padre lo dejó sólo en el momento de su muerte (Mateo 27:46; Marcos 15:34) y que aún tenía espíritu, porque como podría entonces encomendarle al Padre que ya lo había abandonado su espíritu? (lucas 23:46), sin contar que el cuerpo sin espíritu está muerto (santiago 2:26). Por ende cuando Jesús hablaba, estaba vivo y tenía espíritu, que no era el Padre (ya lo había abandonado). Discúlpenme que les explique de una forma que pareciera solo faltara la plastilina pero con estás doctrinas de engaño y juego de palabras toca así.

Para ahondar en el tema, Bernard dice: debemos pensar en la humanidad y en la deidad de Jesucristo. Hay una verdadera dualidad, pero es una distinción entre el Espíritu y la carne, y no una distinción de personas de Dios. [3]. Como dije antes, para bernard, el hijo es la naturaleza carnal de Jesús y el Padre es la naturaleza espiritual Divina de Jesús. Pero él siempre resalta que a pesar de las conversaciones no tiene dos personalidades, porque eso sería llevar su argumento a un paralelo parecido al de la trinidad: Un Dios tres personalidades, admitiendo que es posible lo que propone la trinidad.

Es deshonesto lo que hace en no querer admitir que está afirmando un Jesús, dos personas: El padre (el espíritu de Jesús, según su doctrina) envía al hijo (la carne, de Jesús), le habla, lo ama, lo glorifica, lo abandona, tiene complacencia de él, le da, etc. O sea actividades que ocurren entre dos personas, pero él se hace el loco para explicar este puntico con la siguiente expresión: “Recuerde que Jesús tiene una naturaleza dual como ningún otro ha tenido” [3]. Porque? Porque él lo dice?, entonces Bernard me tiene que explicar lo que escribe Pablo: “acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos,” (Romanos 1:3,4) No entiendo, si según los miembros de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, el verdadero Cristianismo era el de los apóstoles, “el Cristianismo del nombre”, el de la unicidad de Dios, y todos los demás cristianos que son trinitarios son herejes y esa doctrina “pagana” fue introducida siglos después, como afirman algunos de ellos, entonces Pablo porque no escribió: “acerca, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David, Hijo (o humano) según la carne, que fue declarado Dios Padre con poder, divino según el Espíritu de santidad,”.

No sé, dudo que Pablo fuera unicitario realmente, Pablo dice que Jesús tenía una naturaleza humana (carne) por lo cual era hijo de David, y que tenía una naturaleza espiritual de santidad (sin pecado, no se debe confundir con el Espíritu Santo, si hubiera querido identificar a este, lo hubiera dicho textualmente) que fue declarado Hijo de Dios con Poder y que ambas naturalezas experimentaron la muerte (que no es más que la separación del espíritu con el cuerpo, así que adiós con la idea que en la cruz no murió Dios, porque muerte no es sinónimo de inexistencia) ya que hubo resurrección de ambas naturalezas (v. 4). Pablo explica la naturaleza dual de cristo tal cual como lo hace Bernard, pero con una diferencia descomunal a la de que expone este último: ambas eran hijo, una de David y la otra de Dios.

Serio problema para Bernard y su libro, no? La verdad es que como en un efecto dominó, yo veo que un error que engendra otro error. Y si yo quisiera estudiar los errores garrafales que comete Bernard, tendría que escribir un libro cuatro veces mayor que el suyo (la unicidad de Dios), pero como en un efecto dominó sólo hay que quitar algunas fichas para detener el proceso. Por eso me enfoco acá por ahora, en la cuestión del Hijo de Dios según Bernard. Hemos visto los errores que tiene con respecto al hijo, y si una persona es sincera buscando la verdad, verá que Bernard se contradice, pero si quiere seguir viendo sólo lo que dice su doctrina, hágale! Dios le dio libre albedrío.

Para finalizar vamos a una parte del libro la unicidad de Dios que me llama mucho la atención es en capítulo cinco donde se refiere al Hijo de Dios, Bernard dice: “Jesús es la versión griega de la palabra hebrea Josué, que significa Jehová- Salvador o Jehová es Salvación. Es el nombre que Dios eligió para Su Hijo—el nombre mediante el cual Dios se ha dado a conocer a Sí mismo en el Nuevo Testamento. Es un nombre que el Hijo recibió por herencia (Hebreos 1:4)” [4].

Bernard está en lo correcto al decir que es el nombre que eligió para su hijo pero se equivoca al decir que ese nombre lo recibió por herencia. Otra vez como ya enseñé antes, confunde el “nombre” (apodo) Jesús (una identidad) a la que se le tenía que sumar “el galileo”, “nazareo”, “el Nazareno” para identificarlo mejor entre los judíos porque era un nombre (apodo) común en la época y que recibió cuando nació (Lucas 1:31; Mateo 1:21); con el “nombre” (autoridad) que recibió cuando  hizo la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo (hebreos 1:3), siendo que se humillo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz, Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre (Filipenses 2:8-9).

Ven? Bernard es un astuto maestro del engaño, que tiene a sus lectores enredados y adoctrinados a lo largo y ancho de su libro, con la cortina de que Jesús es un nombre literal (y lo es) que encierra toda la autoridad (nombre en sentido figurado) de la deidad en Mateo 28:19 de los tres títulos (según ellos) Padre, Hijo y Espíritu Santo. TANTA VERBORREA ACERCA DEL “NOMBRE” QUE LOS UNICITARIOS USAN, NO ES MÁS QUE UN LAVADO CEREBRAL EN ESTA DOCTRINA PARA PODER TORCER ESTE TEXTO Y QUE EL CRISTIANO PENTECOSTAL UNICITARIO SE TRAGUE ENTERO EL ENGAÑO. Por esta razón en los tratados que reparten aclaran que el versículo dice: “nombre” y no “nombres” basándose en este estratagema del error. Claro! Tristemente la mayoría de los cristianos no están preparados para discernir los significados de la palabra nombre, por eso son fácilmente convencidos y descarriados a esa doctrina, y una vez están allá, allá sí los adoctrinan y preparan mas que un yogurt, que lío para volverlos a rescatar.

Volviendo al libro: “Cristo es el equivalente griego de la palabra hebrea Mesías; ambas palabras significan “el ungido.” Hablando estrictamente, Cristo es un título y no un nombre. Sin embargo, en las epístolas y en el uso ordinario hoy en día, Cristo se usa frecuentemente simplemente como otro nombre para Jesús, ya que Jesús es el Cristo” [5].

Veamos, todo esto suena tan normal, sin ningún peligro, sin ninguna treta para el lector, pero eso es lo primordial del engaño, que el oponente (aquí es un argumento en contra de la trinidad, mas adelante voy a mostrar por que), no se dé cuenta del ataque doctrinal aquí. Recuerde esto: si está en el libro esta explicación, es porque es importante para defender la doctrina (de la unicidad), si defiende la doctrina ataca la contraria, o sea a la trinidad.

Pero si uno está preparado y tiene sabiduría (la cual da Dios) verá el engaño aquí y se los voy a enseñar: El dice “sin embargo”, porque el texto que sigue va a contradecir lo que había dicho primeramente en el mismo: “En muchos casos, Jesús y Cristo son simplemente dos nombres usados intercambiablemente para referir a la misma persona, sin intencionarse ninguna distinción en el significado” [5]. Ahora nuestro “maestro” dice: “sin intencionarse ninguna distinción en el significado” admitiendo que a pesar que dijo a lo largo y ancho de su libro que Jesús es un nombre escogido por Dios para su manifestación carnal (su hijo) puede ser intercambiable entre el otro nombre de Jesús que es Cristo a pesar (lo admite cuando dice “sin embargo”) de que aclaró,  que Cristo no es un nombre si no un título. Ve como cambia los conceptos a medida que tiene que conducir su doctrina a través de la Biblia? Primero Cristo (ungido) no era un nombre, era un título (rango, posición) después es (como le conviene) un nombre que se puede intercambiar con el de Jesús (otro nombre intercambiable).

Porque se confunde Bernard así, o porque hace esos cambios en su teología y se complica de manera innecesaria? Les voy a explicar porque: un título, en este caso “el ungido” el significado de la palabra Cristo, representaba al que Dios iba a coronar como rey del eterno reinado de Dios. Dios siempre ungía a los que reinaban sobre su pueblo, por lo tanto revela una posición y una relación (interpersonal) y al principio Bernard admite esto al decir que no es un nombre si no un título, porque entonces sería un desconocimiento histórico y doctrinal imperdonable. Pero cuando este título se tiene que aplicar a Jesús, ya no es una título (una posición con respecto a otra persona) para Bernard, porque estaría admitiendo una relación interpersonal dentro de la deidad; si no que es un nombre (sólo un apodo, no implica posición con respecto a otra persona y si lo es, es simbólica) porque esto sería un estacazo en contra de su doctrina, porque?

Miren porque: “En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;  y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo”. 1 Juan 4:2,3. Precioso! Espíritu Santo que predijo que esto pasaría.

La Biblia dice que Jesús el ungido (para ser rey eterno) de Dios fue el que vino en carne. Lo que pasa es que los sectarios engañan usando como método las ideas formadas que tenemos en pleno siglo XXI que dicen que Jesús es lo mismo que cristo, en contraste de lo que se escribió y se tenía en el siglo I. Como dijo Bernard: “ya que [en este tiempo sabemos que] Jesús es el Cristo”, pero en el siglo I Jesús, los apóstoles y la iglesia primitiva tenía que demostrar que Jesús era el Ungido de Dios, Cristo significa ungido, pero no en ese sentido absoluto, si no en el sentido como ungido de Dios para ser Rey sobre su Pueblo, Ejemplo: Saúl era el ungido, David era el ungido. Ahora el hijo de Dios sería el ungido del reino eterno de Dios y esto lo sabían lo judíos en su doctrina, el problema era demostrar que Jesús era este Cristo, esa misión era tan crucial para el evangelio de Dios que aún hoy en día no se traduce en nuestras biblias como ungido, si no como cristo para resaltar esa posición única de Jesús sobre todos los demás reyes en la Biblia, o sea ese título que se ganó y para el cual estaba destinado.

Como la Biblia fue escrita en griego y no en español. Por lo cual voy a reemplazar la palabra Cristo por ungido en los textos que citaré, para que entiendan la implicación que tiene este título, no es sólo un nombre, a diferencia de Jesús, que es un nombre (apodo) común y ordinario en el contexto histórico bíblico. Este título implica una posición (rey) dada por otro (Dios).

Lo voy a demostrar que ungido es un título que se le da al hijo de Dios:

“Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el ungido, el Hijo del Dios viviente Mateo 16:16;

“Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el ungidoMateo 16:20.

“diciendo: ¿Qué pensáis del ungido? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David” Mateo 22:41.

“Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el ungido, el Hijo de Dios Mateo 26:63.

“Principio del evangelio de Jesús [el] ungido, Hijo de DiosMarcos 1:1.

“diciendo: !!Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios Marcos 1:24.

“Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor” Lucas 2:26.

“También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él los reprendía y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Ungido Lucas 4:41.

“Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Ungido, el Hijo del Dios viviente” Juan 6:69.

“Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Ungido, el Hijo de Dios, que has venido al mundo” Juan 11:27.

“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Ungido, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” Juan 20:31.

También podemos concluir que Ungido es el título que le pertenece al hijo de Dios o que Hijo de Dios es un título que le pertenece al ungido de Dios: Jesús e hijo de Dios son nombres que obtuvo al nacer (Lucas 1:31, 32). Pero lo que enseña la Biblia es que Ungido (cristo) implica una relación y posición (es ungido por otro, que es Dios, el Padre). Recuerden la Biblia fue escrita en griego (el N.T.), dice por lo tanto: Jesús el ungido en sus respectivos textos. En las traducciones actuales dice Jesucristo por el concepto preconcebido que tenemos los cristianos del siglo XXI, pero en el siglo I cuando se escribió esto, para evitar argumentos como el de Bernard, se escribió con detalles en griego: Jesús el ungido.

Si ven Porque Bernard quería pasar por alto este  titulo (ungido) en su libro? Porque el podría aducir que la Biblia habla de Jesús como hijo y como ungido cuando se manifestó en carne, pero no puede explicar que la Biblia lo llama como ungido (y por lo tanto hijo) que viene en carne (o sea encarnarse). Se los acabé de mostrar con un versículo textual de la Biblia y si eso no es nada, entonces veamos ahora lo que respecta al resto del nuevo testamento. Este título (ungido) que según Bernard, es sólo un título cuando le conviene y lo cambia a ser sólo un nombre, en su juego de “encuentre la bolita” donde cambia los conceptos a medida que “estudia” la Biblia para encajarlos en su doctrina; demuestra el error que tienen los unicitarios para explicar la relación Padre e Hijo y el concepto que tienen de cada uno de ellos.

“Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Ungido para que se sentase en su trono” Hechos 2:30. Pedro dice que el ungido (de Dios para ser rey de su reino eterno, recuerden ese era la esperanza judía) era descendiente de David con respecto a la carne y con respecto a su espíritu, ¿de quien era descendiente o familia? Parecida a la pregunta de Jesús en mateo 22:42 no?. Si la enseñanza de Bernard concordará con la Biblia, Pedro simplemente diría “Dios (refiriéndose al Padre, el único Dios, Jesús, según los unicitarios) vino de la descendencia de David, en cuanto a la carne, el cual (la carne) es el ungido” . Y continúa Pedro: “viéndolo antes, habló de la resurrección del Ungido, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.  A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.” Hechos 2:31-32. Vemos que Pedro identifica a Jesús como el ungido de Dios, fue el que murió y resucitó y era del linaje de David según la carne.

“Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;” Romanos 8:3. Este versículo es hermoso. Dice que el Hijo de Dios fue enviado en semejanza de carne de pecado y Jesús es el que tomó forma de hombre (carne de pecado) humillándose hasta la muerte de cruz (filipenses 2:7,8). Si fuera como Bernard enseña, el texto escrito por Pablo, ambos, diría: “Dios vino en la forma de su hijo, o sea la carne” o “Dios vino como carne, este es su hijo” ven que Pablo pensaba muy diferente a Bernard? Fue el hijo el que vino en carne, no el Padre que vino en carne y pasó a llamarse hijo cuando estaba en carne, no concordaría con el texto arriba.

“de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino el Ungido, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén” Romanos 9:5. Dice Pablo, que el ungido vino según la carne, y que es Dios sobre todas las cosas. Nada que ver con que El ungido (el hijo de Dios) no es eterno ni es Dios y en cambió vino a existir cuando el Eterno Dios se manifestó, como da a entender Bernard.

Este texto habla del Hijo (Colosenses 1:13): “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” Colosenses 1:16. Contradice a Bernard que dice que el hijo no estaba (inició a existir cuando nació de María) en el principio. La Biblia dice textualmente que el Hijo fue el medio para crear todo, no creo que eso haya sido en el año 3 o 0 de nuestra era, además concuerda con Hebreos 1:2. Ahora continua: “en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él;” Colosenses 1:22 recuerden el pasaje en colosenses habla del Hijo y su reino (1:13). Si el hijo se refiriera como dice Bernard a la carne del Padre (Jesús, según él) entonces la Biblia estaría diciendo que la carne (del Padre) vino en carne: “ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte” (v. 21-22) (recuerde el texto habla del hijo). La carne nos reconcilio por medio de su cuerpo de carne, no tiene sentido si fuera como usted enseña señor Bernard. Vuelvo y digo, dudo que Pablo fuera unicitario.

“Y el Ungido, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte,fue oído a causa de su temor reverente.” Hebreos 5:7. Contradice a Bernard que dice que el hijo, era la carne en la que vino Jesús, ya explicamos que Ungido es otro título del hijo o viceversa, El ungido (de Dios) o hijo (de Dios), dice la Biblia tuvo días en la carne, no fue el Padre el que tuvo días en la carne, no fue el Padre quien “poseyó” al hijo como quieren mostrar los unicitarios.

“¿cuánto más la sangre del ungido, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?” Hebreos 9:14. Dice (textualmente) la Biblia que el ungido tenía sangre (por lo tanto cuerpo) y un espíritu eterno que se ofreció a Dios. Contradice a Bernard que Dice que el Ungido, sinónimo de hijo de Dios como vimos, no es Eterno.

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús el ungido, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,” Hebreos 10:19, 20. La Biblia dice que la carne del Ungido fue el velo. Contradice la teología de Bernard que dice el Hijo o el ungido era la carne de Dios cuando se manifestó. El hijo era el velo, según los unicitarios.

Acá se describe la muerte del ungido: “Porque también el Ungido padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;” 1 Pedro 3:18. Dice la Biblia, repito: dice, y no es que así lo interpreto yo. Dice que el Ungido murió con respecto a la carne pero seguía vivo con respecto al espíritu. Contradice la explicación de Bernard que Ungido o Hijo (como vimos en la Biblia) era la carne de Jesús y el Padre era el espíritu divino de Jesús.

Esto desbarata la explicación de Bernard que dice que Jesús es el Padre y viene a ser el hijo (ungido, como vimos) cuando se viste de carne. Porque la Biblia dice que Jesús el Ungido (el hijo) vino en carne (1 Juan 4:2).

Ahora el tiro de gracia para teología de Bernard:

“Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesús el Ungido ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo. Mirad por vosotros mismos, PARA QUE NO PERDÁIS EL FRUTO DE VUESTRO TRABAJO, SINO QUE RECIBÁIS GALARDÓN COMPLETO.  Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina del Ungido, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina del Ungido, ése sí tiene al Padre y al Hijo”. 2 Juan 1:7,9. No voy a explicar esto: el que tiene oídos para oír, que oiga.

Vemos que El ungido (por Dios, por lo tanto el hijo de Dios como vimos anteriormente enseña la Biblia) dice textualmente en el griego fue el que vino en carne, contrario a lo que enseña Bernard y el resto de Pastores y teólogos unicitarios que dicen que El padre (Jesús) vino en carne y cuando estaba en carne se llamaba o se identificaba como el hijo o como Cristo (ungido) sin ser otra persona o ser divino autoconsciente.

Todavía no cree? Bueno miremos Hebreos 13:8 “Jesús [el] Ungido es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. Una vez le pregunté a un unicitario: porque no dice el texto de esos cristianos primitivos, supuestamente unicitarios o pentecostales del nombre: “Jesús el Ungido era un plan en la mente de Dios, se ejecutó en carne ahora y terminará su propósito en los siglos de los siglos” me contestó sinceramente: “no sé”. Cualquiera podría decir, bueno entonces contradice la trinidad también porque entonces el ungido (cristo) habiendo participado de carne, entonces también fue carne ayer, hoy y por los siglos. Bueno la Biblia dice que sí, siempre fue Dios-carne (como ungido del Padre, eh!?) y seguirá siendo. Pero si me lo permiten lo explicaré en otra ocasión.

Viste Bernard? Por eso querías disimular y “tapar con tierrita” el concepto de Cristo, porque sabías todo lo que implicaba a la luz de las escrituras en contra de tu enseñanza.

¿Entonces que pasa con 1 Timoteo 3:16? “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:  Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles,  Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria” En los textos antiguos dice “quien fue manifestado en carne”. El cristianismo para poder apoyar la doctrina de la trinidad, tiene que apoyar la enseñanza de que el Ungido (Jesús) es Dios también, como en la era cristiana se tenía la trinidad como una verdad demostrada Bíblicamente, entonces Casiodoro de Reina no tuvo objeción en traducir aquí “Dios fue manifestado en carne” que ironía que esa mentira para apoyar la trinidad, ahora se vuelva contra la doctrina,  de igual manera que ocurre en Isaías 9:6, que también fue mal traducido para apoyar irónicamente la trinidad, y que explicaré después.

Recuerde, para los unicitarios no se trata de lo que digan las escrituras, se trata de lo que diga su doctrina. Bernard trata los textos de la escritura (y son muchos como vimos) que “aparentemente” contradicen su doctrina en el pasaje: ¿Por Qué Permitió Dios El Uso De Los Versiculos “Confusos” En Las Escrituras? [6].

Bernard admite aquí que su doctrina es contradictoria a la luz de muchos textos bíblicos, pero no lo acepta. Las explicaciones que pasa a dar, están fuera de discusión, todas las doctrinas dicen estar en lo correcto y tener la verdadera interpretación. Todos dicen tener la razón (proverbios 21:2), pero está palabra será la que nos juzgue a todos (Juan 12:48), no es lo que diga el hombre, si no lo que dice la Biblia, así que a estudiar si lo que cree usted concuerda con la Biblia.

La Biblia es clara, tanto que los católicos tienen que ponen los sacramentos por encima para ignorarla, los testigos de Jehová tienen que torcerla, adulterar los textos, los mormones, ponen por encima el libro del mormón, otros ponen otros libros por encima de la Biblia. David Bernard por el contrario, ve lo que dice claramente la Biblia y hace un juego de palabras la gramática para que se vea como que enseña su doctrina, este es “mundial” (único en el mundo). Como lo mostré arriba disimuladamente para que nadie se dé cuenta, intercambia el significado de los conceptos, términos y las palabras, o sea no es sincero.

Hay algo que yo llamo la llave universal, como la de una gran casa; para comparar una verdad bíblica: Tengo muchas cerraduras en esta gran casa y si la llave de esa casa que me dicen es universal abre todas las cerraduras, entonces sí!, es la llave universal de esa casa, pero si me encuentro que hay varias cerraduras que no abre, entonces no es la llave universal de esa casa. Es de otra casa parecida a la que pertenece a esta. De nuevo, si una enseñanza alguien me dice es bíblica, entonces al encajarla en los versículos y textos bíblicos encuentro que no concuerda entonces no es bíblica. Como demostré, pasa con la teología de Bernard que en muchos versículos no encaja, como admite Bernard, aunque no lo acepta.

Tengo otra herramienta, la llamo la viveza de Jaimito, un niño, un personaje de televisión de José Ordóñez, comediante colombiano, ahora Cristiano (Gloria al Señor). En un capítulo Jaimito llega a donde el tendero y le pide un refresco, el tendero se lo da. Cuando Jaimito se lo va a tomar pide que se lo cambie por otro, el tendero le da otro. Jaimito se toma el otro, cuando se va, el tendero le reclama que le pague. Jaimito en su inocente viveza (astucia) le dice que como se la va a cobrar si se lo cambió por el primero, entonces el tendero naturalmente pide que le pague el primero, Jaimito completa su treta al decir que como le va a cobrar algo que no se ha tomado y se va dejando al tendero tumbao´ (engañado y aburrido). Es cierto Jaimito, no se tomó el primer refresco y por lo tanto no debe pagarlo, pero se lo cambió por otro que si se tomó pero que no pagó, porque fue repuesto por otra que no se ha tomado. En pocas palabras es un razonamiento circular.

Los pentecostales lo cometen: cuando dicen  que Dios es uno absoluto y en todo sentido citando Deuteronomio 6:4 eliminan la posibilidad de que sea un “uno” en virtud de unidad compuesta (que es la otra opción en este versículo) porque según ellos el resto de la escritura muestra en sus versículos que Dios es uno en sentido absoluto. O sea dejan establecido “una verdad” que aún no han demostrado (como en el refresco de Jaimito, tienen una deuda como con en el primer refresco) y cuando en sus enseñanzas y doctrinas van a estudiar los otros versículos que demuestran la unicidad y no la trinidad utilizan como prueba Deuteronomio 6:4 porque ya está establecido (por ellos) que este versículo se refiere a un “uno” absoluto, sin haber demostrado antes la verdad que debían en Dt. 6:4. Como Jaimito, pagan una deuda con otra deuda.

Para que lo entiendan, lo visualizaremos así:

  1. Dios es “uno” absoluto, porque?: lo enseña Deuteronomio 6:4.
  2. Porque enseña Deuteronomio 6:4, que es “uno” absoluto?: lo enseñan otros versículos de la Biblia.
  3. Porque enseñan otros versículos de la Biblia que Dios es “uno” absoluto?
  4. Porque Dios es “uno” absoluto: lo enseña Deuteronomio 6:4. (volvimos al punto 1)

Es una idea preconcebida, la unicidad de Dios. Toda evidencia que apunte a lo contrario tiene que tener otra explicación lógica y bíblica; y cuando se estudian esas explicaciones, estás son lógicas porque no contradicen la unicidad de Dios. Otra vez razonamiento circular. Hay que estudiar esto en un panorama amplio para ver el círculo.

Les hice varias promesas, aquí las cumplo:

Les dije que David y los judíos fariseos entendían que hay distinción de personas dentro del Señor o la deidad, y que Isaías 9:6 no enseña que Jesús sea el Padre eterno del N.T.

Primero: (a David lo incluyo dentro de los judíos) los judíos fariseos tenían una concepción de la trinidad así: Jehová, el ángel de Jehová, y su espíritu. Los cristianos ahora la tenemos así: el Padre, el hijo y el Espíritu Santo.

¿No me creen? Miren: “Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; pero los fariseos afirman estas cosas. Y hubo un gran vocerío; y levantándose los escribas de la parte de los fariseos, contendían, diciendo: Ningún mal hallamos en este hombre; que si un espíritu le ha hablado, o un ángel, no resistamos a Dios. ” Hechos 23:8,9. Cualquiera que lee este texto me descalificaría a la primera argumentando, que los fariseos creían era en ángeles y espíritus y los saduceos no. Les voy a mostrar que tanto los fariseos como los saduceos creían en ángeles y espíritus pero su diferencia era en cuanto a la existencia o no, del mensajero (ángel) de Jehová.

Recuerdan cuando la pregunta de la resurrección? Mateo 22:23-33.

Jesús tiene que hacer algo de apologética aquí, y en apologética cuando se quiere defender una fe se tiene que hacer utilizando creencias que son aceptadas por ambas partes en contienda, si no, entonces tendrían que estar demostrando todo lo que se afirma dentro de la argumentación convirtiendo la defensa en infinita. En pocas palabras Jesús tenía que explicarles su doctrina con algo que los saduceos ya aceptaban como cierto, no con algo que los saduceos no aceptaran porque también tendría que entrar a argumentarlo. El argumento que dio Jesús fue demostrar que en la resurrección ya estaríamos no con estos cuerpos y esta condición humana, si no con la condición que tenían los ángeles en el cielo. Jesús no pasó a argumentar si era cierto que existían ángeles en el cielo porque evidentemente los saduceos ya tenían claro que existían y cual era su condición (santidad, no se reproducen, cuerpos perfectos).

Ven? los saduceos si tenían claro que existían ángeles, entonces volviendo a Hechos 23:8,9. La diferencia entre los saduceos y fariseos era con respecto al mensajero (el ángel) de Jehová, aquí está claro que no se refería a los ángeles que conocemos dentro de los seres creados, la discusión se basaba en torno al ángel de Jehová, que también es Jehová, esa era la diferencia entre fariseos y saduceos, los primero aceptaban su existencia y los segundo no. Pero estando en Hechos miren lo que dice en griego el versículo 9, textualmente: “…, nada malo estamos hallando en el hombre este, pero espíritu habló a él o mensajero”. Está mal traducido en nuestra RV 1960, porque tal vez – me imagino yo- casiodoro no vería implicación relevante alguna para esta traducción así. Pero en el griego está clarito que los fariseos no se referían a un ángel o a un espíritu, cosa en la que si creían los saduceos, si no al ángel (mensajero de Jehová) o al espíritu (de Jehová), cosa en la que no creían los saduceos.

Usted dirá que estoy interpretando estos versículos con una presunción, pero si le muestro otro versículo donde los fariseos aceptan el mensaje de un mensajero (ángel) de Jehová, que es Jehová?

Bueno, recuerdan a Esteban y su defensa ante el concilio? (Hechos 7)En su defensa Esteban dijo lo siguiente: “Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras de vida que darnos;” Hechos 7:38. los fariseos escucharon este discurso de Esteban calmaditos y calladitos, no encontraron ninguna blasfemia (o sea que si creían que Moisés habló con un mensajero) hasta el versículo 51, done Esteban los amonesta. Hasta allí les gustó el discurso, o sea que lo que decía Esteban era cierto para ellos.

Quien fue este ángel que le hablaba a Moisés? Vámonos al A.T. entonces. Éxodo 19, dice que Moisés habló fue con Jehová, entonces de donde sacan los fariseos y Esteban que habló con el mensajero (el ángel)?

Pues sigamos retrocediendo, Éxodo 3:2-4 dice: “Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía… Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: !!Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí”. Aja! La Biblia dice que el ángel (mensajero) de Jehová es Jehová, es Dios. Y por esto cuando Moisés habló con Jehová, estuvo hablando siempre con el Mensajero de Jehová, quien no es un ángel común o de los creados, porque en su lenguaje  usa atributos que le pertenecen sólo a Jehová. Este habla por Jehová aunque es consciente de su propia existencia aparte de Jehová siendo Jehová también.

Miren en Éxodo 23:20 He aquí yo envío mi Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él. Pero si en verdad oyeres su voz e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren. Porque mi Ángel irá delante de ti, y te llevará a la tierra del amorreo, del heteo, del ferezeo, del cananeo, del heveo y del jebuseo, a los cuales yo haré destruir. No te inclinarás a sus dioses, ni los servirás, ni harás como ellos hacen; antes los destruirás del todo, y quebrarás totalmente sus estatuas. Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.”

Dios está hablando con Moisés, confuso todo esto no? Acabé de decir que Moisés siempre habló fue con el Mensajero (ángel es lo mismo) de Jehová, y ahora este Ángel le dice a Moisés que va a enviar su mensajero, que? El mensajero del mensajero? No, es fácil de entender.

Primero, aclaro: Dios, Jehová en este caso, no habla como los indios norteamericanos: (habla) Garra de oso: “garra de eso venir a ti” como si fuera una segunda persona siendo él mismo. Ese era un error de aprendizaje que tenían los nativos americanos. Con Dios no pasa lo mismo, aclaro.

Les dije arriba que el mensajero de Jehová habla por Jehová. Quiero que miren este ejemplo para que entiendan mejor: El secretario del presidente habla por el presidente en una rueda de prensa porque el presidente no puede hablar personalmente. Entonces si el secretario dice: “…y enviaré mi secretario para comunicarles esto allá en las ruedas de prensa…”. No está diciendo el secretario que tiene otro secretario, si no que está diciendo que Su presidente lo va a enviar a él, que en estos momentos es el portavoz del presidente.

De igual manera el Ángel de Jehová dice a Moisés que Jehová va a enviar su Ángel, o sea a él (el Ángel) mismo. Pero habla en primera persona “he aquí yo envío mi Ángel” porque es el mensajero (portavoz de Jehová) como en el ejemplo que les puse del secretario de presidente.

Otra cosa que hay que resaltar es que Ángel no es un ser inferior a Jehová, creado, como piensan algunos, o una simple manifestación, también tiene todos los atributos de Jehová, miren: mi nombre está en éla los cuales yo haré destruir Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá. Maravilloso! Tanto el  Ángel de Jehová, como Jehová tienen los mismos atributos y títulos siendo dos personas diferentes.

Concuerda esto con lo que dijo Jesús: “para que todos honren (valoren) al Hijo como honran (valoran) al Padre. El que no honra (valora) al Hijo, no honra (valora) al Padre que le envió” Juan 5:23.

Como si la Biblia dijera:

para que todos honren (valoren) al Ángel de Jehová como honran (valoran) a Jehová. El que no honra (valora) al Ángel de Jehová, no honra (valora) a Jehová que le envió”

Jesús es el ángel de Jehová del antiguo testamento y ese crédito se lo doy al hermano Pablo Santomauro: http://pastordanielbrito.wordpress.com/2011/01/03/las-teofanias-jesucristo-en-el-antiguo-testamento/.

Jesús siempre ha sido el mediador entre Dios y los hombres.

Volviendo al tema. Los fariseos y los judíos sabían esto si no miren: en el pasaje de Manoa, su mujer y el Ángel de Jehová en Jueces 13. Dice Manoa esto: “Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto. Y su mujer le respondió: Si Jehová nos quisiera matar, no aceptaría de nuestras manos el holocausto y la ofrenda, ni nos hubiera mostrado todas estas cosas, ni ahora nos habría anunciado esto”. Jueces 13:22-23.

Los judíos sabían que el Ángel de Jehová es Dios y a la vez es su mensajero. Hay pluralidad de personas en Dios y como acabo de mostrar esto lo sabían los fariseos que aceptaban la igualdad entre el Ángel y Jehová, ellos sabían de la comunión perfecta de estos dos como uno. Esto era lo que no aceptaban los saduceos.

Otra cosa interesante es que los fariseos nunca acusaron a Jesús por decir que Dios tenía un hijo, que era igual a Dios, esto lo aceptaban calladitos (Juan 5:19,29). Ellos se indinaban era porque Jesús se identificaba con ese hijo, haciéndose Jesús igual a Dios. Note que ellos también le dijeron a Jesús: “Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios”. Mateo 26:63. Mire el sumo sacerdote no dijo: “te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si Dios tiene un hijo, y si tu eres este”. Ven? para los fariseos no era blasfemia el hecho que Dios tuviera un hijo igual a el. Distinción de personas dentro de la deidad, si no, que para ellos, este fuera Jesús, que no mostrara la esperanza de establecer ese imperio militar terrestre eterno que ellos esperaban y en el cual ellos serían sacerdotes (carnales y corrompidos), preferían seguir atesorando la posición que tenían con el cesar y su imperio romano.

Les acabo de mostrar que los fariseos y los judíos tenían una concepción de trinidad así: Jehová, el Ángel de Jehová y su Espíritu (de Jehová); ahora los cristianos con la revelación de Cristo la tenemos así: el Padre, el hijo y el Espíritu Santo.

Bueno me imagino que con el tiempo y la revelación de Jesucristo los fariseos y judíos cambiaron su posición con respecto a su concepción de pluralidad de seres dentro de Jehová, todo con el fin de no aceptar a Jesús como el Ángel del A.T. manifestado en carne, esto es el cristo. Pero la Biblia también tiene historia y en estos varios pasajes les mostré como creían los fariseos del siglo I esto.

Gracias por su atención y tiempo Dios les bendiga. Hermano en Cristo Jesús Carlos Leandro Ramírez

Notas: Todos los textos bíblicos son de la versión Reina Valera 1960 a menos que se indique lo contrario.

1. La unicidad de Dios, David k. Bernard pág. 120.

2. La unicidad de Dios, David k. Bernard pág. 131.

3. La unicidad de Dios, David k. Bernard pág. 168.

4. La unicidad de Dios, David k. Bernard pág. 87.

5. La unicidad de Dios, David k. Bernard págs. 87-88.

6. La unicidad de Dios, David k. Bernard pág. 222.

Nota del administrador: Este articulo ha sido tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel


Preguntas Comunes y Respuestas Bíblicas sobre los Ángeles

Preguntas comunes y respuestas Bíblicas sobre los Ángeles

Por Robert M. Bowman, Jr.

Los ángeles parecen estar en todos lados: figuran en los libros más vendidos, en los programas de televisión de mayor audiencia, en las películas más taquilleras y hasta en los documentales. Estas irresistibles criaturas aladas que vemos en los escaparates y en las pantallas se nos presentan como seres mágicos e ingeniosos, tiernos y juguetones, siempre tolerantes con los errores humanos y dispuestos a ayudar para solucionar problemas. Según cuentan rescatan a la gente que está en crisis y, en ocasiones, nos exhortan a obrar bien.

Corazones sedientos de ternura.

Es indudable que el corazón humano anhela el contacto tierno de un ser sobrenatural, para poder recibir su perdón, guía y comprensión. En muchas tradiciones culturales abundan los relatos protagonizados por seres fantásticos, hadas y dioses. El anhelo de gozar del favor de alguien o algo poderoso es indicio de una verdad que la Biblia afirma con absoluta claridad: nuestros cinco sentidos no alcanzan a comprender todo lo que existe.

Por un lado.

Este articulo nos guiará a través de lo que la Escritura revela sobre los ángeles: sus orígenes, actividades y su tremendo poder. Estas asombrosas enseñanzas no son secretas, sino que están en la Palabra de Dios desde hace miles de años y son nuestra única fuente confiable sobre la verdadera naturaleza y función de los ángeles todo lo que se encuentra fuera de la palabra es mentira.

Por otro lado…

Si bien puede ser divertido pensar en los ángeles como criaturas luminosas y llenas de ternura, la Biblia nos advierte que muchos de ellos son malvados y que deliberadamente rechazaron a Dios y al bien. El uso de atrayentes artificios para confundir a la gente los hace particularmente peligrosos. Las siguientes páginas revelarán las diferencias entre los ángeles buenos y los ángeles caídos, y reafirmarán la realidad del amor y el poder de Dios, superior a la de cualquier ángel.

Hebreos 1:14¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?

Salmo 103:20Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, Obedeciendo a la voz de su precepto.

Lucas 15:10 Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.

Hebreos 1:6Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios.

¿Debemos pedir ayuda espiritual la los ángeles?

Un rotundo ¡NO!. Los entusiastas de los ángeles están convencidos de que debemos recurrir a los ángeles para comprender quiénes somos, quién es Dios, qué es el cielo y cómo debemos vivir. Entre los libros publicados hay títulos como Descubre a tus ángeles, Mensajes de tus ángeles, y Respuestas de los ángeles etc… Quienes piden ayuda a los ángeles a veces los llaman “guías espirituales”. Yo diría demonios engañadores…

Sylvia Browne, una popular vidente de la Nueva Era declaró que entre las muchas cosas que Francine, su guía espiritual, le ha comunicado sobre la religión, le dijo que Jesús no resucitó porque en realidad nunca murió en la cruz. ¿Como ven el angelito? O mejor dicho chamuquito. !Patético¡

La Biblia enseña…

Los ángeles no suelen comunicarse con los seres humanos. En realidad, en la Biblia nadie invoca a los ángeles para comunicarse con ellos ni tampoco se recomienda establecer contacto con los ángeles. Siempre que un ángel se aparece a alguien en la Biblia, la aparición toma a la persona tan por sorpresa que las primeras palabras de los ángeles suelen ser «No temas» o «No tengas miedo» (Génesis 21:17; Mateo 28:5; Lucas 1:13,30; 2:10).

Por desgracia, no todos los ángeles ni todos los seres espirituales están del lado de Dios. Hay huestes de espíritus malignos (demonios) que son los ángeles caídos del diablo (Mateo 25:41). Así como no se puede creer todo lo que dice la gente, tampoco se puede creer todo lo que dicen los seres angelicales. El diablo, además, nunca se presenta luciendo en la solapa una insignia roja que lo identifica como «Satanás», sino que se disfraza como un ángel de luz (2 Cor. 11:14).

Las Escrituras son el medio que Dios usa para transmitir la verdad a su pueblo; son la referencia que deberíamos usar para someter a prueba cualquier creencia religiosa (Mateo 22:29; Hechos 17:11; 2 Timoteo 3:16). Cuando los ángeles de Dios se comunican con los seres humanos, nunca contradicen la Biblia. El apóstol Pablo advierte a los cristianos del peligro de aceptar un evangelio distinto, incluso cuando pareciera venir de un ángel del cielo (Gálatas 1:6-9).

También es importante saber que…

Procurar comunicarse con los ángeles conlleva el riesgo de permitir la entrada a las influencias demoníacas. Dado que los ángeles de Dios no responden a nuestros deseos de conversar con ellos, si alguna entidad espiritual llegara a responder, seguramente no proviene de Dios. Recibir mensajes de los espíritus puede parecer emocionante, pero es engañoso, porque dichas «voces» no son quienes dicen ser.

Además, los métodos de comunicación con los ángeles rayan con el ocultismo.

Doreen Virtue, una escritora de la Nueva Era, inventó un tablero («The Angel Guidance Board») completo con dados y «ángeles» para usar como fichas, con el objetivo de ayudar a los adeptos a obtener respuestas a sus interrogantes y recibir mensajes de los ángeles, ¿como ven a la brujona?.  La práctica del ocultismo consiste justamente en eso: el empleo ritual de elementos físicos con el propósito de obtener información oculta o de modificar la realidad por medios sobrenaturales, y especialmente a través de la comunicación con los espíritus. Dios rechaza categóricamente estas prácticas y las prohíbe (Deuteronomio 18:10-12).

Tienen cuerpo los ángeles.

Muchos afirman…

Los ángeles son seres físicos. Muchas personas hoy piensan que los ángeles tienen cuerpos físicos y son semejantes a los seres humanos. Otras, además de dotarlos de una apariencia física, los describen como masculinos o femeninos. Un autor describe a un ángel en particular con «el rostro y la forma de una hermosa mujer vestida con una túnica blanca con apliques de oro».  Otros autores nos refieren el caso de una mujer que vio un ángel que se parecía a «un jugador de fútbol americano común y corriente … aunque más robusto y más alto». Steven Brooks, el ministro «“apostólico-profético”» dice: «Así como en el género humano se distinguen dos sexos, también entre los ángeles se diferencian el sexo masculino y el sexo femenino».

La Biblia enseña…

Los ángeles son espíritus y, por lo tanto, no tienen cuerpo. Hebreos 1:7 (en referencia al Salmo 104:4) compara a los ángeles con el viento y el fuego: dos fuerzas sin cuerpo ni solidez. Otra prueba más concluyente de que los espíritus no tienen cuerpos propios es la capacidad de los demonios de habitar los cuerpos humanos (Mateo 12:43-45; Lucas 11:24-26).

En ningún lugar de la Biblia se respalda la idea de que los ángeles adopten literalmente formas masculinas o femeninas. Que las Escrituras nunca usen términos femeninos ni el género femenino para describir a los ángeles nos lleva a pensar que el uso del masculino se emplea en sentido general (asexuado). Es más, la Biblia no da muchos detalles sobre la apariencia de los ángeles y se limita a describirlos como un gran resplandor.

También es importante saber que…

La Biblia registra el caso de unos ángeles que visitaron a Abraham y a Lot, y que comieron con ellos(Génesis 18:8; 19:1-3). Algunos antiguos exégetas judíos, como Filón de Alejandría y Josefo, creían que los ángeles solo aparentaron comer.  Las interpretaciones modernas coinciden por lo general en que los ángeles pueden asumir de manera pasajera una forma corpórea, y durante ese tiempo tienen la capacidad de ingerir alimentos. Ambas explicaciones concuerdan con la creencia histórica judía y cristiana de que

los ángeles son criaturas sin cuerpos.

¿Nosotros seremos ángeles? ¡NO!

¿Los ángeles son personas que murieron y se fueron al cielo? ¡NO!. Esta creencia (al menos en su forma moderna) provendría de las enseñanzas del místico Emanuel Swedenborg, que vivió en el siglo XVIII. Según Swedenborg, «ningún ángel fue creado como tal desde el principio», sino que, por el contrario, todos los ángeles descienden del género humano porque «fuimos creados para convertirnos en ángeles».

Es evidente que esta idea fue adoptada por Joseph Smith, el fundador de la iglesia mormona. Según la doctrina mormona, «[los] ángeles … son personajes resucitados con cuerpo de carne y huesos».  Por ejemplo, en el Libro del Mormón, se describe a un profeta llamado Moroni, que fue transformado en un ángel después de su muerte y que visitó a Smith en una serie de apariciones.  Hoy en día, en el extremo de la aguja de la mayoría de los templos mormones hay una estatua de oro del ángel Moroni.

La Biblia enseña…

Los cristianos resucitados serán «como los ángeles» pero no serán ángeles. Jesús explicó que cuando los cristianos resuciten de entre los muertos se asemejarán a los ángeles en dos sentidos: Primero, serán criaturas inmortales; y, segundo, no se casarán entre ellos (Lucas 20:34-36).

El Antiguo Testamento nos indica que Dios formó a los ángeles más o menos en el mismo momento en que creó el universo físico, y a veces emplea la expresión «hijos de Dios» para referirse a ellos. El Señor le preguntó a Job: «¿Dónde estabas cuando puse las bases de la tierra? ¡Dímelo, si de veras sabes tanto! ¡Seguramente sabes quién estableció sus dimensiones y quién tendió sobre ella la cinta de medir! ¿Sobre qué están puestos sus cimientos, o quién puso su piedra angular mientras cantaban a coro las estrellas matutinas y todos los ángeles [literalmente, “hijos de Dios”] gritaban de alegría?» ( Job 38:4-7). Aunque la Biblia no revela el momento preciso en que Dios creó a los ángeles, de este pasaje resulta claro que los creó antes de que existiera Job y el resto de los seres humanos. Por lo tanto, si los ángeles fueron creados por Dios antes que los hombres, es imposible que sean seres humanos resucitados sino que son criaturas diferentes.

Salmo 148:1Alabad a Jehová desde los cielos;Alabadle en las alturas. 2Alabadle, vosotros todos sus ángeles;Alabadle, vosotros todos sus ejércitos. 3Alabadle, sol y luna; Alabadle, vosotras todas, lucientes estrellas. 4Alabadle, cielos de los cielos, Y las aguas que están sobre los cielos. 5Alaben el nombre de Jehová; Porque él mandó, y fueron creados.

¿Tenemos Todos un ángel de la guardia? ¡NO!

Muchos afirman…

Todos los niños tienen un ángel asignado para ser su protector. A nivel popular, muchas religiones —y el cristianismo no es una excepción— creen que, al nacer, a cada niño se le asigna un ángel de la guarda. Según la Enciclopedia Católica: «Que toda alma individual tiene un ángel de la guarda nunca ha sido definido por la Iglesia, y por consiguiente, no es un artículo de fe; pero es la “opinión de la Iglesia”, como San Jerónimo lo expresó: “qué grande la dignidad del alma, puesto que cada una tiene desde su nacimiento un ángel encargado de guardarla”».

La idea de que Dios prometió que sus ángeles protegerían a los creyentes está muy generalizada. Algunos citan el Salmo 91:11-12: «Porque él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos. Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna». Otros citan el pasaje de Hebreos 1:14: «¿No son todos los ángeles espíritus dedicados al servicio divino, enviados para ayudar a los que han de heredar la salvación?».

La Biblia Enseña…

No hay ninguna base real para creer en el «ángel de la guarda». Algunas personas creen que Jesús se refería a los ángeles de la guarda cuando habló de los «pequeños» (los niños) y «sus ángeles en los cielos» (Mateo 18:10). Pero si tomamos en cuenta el contexto en que Jesús dijo estas palabras, vemos que su intención no fue asegurar que nada malo le pasaría a los niños, sino que pretendía advertir a los adultos de no hacer «tropezar» ni hacer pecar a los niños (vv. 3-6). «Miren que no menosprecien a uno de estos pequeños. Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial» (v. 10). Es interesante notar que estos ángeles no están mirando a los niños sino a Dios, posiblemente esperando instrucciones divinas para castigar a cualquiera que menosprecie o maltrate a los niños.

Según Lucas, un ángel ayudó a Pedro a escapar de la cárcel (Hechos 12:6-15) pero el relato tampoco respalda la idea de que Pedro tuviera un ángel de la guarda, aunque el pasaje dice que algunos de sus amigos creyeron erróneamente que se trataba de «su ángel» (v. 15). Si nos atenemos al relato, el Señor envió un ángel en aquella ocasión y este se fue después de ayudar a Pedro a escapar de la cárcel (vv. 10-11). Es evidente que no era un ángel de la guarda.

También es importante saber…

El Salmo 91:11-12 tal vez deba entenderse como una ilustración profética del Mesías, que tenía una relación perfecta con Dios. Dios protegió de todo mal a su Mesías ( Jesús), por medio de sus ángeles, hasta que Jesús entregó voluntariamente su vida para nuestra salvación. En el contexto de Hebreos 1:14, los ángeles «sirven» a los cristianos trayéndoles mensajes de Dios de importancia para su salvación (Hebreos 2:2-3). A pesar de lo que algunos dicen, no hay ningún texto bíblico que permita inferir que los ángeles nos ayudan a administrar nuestro dinero o negocios ni a solucionar nuestros problemas familiares. Por el contrario, la Biblia enseña que debemos invocar la guía y la ayuda de Dios en nuestro diario vivir. «No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús» (Filipenses 4:6-7).

¿ Deberíamos esperar apariciones de los ángeles? ¡NO!

Muchos Afirman…

Los ángeles se aparecen a la gente todo el tiempo. Según Doreen Virtue, una escritora de la Nueva Era, «quienes quieran tener visiones de ángeles, los verán».  Karen Goldman, otra popular autora afirma: «Los ángeles nos hablan a todos. Solo que algunos los escuchamos mejor».  Los evangelistas Charles y Frances Hunter escribieron: «Podríamos llenar columnas y columnas con historias de las cosas maravillosas que Dios ha hecho por nosotros por medio del servicio de sus ángeles, y escribir historia tras historia … sobre las apariciones angelicales que hemos tenido».  Hebreos 13:2 dice: «No se olviden de practicar la hospitalidad: pues gracias a ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles», lo que implica que muy posiblemente «todos hemos visto ángeles en algún momento de nuestra vida, pero no nos dimos cuenta»

La Biblia enseña…

Las apariciones de ángeles por lo general son importantes y extraordinarias. Aunque en la Biblia hay historias de apariciones de ángeles a los seres humanos, una lectura detenida de estos relatos nos muestra que, aun en los tiempos bíblicos, se trataron de experiencias extraordinarias y especiales, y con toda seguridad son igual de excepcionales en la actualidad.

Los ángeles anunciaron los nacimientos milagrosos de figuras clave (Isaac, Juan el Bautista y, por supuesto, Jesús), llamaron a los profetas y a otros líderes para el ministerio (Isaías), entregaron revelaciones divinas (Ezequiel, Juan), liberaron o fortalecieron a los profetas (Elías, Eliseo, Daniel) y a los apóstoles (Pedro, Pablo), anunciaron la resurrección de Jesús a las mujeres que habían ido al sepulcro y aparecieron en otras ocasiones significativas. La mayoría de estas personas vieron a los ángeles solo una vez en su vida. La Biblia no enseña ni sugiere que deberíamos esperar que los ángeles nos visitaran o se nos aparecieran por cuestiones comunes.

La intención de Hebreos 13:2 es alentarnos a practicar la hospitalidad, más que a procurar encuentros con ángeles. El versículo posiblemente remite a la hospitalidad de Lot hacia unas visitas que a la postre resultaron ser ángeles (Génesis 19). Sin duda que uno nunca sabe quiénes serán los desconocidos con quienes nos crucemos en la vida, pero es bastante improbable que sean ángeles. Lo que más importa es que los cristianos deben resistir la tentación de concentrar su energía y esperanza en tener un encuentro con los ángeles cuando pueden disfrutar una relación profunda y personal con el Creador de los ángeles (1 Pedro 1:8-12; ver pregunta 9).

También es importante saber…

Pensar que quienes creen en el ministerio de los ángeles tienen más posibilidad de ver a los ángeles no tiene ningún respaldo bíblico. En la mayoría de los casos bíblicos, los ángeles se aparecieron a las personas y las tomaron completamente por sorpresa. No hay ejemplos en la Biblia de personas que hayan procurado tener un encuentro con un ángel. Nadie ora pidiendo ver a un ángel ni tiene expectativas de tener una visión angelical.

¿Todos los ángeles son maravillosos y buenos? ¡NO!

Muchos afirman…

Podemos depender de los ángeles porque son buenos y nos ayudan. Muchas personas involucradas en el ocultismo y en el movimiento de la Nueva Era promueven la creencia de que los ángeles están para ayudarnos. Silver Ravenwolf, una hechicera contemporánea niega que existan ángeles caídos o demoníacos; según ella, los ángeles «tienden puentes entre las diversas religiones» y nos ayudarán a «conectarnos con nuestro ser superior».15

Hay quienes creen que aun si hubiera ángeles malvados, no habría motivo para temerles. Doreen Virtue sugiere que «la persona común y corriente, que vive y ora con buenas intenciones, no tiene que preocuparse de los ángeles caídos». Esos ángeles son en realidad «formas mentales negativas» y no se pueden confundir con ángeles buenos.

La Biblia enseña…

Hay dos clases de ángeles: buenos y malvados. En realidad, Satanás, cuyo nombre significa «adversario» y que la Biblia presenta como el principal enemigo de Dios, es un ángel. Jesús habla de Satanás (el diablo) como de un ser real (Mateo 12:26; 13:39; Marcos 4:15; Lucas 10:18; Juan 8:44).

En Apocalipsis 12:9 leemos que otros ángeles también se rebelaron junto con Satanás cuando este fue arrojado a la tierra: «Así fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra». Son los ángeles caídos, también llamados «espíritus malignos», «espíritus impuros» o «demonios», en contraste con los «santos ángeles» que sirven a Dios (Mateo 25:31; Lucas 9:26; Hechos 10:22; Apocalipsis 14:10).

Los Evangelios describen a los ángeles caídos tomando posesión de la gente o provocándoles enfermedades, y hay también numerosos pasajes que muestran a Jesús manifestando su autoridad sobre ellos, dándoles órdenes y echándolos fuera

(p. ej., Mateo 8:28-32).

El Nuevo Testamento nos advierte de los ángeles caídos que luchan activamente contra los cristianos por medio de engaños y enseñanzas falsas. «En los últimos tiempos, algunos abandonarán la fe para seguir a inspiraciones engañosas y doctrinas diabólicas» (1 Timoteo 4:1).

La Biblia enseña que en el juicio final, Satanás y los demonios serán arrojados al lago de fuego «preparado para el diablo y sus ángeles» (Apocalipsis 20:10; Mateo 25:41). Su destino será el «abismo» o el «pozo» (Apocalipsis 9:2,11; 11:7; 17:8; 20:3).

También es importante saber…

Aunque los cristianos deben estar precavidos contra Satanás (1 Pedro 5:8), no deben temerle a él ni a los demonios (2 Tesalonicenses 3:3; 1 Juan 4:4). Si en lugar de concentrarse en Satanás, los cristianos se someten a Dios, el diablo huirá de ellos (Santiago 4:7).

¿Pueden los ángeles comenzar una religión nueva?

Muchos afirman…

Dios envió un ángel para sustituir el cristianismo histórico por otra religión. Algunas religiones rastrean sus comienzos a la aparición de un ángel portador de un mensaje divino que suple o corrige la Biblia.

El islam dice que Dios mismo se reveló a Mahoma por medio del ángel Gabriel con el mensaje de que Mahoma debía «recitar» lo que Dios le ordenara decir. El resultado fue una serie de sermones que, después de la muerte de Mahoma, se reunieron en un libro llamado el Corán, que los musulmanes creen que ocupa el lugar de la Biblia.

Joseph Smith, el fundador del mormonismo, declaró que un ángel llamado Moroni lo condujo a una colina al norte de Nueva York donde estaban enterradas unas planchas de oro con un texto antiguo que se había perdido. Smith también dijo que Dios lo inspiró para traducir al inglés esas planchas, redactadas con caracteres egipcios desconocidos. En 1830, Smith publicó la obra, el Libro de Mormón, y ese mismo año organizó lo que hoy se conoce como la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Que enseña la Biblia…

Debemos confrontar todos los nuevos movimientos cristianos o las religiones con las enseñanzas de los apóstoles del Nuevo Testamento, aun cuando esa nueva creencia provenga de un ángel. El apóstol Pablo previó dichas doctrinas cuando dijo: «Pero aun si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición!» (Gálatas 1:8; Colosenses 2:18). Por desgracia, las experiencias espirituales engañosas y los espíritus de confusión son una realidad en este mundo (1 Juan 4:1-2).

Jesucristo es la revelación suprema de Dios al mundo (Hebreos 1:1-2) y el Nuevo Testamento es el que explican el significado de la venida de Cristo. No existe revelación superior, ni religión mejor ni una persona más poderosa que Jesucristo. Él está «muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio,

y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero» (Efesios 1:21).

Por lo tanto, ningún profeta como Mahoma puede ofrecer una revelación divina que reemplace la revelación que tenemos en Cristo. También significa que los supuestos profetas que pretenden «restaurar» el evangelio de Cristo, como Joseph Smith, deben pasar la prueba de fidelidad al Nuevo Testamento.

También es importante saber que…

Se han iniciado muchos movimientos religiosos mundiales basados en supuestas apariciones angelicales. William Branham, por ejemplo, negaba la Trinidad y tergiversaba otras doctrinas cristianas importantes, afirmando que un ángel, en una «cueva secreta», le había encomendado la misión de ser el mensajero de Dios de la hora final. Branham describió al ángel como «un hombre enorme», descalzo y «de piel oscura» que lo acompañaba (oculto para el público) en su ministerio de milagros, y en determinado momento, llegó a decir que el ángel era Jesús mismo.

¿Los encuentros con los ángeles producen sensación de bienestar?

Muchos afirman…

Los ángeles se reconocen porque son consoladores. Algunos guías, especialmente los vinculados al movimiento de la Nueva Era, promueven el entusiasmo curioso por las experiencias angelicales. Difícilmente reconocerán que los encuentros con ángeles fueron proyecciones personales de la imaginación o, peor aún, encuentros con espíritus malos.

Doreen Virtue enumera algunos criterios que la gente puede usar para diferenciar los ángeles genuinos de otro tipo de experiencias. Una verdadera experiencia con ángeles, según ella, será «tierna y mimosa», nos hará sentir reconfortados. «Una profunda convicción de que “es real”» también es una buena señal. Un encuentro auténtico con ángeles se «sentirá como algo natural». Además, un encuentro angelical debería ser «energizante», «positivo y enriquecedor» y parecer «verdadero y con sentido». Los ángeles suelen comenzar sus oraciones «con la palabra tú o yo», nos hacen sentir «que alguien nos está hablando», «nos piden que obremos de inmediato» y pueden estar acompañadas de «hermosas y etéreas melodías de música “celestial”».

La Biblia enseña…

Una grata sensación de bienestar no es garantía de que una experiencia sea positiva, ni de que provenga de un santo ángel de Dios. Necesitamos tener presente que «Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia» (2 Corintios 11:14-15).

Aunque no es fácil probar el encuentro personal con un ángel, la Biblia nos ayuda a reconocer cuándo dichos planteos son falsos, ya sea porque fueron producto de la imaginación de la persona o porque se trataba de un demonio. Los verdaderos ángeles de Dios: glorifican a Jesucristo (Luc. 2:11-14; Heb. 1:6).

contradicen las enseñanzas bíblicas de los apóstoles (Gálatas 1:8; 2 Corintios 11:14; 1 Timoteo 4:1; 1 Juan 4:1). el cristianismo (Efesios 2:19-20; 3:5; Judas 3). espiritual a quienes no creen en Cristo, porque esas bendiciones solo vienen de Él (Romanos 5:1-11; Efesios 1:4-14).

También es importante saber…

Si bien es cierto que es más fácil cuestionar los testimonios de encuentros con ángeles que probar que efectivamente sucedieron, esto no debería inquietar a los cristianos porque no hay ninguna doctrina bíblica fundada exclusivamente en el testimonio de un ángel. Podemos concluir, entonces, que alguien vio realmente un ángel si su experiencia concuerda con las Escrituras, aunque convendría ser cautelosos y no dar

demasiada importancia o valor a sus testimonios.

¿Debemos tener un trato Familiar con los ángeles? ¡NO!

Muchos afirman…

Los ángeles quieren ser nuestros amigos. Terry Lynn Taylor, una entusiasta de los ángeles dice: «En definitiva, mi sugerencia es que te conviertas en el mejor amigo de tu ángel de la guarda. Haz de cuenta que tienes un amigo invisible que es testigo de todo lo que te pasa y con quien compartes tus pensamientos».21

Según la escritora Eileen Elias Freeman: «Los ángeles quieren ser nuestros amigos. Son compañeros de viaje de la vida en este planeta que, desde la antigüedad, enriquecen grandemente nuestra vida con su amor, luz y sabiduría».22 Steven Brooks, un ministro «apostólico-profético» exhorta a los cristianos a cultivar relaciones con «nuestros amigos, los ángeles».

Doreen Virtue escribe: «Una forma de conocerlos [a los ángeles] aún mejor es preguntarles sus nombres». Carlos Santana, el guitarrista de rock hizo precisamente eso y dice que desde 1994 ha estado en contacto con un ángel llamado Metatron que se asemeja a Papá Noel («un viejo bonachón, con una barba blanca») y que maneja su «voz interior».

La Biblia Enseña…

Los ángeles no son «amigos», Jesucristo es nuestro amigo. Es más, Jesús es el mejor amigo que podemos tener.

Jesús es nuestro amigo fiel: Jesucristo dijo: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré». Hebreos 13:5

Él nos eligió para ser sus amigos: «Los he llamado amigos … yo los escogí a ustedes». Juan 15:15-16

Nos perdona: «Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados». Colosenses 2:13

Nos salva: «Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo». Hechos 16:30-31

Hace que todo resulte para bien: «Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito». Romanos 8:28

Nos da una vida nueva: «Si alguno está en Cristo, es una nueva creación». 2 Corintios 5:17

Nos hace sus hijos amados: «¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios!» 1 Juan 3:1-2

Las Escrituras enseñan con claridad que al único ser sobrenatural a quien deberíamos orar e invocar es al Señor (Mateo 6:9). No hay nadie en la Biblia que invoque a un ángel, ore a un ángel, pida a Dios la compañía de un ángel ni llame «amigo» a un ángel.

También es importante saber…

El intenso interés en tener ángeles como compañeros y amigos sea tal vez reflejo de alguna de las siguientes ideas erróneas sobre Dios: mucha gente cree que los ángeles y los santos son más compasivos y más accesibles que el Padre o que su Hijo Jesucristo. Es una pena, porque el amor de Dios revelado en Cristo es inconmensurable ( Juan 3:16; 15:9-13; Romanos 5:8; Efesios 5:1-2). Dios anima a los creyentes a llamarlo Abba (que en arameo significa «papá») y los invita a acercarse «confiadamente al trono de la gracia» en el momento de necesidad (Romanos 8:14-17; Hebreos 4:16). promueven la idea de Dios que pregona la Nueva Era, como el «Todo» divino: Dios es todo, o de alguna manera, todo es parte de Dios (panteísmo). La Biblia, en cambio, enseña que Dios es el Creador personal del universo y que nosotros y los ángeles somos sus criaturas (Génesis 1:1; Salmo 100:3; Romanos 1:25).

¿Jesús no es mas que un ángel?

Muchos afirman…

Jesús es el arcángel Miguel (Patética creencia). Algunos grupos religiosos, tal vez el más notorio sea el de los Testigos de Jehová, creen que Jesús no era Dios, sino que se trataba del arcángel Miguel. Según su revista oficial La Atalaya: «El ángel principal, tanto en poder como en autoridad, es el arcángel, Jesucristo, a quien también se llama Miguel».26 Entienden que cuando Pablo afirma que el Señor Jesús descenderá del cielo «con voz de arcángel» (1 Tesalonicenses 4:16), Jesús es el arcángel. Como en Judas 9 a Miguel se lo llama «el arcángel», los Testigos de Jehová concluyen que Jesús debe ser Miguel. También creen que el «ángel de Jehová» (o el «ángel del Señor») del Antiguo Testamento es una descripción de Cristo en tanto ángel creado.

La Biblia enseña …

Jesucristo no es el arcángel Miguel. Daniel 10:13 describe a Miguel como «uno de los príncipes de primer rango», mostrando que aunque era uno de los principales ángeles no dominaba sobre todos los ángeles. (El término «arcángel» significa: el ángel principal.) Miguel era un ángel con la misión especial de proteger a Israel (Daniel 10:21; 12:1). Cristo, en cambio, es el creador de los ángeles (Colosenses 1:16) y digno de la adoración de todos los ángeles (Hebreos 1:6; Apocalipsis 5:13-14). Jesús es infinitamente superior a los ángeles.

Cuando Pablo dice: «El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios» (1 Tesalonicenses 4:16), la idea es que un arcángel anunciará el descenso del Señor y no que el Señor sea un arcángel ni que tenga una voz arcangélica. (Lo extraño sería decir que Cristo mismo tendrá «voz de arcángel» si fuera efectivamente un arcángel.) Según Judas 9, el arcángel Miguel se negó a maldecir al diablo porque entendía que proferir ese juicio correspondía al Señor. Jesús, el Señor, juzgará al diablo, a sus ángeles caídos y a todas las criaturas (Mateo 25:31-33; Juan 5:22-23; Apocalipsis 20:7-15).

También es importante saber que..

El término ángel, en hebreo y en griego, significa «mensajero», y generalmente, aunque no siempre, se refiere a las criaturas espirituales creadas para servir como mensajeros de Dios (Hebreos. 1:7,14). Es posible que la expresión del Antiguo Testamento al «ángel de Señor» sea una referencia a Cristo (antes de convertirse en hombre) en cuanto mensajero de Dios el Padre, lo que concuerda con la creencia cristiana en Jesús como Dios (el Hijo), dado que en el Antiguo Testamento hay varias alusiones al ángel del Señor como si fuera Dios el Señor (Génesis 16:10-13; 22:11-12; 32:24- 30; Éxodo 3:1-8; 23:20-25; Jueces 2:1-3; 6:11-27; 13:3-22). En la historia de la iglesia, la mayoría de los cristianos han interpretado estos pasajes como teofanías: manifestaciones de Dios, específicamente en la persona encarnada del Hijo de Dios ( Juan 8:56-59; 1 Corintios 10:4,9; Judas 4-5).

Publicado por Pastor Damián Ayala.


¡Torciendo el Evangelio de Cristo!

¡Torciendo el Evangelio de Cristo!

 Por Pastor Damián Ayala.
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.” (Juan 20.30, RVR60)

Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir. Amén.” (Juan 21.25, RVR60)

Fueron los versos que me recitó una persona para respaldar sus prácticas no Bíblicas y anti-bíblicas. Me quedé sorprendido de la habilidad del hombre cuando quiere torcer la Palabra y su verdadero significado.

Después de un tiempo entré al blog de un conocido Católico con quien he tenido largos debates sobre temas importantes de la Palabra y pude ver un artículo que usaba este mismo verso (Juan 21.25, RVR60) para fundamentar las mil y una tradiciones que ellos tienen que por supuesto no están registradas en la Palabra. Otra vez quede atónito.

¡Qué fácil! si se trata de añadirle a la Palabra sólo, hay que buscar un lugar donde la misma calla para aportarle.

Dos corrientes con el mismo propósito, Torcer la Palabra, para encajarla en doctrinas y tradiciones anti-bíblicas.

No hay duda que el hombre es torcedor de la verdad por naturaleza. Se imaginan si el Señor no nos hubiera dejado su Palabra, si dejando su Escritura y su Espíritu los hombres la tuercen, se imaginan si no nos deja nada. No hay duda que es grande en misericordia.

Muchos podrán decir ¿Qué quiso decir el Espíritu Santo, en, Hizo además Jesús muchas otras señales, o Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús?

Comencemos con muchas otras señales (Juan 20.30, RVR60)

Lo que nosotros llamamos “milagros de Jesús”, él los llamaba señales. Este término es utilizado respecto de las cosas indicativas de algo más allá del mero hecho de que sucedieron (por más milagroso que haya sido ese hecho).

“Muchas otras” se refiere no sólo a las mencionadas en los evangelios sinópticos sino a las que Juan ya había mencionado en Juan 2:23; Juan 2:11 y Juan 12:37.

Los milagros no fueron hechos simplemente para agradar al oído o impresionar a los demás; ni siquiera los hizo sólo para que creyeran en él. Jesucristo hizo estos milagros como una señal de que era Dios encarnado, de que era el Mesías, como señal de su poder y autoridad.

Jesucristo hizo muchas señales, y no todas están escritas en este libro. Juan hizo una selección de acuerdo al propósito que tenía en mente. Mucho de lo que sucedió fue omitido. Dios escogió incluir aquí aquellas señales que creyó convenientes, de entre las centenares y quizás millares que el Señor Jesús llevó a cabo en su vida terrenal.

Jesucristo realizó dichas señales en presencia de sus discípulos, a quienes escogió como testigos. Después de resucitado el Señor les dio una serie de pruebas indubitables (Hch. 1:2–9), y se presentó a los testigos escogidos por él, a sus verdaderos y sinceros discípulos.[1]

En cuanto a:

otras muchas cosas que hizo Jesús (Juan 21.25, RVR60)

Este versículo es paralelo a (Juan 20.30, RVR60)

Al escribir su evangelio Juan no tenía intención de ser completo sino de hacer una selección cuidadosa—y lo hizo guiado por el Espíritu Santo. Sobre Jesús hay mucho más que aquello que conocemos. Es obvia la exageración en cuanto a que el material sobre la vida de Jesucristo no cabría en todos los libros del mundo. Sin embargo, tanto el lector como el escritor entienden que no se trata de una exageración mentirosa, sino que habla de la infinita riqueza de las obras de amor y poder del Señor Jesús. Un relato completo de la vida de Jesucristo sería prácticamente infinito.[1]

¿A qué se refiere el Espíritu Santo con: Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús?

Se refiere también a los milagros, por ejemplo: Juan 4:45 Es lógico que es imposible registrar todas las cosas que Jesús realizo.

Con este verso les daré otro ejemplo:

Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados; y toda la ciudad se agolpó a la puerta. Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían.” (Marcos 1.32–34, RVR60)

Se imaginan si Juan se pusiera a escribir cada una de las escenas de este verso. El relatar todas las cosas que hizo Jesús en esa noche sería titánico. Pueden ver, le  trajeron todos los enfermos y endemoniados y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios… Al decir otras muchas cosas que hizo Jesús. Se refiere a todo lo que fue imposible registrar en papel y tinta por la cantidad de cosas que el Señor realizo en su vida.

En la Palabra quedó registrado sólo lo que el Señor quiso, nos dio el resumen perfecto de la vida y obra de Cristo, nada se le pasó de lo que él quiso enseñarnos.

Todo lo de más son cuestiones de hombres, la carne trabajando con el diablo para manchar lo que es puro y perfecto.

Hermanos, conformémonos con la hermosa Palabra de Dios y su Sana Doctrina.

Dios los bendiga.

1 Palau, L. (1991). Comentario bı́blico del continente nuevo: San Juan II (214). Miami, FL: Editorial Unilit.


La sangre de Juan Pablo II llega mañana a México

La sangre de Juan Pablo II llega mañana a México

Este fue el encabezado en uno de los periódicos mas reconocidos en Mexico. [1]

En CNN Mexico [2]  Informaron que tanto la sangre como las reliquias de Juan Pablo II fueron traídas a Mexico para que la comunidad Católica las Idolatrara, perdón las veneraran, y no solo eso amigos lo mejor de todo es que las llevaran de paseo, si de paseo usted esta leyendo bien esto no es un error “en total visitará 91 circunscripciones eclesiásticas, estamos hablando de 18 arzobispados y tres preladuras territoriales, las demás son diócesis en distintos lugares”, precisó Rodríguez Gómez, y Creo que al final les darán un paseo por el lago de Chapultepec.

La verdad que pena me da la noticia, pues esto no solo involucra a gente ignorante sino a personas de todos los niveles sociales, culturales y económicos.

La noticia reza así en cuanto a la sangre:

La sangre que contiene el relicario que llegará este miércoles a México, le fue extraída a Juan Pablo II horas antes de morir, por personal médico, previendo que pudiera necesitar una transfusión, según el Obispo.

En total se conservan cuatro ampolletas, una en el Centro Hemotransfucional del Hospital Niño Jesús donde se guardó la sangre; dos más entregadas a Stanislao Dziwizs, secretario particular de Juan Pablo, que fueron donadas para su  (Idolatría, perdón)  veneración en un santuario de Cracovia y la que actualmente se conserva en el sagrario de la Basílica de San Pedro y que hoy está en México.

El pasado uno de mayo, durante la ceremonia de beatificación de Juan Pablo II en Roma, la reliquia que hoy está en México fue presentada por primera vez para su veneración ante los fieles, dentro de un relicario custodiado (no fuera que alguien se las robara) por la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice.

Amigos y hermanos, este es el nivel mas alto de Idolatría a los muertos que puede existir en esta Iglesia, el traer la sangre de un muerto como algo que venerar es la cosa mas enferma que e visto, estas son sus tradiciones, la verdad como dice el video de youtube, TENGO MIEDO. nos dicen locos a los evangélico, el papa nos tacha de sectarios [3], ¿como ven?, se me hace que los locos y sectarios son otros.

Bien diría Cristo “Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.” (Mateo 15:14 RVR60)

Cuando veo esto siempre digo, que bueno que se la verdad y soy libre de todas estas tradiciones malvadas, gracias a Cristo solo veneramos al que lo merece y solo amamos la sangre de aquel que nos salvo Jesucristo el justo.

Dios los bendiga.

Publicado por Pastor Damián Ayala.

1.- http://www.eluniversal.com.mx/notas/786306.html

2.-http://mexico.cnn.com/nacional/2011/08/17/catolicos-mexicanos-veneraran-relicario-con-la-sangre-de-juan-pablo-ii

3.- http://www.noticiacristiana.com/iglesia/ecumenismo/2011/09/benedicto-xvi-cataloga-de-sectas-evangelicas-a-las-iglesias-pentecostales-video.html


El Ataque del Islam a la Cruz de Cristo (2)

El Ataque del Islam a la Cruz de Cristo
por Pablo Santomauro
(2)

En la primera parte de este artículo comenzamos a refutar la teoría sostenida por el Corán y defendida por los apologistas del Islam de que Jesús no fue crucificado. Seguimos enfocándonos en la afirmación de que el cuerpo de la resurrección, según los comentaristas musulmanes, no será corporal sino en forma de espíritu. Al insistir que el cuerpo de la resurrección será incorpóreo, los musulmanes contradicen todo lo que el Corán expresa con respecto a la vida en el paraíso.

Son varios los pasajes del Corán que describen algunas de las características de esa vida en la eternidad, i.e., vida después de la resurrección. Las suras 2:25; 4:57; 65:11, etc., nos describen el jardín eterno, las esposas “purificadas”, los frutos, los arroyos de agua, de leche, de miel y de vino. Difícilmente algo que pueda disfrutarse con un cuerpo invisible.

Tomemos como ejemplo la sura 44:51-59, una descripción del paraíso tomada del Corán publicado por Tahrike Tarsile Qu’ran, Inc., Elmhurst, New York, versión en español, p. 573. En este pasaje se describe la clase de “compañía” femenina que tendrán los hombres en el paraíso. La aleya 54 expresa: “Y les daremos huríes de grandes ojos.” Al pie de la misma página encontramos una descripción de lo que son las huríes: “Las huríes son doncellas del paraíso, libres de defectos físicos y morales, de ojos cuyo negro iris contrasta fuertemente con el blanco que lo rodea.”

Profundizando un poco más, el mismo Corán nos rinde más información sobre el paraíso y sus placeres:

@ Las huríes serán vírgenes, no tocadas hasta entonces por hombre ni genio, de recatado mirar, buenas, bellas …” Corán 55:46-78

@ En el paraíso habrá jóvenes criados de eterna juventud, vino que no dará dolor de cabeza ni embriagará. Corán 56:17,19

@ “… nosotros [Alá] las hemos formado [a las huríes] de manera especial y hecho vírgenes … de una misma edad, afectuosas …” Corán 56: 35-37

@ “Serán de túrgidos senos, de una misma edad …” Corán 78:33

Análisis: Es obvio que en el paraíso sexualmente orientado del islam, la forma física y corporal juega un rol preponderante marcado por la presencia de huríes con bellos ojos, voluptuosos senos, vírgenes, etc. Después de todo, va a ser muy difícil acariciar los túrgidos senos si uno no tiene unas túrgidas manos. A su vez, la ausencia de dolores de cabeza provocados por el exceso de vino sería algo vano de resaltar si uno no tiene cabeza. Queda en evidencia, de esta forma, ya sea la mentira del apologista islámico, o en su defecto, la falta de conocimiento que exhibe acerca de su propio libro sagrado. No estamos aquí afirmando la legitimidad del Corán, sino la insensatez de los autores del mensaje en la página islámica, quienes en su desesperación por atacar la cruz de Cristo no dudan en contradecir sus propias creencias.

Un segundo argumento manejado por la página en cuestión es el siguiente (hemos citado el pasaje textualmente sin corregir los errores ortográficos, gramaticales y sintácticos):

“EL MILAGRO DE JESUS:
Los fariseos estaban pidiendo a Jesús una señal para asegurarse de que Jesús era un verdadero Profeta de Dios, dijeron:
” Maestro, deseamos ver de ti señal. El respondió y les dijo: La generación mala y adultera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del Profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches , así estará el hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. ” (S. Mateo 12:38-40)
El profeta Jonás estaba viviendo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, también estaba viviendo cuando lo expulsó el gran pez a la costa. Ese es el milagro de Jonás en el cual creen los judíos, cristianos y musulmanes, las tres religiones creen en que Jonás estaba viviendo tres días y tres noches en el vientre del gran pez.
Y yo hago a nuestros amigos cristianos una sencilla pregunta:
¿ Si Jesús hubiera sido {muerto} como pretenden en el corazón de la tierra tres días y tres noches, su señal sería como lo de Jonás estaba {vivo} en el vientre del gran pez tres días y tres noches ?
La respuesta es : NO.
La verdad es que la señal de Jesús sólo puede ser igual a la de Jonás porque al igual que estuvo Jonás {vivo} en el vientre del gran pez, también Jesús estuvo {vivo} en el corazón de la tierra (la cueva) porque Dios le salvó de la muerte sobre la cruz al igual que salvó a Jonás de la muerte.
Entonces Jesús no murió sobre la cruz.
CONCLUSIÓN DE LA PRIMERA PARTE:
Entonces estamos ante dos vías:
@O bien la señal de Jesús no es como la de Jonás: cuando los cristianos pretenden que Jesús estuvo {muerto} en el corazón de la tierra, en cambio Jonás estuvo {vivo} en el vientre del gran pez.
@ O bien Jesús no murió sobre la cruz (como creen los musulmanes), de esta forma su señal será semejante a la de Jonás. [sic]

Refutación nuestra

El argumento fue creado, o al menos popularizado, por Ahmed Deedat, en 1976. Este hombre dedicó gran parte de su vida a atacar la Biblia y la fe cristiana viciosamente con argumentos nada académicos. Tal fue así, que el gobierno australiano tuvo que poner un alto a sus excesos amenazándolo con la deportación. Deedat sufrió un ataque cerebral en 1996, en el cual perdió el habla y la movilidad. Muere en agosto del 2005, habiendo vivido los últimos nueve años de su vida discapacitado. Los autores de la página deislamenlínea.com no tuvieron la cortesía de darle crédito por el argumento de la “señal del profeta Jonás.”

Puesto en forma sistemática, el argumento se propone de la siguiente forma:

1. Jesucristo dijo que la única señal que los judíos recibirían de que él era el Mesías, sería la del profeta Jonás. Como Jonás estuvo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así el Hijo del Hombre estaría en el corazón de la tierra tres días y tres noches (Mat. 12:39-40).

2. Es aceptado generalmente que Jonás estuvo en el vientre del gran pez por tres días durante los cuales permaneció vivo, hasta que finalmente el pez lo vomitó en la playa.

3. Como Jesucristo estableció el paralelismo con Jonás, es lógico concluir que Jesucristo, al igual que Jonás, estuvo vivo durante el tiempo que permaneció en la tumba.

La hipótesis de Deedat implica que Jesús fue bajado vivo de la cruz y fue revivido en la tumba, de la cual salió para luego presentarse a los discípulos. En realidad, en este sentido, Deedat no presenta nada nuevo. La teoría del “desmayo” o de “la muerte aparente” de Jesús en la cruz, fue propuesta por Karl Bahrdt y Karl Venturini en el siglo 18. La teoría fue pulverizada y puesta en ridículo por David Strauss y otros racionalistas en el siglo 19. Téngase en cuenta que los que refutaron la teoría fueron en principio, gente que no creía en la resurrección de Cristo; esto por sí solo, es contundente. No es nuestro objetivo expander en estos argumentos, ni en los aspectos clínico-médicos que prueban más allá de toda duda que Jesucristo sí murió en la crucifixión, sino más bien denunciar el manejo espurio y deshonesto de la Biblia por parte de los apologistas musulmanes, así como las incoherencias y contradicciones en su razonamiento. Una razón por la cual hemos considerado necesario refutar estos reclamos es porque ya hay una infinidad de páginas islámicas que lo manejan como si fuera un argumento irrebatible.

Análisis:

1. La hipótesis de Deedat propone que Cristo fue crucificado, por ende contradice el propio Corán, el cual dice que Cristo NO fue crucificado. Corán 4:157 – “Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá, siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así.” (énfasis nuestro).

2. Concentrándose únicamente en la “señal de Jonás”, el argumento conlleva en sí la falacia de la evidencia parcial. No toma en cuenta la multitud de elementos de prueba por la muerte de Jesucristo, no solamente aquellos registrados en la Biblia, sino los documentos y testimonios históricos extra-bíblicos.

3. El propio Jesucristo anunció su muerte a manos de los líderes de la nación en varias ocasiones — Mateo 15:21; 17:22-23; 20:17-19. Los anuncios son corroborados por los otros tres evangelistas: Marcos 8:31; 10: 33-34; Lucas 9:22; 18:31; Juan 12:30-33.

4. Su muerte, resurrección, y el lapso de tiempo entre ambas es anunciado también en Juan 2: 18-22:

“Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto? Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? Mas él hablaba del templo de su cuerpo. Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho.”

5. Al ignorar la evidencia anterior, los apologistas del islam hacen de Jesucristo un mentiroso y un falso profeta. Esto es muy significativo porque ellos se llenan la boca al decir que creen en Jesús como uno de los profetas de Dios. ¿Cómo pueden decir que Jesús fue un profeta si lo exponen como un individuo con una seria deficiencia moral? ¿Miente un profeta de Dios? La única salida que tienen es decir que el Nuevo Testamento fue alterado. Al hacer eso chocan de frente contra la erudición que atesta por la integridad textual del Nuevo Testamento. Además, tendrían la responsabilidad de explicar por qué ciertos textos de la Biblia son aceptados por ellos y otros no, o sea, qué base académica tienen para seleccionar los textos que son legítimos y los que han sido alterados o interpolados. No pueden hacerlo.

6. ¿Y qué hay respecto a la señal de Jonás? ¿Están en lo correcto los que dicen que como Jonás no murió, Jesucristo tampoco? Es obvio que el Señor Deedat, así como las páginas islámicas que repiten su argumento, carecen del conocimiento necesario para interpretar la Biblia. Jonás es considerado por los eruditos como una tipología de Cristo. Un “tipo” (símbolo o figura) es una impresión, un objeto o un suceso en el Antiguo Testamento que anuncia, señala o representa la venida del Mesías, Su persona y/o su obra. Una tipología no es una réplica exacta. Existen similitudes, pero no se trata de una copia. Jesucristo simplemente establece en Mateo 12:39-40, que la experiencia de tres días de Jonás, sería representativa de lo que sucedería con él, específicamente su muerte y su resurrección en tres días. El paralelismo que exigen los apologistas islámicos (que como Jonás se mantuvo con vida dentro del gran pez, Jesús de igual manera se mantuvo vivo en la tumba) no es sugerido por Cristo, ni es exigido por la figura literaria utilizada (tipología).

7. Otros ejemplos para mostrar que una tipología no es una representación exacta de una persona, objeto o evento, los encontramos en:

i. Adán – tipología de Cristo (Rom. 5:14). De acuerdo con el razonamiento musulmán, Cristo tendría que haber pecado, ya que Adán pecó.

ii. El cordero de Pascua – tipología de Cristo (1 Cor. 5:7). De acuerdo con el razonamiento musulmán, Cristo tendría que haber tenido cuatro extremidades inferiores y su cuerpo cubierto de lana.

iii. La escalera de Jacob – tipología de Cristo (Juan 1:51). De acuerdo con los apologistas musulmanes Jesucristo era bien alto, sus pies en la tierra y sus manos tocaban el cielo, y tenía apariencia de escalera.

Es obvio que las tipologías no son réplicas exactas de las personas o eventos hacia los cuales señalan, aunque las similitudes pueden ser notables. Claramente, la señal de Jonás para los habitantes de Nínive fue prácticamente haber vuelto de la muerte luego de tres días, y es comprensible que así les haya parecido cuando vieron con sus propios ojos a Jonás recién salido del pez, una escena no apta para cardíacos. La similitud con Cristo, quien volvió de las garras de la muerte luego de un período semejante, es patente. Hablando de semejante, eso es lo que los tipos y antetipos tienen en común, una semejanza, no una imitación perfecta, pero también tienen diferencias. Así como el apóstol Pablo enseña la similitud entre Adán y Cristo en Romanos 5, su pluma se apresura a establecer la superioridad de Cristo. Del mismo modo, Cristo dice, luego de proclamar la señal que sería dada a los fariseos y escribas, que “mucho más que Jonás” estaba frente a ellos (Mat. 12:41-42).

Anotaciones finales

No existen dudas de que los enemigos del cristianismo, de todo tipo y color, consideran la doctrina de la resurrección de Cristo el principal pilar para derribar. Es la doctrina más atacada por las falsas religiones, entre ellas, el islam. ¿Por qué? La respuesta la encontramos en 1 Corintios 15:14: “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.” Si la resurrección de Cristo (y su muerte en la cruz) no ocurrió, el calvario no sirvió para nada, la historia de la crucifixión es una mentira y no hubo victoria sobre la muerte. Jesús no es Hijo de Dios y la Biblia es una mentira, ya que dice que Jesucristo ha sido declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos (Rom. 1:4). Los apologistas musulmanes saben a qué le tiran cuando publican una cantidad enorme de material atacando la Biblia y distorsionando la historia misma. El objetivo es debilitar la fe del cristiano, y en un segundo flanco, plantar dudas en aquellos que pueden estar contemplando la conversión a Cristo.

Gracias a Dios podemos decir con confianza que la resurrección de Jesucristo es el hecho sobrenatural mejor atestado de la historia; todo intento por desacreditarlo ha fracasado catastróficamente, de la misma forma que fallan las estratagemas de los apologistas del islam.<>

——-

Referencias:

1. Corán 4:169; 5:19; 5:72, 73; 7:112; 9:30; 10:68; 17:111; 43:19 etc.
2. Corán 19:30; 43:19.
3. Corán 33:40; “El profeta dice: Cada mensajero fue enviado a su propia nación, yo fui enviado a toda la humanidad.” Al Bujarí, “Jihad”, p.122. cit.http://www.islamanswers.net/Prophets/Muhammad.htm
4. Corán 4:157-58.
5. Al Bujarí (2222); Muslim (155).
6. Saheeh by al-Albaani in al-Silsilah al-Saheehah (2182).
7. Corán 22:5-7; 50:11-19, y por inferencia todos los pasajes del Corán que hablan de la Resurrección y el Juicio Final.
8. Lightfoot, J. B., The Apostolic Fathers, p. 156 ff, cit.www.ankerberg.org/Articles/theological-dictionary/TD0304W1.htm
9. www.ankerberg.org/Articles/theological-dictionary/TD0304W1.htm
10. A. A. Abdul-Haqq, Sharing Your Faith with a Muslim, pp. 133-36, cit. ibid.
11. F. F. Bruce, Jesus and Christian Origins outside the New Testament, p. 179, cit. ibid. ofhttp://answering-islam.org/Barnabas/saleeb.html
12. Longsdale and Luara Ragg, The Gospel of Barnabas (Oxford: Clarendon Press, 1907), xxxvii, J. Jomier, Egypte: Reflexions sur la Recontre al-Azhar (Vatican au Caire, avil 1978), cited by Slomp, 104, cit. http://answering-islam.org/Barnabas/saleeb.html
13. http://www.islamenlinea.com/relig-comparadas/cruci1.html
14. Ibid.

*Este Escrito ha sido Publicado en este blog con el Permiso del apologista Pablo Santomauro*

Este articulo fue tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel

Publicado por Pastor: Damián Ayala


“¿Las creencias y prácticas Católicas son Bíblicas?”

“¿Las creencias y prácticas Católicas son Bíblicas?”

Por: Got Questions Ministries

El punto concerniente a cualquier iglesia y sus prácticas debe ser “¿Es bíblico?” Si una enseñanza es bíblica (tomada en contexto) debe ser adoptada. Si no lo es, debe ser rechazada. Dios está más interesado en si una iglesia está haciendo Su voluntad y obedeciendo Su Palabra que en si puede trazar una línea de sucesión ascendiente a los apóstoles de Jesús. Jesús estaba muy preocupado acerca del abandono de la Palabra de Dios por seguir las tradiciones de los hombres (Marcos 7:7). Las tradiciones no son inherentemente inválidas; hay algunas tradiciones buenas y valiosas. Nuevamente, el punto debe ser si una doctrina, práctica, o tradición es bíblica. ¿Cómo entonces se compara la Iglesia Católica Romana con las enseñanzas de la Palabra de Dios?

Salvación: La Iglesia Católica Romana enseña que la salvación es por la regeneración bautismal y es mantenida a través de los sacramentos católicos, a menos que se cometa un acto pecaminoso voluntario que rompa el estado de gracia santificada. La Biblia enseña que somos salvados por gracia, la cual es recibida simplemente a través de la fe (Efesios 2:8-9), y que las buenas obras son el resultado del cambio en el corazón reformado por la salvación (Efesios 2:10; 2 Corintios 5:17) y el fruto de esa vida nueva en Cristo (Juan 15).

La seguridad de la salvación: La Iglesia Católica Romana enseña que la salvación no puede ser garantizada o asegurada. 1 Juan 5:13 dice que la carta de 1 Juan fue escrita con el propósito de asegurar a los creyentes la CERTEZA de su salvación.

Buenas obras: La Iglesia Católica Romana dice que los cristianos son salvados por obras meritorias (comenzando con el bautismo) y que la salvación es mantenida por buenas obras (recibiendo los sacramentos, la confesión de pecados a un sacerdote, etc.) La Biblia dice que los cristianos son salvados por la gracia a través de la fe en Jesucristo, totalmente aparte de las obras (Tito 3:5; Efesios 2:8-9; Gálatas 3:10-11; Romanos 3:19-24)

Bautismo: El bautismo en el Nuevo Testamento, SIEMPRE es practicado DESPUÉS de la fe salvadora en Cristo. El bautismo no es el medio para la salvación; es la fe en el Evangelio lo que salva (1 Corintios 1:14-18; Romanos 10:13-17). La Iglesia Católica Romana enseña la regeneración bautismal de los infantes, una práctica que nunca es encontrada en la Escritura. La única posible sugerencia del bautismo a infantes en la Biblia que la Iglesia Católica Romana puede señalar, es la de toda la casa del carcelero de Filipos quienes fueron bautizados según lo escrito en Hechos 16:33. Sin embargo, el contexto en ninguna parte menciona a niños. Hechos 16:31 declara que la salvación es por fe. Pablo habló a todos los que estaban en esa casa en el verso 32, y todos los de la casa creyeron (verso 34). Este pasaje solo indica el bautismo de aquellos que ya habían creído, no de infantes.

Oración: La Iglesia Católica Romana enseña que los católicos no solo le oren a Dios, sino que también se hagan peticiones de oración a María y a los santos. Contrariamente a esto, somos enseñados en la Escritura a orar solo a Dios (Mateo 6:9; Lucas 18:1-7).

Sacerdocio: La Iglesia Católica Romana enseña que hay una diferencia entre los clérigos y la “gente laica”, mientras que el Nuevo Testamento enseña que el sacerdocio es de todos los creyentes (1 Pedro 2:9).

Sacramentos: La Iglesia Católica Romana enseña que un creyente es infundido con gracia mediante la recepción de los sacramentos. Tal enseñanza no se encuentra en ninguna parte de la Escritura.

Confesión: La Iglesia Católica Romana enseña que a menos que un creyente esté incapacitado, la única manera de recibir el perdón de los pecados, es mediante la confesión de ellos a un sacerdote. Contrariamente a esto, la Escritura enseña que la confesión de los pecados debe ser hecha a Dios (1 Juan 1:9)

María: La Iglesia Católica Romana enseña, entre otras cosas, que María es la Reina del Cielo, una virgen perpetua, y co-redentora, quien ascendió al cielo. En la Escritura, ella es descrita como una obediente y creyente sierva de Dios, quien se convirtió en la madre de Jesús. Ninguno de los otros atributos mencionados por la Iglesia Católica Romana tiene alguna base en la Biblia. La idea de que María es la co-redentora y otra mediadora entre Dios y el hombre, no solo es extra-bíblico (encontrado solo fuera de la Escritura), sino también anti-bíblico (contrario a la Escritura). Hechos 4:12 declara que Jesús es el único redentor. 1 Timoteo 2:5 proclama que Jesús es el único mediador entre Dios y el hombre.

Se pueden dar muchos otros ejemplos; pero solo con estos puntos, se puede identificar claramente que la Iglesia Católica no es bíblica. Cada denominación cristiana tiene tradiciones y práctica que no están explícitamente basadas en la Escritura. Eso es por lo que la Escritura debe ser la fuente de la fe y la práctica cristiana. La Palabra de Dios es siempre verdadera y confiable. No puede decirse lo mismo de la tradición eclesiástica. Nuestro lema guía debe ser: “¿Qué dice la Escritura?” (Romanos 4:3; Gálatas 4:30; Hechos 7:10). 2 Timoteo 3:16-17 declara que, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Publicado por Pastor Damián Ayala.

La palabra de Dios es tan importante que el Espíritu Santo le dedico el Salmo mas largo 119, es el capitulo mas largo de la palabra.


“¿Cómo puedo reconocer a un falso maestro o un falso profeta?”

“¿Cómo puedo reconocer a un falso maestro o un falso profeta?”

Por: GotQuestions.org

Jesús nos advirtió que vendrían “falsos Cristos y falsos profetas” e intentarían engañar aún a los elegidos (Mateo 24:23-27; ver también 2 Pedro 3:3 y Judas 17-18). La mejor defensa que puedes tener contra la falsedad y los falsos maestros es – conocer la verdad. Para descubrir lo falso, estudia lo verdadero. Cualquier creyente “… que usa bien la palabra de verdad:” (2 Timoteo 2:15), y que hace un cuidadoso estudio de la Biblia, puede identificar la falsa doctrina. Por ejemplo, un creyente que ha leído las actividades del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en Mateo 3:16-17 cuestionará inmediatamente cualquier doctrina que niegue la Trinidad. Por lo tanto, el “paso uno” es estudiar la Biblia y juzgar toda enseñanza bajo la luz de lo que dice la Escritura.

Jesús dijo que “… por el fruto se conoce el árbol” (Mateo 12:33). Cuando buscamos el “fruto”, estas son tres pruebas específicas para aplicar a cualquier maestro y determinar la veracidad de sus enseñanzas:

1) ¿Qué dice este maestro acerca de Jesús? En Mateo 16:15-17, Jesús pregunta, ¿…quién decís que soy yo? Pedro respondió, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” Y por ello Pedro es llamado “bienaventurado”. En 2 Juan 9 leemos, “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.” En otras palabras, Jesucristo y Su obra de redención son de máxima importancia; cuídate de cualquiera que niegue que Jesús es igual a Dios, y que subestime la muerte sustitutiva de Jesús, o rechace la humanidad de Jesús. 1 Juan 2:22 dice, “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.”

2) ¿ Este maestro predica el Evangelio? El Evangelio es definido como las buenas nuevas concernientes a la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, de acuerdo a las Escrituras (1 Corintios 15:1-4). Aunque suenen muy agradable las declaraciones de “Dios te ama”, “Dios quiere que alimentemos a los hambrientos”, y “Dios quiere que seas próspero” ese NO es el mensaje completo del Evangelio de Cristo. Como Pablo advierte en Gálatas 1:7, “… hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.” Nadie, ni siquiera un gran predicador, tiene el derecho de cambiar el mensaje que Dios nos dio. “… Si algunos predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” (Gálatas 1:9)

3) ¿Este maestro demuestra cualidades de carácter que glorifican al Señor? Hablando de falsos maestros, Judas 11 dice, “¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.” En otras palabras, un falso maestro puede ser conocido por su orgullo (el rechazo de Caín al plan de Dios), codicia (la profecía e Balaam por dinero), y rebelión (la autopromoción de Coré sobre la autoridad Moisés)

Para un estudio más profundo, revisa aquellos libros de la Biblia que fueron escritos específicamente para combatir las falsas enseñanzas dentro de la iglesia: Gálatas, 2 Pedro, 2 Juan y Judas. Con frecuencia es difícil detectar un falso maestro o un falso profeta. Eso es a lo que se refiere la frase de un “lobo con piel de oveja”. Satanás y sus demonios se disfrazan como “ángeles de luz” (2 Corintios 11:14), y “…sus ministros se disfrazan como ministros de justicia;…” (2 Corintios 11:15) Solamente estando totalmente familiarizados con la verdad, estaremos en condiciones de reconocer una falsificación.


EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD VIII

EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD VIII

por Carlos Leandro Ramírez

Seguimos analizando una por una, tal cual como aparecen en el libro “La unicidad de Dios”. Las supuestas contradicciones que encuentra David K. Bernard a la doctrina de la trinidad. Las cuales resaltamos en verde:

12. Si al responder a las preguntas 3 a 11 decimos que solo el hijo humano de Dios era limitado en conocimiento y en poder, y que El murió, entonces ¿cómo podemos hablar de “Dios Hijo”? ¿Hay dos Hijos? [1]

Bernard tiene algo de razón en este punto, pero no con respecto a la pluralidad de hijos, si no con el hecho que hijo de Dios es un título que adquiere Jesús en el momento de nacer. En sólo esto acierta Bernard. Si bien la expresión Dios hijo no existe en la Biblia, representa solo un termino convencional escogidos por los trinitarios para identificar a “aquel” (así dice en el griego 1 Timoteo 3:16) que se hizo carne.

Los trinitarios no pensamos que la expresión Dios hijo se refiera a la carne (humanidad de Cristo) con atributos divinos. Si quisiéramos hacer una definición más explícita de la Trinidad lo podríamos poner así: Dios el Padre, el ungido y el Espíritu Santo. Todos tres Dios, cada uno Dios pero un solo Dios.

El ungido murió dice la palabra, e identifica al ungido como el hijo: Romanos 5:8 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” dice que el ungido murió, ahora identifica al que murió como el hijo: Romanos 5:10 “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” Por lo tanto hijo (de Dios) es un título que se puede intercambiar (como muestra textualmente la Biblia) con el término ungido (cristo) aplicado a Jesús.

Y la Biblia dice que Jesús ungido (cristo) vino en carne (1 Juan 4:2), por lo tanto sería correcto decir que el hijo (de Dios) vino en carne. Y esto no es sólo una deducción lógica mía (cosa que hacen si hacen los modalistas para identificar a Jesús con el Padre), la Biblia cita textualmente lo que acabo de exponer, que Dios envió su hijo para que se hiciera carne:

Uno de los favoritos de los unicitarios: Galatas 4:4, en griego dice: “Pero cuando vino la plenitud del tiempo, el Dios envió hacia afuera al hijo de él, habiendo llegado a ser en la mujer, habiendo llegado a ser bajo ley” y las dos expresiones que subrayo aquí, se describen: habiendo llegado a ser: gínomai (g 1096) hacer que sea («gen» –erar), i.e. (refl.) llegar (llegar a ser). La palabra griega no implica creación, formación o inicio de existencia, implica un cambio, una transformación (filipenses 2:7); en, en griego ex (1537) denotandoorigen (el punto de donde procedo el movimiento o acción.

El versículo habla que hay una transformación (gínomai) que ocurre en (ex) la mujer. Pero anterior a eso ya existía una relación filial entre el Padre y el hijo: envió al hijo de él; envió en griego es exapostélo (g 1821) enviar, i.e. (en una misión) despachar, o (perentoriamente) despedir. No se puede enviar, despachar o despedir a alguien que no existe, que es un plan mental. Ya que esto fue antes de la encarnación o manifestación en carne del ungido. de él; antes de esa transformación en la mujer ya existía esa relación filial o interpersonal entre Padre e hijo.

Ven? las enseñanzas unicitarias o modalistas no están si no basadas en el error. El texto griego derriba inmediatamente los argumentos modalistas. Es triste que los cristianos no se preparen como es debido en defensa de la verdad y tal vez puedan convencer a un hermano del error en el que se encuentra sumergido (2 Timoteo 2:25,26).

No definimos Dios hijo como el hijo de Dios, la humanidad de cristo. Definimos Dios hijo para atribuir total y absoluta deidad al ungido que vino en carne (1 Juan 4:2) que nunca cambia (Hebreos 13:8), existía junto con su padre antes de la fundación del mundo (Juan 1:1; 17:5), es enviado al mundo (Juan 3:16) desde el cielo (Juan 6:38) no enviado en el mismo sentido de Juan el bautista como alegan los modalistas. Todos estos textos implican la relación de Jesús (ungido de Dios) como el escogido por su Padre antes de venir en carne. Lo que pasa es que para el sectario la gramática cambia a conveniencia de su doctrina, y cuando los textos ponen en peligro sus enseñanzas entonces el significado de los textos debe cambiar para no descubrir su error.

Ejemplo de esto es que para ellos cuando la Biblia dice Jesucristo (Jesús el ungido [de Dios] en griego) es el mismo de ayer de hoy y por los siglos (Hebreos 13:8, entonces ya esa palabra toma otro significado: Dios el Padre eterno, el único Dios. [2]

La palabra le esta diciendo al modalista que el ungido de Dios, el que murió (romanos 5:8,10), su hijo, nunca cambia (Hebreos 13:8, usa la palabra ungido) afirmando textualmente (ojo, textualmente, no interpretándose) que el ungido es eterno e inmutable (por lo tanto Dios, a pesar de ser ungido por Dios, relación interpersonal) y el modalista no ve esto. Está ciego espiritualmente.

13. ¿A quién adoramos y a quién oramos? Jesús dijo que debemos adorar al Padre (Juan 4:21-24), pero Esteban oró a Jesús (Hechos 7:59-60). [1]

Típico de los sectarios. Jesús no enseñó que debemos orar al Padre, no le corte al texto señor Bernard, Jesús enseñó que debemos orar (esto está incluido en la adoración) al Padre en espíritu y en verdad, porque el Padre es espíritu (espiritual). Si lo leemos como lo expresa Bernard arriba “debemos adorar al Padre”, entenderíamos que Jesús enseñó que sólo al Padre debemos adorar (¿ven la trampa?) y como Esteban oró a Jesús entonces sólo Jesús recibe oración, por lo tanto, Jesús y sólo Jesús es el Padre. Esta es la propuesta unicitaria.

Pero Jesús enseñó que el Padre recibe adoración en espíritu y en verdad, porque tales adoradores busca (Juan 4:23), esto no excluye que “otro” pueda recibir adoración (u oración para el caso), esta hablando del modus de la adoración al Padre.

Es más el mismo Padre dice: “Adórenle todos los ángeles de Dios” (Hebreos 1:6) refiriéndose al hijo, no a la “deidad en el hijo” como explica Bernard, este texto no está en la Biblia, esta es una interpretación unicitaria.

Por lo tanto hay dos que pueden recibir adoración: el Padre y El hijo. Porque Bernard discrimina que sólo el Padre? No es tan obvio en el texto bíblico que el hijo puede recibir adoración también, que los Testigos de Jehová lo tienen que modificar “ríndale homenaje”para que alguien con sentido común y sincero no entienda que el hijo (de Dios) también recibe adoración?

Gracias señor Bernard, porque me da en este pasaje un argumento para denunciar sus trampas, como falto de sinceridad en cuanto a sus enseñanzas.

¿Porque me expreso así? Porque las personas que leen el libro (la Unicidad de Dios) y están “encantadas” con la doctrina y sus enseñanzas, no se dan cuenta que Bernard con esta pregunta se está contradiciendo. Como he mostrado antes, cambia las explicaciones y conceptos a medida que tiene que sortear deshonestamente su doctrina a través de la Biblia.

Se los voy a demostrar. ¿Recuerdan su pregunta No. 11?:

¿Si el Hijo es eterno e inmutable (invariable), ¿cómo puede el reino del Hijo tener un fin? (I Corintios 15:24-28). [1]

En esta pregunta Bernard establece que el hijo tiene el control, dominio, reino temporal de todo y que luego se sujetará (dejara de existir) al Padre y le entregará todo. Dios en su papel de hijo tiene el dominio sobre todo y terminará ese papel y lo dominará en su Papel de Dios Padre. (esta explicación unicitaria “es la salvadora” a la contradicción que encuentra Bernard en la trinidad) [3]

Bueno, Bernard se da la respuesta a su pregunta engañosa. Jesús es Dios (no en su Papel como hijo) si no como el hijo de Dios (hijo, implica relación interpersonal, doctrina de la Trinidad) y ahora ocurre que el hijo de Dios tiene el control sobre todo, cumpliendo así la profecía en el salmo 2:8; salmo 110:3. por esto Esteban ora a Jesús, porque en el versículo 56 del capítulo 7 de Hechos dice: y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios”.

Es mas Esteban habla del hijo de hombre (para destruir el jueguito unicitario de las naturalezas de Jesús), y a este hijo de hombre, lo identifica como a Jesús y sabiendo ya Esteban que a este hijo de hombre se le había dado todo el poder y la autoridad (salmo 110), le pidió, tal cual cristo le pidió al Padre en la hora de su muerte (historia que debió conocer Esteban), guardara su espíritu.

Identificando así a Jesús con el hijo del hombre y igualando al hijo del hombre con Dios Padre (ojo, igualando, no identificando, Dios Padre no es carne, es espíritu) (Juan 4:24). Que hermosa la Palabra de Dios, que unidad tan perfecta!

Cristo siempre mandó que pidieran al Padre, que él (Cristo) lo haría (Juan 14:13; 14) o el Padre se los daría (no haría, si no daría, es diferente) (Juan 15:16; 16:24). El Padre da (ordena, permite) cristo da (ejecuta, hace), no se contradice cristo en ninguna forma, ni mucho menos se identifica con el Padre. Miren la humillación de cristo tan sublime, que estando en tierra, sin haber consumado (19:30) su obra de gloria, siempre estuvo sujeto en autoridad al Padre. Hermoso señor Jesús, debemos aprender de él.

Sólo cuando es exaltado (Hebreos 1), luego de resucitar (Hechos 2:31-36) Dios le hizo Señor y Cristo. Por lo tanto Esteban pudo orar así a Jesús, porque ahora Jesús ya no estaba en humillación, si no que era el Señor y su nombre es sobre todo nombre (Filipenses 2:9), esto lo hizo Dios [Padre] (Isaías 9:7; Filipenses 2:9). Recuerde Jesús es el sujeto pasivo, la gramática es clara. Si hay un sujeto pasivo, hay un sujeto activo. Uno exalta a otro que se había humillado. Al menos dos personas.

El unicitario habla sobre la doctrina la Trinidad refiriendo que no está textualmente en la Biblia, pero su doctrina de Jesús en un papel y como otro papel, tampoco está en la Biblia. Es mas los textos la refutan al mostrar voluntades, amor, sujeción, obediencia, y preposiciones que expresan relación interpersonal.

Es textualmente hablando, tan evidente que Jesús no es el Padre, que los cristianos tuvieron que esforzarse a través de los tiempos en demostrar la deidad del Cristo, para defenderse de las doctrinas que atacaban la Deidad del señor. Al afirmar la iglesia que Cristo es Dios, confirma la Trinidad porque esta clarito que Jesús no es el Padre, es el enviado, gramaticalmente la Biblia los muestra como seres individuales.

Como motivo de esto tenemos los mal traducido textos de la reina Valera Isaías 9:6 y 1 Timoteo 3:16. Estos versos tenían como fin apoyar la deidad del Mesías, lo que confirmaría la Trinidad. Desafortunadamente, ahora se ha regresado como un boomerang golpeando a la misma doctrina desde las trincheras oscuras de la doctrina de la unicidad.

Carlos Leandro Ramírez.

Notas: Todas las definiciones de Palabras en hebreo y griego son tomadas de la concordancia exhaustiva James Strong. Los textos que se toman del griego pertenecen al Interlineal Griego-Español del Texto Maestro WESTCOTT Y HORT. Todas las citas son tomadas de la Biblia Reina Valera 1960. A menos que se indique lo contrario.

1. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 280. Impreso por WORD AFLAME PRESS Edición del 2000.

2. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 88

3. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 106

Publicado Por Pastor Damián Ayala.

Este articulo fue tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel


EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD VII

EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD VII

por Carlos Leandro Ramírez

Seguimos analizando una por una, tal cual como aparecen en el libro “La unicidad de Dios”. Las supuestas contradicciones que encuentra David K. Bernard a la doctrina de la trinidad. Las cuales resaltamos en verde:

11. ¿Si el Hijo es eterno e inmutable (invariable), ¿cómo puede el reino del Hijo tener un fin? (1 Corintios 15:24-28). [1]

Dice 1 Corintios 15:24-28:

Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.

Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos”.

No entiendo su punto aquí. ¿Que tiene que ver mi naturaleza (humana) con mi cargo de gerente en el banco?, ¿y si me despiden o me asignan a otro cargo, que tiene que ver esto con mi naturaleza humana? ¿Dejaré de existir o cambiaré mi existencia porque me cambiaron de cargo? ¿Suponiendo que el reino del hijo tuviera un fin, en que afectaría eso su condición ontológica?

Primero que todo, lo que va a finalizar en dicho pasaje es la función del hijo como rey de ese reino, pero el reino no va a terminar (Daniel 7:14), la Biblia no dice eso en ninguna parte. Como cuando un presidente termina su periodo de mandato, esto no significa que el Presidente termina su existencia, ni que la presidencia o la nación deja de existir, sólo hay un cambio en el administrador.

Cual es el propósito en la administración de este reino por parte del hijo? Bueno, Cristo dijo que a el se le había dado todo juicio por cuanto era hijo de hombre (Juan 5:27), esto es, participó de la misma naturaleza ontológica que los humanos, tiene autoridad moral para juzgar a los hombres (justo juicio de Dios) con verdad. Cristo esta como administrador de Justicia (Salmo 110:6), entonces porque esta demora en juzgar y condenar? Porque el propósito de Dios es que el pecador venga al arrepentimiento (1 Timoteo 1:4; 2 Pedro 3:9); mientras que llega el momento en que no haya mas por juzgar (salmo 110:1) porque ya estará completo el número de los que Dios conoce serán salvos (Apocalipsis 6:11; Romanos 8:29; 1Corinitios 2:7).

Este pasaje, mas que hablar de “papeles o “funciones” de Dios, claramente expresa (dice literalmente) que hay un cambio de administración, por lo tanto son dos personas diferentes, ya que una persona si cambia de papeles, no hace ningún cambio de administración, si no solo de nombre o título.

Como por ejemplo: “Yo me cambio de secretario a gerente, entonces ya no me llamaré el secretario, si no el gerente”, cambié de papel, pero si “yo le entrego el puesto de secretario al gerente” (texto análogo con el bíblico en discusión) entonces ya no es un cambio de título de mi persona, si no un cambio de cargos entre personas.

La Biblia fue escrita en nuestra lengua (humana), y por lo tanto se usa nuestra lógica (gramatical) para interpretarla. El texto (1 Corintios 15:27) debería expresarse analógicamente al primero de los que cité como ejemplos, si quisiera proponer la explicación que dan los unicitarios.”

Bernard ve una confusión acá porque piensa (como lo he mostrado en varias ocasiones) que nosotros los Trinitarios llamamos Dios el hijo a la carne de Jesús, el no debería incluir esa premisa en los análisis trinitarios. Argumentando así que es imposible igualar (co-igual) la carne (Dios hijo) con Dios (Padre), expresar esto como parte de la trinidad es intelectualmente deshonesto o ignorante.

Mire lo que dice en su libro, acerca de las enseñanzas de la Trinidad, en el punto tres de las mismas:

“Jesucristo es la encarnación de Dios Hijo. Jesús no es ni el Padre ni el Espíritu Santo.” [2]

Esto es un engaño, la Trinidad no enseña que Jesucristo es la encarnación de Dios hijo (mire que él hace énfasis a la encarnación, como descripción de Jesucristo). La trinidad enseña que Jesucristo (así textualmente) fue el que se encarnó (1 Juan 4:2) Jesucristo es otro nombre o título (supone rango, interacción interpersonal) del Hijo de Dios o Dios hijo (nombre convencional, ya que no está en la Biblia). Y Esto lo expliqué en mi artículo:

Por esta razón, por su falacia, Bernard dice:

“Es imposible explicar este versículo de la Escritura si uno piensa de un “Dios Hijo” quien es co-igual y co-eterno con Dios Padre” [3]

Porque es imposible? Dice bernard que el hijo (la carne) no sería igual a Dios ya que le entrega a Dios el reino. David supone que el entregar algo (en este caso un reino sin igual) es ser menor en naturaleza y poder. Entonces ya entiendo porque los ateos que en fin se creen dioses por medio de su relativismo moral, se creen mayor o mejores (moralmente) que Dios: Porque aunque Dios entregó a su hijo por nosotros, entonces debería suponer nosotros según lo que expresa Bernard, que Dios es menor en naturaleza por habernos entregado su único hijo.

O miremos algo bíblico, Jonatan le entrego a David su manto que llevaba, otras ropas, su espada, su arco y su talabarte (1 Samuel 18:4). Supongo que según Bernard entonces David era mayor en poder y naturaleza que Jonatan, que en el momento era linaje real mientras que David era hijo de un campesino.

Puedo usar su mismo argumento en 180 grados en contra de él: ¿Como puedo pensar en un Dios Padre mayor o igual al hijo si sujetó a él todas las cosas (1 Corintios 15:27; Salmo 110:1)?

El punto de Bernad es que el hijo es menor que el Padre y dejará de existir porque al final se sujetará al Padre. Si esto es cierto, entonces pregunto yo: como es que las cosas que están sujetas ahora al hijo (1 Corintios 15:27), no han dejado de existir, ni lo dejarán (Mateo 25:46)? Yo puedo usar el mismo argumento de Bernard para encontrar un error en su posición. La palabra sujetar aquí es jupotásso (g5293.)subordinar; refl. obedecer:—bajo, sometido, sujeto, sumiso. Implica una relación interpersonal y a la vez indica sujeción. No indica en ninguna forma desaparición, aniquilación inexistencia. Y es la misma palabra que usa en el mismo pasaje para indicar que las cosas están sujetas al hijo. SI esta palabra indica que el hijo dejará de existir, entonces como explican que la misma palabra que se usa para las cosas que están sujetas actualmente al hijo no implica que estas hayan dejado de existir?

Los maestros unicitarios no son si no maestros de palabrería sin ciencia (Romanos 10:2)

Si uno establece un patrón textual para hacer una exégesis, debe usar el mismo patrón para los textos cercanos, máxime encontrándose en el mismo pasaje. Esto es ser sincero.

Les dije que no era imposible un hijo co-igual con el Padre, la Biblia habla de alguien igual (co-igual) a Dios (filipenses 2:5-8) que se humilló, en forma de siervo. Bernad no quiere considerar esta opción para entender el texto, de que uno (el hijo) que es Dios, puede ser menor (humillado por su forma humana) e igual (co-igual) a Dios, porque decidió de su propia voluntad hacerlo (Juan 1:14). Esta también es una buena explicación para el texto, porque dice Bernard que es imposible?

Esta claro que hay un cambio de administrador en este reino. El texto no sugiere que el reino va a terminar, y por el contrario expresan los unicitarios, claramente define a dos personas diferentes: porque hay uno exceptuado del que esta reinando actualmente, y luego el hijo se sujetará (relación interpersonal, implica dos voluntades) a aquel que estaba exceptuado de su reino.

Algo que hace el sectario hace es agregar y/o quitar a la escritura bajo el pretexto de la “interpretación”. El sectario siempre dirá: “allí no dice que…”, “allí lo que quiere decir es… porque…” La Biblia para el sectario no habla por si misma, si no que dice un código que solo él puede descifrar. Y establece reglas de interpretación que cambian cuando les conviene, convirtiéndose así en maestros de engaño.

Igual que la serpiente en el edén le dijo a la mujer: “no moriréis; sino que…(empieza a dar interpretaciones)” (Génesis 3:4) cuando Dios le había dicho textualmente a Adán: “ciertamente morirás” (Gen. 2:17). ¿Ven? estos falsos maestros no son mas que fieles copiadores de Satanás.

Siempre le dirán: “allí no dice que esta hablando una persona con otra, para entender este pasaje, usted necesita entender el misterio de la piedad…” O sea, según el sectario la Biblia no fue escrita para dar un mensaje claro y convencional para nuestro lenguaje (humano), si no que fue escrita en pasajes confusos para que sólo uno con la “revelación” la pueda interpretar.

Pobres náufragos que se encuentran una Biblia en la soledad, si un sectario que les dé la “interpretación” de los textos. Pobres almas que durante 15 siglos (suponiendo que los primeros cinco siglos la iglesia fue unicitaria), no recibieron la “revelación” que sólo hasta 1914 recibieron los primeros pastores pentecostales unidos por allá en un lugar del estado de California.

Dios les bendiga. Espero seguir edificándoles.

Notas: Todas las definiciones de Palabras en hebreo y griego son tomadas de la concordancia exhaustiva James Strong. Todas las citas son tomadas de la Biblia Reina Valera 1960. A menos que se indique lo contrario.

1. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 280. Impreso por WORD AFLAME PRESS Edición del 2000.

Carlos Leandro Ramírez.2. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 283

3. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 106

Publicado Por Pastor Damián Ayala

Este artículo fue tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel


EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD VI

EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD VI

por Carlos Leandro Ramírez

Seguimos enumerando una por una, tal cual como aparecen en el libro “La unicidad de Dios”. Las supuestas contradicciones que encuentra David K. Bernard a la doctrina de la trinidad. Las cuales resaltamos en verde, dándole nuestra respectiva explicación:

9. Si el Hijo es eterno y si El existía cuando se hizo la creación, ¿quién era Su madre entonces? Sabemos que el Hijo nació de una mujer (Gálatas 4:4). [1]

Dice Galatas 4:4 Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley”. Pudiendo cualquiera interpretar así que el hijo de Dios se refiere a quien (o lo que) nació de la mujer (Maria) y que nació sujeto a la ley, incluyendo que un ser preexistente (Dios el hijo) no estaría sujeto en su preexistencia a la ley. Por eso el argumento de Bernard: “Sabemos que el Hijo nació de una mujer”

Esto si es el colmo de la falsedad, el engaño y la mentira. Cuando les conviene los falsos maestros son expertos en griego, pero cuando no les conviene, la Reina Valera 1960 es una traducción confiable y fidedigna.

Veamos que dice Galatas 4:4 en griego: “Cuando pero vino la plenitud del tiempo, envió a afuera el Dios a el hijo de él,habiendo llegado a ser fuera de la mujer, habiendo llegado a ser bajo la ley” Para que lo entiendan: “Pero cuando se completó el tiempo, Dios envió a su hijo, para que fuera nacido de la mujer, para que fuera nacido bajo la ley”

Podemos ver una traducción muy buena del texto original en griego en la versión Traducción Lenguaje Actual: “Pero, cuando llegó el día señalado por Dios, él envió a su Hijo, que nació de una mujer y se sometió a la ley de los judíos”.

El griego es claro: “envió a afuera”, exapostélo (G1821): enviar, i.e. (en una misión) despachar, o (perentoriamente) despedir:- enviar. Indica que el hijo estaba con el Padre y fue despachado; que está a mi lado y yo lo envío lejos –quiere decir el texto-, “a el hijo de él” ya era hijo cuando fue despachado, concuerda con Proverbios 30:4 (¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si sabes?); Isaías 9:6 (hijo no es dado, ya había hijo en el nacimiento [niño nos es nacido]). habiendo llegado a ser: gínomai (G1096) hacer que sea («gen» -erar), i.e. (reflexivamente) llegar (llegar a ser), fuera ex (G1537) Preposición denotando origen (punto de donde procede el movimiento o acción). de la mujer.

El griego es hermoso, dice que la transformación de el hijo tuvo lugar (ex, origen) en la mujer (en su concepción) allí en el vientre de María ocurre esa transformación gínomai de Dios glorioso a Dios hombre (filipenses 2:7). Pero como dice el texto anterior, el hijo es el que tiene esa transformación. No que el hijo es el resultado de la transformación, eso no lo dice el texto griego original.

Si yo fuera a hacer una traducción fiel al griego y al contexto con su implicación teológica, la haría así: “Pero cuando llegó el tiempo indicado, Dios despachó a su hijo, que llegó a ser nacido de una mujer, y llegó a ser nacido sujeto a la ley”.

El siguiente versículo confirma mi “traducción”: “para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos” (Galatas 4:5).

El hijo tuvo que ser transformado en [un humano] nacido de mujer y nacido bajo la ley para reunir los requisitos de nuestra redención (Hebreos 2:14-17)

La Biblia concuerda en que Jesús siendo Dios, tenía que ser participante de nuestra naturaleza para poder cumplir varias promesas y condiciones dadas por Dios como he explicado en otros artículos. Pero la Biblia es clara que antes de participar de esa transformación, Jesús hacía compañía con Dios, siendo él mismo Dios (Juan 1:1; 17:5; Salmo 110:1, confirmando como real la conversación en Mateo 22:41, era profecía, pero a la vez ocurrió el anuncio de un Señor [de David] a su Señor [de David]).

10. ¿Renunció “Dios Hijo” Su omnipresencia mientras que estaba en la tierra? Si es así, ¿cómo podría ser El Dios todavía? [1]

Esta pregunta es una sorpresa para mí. ¿Porque ve Bernard aquí una contradicción? Es irónico que si esto representara una contradicción para la doctrina de la Trinidad también lo representaría para la doctrina de la unicidad de Dios, ya que ambas exponen que Dios se manifestó en carne (o encarnó, como dicen ellos). La diferencia es que en la Trinidad tenemos una pluralidad de personas y una de esas personas divinas fue la que sufrió la humillación en carne, mientras que en la unicidad fue el “Dios único” que hizo esto. Si esta proposición representa problema para la Trinidad, entonces también lo representa para la unicidad.

¿Porque pregunta Bernard sobre la omnipresencia del Dios hijo en su estadía aquí en la tierra? Esa es la verdadera pregunta aquí, les voy a dar la respuesta.

Una vez mas vemos como esta doctrina de la unicidad de Dios, es una preconcepción “a prueba de razonamientos”. Bernard cree que “Dios el hijo” se refiere a la carne de Jesucristo. Esa es una concepción la cual Bernard no debería invocar en la doctrina de la Trinidad para encontrar una contradicción en la doctrina, ya que la doctrina de la Trinidad no reclama que la carne de Jesús es “Dios el hijo”.

Podemos ver que Bernard tiene esta idea tan metida en la cabeza que no se da cuenta del error que comete aquí al proponer algo que chocaría en su doctrina pero no en la Trinidad. Es una proposición ridícula la que hace Bernard, pero igual vamos a tratarla.

Primero ¿que es omnipresencia? Bueno según el Diccionario Bíblico Mundo Hispano la omnipresencia es: “Atributo de Dios en virtud del cual él llena el universo en todas sus partes y está presente en todos los lugares al mismo tiempo. No parte, sino la totalidad de Dios, está presente en todo lugar”. Pag. 60.

Sabemos que Jesucristo es Dios, los trinitarios lo llamamos “Dios hijo” (es un término convencional) identificándolo como la segunda persona de la Trinidad. No obstante sea el “Dios único” (doctrina de la Unicidad) o sea la segunda Persona de la trinidad (Cristo, Dios hijo) ambos tendrían que haber pasado bajo las mismas circunstancias en el momento de “encarnarse” como dicen los unicitarios.

Para que les “duela” voy a hacer algo de “guerra de guerrilla”, voy a dar la respuesta a esta pregunta de Bernard con su mismo libro:

Un versículo clave de la Escritura implica que, por lo ordinario, Dios no es visible aun a seres espirituales si El no escoge manifestarse en alguna manera: “Dios fue manifestado en carne. . . visto de los ángeles” (I Timoteo 3:16). Por lo mínimo, si Dios tenía algún tipo de cuerpo espiritual El ciertamente no se hallaba confinado a él como otros seres espirituales son confinados a sus cuerpos; pues entonces El no sería verdaderamente omnipresente. Por ejemplo, la omnipresencia de Dios significa que El podría haberse aparecido a los hombres en la tierra y a los ángeles en el cielo simultáneamente. También, tenemos que darnos cuenta de que en los tiempos neotestamentarios Dios ha escogido revelarse plenamente mediante Jesucristo (Colosenses 2:9). No hay posibilidad de separar a Dios y a Jesús, y no hay un Dios visible fuera de Jesús” [2].

Bernard explica correctamente que la omnipresencia es un atributo sólo de Dios y que no esta sujeta a la vista de los seres creados (génesis 28:16; Números 22:30) incluyendo los ángeles que pecaron (Judas 6; Hebreos 13), aunque mal interpreta la referencia a los ángeles en 1 Timoteo 3:16 porque no acepta la pluralidad de personas en Dios, ya que este verso se refiere a la humillación de Cristo (1 Juan 4:2).

La respuesta si usted la quiere así, consiste en reemplazar el escrito de Bernard y reemplazar “Dios”, por la expresión “Dios hijo” y listo!

Apoyo a Bernard pero con una diferencia: “Dios hijo” al cual llamaré ahora “ungido” (cristo), ese es el término Bíblico, se manifestó en carne (1 Juan 4:2) y el cuerpo sólo era un templo o contenedor de su Espíritu Eterno (Juan 2:19-21) y aunque el ungido (Dios) no habita en templos (Hechos 7:48,50) incluyendo los de carne (todas las cosas creadas o edificadas Hechos 7:50; 17:25), no implica esto que no decida o pueda habitar en algún templo o casa (sea de piedra o de carne, esto es hecho, parte de su creación [1 Reyes 6:13]),para derramar su gracia delante de los hombres (Hechos 7:46). Si bien aunque Dios está en su templo (sea de carne, o de piedra) no deja de estar presente en todo lugar y momento porque no puede ser contenido, sin que esto a la vez perjudique su presencia en el templo (1 Reyes 8:27-28). El Ungido (Cristo) podía estar en su cuerpo (el humano estaba vivo: santiago 2:26) pero el ungido aún era omnipresente.

La ridícula propuesta de Bernard (ojo, digo que lo ridículo aquí es la propuesta, no este señor) se puede resolver con su misma posición del “Dios único encarnado”. Sólo que como para Bernard, hijo se refiere a la carne y para él la carne no era (o no es) Dios, piensa que el Trinitarismo vé a la carne (el hijo de Dios, según la unicidad) como “la carne Dios” o “Dios la carne”. Sabemos que la carne no es omnipresente, por eso Bernard cree que la trinidad tiene una contradicción aquí.

Ni siquiera para pensar diferente en busca de contradicciones en la posición opuesta, Bernard se desprende de sus conceptos prejuiciados. ¿Y si yo encuentro textos bíblicos que hablen de la omnipresencia del hijo de Dios, eliminando así la opción de que hijo de Dios se refiera a la encarnación (humanidad) de Dios Padre, Jesús según la unicidad? ¿Que pensaría sobre esto?

Pues veamos: Juan 1:18 “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer”. Si bien, en el seno indica una comunión única entre el Padre y el hijo, también el texto indica que sólo el hijo tiene acceso a esa posición del Padre (omnipresente): “nadie le vio jamás” esto excluye toda humanidad (la carne, el hijo unicitario, también), este texto se resuelve si el hijo no se refiere a un velo de carne si no a un ser igual a Dios, existiendo desde la eternidad con Dios (Juan 1:1; 17:5), ya que el texto es claro, habla de ver, no de manifestaciones ni revelaciones. Será que la carne de Jesús estaba en todo el universo? No lo creo

Juan 3:13: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.” El texto habla por sí mismo, habla de la omnipresencia del hijo, serio problema que tienen los unicitarios aquí, el hijo de Dios no se refiere a una cosa (carne) creada o limitada al espacio-tiempo. Este tipo de pasajes los unicitarios lo resuelven: “este pasaje claramente se refiere a la deidad en el Hijo” [3].

Un abuso que cometen los unicitarios es pensar que la Biblia es un tipo de libro lleno de jeroglíficos con interpretaciones subjetivas, de la cual ellos son los únicos con inspiración del Espíritu capaces de interpretarlas, porque tienen “revelación” y han comprendido el “misterio de la piedad”, esto va en contra lo que dice la palabra de Dios en (2 Pedro 1:20).

Si Bernard escribe su libro en español (en realidad fue en ingles), lo hará de manera clara y cuidando que su mensaje concuerde totalmente con el lenguaje que utilice (mas bien viceversa) para ser recibido sin distorsiones. Si alguien lee en el libro de Bernard: “sólo hay un Dios” e interpreta y enseña que según este libro “sólo hay un Dios pero de manera simbólica” Bernard se disgustará mucho y pensará que esa persona no tiene sentido común ni comprensión de lectura.

Pasa lo mismo con el Nuevo Testamento. Fue escrito para cristianos verdaderos, del primer siglo, discípulos de los apóstoles de Cristo. Con el fin de instruirlos, en un idioma claro y con valores de verdad asignados a cada palabra y proposición. No fue escrito para que sólo los cristianos con “la revelación” lo entendieran, no! Fue escrito para que escucharan (Mateo 11:15) y nadie tuviera excusa. Si Juan dice que “el hijo está en el seno del Padre”, quiere decir “el hijo está en el seno del Padre”. Si hubiera querido decir “la deidad en el Hijo está en el seno del Padre” (como explica Bernard), hubiera escrito “la deidad en el Hijo está en el seno del Padre”. De resto es agregación a la escritura bajo la figura de “interpretación” y si no sabe que acarrea esto, entonces le recomiendo que lea Apocalipsis 22:18.

La Biblia tiene toda la autoridad como la palabra de Dios, así que no se trata de lo que usted o su maestro “entienda” de la Biblia, si no de lo que diga la Biblia. Porque toda palabra de Dios es limpia (Salmo 12:6; 119:140; Proverbios 30:5), viva, eficaz y permanece (inmutabilidad, recta, Salmo 33:4) para siempre (hebreos 4:12; 1 Pedro 1:23) y sobre todas las cosas que existen (Salmo 138:2; Mateo 24:35). Así que mire si lo que usted cree concuerda con lo que DICE la palabra de Dios, porque esta le juzgará en el día del juicio (Juan 12:48).

Le agradecería que leyera Proverbios 14:12; 21:2 y Hebreos 4:12e.

Dios les bendiga. Espero seguir edificándoles.

Carlos Leandro Ramírez.

Notas: Todas las definiciones de Palabras en hebreo y griego son tomadas de la concordancia exhaustiva James Strong. Los textos que se toman del griego pertenecen al Interlineal Griego-Español del Texto Maestro WESTCOTT Y HORT. Todas las citas son tomadas de la Biblia Reina Valera 1960. A menos que se indique lo contrario.

1. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 280. Impreso por WORD AFLAME PRESS Edición del 2000.

2. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 34

3. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 120

Publicado por Pastor Damián Ayala.


EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD V

EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD V

por Carlos Leandro Ramírez

Seguimos enumerando una por una, tal cual como aparecen en el libro “La unicidad de Dios”. Las supuestas contradicciones que encuentra David K. Bernard a la doctrina de la trinidad. Las cuales resaltamos en verde, dándole nuestra respectiva explicación:

7. ¿Murió “Dios Hijo”? La Biblia dice el Hijo murió (Romanos 5:10). Si es así, ¿puede morir Dios? ¿Puede morir una parte de Dios? [1]

¿Que significa morir que Dios no pueda hacerlo? La Biblia dice que cuando una persona muere, solamente es arrancada de este mundo, el mundo de los vivientes, pero no significa dejar de existir que es lo que propone Bernard. Vaya! Hasta a las enseñanzas de los Testigos de Jehová recurre Bernard con tal de sostener su doctrina de mentiras y engaños.

Cuando una persona muere solo de desprende de su cuerpo carnal (salmo 52:5; Juan 2:19; 2 Corintios 5:1,8,9) y deja el contacto con los seres de este mundo (Eclesiastés 9:9; Job 14:21; Isaías 63:16), pero no dejan de existir: (Lucas 20:37,38).

Cristo era Dios-hombre, por lo tanto cuando muere, solo se desprende de su cuerpo carnal. Ahora veamos que dice la Biblia acerca de la muerte de Cristo en 2 Pedro 3:18: “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu” Cuando una persona “muere”, en realidad muere su carne, pero el espíritu sigue en vida y consciente (Lucas 16:22,23).

Entonces “Dios el hijo” como dice Bernard si murió, porque ya explicamos que significa morir y como la Biblia describe la muerte de Cristo (el ungido [de Dios]). Pero si esto no es suficiente para este falso maestro, veamos lo que dice el antiguo testamento:

El antiguo testamento muestra la pluralidad en Jehová: Jehová quebrantará, herirá y someterá a sufrimiento (Isaías 53:3-12) a su ungido que también es Jehová (Zacarías 12:10) y es eterno (primero y postrero Apocalipsis 1:17,18), atributo sólo de Dios. El unicitario puede argumentar que Jehová (Jesús en su teología) es el mismo en el papel de Padre y en el Papel de hijo, pero si yo tomo como pruebas gramaticales irrefutables que identifican a los dos con Jehová, también tengo que tomar seriamente como irrefutables las pruebas gramaticales que demuestran que son distintos (no diferentes) y tienen (Padre y Jesús) su voluntad propia y consciente de la del otro. Cambiar la interpretación gramatical y su valor de verdad según me convenga para sostener mi posición, sería deshonesto y engañoso, y sabemos de quien son hijos los mentirosos.

Este es el misterio de la Trinidad, la Biblia describe a Dios como uno, pero el Padre es Dios y el Hijo (Jesús) es Dios, existiendo como personas diferentes pero sin haber Dioses si no un Dios. No lo entiendo, pero lo dice la Biblia. Por lo tanto lo creo así como creo que Dios es sin principio y sin final, que existe en el pasado, presente y el futuro (era, es y ha de venir) aunque mi mente no pueda entenderlo.

8. ¿Cómo puede haber un Hijo eterno cuando la Biblia habla del Hijo engendrado, así claramente indicando que el Hijo tuvo un comienzo? (Juan 3:16; Hebreos 1:5-6). [2]

No sé que clase de teología estudian los sectarios. Pero algo que se yo, sin ser teólogo es que Dios para comunicarse con nosotros usa nuestro idioma, nuestra, cultura y nuestras creencias. Como cuando usted para decirle a un niño, le dice “pam, pam” y le hace la señal con la mano indicando que si lo hace vendrá como consecuencia un castigo. Usted no le va a dar una cátedra sobre “conductas punibles” al niño porque no va a entenderle, tiene que comunicarse con términos cercanos a su entendimiento.

Si usted quiere hablar con un árabe y entenderse bien con él, tiene que hablarle en su idioma y estudiar su cultura y costumbres para el mismo fin.

Bueno, Dios se ve en la misma situación, debe hablarnos con nuestros términos para que podamos entender su voluntad, un ejemplo: Apocalipsis 19:15 “de su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones,…” Esta visión se la dio el Señor a Juan (Apocalipsis 1:1). El señor no da a entender que él es un “engendro humanoide” del cual sale literalmente por su boca una espada metálica filosa. En la época de la visión, la espada era un arma, por lo tanto, el mensaje indica que la palabra de Jesús (lo que sale de la boca) es un arma para destrucción, y la siguiente parte lo corrobora “para herir con ella a las naciones”.

Si la visión el Señor la hubiera dado a Juan en pleno siglo XXI, Juan probablemente hubiera escrito algo como “de su boca sale una ametralladora en ráfaga (disparando), para herir con ella a los estados,…”.

Dios tiene que escoger los términos que nosotros usamos para comunicarse con nosotros de manera que captemos el mensaje.

Que implica la relación Padre e hijo en la época Judía (o humana) antigua? Implica que el Padre es de igual naturaleza que su hijo (ambos son humanos) y viceversa, un gran amor inmenso, el hijo heredará todo lo del Padre, el hijo se sujetará en todo a su Padre por ser mayor (en el caso de Cristo, el tuvo que humillarse para convivir con el pecado, por eso el Padre es mayor), el hijo tendrá una relación especial e intima con su Padre, diferente a la que tendrán los adoptados, los siervos, esclavos y aún los enemigos con el Padre. Esto lo vemos en la expresión de Jesús a María “subo a mi Padre y a vuestro Padre” (Juan 20:17).

¿Que otra expresión o situación humana podría reflejar mejor la relación entre Dios y Jesucristo que la de un Padre y su hijo?  Es más hay otras relaciones entre ellos que la Biblia las describe con situaciones humanas particulares como por ejemplo: Juez y abogado (1 Juan 2:1; Isaías 51:22; Jeremías 50:34; Lamentaciones 3:58); la de Dios y sacerdote o ministro como los del antiguo pacto (Hebreos 2:17; 3:1;  4:14; 5:5,6,10).

Entonces cuando la Biblia habla del Padre y el hijo como dos personas que siempre han coexistido en la eternidad, no se refiere a que el Dios eterno tuvo sexo eterno con una madre eterna y la llevaron eternamente a una sala de partos eterna y la partera eterna le dijo eternamente: “nació (engendrado eternamente) un varón (hijo eterno), felicitaciones Dios eterno, es ahora usted Padre eterno”. A esta posición ridícula es a la que llegan los sectarios con fin de sostener sus doctrinas y sus injusticias (Romanos 1:18). Según ellos, esta es la posición trinitaria y eso es una calumnia cínica.

Personalmente yo como trinitario no tengo esa concepción de la relación (y coexistencia) eterna entre el Padre y el hijo. Les acabé de explicar porque el Espíritu Santo expresa esa relación Padre e hijo,  para la relación de Dios con Cristo. Y les voy a mostrar que implica o significa “el hijo engendrado”(“Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy”).

Ya lo había explicado antes, pero “la práctica hace al maestro”:

La Biblia dice que el hijo fue engendrado por el Padre en  dos ocasiones, sin contar la profecía en los salmos: cuando fue levantado de entre los muertos (Hechos 13:33) y cuando subió a los cielos luego de resucitar (Hebreos 1:3,5) para  tomar posición como sacerdote (Hebreos 4:14; 5:5).

Algo para observar, es que los humanos también somos engendrados por Dios y esto no es el vientre de nuestras queridas madres (como lo entendió nicodemo, Juan 3:3-6), donde inicia nuestra nueva existencia como hijos de Dios:

Juan 1:13  “los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”.

1Juan 5:1   “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido (nosotros) de Dios; y todo aquel que ama al que engendró (a nosotros), ama también al que ha sido engendrado (nuestros hermanos en cristo) por él”. Leer el versículo anterior para entender mejor (1 Juan 4:21). Dice que yo, que soy engendrado por Dios debo amar a mi hermano que también es engendrado por Dios.

Por lo tanto el hecho de ser engendrado por Dios no marca el inicio de la existencia, marca el inicio de una nueva existencia como enseña la Biblia. Nosotros de pecadores a justos (justificados) y Cristo de humillado a glorificado.

Para confirmar esto miremos lo que dice el diccionario strong acerca de la palabra engendrar que en griego es gennáo (G1080) procrear (prop. del padre. pero por extens. de la madre); fig. regenerar: —engendrar, dar a luz, nacer, nacimiento, concebir.

En un sentido literal, engendrar es procrear o por injerencia engendrar, dar a luz, etc. Pero en un sentido figurado es regenerar. Es cierto que los trinitarios (sobre todo los católicos) han argumentado un “hijo eternamente engendrado”, pero este argumento es sólo una falta de estudio y análisis que trata de no tocar por ser innecesario un tema que era considerado un “dogma”, cuando en realidad la Trinidad es una enseñanza bíblica de la cual me convenzo cada vez más, a medida que estudio. Cuando la Biblia dice que Dios ha engendrado a su hijo, se refiere a una regeneración espiritual por el sentido figurado que se aplica a esa palabra (gennáo), no necesariamente indica que tuvo un inicio.

Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.  La palabra unigénito en griego monogenés significa único en su género, no único engendrado y viene de las raíces griegas mónos (uno) y génos (clase, género, familia, linaje). Y creo que he sido claro argumentando que Jesús es único en su relación con Dios Padre.

Hebreos 1:5-6 “Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez:  Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?.
Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios”.

En el verso cuatro de este capítulo, dice que el hijo fue hecho (G 1096 gínomai hacer que sea, convertir; no crear o formar) superior a los ángeles. Contradice a Bernard porque según su teología el hijo era un ser humano ordinario e inició con su nacimiento en la entonces virgen María, acá la Biblia dice que el hijo era superior a los ángeles y explica: porque “por cuanto” se le dio “heredó” mayor autoridad “mas excelente nombre”.

Luego en nuestros textos citados en verde, la Biblia habla de que a los ángeles nunca se les dio esa posición como la que recibió el hijo (lo vimos en el verso anterior), y describe como a Cristo (que era humano Filipenses 2:5-8; Hebreos 2:17) se le hace partícipe de la misma naturaleza de Dios Padre: “Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo” Dios lo describe como partícipe de su naturaleza así como en un Padre humano su hijo también es humano. Al decir usted que “Sol” es su hijo, está diciendo que “Sol” es humano.

Si el hecho que Dios lo declara hijo se refiriera a su inicio o nacimiento, entonces la Biblia no diría que eso fue luego de la resurrección de Cristo (Hechos 13:13) luego de que Cristo venciera al imperio de Satanás (Colosenses 2:15), después de haber sido vituperado y que los príncipes se reunieran en su contra (salmo 2:2-7) y esto sabemos no pasó en el nacimiento de Cristo si no en su cruxificción y posterior resurrección: “Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios” que concuerda exactamente con 1 Timoteo 3:16 “Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria”. Es irónico que los Unicitarios utilicen este verso para referirse a la “encarnación” de Dios Padre a través de la virgen (en ese entonces) María.

Cuando el texto habla claramente que esto fue después de la resurrección de Cristo: Visto por los ángeles, los ángeles deseaban ver la proeza que de antemano (profecía) realizaría Cristo, como vencería a través del sufrimiento y la muerte, y sería coronado de Gloria (1 pedro 1:11,12); predicado a los gentiles (luego de su resurrección y ascensión, libro de los Hechos), Creído en el mundo (Hechos 17:6), recibido  arriba en gloria, Cristo siendo el primogénito de entre los muertos (o las primicias) (1 Corintios 15:20,23) fue el primero en resucitar en gloria (1 Corintios 15:43), ascendiendo (Hechos 1:9; Hebreos 1:3) para hacernos copartícipes de lo mismo ( Romanos 8:29,30; Colosenses 1:18; Santiago 1:18; Apocalipsis 1:5) el evangelio: su muerte y resurrección por nuestros pecados(1 Corintios 15:3,4) se refiere a la gloria de Cristo (2 Corintios 4:4).

Precioso Señor Jesucristo! Aún a los ángeles que son mayores en fuerza y poder que nosotros, él los deslumbra con su gloria y con su majestad, con sus prodigios y maravillas.

Vemos como los falsos maestros utilizan el engaño y el juego de palabras para confundir a sus adeptos y seguidores. El hombre que realmente tiene temor de Dios, escudriña las escrituras hasta encontrar la verdad (Mateo 7:8). Por eso el cristiano debe “comer” (Mateo 4:4) la palabra de Dios, si realmente es salvo y ha gustado de la bondad del Señor (1 Pedro 2:2,3). Si no, es probable que sea solo un religioso independientemente de que doctrina profese (Mateo 7:21-23).

Es triste ver que los hermanos escuchan todo y cuanto se les ocurran a los pastores y los predicadores decir. Se lo tragan todo, sin escudriñar en las escrituras y sin confrontar esa enseñanza con otros textos para ver si es bíblica. Manifestación de un buen cristiano: anotar en la prédica los textos y la enseñanza, indica que los estudiará en su casa más a fondo.

Cuando me encontré por primera vez con esta doctrina casi me “convierten”. Pero dado el temor a Dios y el testimonio del perdón de mis pecados sólo por la fe en la crucifixión de Cristo (1 Corintios 1:18; 2:2; 15:3,4) que había recibido en mi iglesia Trinitaria, contraria a la enseñanza de un bautismo “ritualista” necesario para la salvación (Mateo 7:16); me dediqué a estudiar profundamente los textos bíblicos utilizados por los unicitarios y realmente encontré que son sacados de su contexto para enseñar algo que la Biblia no dice.

Dios les bendiga.

Carlos Leandro Ramírez.

Notas: Todas las definiciones de Palabras en hebreo y griego son tomadas de la concordancia exhaustiva James Strong. Todas las citas son tomadas de la Biblia Reina Valera 1960 a menos que se indique lo contrario.

  1. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 280. Impreso por WORD AFLAME PRESS Edición del 2000.

    Publicado por Pastor Damián Ayala

    Este articulo fue tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel