La “calidad de persona” del Espíritu Santo

La “calidad de persona” del Espíritu Santo

por Pablo Santomauro

Más que pretender elaborar un largo ensayo en el tema, el objetivo de este trabajo es responder brevemente al aluvión de artículos contra la persona del Espíritu Santo con que el iracundo apologista de la herejía sociniana, Mario Olcese, arrecia rutinariamente desde su blog. En uno de sus artículos Olcese expresa:

“El Espíritu Santo es de Dios, pero no es una identidad separada, no es un miembro equitativo de un Dios trino. Es simplemente la presencia y el poder del mismo Dios. En ninguna parte de la Biblia dice que el Espíritu Santo es un miembro equitativo de la Trinidad”. [1] (negritas en el original)

Otro sitio unitario-sociniano expresa en su confesión de fe:

“El Espíritu Santo es el poder personal, operacional y la presencia de Dios extendido a través del Cristo resucitado a los creyentes”.[2]

Este tipo de proposiciones son más fácil de enunciar que de demostrar, y si bien la evidencia por la Deidad y la personalidad del Espíritu en la Biblia es abrumante, quiero concentrarme ahora en el lenguaje usado en el registro bíblico para hablar del Espíritu Santo. Vamos a sustituir “Espíritu Santo” con la palabra “poder” en algunos versos. Si el Espíritu de Dios no fuera una persona, de ninguna manera podríamos esperar encontrar en la Escritura los siguientes pasajes:

Romanos 15:13 – Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. [¿tendría sentido si dijera “por el poder del poder?”]

Hechos 1:8 – pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo [pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el poder]

2 Corintios 13:14 – La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. [el amor de Dios y la comunión del poder]

Hechos 10:38 – cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret … [cómo Dios ungió con poder y con poder ???]

Lucas 4:14 – Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. [Y Jesús volvió en el poder del poder a Galilea …]

Romanos 15:19 – con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios [con potencia y prodigios, en el poder del poder …???]

Queda establecido así que considerar al Espíritu Santo como un poder o una fuerza no solamente es exegéticamente erróneo, sino también ligüisticamente absurdo.

Ahora deseamos mostrar algunos pasajes donde encontramos al Padre y al Espíritu relacionándose en una forma claramente personal:

Juan 16.13-15 – Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

NOTAR: El Espíritu “oye” cosas del Padre de la misma forma que Cristo lo hace en Juan 12:49; 3:32; 716s; 8:38). ¿No es esto una interacción personal entre el Padre y el Espíritu? ¿Puede un poder escuchar?

Romanos 8:26-27 – Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

NOTAR: El Espíritu ora al Padre. ¿Puede haber algo más personal que eso? Y el Padre conoce la intención (la mente) del Espíritu. Aquí tenemos una mente conociendo otra mente. ¿Puede un poder o fuerza interceder por los santos? No hay ningún lenguaje figurado en este texto.

1 Corintios 2:10-12 – Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

NOTAR: El Espíritu escudriña lo profundo de Dios. Tenemos aquí una relación personal recíproca similar a la del pasaje anterior. El Espíritu conoce los pensamientos de Dios. Sin duda tenemos aquí dos sujetos con propiedades cognitivas relacionándose mutuamente. Mario Olcese refuta la posición trinitaria aquí usando un argumento similar a una bicicleta con las ruedas cuadradas, es decir, no rueda. El alude al recurso literario llamado personificación, recurso por el cual se le atribuyen características personales a conceptos abstractos, y sostiene que en 1 Corintios 2:10-12 tenemos una personificación del Espíritu Santo. En un pequeño artículo, Olcese pone el ejemplo de la sabiduría en Proverbios, y menciona que hay muchos otros pasajes similares en la Biblia. Lamentablemente para él, esos pasajes son claramente de género poético/ alegórico, mientras que en 1 Corintios 2 tenemos un discurso narrativo directo que no deja lugar para ninguna personificación.

Gálatas 4:6 – Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre!

NOTAR: El Espíritu ora al Padre y le llama “Padre”. ¿Hay algo más inter-personal que la oración?

Concluimos que lejos de ser un poder, fuerza, presencia o extensión de Dios, el Espíritu Santo es una persona distinta del Padre claramente identificable en el aspecto lingüístico y en el estilo narrativo. La sustitución de “Espíritu Santo” por “poder” convierte a la mayoría de los pasajes en frases sin ton ni son y ridículas. La insistencia de aplicar el recurso de personificación a los pasajes donde el Espíritu es descrito como intercediendo, orando, etc., es sólo un intento desesperado e inútil de anular la contundencia de las pruebas por su personalidad (y su Deidad, por supuesto).

——————————–

1) http://apologista.wordpress.com/2008/12/08/%C2%BFes-el-espiritu-santo-dios/

2) http://evangeliocristiano.com/credo-autenticamente-cristiano-biblico-unitari/

*Este Escrito ha sido Publicado en este blog con el Permiso del apologista Pablo Santomauro*

Este post fue tomado del blog. El blog del Pastor Daniel.


Alterando la Biblia II: Cambiando el sentido de las palabras (Testigos de Jehová)

Alterando la Biblia II: Cambiando el sentido de las palabras

Testigos de Jehová

 

En la primera parte, se viócomo la Sociedad ha alterado los versículos de Juan 1:1 y Filipenses 2:11 con el fin de que estos apoyen sus enseñanzas.

Por lo que ahora, vamos a examinar como el comité”anónimo” de la Traducción del Nuevo Mundo ha agregado palabras a algunos versículos cambiando el total sentido de estos para que apoyen y encajen con su teología.

Jesucristo, ¿un ser creado o el creador?

Una de las enseñanzas de la Sociedad, es la de que Jesucristo es un ser creado, por lo tanto, no puede ser Dios. Para ello, citan los versículos de Colosenses 1. Por lo tanto, invito al lector a comprobar buscando en la TNM, los versículos de Colosenses 1:16-17:

“porque por medio de él todas las [otras] cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra, las cosas visibles y las cosas invisibles, no importa que sean tronos, o señoríos, o gobiernos, o autoridades. Todas las [otras] cosas han sido creadas mediante él y para él. También, él es antes de todas las [otras] cosas y por medio de él se hizo que todas las [otras] cosas existieran” (Colosenses 1:16-17, TNM)

Si leemos unos versículos más atrás, notaremos que estos versículos se refieren a Jesucristo (versículos 13-14). Lo que hay que recalcar aqui, son las palabras entre corchetes, [“otras”] las cuales se han agregado 4 veces a pesar de que estas NO APARECEN en los escritos griegos originales [1].

La Sociedad ha enseñado a los testigos a citar estos versículos para justificar su enseñanza de que Jesús es un ser creado, sin embargo, al leer estos versículos sin las palabras entre corchetes, se darácuenta de que Pablo identifica a Jesús como el creador de “TODAS LAS COSAS”, veamos:

“porque por medio de él todas las cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra, las cosas visibles y las cosas invisibles, no importa que sean tronos, o señoríos, o gobiernos, o autoridades. Todas las cosas han sido creadas mediante él y para él. También, él es antes de todas las cosas y por medio de él se hizo que todas las cosas existieran” (Colosenses 1:16-17, TNM, sin las palabras agregadas)

Por lo tanto, el comitéde traducción de la Sociedad, sencillamente agrególas palabras “otras” para así, seguir sosteniendo su torcida enseñanza de que Jesús no es Dios.

¿O es que realmente la Biblia nos enseña que existe algo además de Dios y su creación? Si algo o alguien no es parte de la creación, entonces, ese algo o alguien, es eterno, y por lo tanto, TIENE QUE SER DIOS. El versículo estáidentificando claramente a Jesús como el Creador de TODO. Algo que choca en contra las enseñanzas de la Sociedad, ¿la solución? agregar la idea de “las otras cosas”.

¿Un nombre que estápor encima de todo [otro] nombre?

Pero estas alteraciones, no son un caso aislado, un error, o un accidente, con el fin de restar importancia al nombre de Jesús, el comitéde traducción ha agregado la palabra [otro] en el versículo de Filipenses 2:9-10:

Por esta misma razón, también, Dios lo ensalzóa un puesto superior y bondadosamente le dio el nombre que estápor encima de todo [otro] nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla

Puesto que la Sociedad enseña que el nombre “Jehová” es el que estápor encima de todo nombre, este versículo contradice su enseñanza, por lo que el nombre de Jesús es reducido a ser un nombre que estápor encima de “todo otro nombre”.

Cuando la Biblia nos dice claramente que Jesús es el nombre al cual debemos invocar, vea los siguientes ejemplos: Mateo 18:20; 24:9; Marcos 9:37, 39, 41; 13:13; 16:17; Lucas 21:12; 21:17; Juan 3:18; 14:13, 14, 26; 15:16, 21; 16:23-26; Hechos 2:38; 3:6; 4:10; 9:15-16; 10:48; 15:17; 16:18; 19:5; 1 Corintios 5:4; 6:11; Efesios 5:20; Filipenses 2:10; Colosenses 3:17; 2 Tesalonicenses 3:6; Santiago 5:14; 1 Juan 3:23; 5:13; Apocalipsis 2:3, 13; 3:8 y 12.

Más el Señor nos advierte, diciéndonos:

Yo testifico a todo el que escuche las palabras de la profecía de este libro: Si alguno agrega a estas cosas, Dios le agregaráa él las plagas que están registradas en este libro. También si alguno suprime palabras del libro de esta profecía, que están registradas en este libro, Dios quitarásu porción del árbol de la vida y de la Ciudad santa. (Apo 22:18-19)

Traduccion del Nuevo Mundo

Nota del administrador de este blog: Este post fue tomado del blog amigo: Examinando la Watchtower


Alterando la Biblia I: Juan 1:1 y Filipenses 2:11(Los Testigos de Jehová )

Alterando la Biblia I: Juan 1:1 y Filipenses 2:11

Los Testigos de Jehová

Muchas veces me he preguntado, ¿cómo es posible que la Sociedad Watchtower enseñe a los Testigos de Jehováa creer que Jesucristo no es Dios, sino “un dios”?, pero más me sorprende cuando les muestro a los testigos las inconsistencias con su propia Traducción del Nuevo Mundo, la cual, ciegamente consideran que es una buena traducción de “la Palabra de Dios”.

Lo cual no es cierto, ya que debido a que la Biblia no se adapta a las doctrinas de la Sociedad, esta no ha tenido reparos en alterar la Palabra de Dios para que esta se adapte a sus doctrinas. El problema de hacer esto es que necesitan desarrollar una serie de material extra-bíblico para justificar sus puntos de vista, tomando solamente aquellos que aparentemente apoyan sus puntos de vista, y omitiendo otros que los contradicen, o buscando una justificiación, la cual resulta muchas veces absurda.

Jesucristo, ¿Dios o “un dios”? (Juan 1:1)

El caso que examinaremos es el versículo de Juan 1:1, el cual traducen de la forma:

“En el principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios”

Donde para poder apoyar sus doctrinas, la Sociedad se ha inventado unas reglas gramaticales del griego siguiéndolas sólo cuando les es conveniente con sus doctrinas. Veamos:

En la Traducción Interlineal del Reino, edición 1969, pág. 1158 (en inglés), publicada por la misma Sociedad, en su comentario al versículo de Juan 1:1 podemos notar la siguiente declaración:

“La razón por la cual tradujeron la palabra griega como ‘divino,’y no ‘Dios,’es porque el sustantivo griego theos (Dios) aparece sin el artículo definido”(el)

kingdom-john

 

Traducción Interlineal del Reino en inglés de Juan 1:1 “…y la Palabra era un dios.”

Por lo tanto, el comité(anónimo) de la Traducción del Nuevo Mundo de la Sociedad concluye que como la palabra “theos” (Dios) aparece sin el artículo definido “el”, entonces el versículo puede traducirse como “un dios” (agregando el artículo “un” y colocando “dios” con “d” minúscula).

El problema viene cuando examinamos los versículos 6, 12 y 13 del mismo capítulo de Juan 1, donde en todos ellos aparece el sustantivo griego “theos” (Dios) sin el artículo “el”, pero ¡todos ellos sílos ha traducido como Dios (con “D”)!

Pero esto no termina aqui, ya que el sustantivo “theos” aparece más de 280 veces sin el artículo definido “el”, en el Nuevo Testamento y, a pesar de ello, la mayoría de veces estos versículos han sido traducidos como “Dios”, haciendo caso omiso a la regla antes mencionada, la cual solo cita para que apoye su doctrina de que Jesús no es Dios, sino “un dios”.

Restaurando el nombre divino (Filipenses 2:11)

En la misma Traducción Interlineal del Reino, pág. 18 la Sociedad menciona cómo ha hecho para restaurar el nombre divino (Jehová) en el Nuevo Testamento. Argumentando que las palabras griegas “kyrios” (Señor) y “theos” (Dios) son traducidas de la forma “Jehová” cuando los escritores del Nuevo Testamento (Escrituras griegas) han citado a las Escrituras del Antiguo Testamento (Escrituras hebreas).

Sin embargo, de nuevo esta “regla” de la misma Sociedad es omitida convenientemente enFilipenses 2:11:

“y reconozca abiertamente toda lengua que Jesucristo es Señor para la gloria de Dios el Padre.”

Donde vemos que el apóstol Pablo cita Isaías 45:23 y lo aplica a Jesucristo, por lo tanto, siguiendo la regla el versículo debióser traducido de la siguiente manera:

“y reconozca abiertamente toda lengua que Jesucristo es Jehová [kyrios] para la gloria de Dios el Padre.”

Es evidente que de haber seguido esta “regla” hubiesen echado por tierra completamente su doctrina de que Jesús no es JehováDios. Mientras que el mismo versículo de Isaías 45:23 es citado por el apóstol en Romanos 14:11, y aquísíse aplicóla “regla”.

“porque estáescrito: “‘Tan ciertamente como que vivo yo —dice Jehová [kyrios]—, ante mítoda rodilla se doblará, y toda lengua haráreconocimiento abierto a Dios’”.”

Más Jesucristo, quién es verdad (Juan 14:6) nos advierte diciéndonos:

“…porque si no creéis que YO SOY, en vuestros pecados moriréis.” [1]

 

¡Jesucristo es Dios! [2]

Traduccion del Nuevo Mundo

 

 

[1] Vea el tema “¿Por qué no quiere la Watchtower que los testigos comprueben la exactitud de su Biblia?

[2] Aunque la Sociedad Watchtower ha tratado de negarlo, aún su adulterada TNM dice claramente que Jesús es JehováDios: Juan 20:28; 1a Juan 5:20; Efesios 4:7-10 se cita Salmo 68:18; la profecía de Isaías 7:14 se cumple en Mateo 1:23.

 

Nota del administrador de este blog: Este post fue tomado del blog amigoExaminando la Watchtower

 

Dios los bendiga.

 
 


¿Se puede pactar con Dios?

Últimamente se ha visto mucho en las iglesias que los pastores invitan al pueblo a pactar con Dios y el principal invitado a ese pacto es San Billete $$$.

Es de sorprenderse cuando vemos a un “Cristiano” realizar las mismas prácticas católicas, idolatrando el dinero, ofreciendo a Dios todo tipo de ofrendas e incluso he escuchado decir: SI ME DAS MI CASA TE PROMETO QUE PREDICARÉ EL EVANGELIO.

Yo en lo personal y por testimonio Biblico estoy completamente en contra de estas prácticas herejes, ya que sólo se ven en las religiones paganas y no en la del Dios Viviente de la Biblia.

Es triste ver que esta práctica se está extendiendo y no ha perdonado denominación ni territorio, y todo por no leer la palabra de Dios.

Hermanos, tenemos que entender que todo debe estar 100% respaldado por la palabra, esas prácticas son inventos de los hombres basados en sus propias concupiscencias de dinero y de poder.

Veamos qué es un pacto en la Biblia, qué pactos ha hecho Dios con los hombres y descubramos a la luz de la palabra la realidad.

Te invito a leer para que no seas engañado, el final te asombrará.

Pacto

Convenio que expresa la relación especial de Jehová con su pueblo y resume la forma y estructura de la religión bíblica en ambos testamentos. La palabra hebrea (berit) aparece 285 veces en el Antiguo Testamento y la palabra griega (diatheke) 33 veces en el Nuevo Testamento; ambas se traducen «pacto».

Nota: tengan presente la palabra “BERIT” = PACTO, al final te asombrarás.

Pactos humanos

El pacto siempre es un acuerdo mutuo entre dos o más socios que los vincula y obliga a una reciprocidad de beneficios y obligaciones. No sólo lo vemos en pactos bilaterales, sino también concertados entre grupos (Jos 9.15; Abd 7). El Antiguo Testamento da varios ejemplos de pactos humanos:

Nota: Si el pacto es un acuerdo mutuo entre dos o más socios que los obliga entre sí tanto con derechos y obligaciones, la pregunta es ¿puede el hombre obligar a Dios a cumplir un pacto? ¿puede el hombre hacer un pacto con Dios? o ¿es Dios el que pacta con el hombre?

Veamos diferentes pactos en la Palabra.

Compromiso matrimonial

El matrimonio es un pacto (Mal 2.14; Ez 16.8).

Relaciones familiares

A través de un pacto, Jacob y Labán entran en relaciones familiares (Gn 31.44-54).

Relaciones de amistad y compromiso de unión para la vida.

En un pacto, Jonatán sella con un regalo la dádiva de su propia vida a su amigo David (1 S 18.1-4; 20.4-17).

Promesa de buenas relaciones y obligaciones sociales mutuas

Abimelec e Isaac hicieron un pacto de no agresión (Gn 26.23-33).

Reconocimiento de una propiedad

Abimelec y Abraham hacen un pacto en el que se asegura que Abraham es dueño de un pozo (Gn 21.22-34).

Compromiso de apoyo político

Abner se compromete con David para luchar por hacerlo rey de todo Israel (2 S 3.12-21).

Compromiso de liberación de esclavos

Sedequías se compromete con los ricos de Judá a liberar a sus esclavos (Jer 34.8-22).

Tratado de un rey vasallo con un rey soberano

El rey de Judá se sometió al rey de Babilonia (Ez 17.11-21).

Veamos los distintos pactos que Dios a hecho con los hombres, sin perder de vista que Dios es el que los propone.

CONCEPTO TEOLÓGICO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Adán

Aunque la palabra no se usa en Gn 1:3 ni aparecen todos los elementos tradicionales, el Antiguo Testamento se refiere una vez a la relación establecida entre Dios y Adán como a un pacto (Os 6.7). Se estableció con Adán no solo como individuo, sino como representante de todos los hombres (Ro 5.12).

Muchos teólogos suelen hablar del pacto adámico como «un pacto de obras». Sin embargo, sería más exacto calificar el pacto adámico como pacto de «obediencia», puesto que Dios, como el «Dios de toda gracia» (1 P 5.10), manifiesta su gracia en todas sus obras (Sal 145.13b, 17, BJ), pero exige obediencia de Adán. La obediencia que Dios espera del hombre debe ser consecuencia de la confianza (fe) en Él y su Palabra (Heb 11.6), y debe expresarse en la obediencia. El pacto con Adán incluyó también su ubicación en un lugar escogido (Edén, Gn 1.27; 2.8) y poder creador para producir una descendencia santa (Gn 1.26-28).

Noé

El primer uso de la palabra pacto (berit) aparece en relación con • Noé en Gn 6.18 e implica beneficios para toda su familia. Este pacto se desarrolla en Gn 9.1-17 donde se aplica a toda la descendencia de Noé y a todo ser viviente. En este caso la gracia prometida no depende de una buena comprensión o respuesta positiva por parte de todos los beneficiados. Es un pacto eterno cuya señal es el arco iris (Gn 9.12, 13). Está arraigado en la gracia divina (Gn 6.8; 9.1-3); requiere una fe que se exprese en obediencia (Gn 9.4-6; Heb 11.7) y la responsabilidad de producir una descendencia santa (Gn 9.1, 7); es eterno (Gn 9.12, 16) e implica una bendición universal (Gn 9.1, 11, 16s). Se puede considerar como una renovación del pacto con Adán y un avance del pacto salvífico con Abraham (Is 54.9, 10; 1 P 3.20, 21).

Como vemos en este pacto Dios es el que propone y dispone, a Noe solo le queda aceptarlo y obedecerlo.

Abraham

En el pacto con Abraham, renovado con Isaac y Jacob, tenemos la expresión clásica del pacto divino y se transmitió por dos tradiciones (Gn 15; 17). Las bendiciones prometidas incluyen: (1) Una descendencia santa y numerosa; (2) la posesión de la tierra de Canaán; y (3) la reconciliación con Dios.

La tercera promesa se expresa en Gn 17.7: «Yo seré tu Dios y el de tu descendencia después de ti», y muestra que, como en los casos de Adán y Noé, el pacto divino no se limita a la relación entre Dios y el individuo que originalmente recibe las promesas. Sin embargo, la exclusión de Ismael (Gn 17.18-21) y Esaú (Ro 9.6-13) muestra que aun en el Antiguo Testamento la descendencia física no garantiza el cumplimiento automático de todas las bendiciones prometidas en el pacto. Las promesas se cumplen para «los hijos de los hijos», pero con la condición de que posean una actitud de fe hacia Dios y estén calificados como «los que guardan su pacto, y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra» (Gn 17.9; Sal 103.17, 18; Ro 4.13).

Génesis 17 acentúa el hecho de que el pacto con Abraham es eterno (vv. 7-9, 13, 19; cf. Gl 3.16-18; Heb 13.20), y establece la circuncisión como señal del mismo. Aunque en el pacto con Abraham resalta el requisito de la fe, permanece vigente la necesidad de la obediencia como expresión ineludible de una fe sincera. Aunque el pacto con Abraham es particular y limitado, el contexto muestra que (cf. Adán y Noé) Dios tenía propuesta una bendición universal (Gn 12.3; Hch 3.25).

Israel

El mediador del pacto que Dios hizo con el pueblo de Israel en Sinaí fue Moisés. Este pacto constituía una renovación y desarrollo del pacto con Abraham (Gn 15.13-21; Éx 2.23, 24; 3.15-17; 6.4-8; 32.13; Lv 26.40-45; Dt 4.29-31; Sal 105.8-11, 41-45; 106.45). La continuidad esencial de este pacto con el anterior se destaca en los siguientes elementos:

1. Es un pacto arraigado en la gracia divina (Dt 9.4-6).

a. Insiste en una actitud de fe por parte del hombre.

b. Requiere que la fe se exprese en una obediencia radical y de todo corazón          (Éx 19.5).

2. Siempre incluye la reconciliación espiritual con Dios como promesa fundamental del pacto (Éx 6.7).

a. Espera como cosa normal una descendencia santa (Dt 6.7; 29.29; 30.6).

b. Mantiene como meta final la bendición universal (Éx 19.5, 6).

Los principales elementos nuevos (de «caducidad» o «desarrollo») en el pacto con Israel se encuentran en que: (1) por primera vez Dios establece su pacto con una nación (descendiente de Abraham, Éx 1.1-7); (2) se multiplican y desarrollan las estipulaciones del pacto en la Ley (Éx 20; Dt 32) hasta convertirse en la constitución de la nueva nación.

Como vemos, Dios es el que propone el pacto y marca sus condiciones a seguir; nadie le pone o le quita, sólo Dios.

David

El pacto que hizo con David desarrolla la antigua promesa de una descendencia santa (Gn 3.15; 17.7, etc.). Se anuncia en 2 S 7.12-17; 1 Cr 17.10-15 y se recuerda con júbilo en Sal 89.3, 4, 26-37; 132.11-18; cf. 2 S 23.5. En última instancia es mesiánico (Is 42.1, 6; 49.8; 55.3, 4; Mal 3.1; Lc 1.32s; Hch 2.30-36). El Siervo de Jehová se llama «pacto» en Is 42.6, puesto que incorpora todas las bendiciones y cumple todas las estipulaciones. El pacto davídico marca un desarrollo particular dentro del contexto general del pacto mosaico y no se debe considerar totalmente paralelo con aquel.

El «nuevo pacto»

El nuevo pacto prometido en Jer 31.31-34 es otra renovación del pacto con Abraham e Israel. Su continuidad con los pactos anteriores se muestra en los siguientes hechos:

1. Es un mismo Dios que establece el pacto (vv. 31-33).

2. Se hace con un mismo pueblo (vv. 31-33).

3. Las estipulaciones abarcan esencialmente la misma Ley antigua (v. 33).

4. La promesa fundamental es una misma: «Yo seré tu Dios y tú serás mi pueblo».

Los nuevos elementos en la renovación del pacto recalcan:

1. Una interiorización más profunda de la Ley (cf. Dt 6.6, 7; Sal 37.31).

2. Una nueva fuerza moral e interior que resulta del nuevo pacto (cf. Ez 36.27;     Ro 8.38s).

a. Un nuevo concepto sobre la universalidad del conocimiento de Dios                   entre su pueblo (Jer 31.34,).

Una vez más, vemos que Dios es el que hace el pacto, pone sus condiciones y los alcances, el hombre en nada interviene.

CONCEPTO TEOLÓGICO EN EL NUEVO TESTAMENTO

La promesa de un nuevo pacto (o sea, una renovación decisiva y final del pacto eterno) se cumplió en  Jesucristo (2 Co 1.19, 20). Como el segundo Adán (1 Co 15.45ss) e imagen de Dios (Col 1.15), Cristo cumple con los requisitos del pacto por parte de todos los hombres y así renueva la imagen divina en el hombre (Ro 5.12-21; 2 Co 3.18). Cristo forma su Iglesia en la que la muerte no puede prevalecer (Mt 16.18).

En Cristo se cumplen las promesas del pacto hecho con Abraham (Lc 1.54, 55, 72-75) y con David (Lc 1.68-71) y las estipulaciones del pacto mosaico con Israel (Mt 5.17, 18). El nuevo pacto se funda en la sangre de Cristo, su Mediador (Heb 12.24), quien identificó este pacto (Lc 22.20; 1 Co 11.25) con el pacto eterno (Mt 26.28; Mc 14.24, BJ).

Puesto que el nuevo pacto representa una confirmación del pacto eterno, las promesas y provisiones fundamentales de los pactos anteriores permanecen vigentes (Ef 2.12; 2 Ti 3.15-17). El Pueblo de Dios todavía se llama «Israel» (Gl 6.16), y se desarrolla a partir del núcleo de judíos creyentes (Ro 11.1-6). Sin embargo, del Olivo se desgajan a los judíos incrédulos y se injertan (Ro 11.7-24) y hacen miembros de la familia de Dios (Ef 2.11-22) a los gentiles creyentes. Sigue en efecto el deber de levantar una descendencia santa (Tit 2.14; 1 P 2.9), y ahora este deber incluye la labor evangelizadora (Mt 28.19, 20; 1 Co 4.15; etc.; cf. Dt 6.7-9).

El nuevo pacto se destaca sobre todo por el gran desarrollo del ministerio del Espíritu Santo (Hch 2; 2 Co 3.4-18; etc.). Hebreos explica la superioridad del nuevo pacto (9.16, 17), y tanto allí como en Gl 3.15-17 la garantía del pacto es la muerte de Cristo, «porque el testamento con la muerte se confirma». Su finalidad también se acentúa por el uso del concepto de un  «Testamento», que es otro significado del griego diatheke.

Bibliografía:

1. Alonso-Schokel, «Motivos sapienciales y de alianza en Génesis 2-3»,                 Bíblica, 43, 1962, pp. 305-309.

2. J. Schildenberger, «Alianza», Diccionario de teología bíblica, Herder,                 Barcelona, 1967. Edmund Jacob, Teología del Antiguo Testamento,                     Ediciones Marova, Madrid, 1969, pp. 198-204.

A través de este estudio hemos visto los pactos que Dios ha hecho con su pueblo, igualmente la naturaleza de los mismos.

Existen 2 versículos, los cuales usan las personas que enseñan tal doctrina de hacer pactos con Dios, veamos cuales son:

Salmos 50:5 Juntadme mis santos, los que hicieron conmigo pacto con sacrificio.

Los vv. 5 y 6 pide que reunan a su pueblo, fieleslos que están en un pacto con Dios, para que él los escudriñe antes de renovar el pacto. La clave para entender el Salmo está en el v. 5; lo que se traduce han hecho… pacto es un participio que se usaba para “estar para hacer un pacto”. Dios está Ilamando a “los que están para hacer (renovar) un pacto conmigo mediante sacrificios”. Por eso, en el próximo párrafo enseña la actitud necesaria de corazón para el verdadero sacrificio a Dios.

se requiere la presencia de los «santos» de Dios, «los que hicieron pacto con sacrificios» (v. 5), en una clara referencia a su pueblo (Ex 24:5–8), que serán las personas juzgadas.

Ver: https://activistasdecristo.wordpress.com/2011/11/21/salmo-505-fundamenta-que-se-puede-pactar-con-dios/

Esdras 10:3 Ahora, pues, hagamos pacto con nuestro Dios, que despediremos a todas las mujeres y los nacidos de ellas, según el consejo de mi señor y de los que temen el mandamiento de nuestro Dios; y hágase conforme a la ley.

Ver https://activistasdecristo.wordpress.com/2011/12/27/se-puede-pactar-con-dios-segun-esdras-103/

Por último, recuerdas que al inicio de este estudio te pedí que tuvieras presente la palabra BERIT que es igual a PACTO.

Mira lo que nos cuenta la Palabra sobre esto: veamos cual es el verdadero dios de pactos.

Jueces 8:32-33 Y murió Gedeón hijo de Joás en buena vejez, y fue sepultado en el sepulcro de su padre Joás, en Ofra de los abiezeritas.Pero aconteció que cuando murió Gedeón, los hijos de Israel volvieron a prostituirse yendo tras los baales, y escogieron por dios a Baal-berit.

BAAL = SEÑOR, MARIDO

BERIT = PACTO

ESCOGIERON AL dios señor, marido de pactos….

Baal-berit. Es un dios pagano….

Así que cuando escuches decir que pactes con Dios, con el que estás pactando es con, Baal-berit y no con el Dios Viviente.

No te dejes engañar, o mejor dicho robar por gente ignorante o mal intencionada.

Conclusión:

¿Podemos como creyentes agregar algo más al pacto ya hecho por Dios?

Tenemos que recordar que el pacto “obliga” a las dos partes, ¿podemos obligar a Dios a cumplir con un pacto hecho por nosotros?

Dios ya ha hecho su pacto en la cruz y sellado con la sangre de Jesús el cual es perfecto, donde ha incluido más de lo que uno como hombre puede comprender, ¡toda bendición en los lugares celestiales!

Cuando uno dice haré un pacto con Dios, por ejemplo, daré “X” dinero para que Dios me dé mi casa, Dios podría decirnos: “no es necesario pactar nada más, lee la Palabra y encontrarás que si tu cumples lo que yo ya he establecido en Mi Pacto, como la obediencia radical, yo te daré mas que una casa”.

Dios ha hecho un pacto perfecto, donde no están incluidas las concupiscencias de los hombres.

Hechos 8:20

Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.

No trates de comprar el favor de Dios.

Hermanos, lo más importante es la salvación. No te desenfoques y en vez de tratar de pactar con Dios, comprométete a cumplir el pacto ya establecido y verás las bendiciones que vendrán a tu vida.

 Damián Ayala. Esclavo voluntario de Jesucristo.


Los Masones Breve Perspectiva

Los Masones
Breve Perspectiva

Por: Pablo Santomauro

El tema de los masones continúa siendo relevante para muchos en la actualidad. En esta breve perspectiva sólo advertiremos de los peligros latentes dentro de sus filas.

La existencia de símbolos misteriosos, juramentos, ritos y doctrinas secretas, es ampliamente conocida y aceptada en la masonería y no es tema de controversia.

La Enciclopedia Británica reporta datos suministrados por los masones, entre ellos, un número de adeptos de 6 millones alrededor del mundo, y le llama la sociedad secreta más grande del planeta.

Si usted tiene la intención de unirse a los masones quizá encuentre un pequeño problema para decidir a cuál grupo quiere ingresar. Existen cerca de 34,000 logias.

La dificultad se acrecienta cuando encontramos que muchas de las enseñanzas masónicas y sus eruditos se contradicen entre sí. Lo que uno afirma el otro niega o duda, y viceversa. Tomadas en conjunto, las doctrinas masónicas son una ensalada de aberraciones digna de lástima.

El hecho de que una sociedad sea secreta no necesariamente es indicativo de que sea ocúltica, pero en el caso de los masones, a medida que indagamos, la conexión ocúltica se hace obvia.

John Weldon, autor cristiano, presenta cinco características de las organizaciones masonas:

1. La masonería concuerda con la Nueva Era en que cada ser humano posee en sí un poder ilimitado que puede ser desencadenado cuando se siguen ciertos pasos.

2. Utiliza un sistema de símbolos muy similares a los de las ciencias ocúlticas, tales como la cábala, el rosacrucianismo y la filosofía hermética.

3. Induce a sus miembros a descubrir los significados detrás de sus símbolos y ceremonias (o “verdades esotéricas”).

4. Promueve la búsqueda de estados de conciencia alterados, una práctica mística y ocúltica.

5. Un número considerable de masones entiende que su organización (cualquiera sea de las 34,000 en existencia) será el vehículo que guiará al mundo a una era de iluminación.

Nosotros agregaríamos que la masonería requiere que sus miembros crean en una entidad divina o poder superior. No importa el nombre o la definición, puede llamarse Zeus, Osiris, Gran Espíritu o The Force ; puede ser personal, impersonal, o una batería Duracell gigante viajando por el universo.

La logia de los masones libres enseña que el Dios de la Biblia es el mismo Dios de todas las religiones  que se ha revelado con distintos nombres y de diversas maneras. La absurdidad de este concepto es refutada en otra de nuestras perspectivas.

¿Por qué hay tantos masones que no conocen el aspecto misterioso y ocúltico de la masonería? ¿Por qué muchos masones lo niegan?  Porque un gran número de masones rara vez avanzan más allá de los niveles iniciales de la organización. Como se han quedado en kindergarten (jardín de infantes), para ellos el grupo no es más que un club social. Los que llegan a progresar sí son instruidos en materia ideológica tanto como ocúltica. Este es el peligro de la masonería.

No importa cuántas obras de beneficencia haga la organización, o cuán altruistas sean sus metas a nivel social o político, la filosofía de la organización está en directa oposición al Dios de la Biblia. Teniendo en cuenta que para muchos de sus integrantes, la masonería es una búsqueda de iluminación espiritual o salvación individual, el destino eterno del masón que permanece en sus creencias sobre el final de su vida, es el infierno.

Para finalizar, digamos que las doctrinas universalistas de los masones, la paternidad de Dios y la hermandad de los hombres, son falsas doctrinas, la Biblia las contradice de plano. Los rituales secretos, a su vez, no son un camino de salvación, sino todo lo contrario.

A nuestros amigos masones les exhortamos a depositar fe en el único que los puede salvar, el Señor Jesucristo, el mismo que dijo “Yo públicamente he hablado al mundo ….. y nada he hablado en oculto” (Juan 18:20), el mismo Dios que dijo en Isaías 48:16: “Desde el principio no hablé en secreto ….”<>

*Este Artículo ha sido publicado con el permiso del apologista Pablo Santomauro*

Nota: Este articulo fue tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel


Denunciando el Universalismo

Denunciando el Universalismo

Por:  J. Oswald Sanders

No es nuestro propósito tratar exhaustivamente las doctrinas del universalismo, pero no podemos evitar referirnos al tema pues en algunos aspectos afecta lo que estamos considerando, especialmente en cuanto a la evangelización de los paganos. Sin duda hay diversos puntos de vista dentro del campo del universalismo, pero todos sostienen en común que finalmente, ya que Dios es amor, ese amor triunfará sobre su ira, y todo ser humano estará comprendido dentro de ese amor. No pueden aceptar que millones de almas creadas a la imagen de Dios puedan finalmente estar apartados de Él. Si existe tal cosa como la ira de un Dios enojado debe ser temporaria. El doctor C.H. Dodd, destacado erudito bíblico lo expresa muy claramente en The Bible Today (La Biblia hoy): “Así como todo ser humano yace bajo el juicio de Dios, también todo ser humano en última instancia está destinado, en su misericordia, a la vida eterna”.

En el campo de las misiones el universalismo se define en las palabras de D.T. Niles cuando dijo que Cristo ya había redimido a todo el mundo, y que un día Él recogerá todo el mundo a Sí mismo. Pero hasta que lo haga hay algunos que viven en rebelión, no sabiendo que le pertenecen a Él o de que Él los ha redimido. Comparó a aquellos que no tienen a Cristo con los japoneses en islas remotas que seguían peleando después de que la Segunda Guerra Mundial había cesado, porque no se habían enterado de que la misma había finalizado. Al dirigirse a la Convención Bautista Americana el doctor Niles dijo que todos los hombres están dentro del ministerio de Jesucristo, lo acepten o no. Afirmó que la pregunta: ¿Eres salvo?, jamás se formula en el Nuevo Testamento, y que sólo se pregunta: ¿Sabes que Jesucristo es tu Salvador? Jesús es Señor aunque el hombre no lo sepa, lo crea o no lo crea.

Ninguno negaría que Cristo es en potencia el Salvador de todos los hombres en virtud del hecho que Él hizo la propiciación por los pecados de todo el mundo en la cruz. Pero a través de toda la Escritura se sostiene que la salvación que Él hizo posible sólo se efectiviza en respuesta a una fe viva (cp. Ef. 2:8).

Las implicaciones de esta doctrina universalista son claras. Si es verdad que todos los hombres en realidad han sido redimidos, entonces la tarea del evangelista no es ganarles para Cristo sino informarles que están redimidos para que comiencen a vivir de acuerdo con esa redención. La antigua idea de que la tarea del misionero era llevar a Cristo a la India y a la China ya no tiene validez pues Cristo ya está allí, puesto que es el Salvador universal. El privilegio y la responsabilidad del misionero es anunciar el señorío universal de Cristo, y desafiar a los hombres que lo reconozcan en sus vidas. Aquellos que lo hacen en esta vida comienzan a disfrutar en la tierra de las recompensas de pertenecer a Dios. Los demás que no gozan de estas bendiciones en la tierra por no haber oído de Cristo en este mundo, recibirán los beneficios después de la tumba.

Hay unas cuantas Escrituras en que los universalistas se basan y debemos admitir que algunas de ellas a prima facie, y otras por estar divorciadas de su contexto, dan algún apoyo a su posición. Nels F.S. Ferre que se auto-denomina universalista, sostiene que su punto de vista “se basa en la más profunda y fuerte lógica de la Biblia”. Para sustentar su declaración cita versículos como 1 Timoteo 2:3, 4; 4:10; Lucas 1:37; Romanos 2:12; 1 Corintios 1:18; Tito 2:11; Colosenses 1:20; Juan 12:32; Hechos 3:21; 2 Pedro 3:9; 1 Corintios 15:22, 28; 2 Corintios 5:19; 1 Juan 2:2. No nos proponemos aquí procurar combatir la interpretación universalista de estos versículos sino sólo decir que en cada caso hay una interpretación que refuta tal punto de vista. Pueden consultarse comentarios confiables para encontrar estas interpretaciones. Sin embargo, sí daremos algunas consideraciones para demostrar que el universalismo no está en armonía con las enseñanzas de las Escrituras.

Virtualmente niega toda la verdadera libertad de la voluntad humana

Si, como arguye Nels Ferre, el amor radical de Dios perseguirá a todo hombre hasta que lo redima, ¿dónde cabe el libre albedrío? El amor que no es voluntario no es en verdad amor. ¿No forma parte de la dignidad intrínseca del hombre el poder decir: “No”, aun al omnipotente Dios? Sostener que al final la omnipotencia de Dios prevalecerá sobre la reticencia o la negativa del hombre equivale a quitarle su libre albedrío. Deja de ser hombre y se transforma en robot.

Niega la autoridad de la Palabra viva y escrita

En las palabras de J.H. Newman en su Apología, el universalismo “comete el error de someter al juicio humano aquellas doctrinas reveladas que por su naturaleza están fuera de su esfera e independientes de él, y de pretender determinar sobre una base intrínseca la verdad y el valor de las proposiciones que sólo pueden ser recibidas mediante la autoridad externa de la Palabra divina”. Grandes porciones de las Escrituras y sobre todo las enseñanzas de nuestro Señor están totalmente en contra del universalismo. A través de la Biblia hay un consecuente contraste trazado entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte eterna, la luz y las tinieblas, los justos y los malvados, los salvados y los perdidos, las ovejas y las cabras, los condenados y los liberados, el cielo y el infierno. Los contrastes son blancos y negros sin un atisbo siquiera del gris neutral del universalismo.

También enseña que hay una separación final e irremediable entre los perdidos y los salvados (Mt. 7:13), y entre las ovejas y las cabras (Mt. 25:32, 46). Aquellos cuyos nombres no se hallaron escritos en el libro de la vida fueron echados en el lago de fuego que perdura para siempre (Ap. 20:10–15). Estas Escrituras y otras enseñan acerca de una definida y final separación entre los redimidos y los perdidos. Procuremos reconciliar las doctrinas del universalismo con pasajes tales como Mateo 25:41; 13:41, 42; 2 Tesalonicenses 1:8, 9; 2 Pedro 2:9; Apocalipsis 14:9–11. ¿Qué significa la “gran sima” de Lucas 16:26? ¿Qué significado tiene la declaración de Jesús: “Estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mt. 7:14)? ¿Por qué la imperiosa necesidad del nuevo nacimiento si todos serán salvos de todos modos (Jn. 3:3)? ¿Qué respuesta hay a la solemne aseveración de Mateo 12:32: “Al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero”? Estas son algunas de las dificultades que confrontan al universalismo, si no se impugnan la autoridad de Cristo y de las Escrituras.

Minimiza la gravedad del pecado

Desde Génesis 3 a Apocalipsis 22 se enfatiza la gravedad del pecado. Dios lo considera tan serio que la única manera en que Él pudo contrarrestar sus efectos funestos era entregando a su Hijo a la agonía y a la vergonzosa muerte de la cruz. Si todos los hombres tienen el mismo fin en la vida venidera, si la recompensa del ateísmo es la misma que la de la santidad, ¿qué incentivo hay a vivir una vida santa? ¿Qué objeto tienen las reiteradas advertencias sobre la paga del pecado? La muerte deja de ser un castigo a la transgresión de la ley de Dios y se torna en un portal deseable al gozo celestial. Una de las tendencias más graves del universalismo es la de contribuir a que el hombre considere livianamente al pecado.

Le quita valor a la enseñanza bíblica sobre el juicio final

Si todos están redimidos y sólo necesitan que se les informe al respecto, ¿qué objeto tiene el juicio final enseñado tan claramente en el Nuevo Testamento, en pasajes tales como Mateo 25:31, 32; 2 Corintios 5:10; Hebreos 9:27; 2 Pedro 2:9; Judas 14, 15? ¿No será, como alguien ha sugerido, más bien la absolución final y no el juicio final? ¿No constituye una parodia de justicia?

“Los efectos del universalismo en un servicio fúnebre serán muy llamativos”, sugiere A.C. Webster. “Ya sea los funerales de Nerón o de San Pablo, de Eichman o Schweitzer, de Hitler o de Niemoller, de un agnóstico o de San Agustín, de un ateo o de Atanasio, de Judas o de Santiago, a todos por igual se los podrá encomendar a ‘la segura y certera esperanza de la resurrección de los muertos para vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor’.”

Le quita urgencia a la predicación evangélica y un poderoso movil al servicio misionero

Si el universalismo es verdad y todos los hombres finalmente serán salvos, a pesar de lo que hagan o dejen de hacer, ¿qué cabida tendrían las palabras de San Pablo quien a la luz del juicio venidero dijo: “Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres” (2 Co. 5:11)? ¿Dónde está el temor en su mensaje? Si la salvación está disponible después de la muerte, ¿por qué la nota de urgencia y advertencia en pasajes tales como 2 Corintios 5:10; Hebreos 4:7; 10:27–29? ¿Qué necesidad hay de embarcarnos en un programa misionero costoso y sacrificado? ¿No será que esta doctrina tenderá a impulsar a los hombres a especular con sus almas?

Estos son algunos de los efectos nocivos de la doctrina universalista que se proclama desde los púlpitos de muchos teólogos liberales en la actualidad. Necesitamos un renovado énfasis sobre la enseñanza de las Escrituras en el sentido de que el hombre sin Cristo está perdido.

Sanders, J. Oswald. ¿Están Perdidos?. London: Ediciones Hebron, 1984.


El Jesucristo de la Wachtower

El Jesucristo de la Wachtower 
El por qué los Testigos de Jehová no  pueden ser llamados cristianos

por Pablo Santomauro

Los Testigos de Jehová profesan creer en Jesucristo. Hasta se identifican ante la gente como cristianos. Pero si examinamos de cerca sus creencias, nos daremos cuenta que ellos predican un Jesús que es vastamente diferente al Jesús de la Biblia.

Para los Testigos de Jehová, “Jehová Dios” es un nombre que sólo describe al Padre [1]. Jesucristo se llamó Miguel antes de dejar el cielo y aun hoy luego de su retorno, sigue siendo el Arcángel Miguel [2]. Sí, Jesucristo para ellos es el segundo personaje en importancia en todo el universo, fue la primera y única creación directa de Jehová [3], posterior a la cual Jesús, dotado de poder por Jehová, creó todas las demás cosas. La segunda etapa en la vida de Jesús transcurrió aquí en la tierra luego de que Jehová transfiriera la vida de Jesús desde el cielo hasta el vientre de María [4].

Durante su vida en este mundo, Jesús fue solamente un hombre exactamente como lo fue Adán antes del pecado original, pero conservó las memorias del Arcángel Miguel [5]. Luego de su muerte, Jesucristo dejó de existir como ser humano y fue re-creado a su estado original, i.e., una criatura ontológicamente espiritual (el Arcángel Miguel) [6]. De acuerdo con esta posición, la resurrección de Jesucristo no puede ser vista como un triunfo sobre la muerte física. En realidad, la Escritura revela todo lo contrario (1 Co. 15:54-55).

Sumado a esto, los Testigos de Jehová insisten en que Jesús no debe ser adorado, y que las oraciones no deben ser dirigidas a él [7]. La Biblia, por supuesto, afirma lo contrario (Mt. 2:11; 28:9; He. 1:6; Hch. 7:59-60; 9:13-14).

Como podemos ver, los Testigos de Jehová niegan la Deidad de Jesucristo, haciéndolo una simple creación de Dios (una criatura más, a pesar de que lo describan como la primera y gran creación). Si bien están dispuestos a decir que Jesús es un dios poderoso, de ninguna manera se compara con Jehová Dios, el Todopoderoso [8]. Esa es la razón por la cual los Testigos de Jehová y todos aquellos que hacen de Jesús alguien de menor valía que Dios, no pueden responder con el amor incondicional, la honra y la fe que Jesús demanda.

En Juan 5:23, Jesús mismo dice que todos deben honrar al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. Jesús reclama aquí igualdad con el Padre. El Testigo de Jehová niega esto, por lo cual está desobedeciendo la Palabra de Dios.

Por éstas y muchas otras razones, la organización de los Testigos de Jehová no puede ser considerada cristiana, sino más bien una secta, o sea, un fraude espiritual. Reclaman ser cristianos pero niegan las doctrinas esenciales del cristianismo. Definitivamente, los Testigos de Jehová no son cristianos. Sus enseñanzas son claramente anti-cristianas. <>

Notas:

1) El Hombre más Grande de Todos los Tiempos, Introducción, p. 4.

2) Atalaya , Mayo 15, 1969, p. 307; Atalaya , Diciembre 15 1984, p. 29.

3) Make sure of all things (Asegúrese de todas las cosas) , p. 204.

4) El conocimiento que lleva a la vida eterna , pp. 39,40.

5) Reasoning From the Scriptures , Watchtower Bible and Tract Society, Brooklyn, New York, 1985, pp. 209-220, 405-426.

6) Sea Dios Veraz , p. 276; El Reino Viene, p. 258.

7) Atalaya , 15 Dic. 1994, pag. 23.

8) Booklet on “Jesus the World’s Savior” , published by the Dawn Bible Students, http://sewhttkr.home.comcast.net/jesusws.htm

**Este Escrito ha sido Publicado en este blog con el Permiso del apologista Pablo Santomauro**

Este articulo fue tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel