Mantente incomodo

Mantente incomodo

64799_N_10-01-14-9-16-15

Dios nos hablo en Horeb y nos dijo; Habéis estado bastante
Tiempo en este monte (Deuteronomio 1:6).

Generalmente las personas buscan la manera de estar cómodos. La comodidad es uno de los mayores deseos de la gente hoy en día. Esta no la venden a diario por los medios de comunicación;  un casa grande con todas las cosas necesarias, un coche grande y espacioso, un sofá confortable, ropa relevante y a la moda, aparatos electrónicos de última generación  que hacen el trabajo mas fácil, en fin todo esto para darnos una vida más cómoda y llena de la ley del mínimo esfuerzo.

Cuando estudias la palabra de Dios te das cuenta que el Reino busca todo lo contrario a lo que nos ofrece el sistema del mundo. El Señor desea nuestra incomodidad, nuestra insatisfacción con el presente estado de cosas que nos alejan de Él.

Es irónico pero mientras nosotros buscamos la comodidad, Dios busca nuestra incomodidad. Nunca nadie que amo la vida cómoda cambio nada, ni se involucro en procesos de cambio y transformación en el mundo. Fue la incomodidad de Gandhi por ver los abusos que sufría su país que hizo que se activara para ayudar y pelear por un cambio a través de la guerra silenciosa. Fue la incomodidad de Nelson Mandela lo que hizo que trabajar por la igualdad social de África. Fue la insatisfacción de la Madre Teresa de Calcuta la que hizo que dedicara su vida a los más desfavorecidos. Fue la incomodidad de Jesucristo lo que le hizo dejar su trono y venir a este mundo y encarnarse por nuestra salvación.

 El común denominador de los transformadores de ambientes es la incomodidad, la insatisfacción con su presente estado de cosas . En un mundo donde se ama a los que predican comodidad y se rechaza a los que anuncian incomodidad, no sé en qué lugar estaría Juan el Bautista y nuestro Señor Jesucristo, predicadores totales de incomodidad.

Todo cambio comienza con insatisfacción, con ese enojo santo interno que hace que nos levantemos. El reino de Dios necesita un ejército de personas incomodas e insatisfechas con el estado actual de las cosas y que se unen al propósito de Dios para ser luz y salvación a los que no le conocen.

La comodidad es un analgésico que adormece y anestesia el alma, esta nos roba el deseo de crecer y avanzar hacia nuevos horizontes y territorios. El confort produce inercia y pereza para realizar el llamado que Dios nos ha dado. Comodidad es la resistencia a esforzarse y trabajar para la voluntad del Señor en nuestra vida. No hay nada más triste que conocer a personas con un gran llamado y potencial pero pasivos y adormecidos por la vida estable y confortable.  El cómodo hace de la pasividad una morada permanente de autosatisfacción.

Tarde o temprano tendrás que elegir si amar la comodidad o amar la incomodidad. Comodidad es todo aquello que te dice ya lo has logrado, ya no hagas nada mas, disfruta todo lo que has obtenido, ya no vuelvas a visionar. Confort es cuando solo te enfocas en tu propio interés personal, son pensamientos de que no es necesario hacer nada. Es aquella voz interna que te dice no es necesario pensar y actuar diferente. La mente cómoda te roba la pasión por conquistar y ganar, te roba el entusiasmo y te acostumbra a vivir en un estado de tristeza, decepción y depresión.

Por otro lado, la incomodidad me mantiene orando, visionando, sirviendo y trabajando para el reino de Dios. El enemigo sabe que somos blancos fáciles cuando nos conformamos y pensamos que no necesitamos cambiar. Si no salimos de nuestra zona de comodidad solo nos estancaremos y no podremos experimentar expansión y crecimiento.

La incomodidad te mantiene activo, fresco, ilusionado y en movimiento cumpliendo los propósitos del cielo. La incomodidad te mantiene molesto, herido con la mediocridad, insatisfecho con la realidad que vives y observas en otros, pero no para que te amargues, frustres o abandones, sino para que te actives y te muevas hacia la transformación de esa realidad que tanto rechazas.

Una persona insatisfecha sale de su estado de resignación donde se encuentra sumergida y sigue esforzándose. La comodidad es el mayor asesino de tu propósito, te paraliza y envenena mentalmente. La comodidad es un dardo del enemigo que si te atraviesa te dejara herido de muerte. La incomodidad es tu mejor aliado, tu amiga, si te unes a ella te salvara la vida y te guiara hacia tu destino de gloria. La insatisfacción siempre te dice algo mas puedes hacer, algo mas puedes cambiar.

Más vale que hagas caso a las incomodidades que Dios te hace sentir, porque puede ser que jamás las vuelvas a tener. Prepárate porque Dios va a incomodar tu comodidad. Cuando esto suceda no te enojes, tarde o temprano acabaras agradeciéndoselo. MANTENTE INCOMODO.

Autores: Efrain Barboza


¿Te sientes culpable? ¿Lo niegas?

¿Te sientes culpable? ¿Lo niegas?

65035_N_20-01-14-20-44-33

Fotograma de “Falso Culpable” de Alfred Hitchcock / wikimedia commons (public domain)

Nosotros que calentamos los bancos de las iglesias, también tenemos nuestros pecados de egoísmo, de acumulaciones, de cerrar el puño para no compartir.

A veces caminamos tranquilos ante el espectáculo y escándalo de la pobreza en el mundo. Vemos todo un escenario de horror, pero pensamos que nosotros no lo hemos montado. No somos culpables. Intentamos acallar nuestras conciencias y no queremos ser interpelados por los sujetos que padecen dentro de esos escenarios de muerte. ¡Yo no soy culpable! ¡Yo no soy culpable! Nos repetimos y no dejamos que los gritos de los excluidos nos interpelen. Yo no he hecho nada, decimos. Pero en ese no hacer nada metemos tanto las acciones negativas como las positivas. Pasamos de largo cuando deberíamos actuar, compartir, mancharnos las manos.

Dios condenó al rico con relación a Lázaro, no porque hiciera acciones negativas de maltrato, no porque le diera patadas para echarlo de su presencia, sino porque habiendo tenido en sus manos la posibilidad de hacer la acción positiva de sacarle del pozo donde estaba hundido, no lo hizo. Fue pasivo. Creyó que ese escenario de horror, en el que vivía Lázaro, no lo había creado él. Se equivocaba por pasivo, por insolidario, por ser incapaz de compartir y mancharse las manos en la rehabilitación y dignificación de un hombre.

Muchos cristianos piensan que la injusticia en el mundo no es un problema de ellos que viven separados y de espaldas al mundo, al dolor de los hombres. Creen que la pobreza, la injusticia y la opresión se producen por sí mismas y que contra ello nada se puede hacer. NO usan ni su voz de denuncia ni su voz profética. No comparten ni gritan contra los opresores, sino que los tienen como modelo a imitar… la riqueza como prestigio. Piensan que, quizás, si hay desequilibrios infernales en los sistemas económicos dejando a más de media humanidad en pobreza, debe ser por culpa de algunos hombres malos, muy malos con los cuales yo no tengo nada que ver… y quedamos paralizados, pasivos, insolidarios sin ser movidos s misericordia.

No nos damos cuenta que, nosotros que calentamos los bancos de las iglesias, también tenemos nuestros pecados de egoísmo, de acumulaciones, de cerrar el puño para no compartir, de estar de espaldas al grito de los oprimidos, de no trabajar por la justicia en el mundo, de no intentar que los últimos, siguiendo el aserto bíblico, pasen a ser los primeros. Y nuestros pecados individuales, aunque los consideremos como pequeños, unidos al pecado de insolidaridades de todos, pasan a ser pecados sociales que alimentan las estructuras injustas del mundo, las estructuras económicas que empobrecen a más de medio mundo y que ponen la escasez del pobre en las mesas de los ricos.

Si los cristianos practicáramos la projimidad enseñada por Jesús, la solidaridad cristiana, usáramos la voz de denuncia e hiciéramos justicia, el milagro se podría producir: Dios nos ayudaría a ser agentes de liberación de los oprimidos, pobres y sufrientes del mundo.

El pecado personal no queda sólo como algo entre Dios y nosotros, no queda como algo que se queda sólo en mi interior sin que pase a formar parte de las estructuras injustas. El pecado personal deviene en pecado social que puede empobrecer y marginar a otros. Podemos ser culpables. De hecho, somos culpables.

Cuando uno se siente culpable, algo en su interior puede comenzar a moverse. Se puede comenzar a sentir el deseo de pedirle a Dios que nos saque de este pozo profundo e insolidario y sentimos la necesidad de buscar justicia, de ser personados y convertidos en nuevas criaturas capaces de sentirse movidos a misericordia. Nos damos cuenta como el pecado personal de muchos va cristalizando en leyes, normas y costumbres que sólo benefician a los poderosos y ricos de este mundo, a los acumuladores y opresores que se montan encima de los empobrecidos y dejados tirados y apaleados al lado del camino pr el que pasan religiosos o conocedores de la ley y miran para otro lado. El que se ha sentido culpable y ha sido personado, no puede pasar de largo, sino que se convierte en las manos y los pies del Señor actuando, se convierte en el seguidor del ejemplo del buen samaritano de la parábola.

Todo lo que beneficia a los poderosos, sean leyes, normas, concepciones del mercado, de la economía, de la justicia, todo lo que hace que algunos se enriquezcan y llenen sus graneros como el rico necio de la parábola, empobrece a otros. ¿De parte de quién estamos para no sentirnos culpables? ¿Cómo actuamos, cómo denunciamos, cómo nos convertimos en voceros de Dios, en sus manos y sus pies actuando en el mundo? ¿Cómo entendemos la vivencia de la espiritualidad cristiana?

A veces, he visitado iglesias y alguien me ha dicho que la eliminación de la pobreza está en manos de los políticos. Se echan para atrás, se echan fuera. No conocen la fuerza del Evangelio actuando en el mundo. No conocen sus responsabilidades cristianas. Pasan de largo como malos prójimos. No denuncian, no actúan, no comparten… no aman ni están dispuestos a dar arte de su tiempo, de sus bienes o de su vida a favor del prójimo necesitado. Caemos en la falta de misericordia. Yo quiero sentirme también culpable y ponerme delante de Dios para que Él me perdone y me use en la búsqueda de justicia, en la labor profética, en ser un vocero a favor de la justicia y del prójimo despojado de sus bienes y de su dignidad… es el camino.

Los cristianos tenemos que tener cuidado para que con nuestros comportamientos, nuestras faltas de compromiso, nuestras formas de vivir, nuestros estilos sociales, no ayuden a hacer cada vez más fuertes todas las estructuras, todos los mecanismos sociales marginantes y empobrecedores.

Una llamada a los cristianos: No nos comportemos ni asumamos los valores que están reforzando la injusticia y la opresión en el mundo, los valores antibíblicos que, como contravalores con los valores del Reino, entran en nuestras iglesias y en nuestras vidas alineándonos con los opresores del mundo.

Mejor sentirse culpables y pedir perdón. Dar la vuelta. Convertirse y cambiar de dirección siguiendo las sendas de justicia y de compromiso con el hombre. La conversión es tanto personal como social. Si nuestra conversión no repercute para nada en el ámbito social, deberíamos plantearnos si realmente se trata de la conversión verdadera hacia el Dios de la vida.

Autores: Juan Simarro Fernández

Dios los bendiga.


¿Es el movimiento gay uno de derechos civiles?

¿Es el movimiento gay uno de derechos civiles?

Column-Dont-compare-gay-rights-civil-rights-AR8UO8L-x-large

Una de las estrategias preferidas por los defensores de la homosexualidad para adelantar su agenda es disfrazar sus esfuerzos como una lucha de “derechos civiles,” comparable a la que tuvieron los negros en Estados Unidos en los años 1950 y 1960.

Pero, ¿esta comparación es justificada? ¿Es ser homosexual hoy día igual que ser negro para los años 60?

______

Desconexiones entre leyes anti-mestizaje y parejas del mismo sexo

Otro problema con esta técnica de esconder la agenda gay detrás de una lucha de derechos civiles es la absoluta desconexión entre “matrimonio” del mismo sexo y las leyes de anti-mestizaje.

Primero, hay una desconexión categórica.

“Mestizaje” literalmente significa “cruzamiento de razas diferentes.” Irónicamente, el hecho de de los homosexuales no se pueden “cruzar” le brinda luz a la carente lógica de su propuesta. Sencillamente, no es relevante que el mismo convenido ha sido utilizado para negar el matrimonio mestizo y el matrimonio del mismo sexo. Sólo es relevante si las circunstancias son las mismas… y no las son. No hay diferencia entre la tez blanca o tez negra porque el color de la piel de una persona es moralmente trivial. Sin embargo, hay una enorme diferencia entre un hombre y una mujer. La raza no tiene nada que ver con el matrimonio. Por otro lado, el sexo es fundamental en el matrimonio. La comparación entre dos personas de diferentes razas y dos personas del mismo sexo, no sólo es errónea, sino engañosa.

Segundo, hay una desconexión de definición.

La propia definición de matrimonio elimina la posibilidad de incluir a parejas del mismo sexo. La palabra “matrimonio” tiene una larga y bien registrada historia; significa: “la unión entre un hombre y una mujer.” Aún en culturas que practican la poligamia, la definición es entre un hombre y varias mujeres. Por lo tanto, mientras que las leyes anti-mestizaje le negaban un derecho legítimo a hombres y mujeres, lo mismo no puede ser dicho de negarle el matrimonio a parejas del mismo sexo. No se puede negar el derecho a algo que no existe.

[Cabe mencionar que el derecho a casarse es uno de los derechos más negados que existen. Las personas que ya están casadas, niños de 12 años, y personas que son familiares cercanos son ejemplos de algunas categorías de personas que se les niega el derecho al matrimonio rutinariamente. Por lo cual, decir que el matrimonio debe ser para cualquiera es un reclamo insensato. Siempre ha habido y, por necesidad, siempre habrá discriminación en las leyes matrimoniales.]

Tercero, hay una desconexión histórica.

Tan temprano como para los tiempos de Moisés, la historia registrada está repleta de matrimonios mestizos. Además, el hecho de que las leyes anti-mestizaje se limitaban a ciertas combinaciones de razas (blancos y negros, por ejemplo), demuestra la inconsistencia lógica y legal de tales leyes. Por lo tanto, a diferencia de los que abogan por los derechos homosexuales, aquellos que lucharon por el derecho de matrimonio mestizo tenían a la historia como su aliado.

_____

Problemas Legales

Algo que se les escapa a muchos que apoyan la homosexualidad en este debate es que a los gays nunca se les ha negado el derecho a casarse. Lo que se les ha negado es el derecho a cambiarle la definición al matrimonio. La corte suprema de Iowa, en su decisión a favor del “matrimonio” del mismo sexo, dijo:

“Es cierto que los estatutos del matrimonio no le prohiben el casamiento a las personas gays y lesbianas. Lo que requiere es que, si se casan, debe ser alguien de su sexo opuesto.”

Ahí está. No sólo está tan claro como el agua, sino que tiene la fuerza de ser una decisión legal: los homosexuales no han sido negados ningún derecho.

Entonces, ¿por qué, pues, los que abogan a favor de la homosexualidad insisten en decir que esto es un asunto de derechos civiles? Porque la persona homosexual no puede cumplir su deseo de tener una relación del mismo sexo y, al mismo tiempo, cumplir la definición del matrimonio.

Pero pensar que esto es posible es absurdo. No hay lógica suficiente como para justificarlo.

Es como si una persona quisiese ejercer su derecho a ser parte de la milicia de su país y, a la misma vez, cumplir su deseo de ser un pacifista. Entonces, esta persona va al tribunal supremo a reclamar y exigir que el gobierno abra una división pacifista de la milicia – con el único propósito de que esa persona pueda ejercer su derecho de ser parte de la milicia y su deseo de no ir a pelear.

_____

Implicaciones reales

Tal vez el aspecto más dañino a esta estrategia de esconder la agenda gay detrás de un movimiento de derechos civiles son las implicaciones que puedan haber. Si la orientación/identidad sexual es la base para (1) la clasificación de un grupo minoritario y (2) base legal para redefinir el matrimonio, entonces se puede abogar para cualquier relación – sin importar la gama de implicaciones que pueda tener. Son los mismo argumentos a favor de la homosexualidad que se utilizan a favor de la pedofilia y la poliamoría. ¿Dónde nos detenemos y a base de qué?

Los que abogan a favor de la homosexualidad detestan contestar esta pregunta. De hecho, so excelentes evadiéndola y burlándose de quienes la hacen, pero nunca contestan algo razonable. Sin embargo, las continuas implicaciones de las decisiones que hagan las cortes son inevitables.

______

La táctica más evidente que es utilizada en contra de los opositores de la homosexualidad es el “bullying” intelectual para silenciarlos. Desde utilizar la burla hasta hacer acusaciones de racismo, los que apoyan la homosexualidad han logrado silenciar a muchas personas con tácticas vacías y lógica absurda.

Tristemente, hemos estado tan ocupados tratando de convencer al mundo que no somos asesinos llenos de odio que se nos olvida que el Emperador no tiene ropa. No hay ninguna razón legal, lógica, moral, histórica ni bíblica para apoyar el “matrimonio” del mismo sexo

Este post fue tomado del blog amigo Verdad y Fe

 Dios los bendiga.


El Ateo y la Responsabilidad de Prueba

El Ateo y la Responsabilidad de Prueba

El ateo Michael Scriven insiste que “no necesitamos prueba de que Dios no existe para justificar el ateísmo. El ateísmo es obligatorio en la ausencia de la evidencia para la existencia de Dios.” Tal vez has escuchado que creer en Dios es como creer en San Nicolás (Santa Claus) o como tener un amigo imaginario.

¿Cómo respondemos a tales retos? ¿Están justificados los ateos en pensar así?

______

La responsabilidad de prueba no es nada más que el deber que tiene una persona de justificar las declaraciones que hace. Si alguien dice que tiene un perro que habla, es responsabilidad de esa persona presentar los argumentos que justifican esa declaración como cierta.

En este punto, el ateo piensa que TODA la responsabilidad de la prueba sobre la temática de Dios cae sobre el Cristiano – todo el tiempo – cuando no necesariamente es así.

______

El Ateo también tiene responsabilidad de probar la declaración: “Dios no existe.”

Es importante entender que el ateo está haciendo un reclamo de conocimiento, tal como el Cristiano. Es decir, así como el Cristiano dice que tiene conocimiento de que Dios existe, el ateo está diciendo que tiene conocimiento de que Dios NO existe. Por lo tanto, antes de rechazar la responsabilidad de prueba, el ateo necesita entender que AMBAS posturas requieren justificación.

Si se hace un reclamo que se conoce algo, se necesita proveer justificación de tal conocimiento cuando éste sea retado.

El ateo que reclame que Dios no existe o que Dios es como un amigo imaginario (o Santa Claus, o lo que sea), no puede escapar de la responsabilidad de la prueba. El Cristiano puede (y debe) preguntar: “¿Por qué crees esto?”, “¿Cómo lo sabes?”, y/o “¿Qué argumentos tienes que apoyen tu postura?” Hasta el sol de hoy, no hay buenos argumentos para esta postura. Tal vez digan: “Porque no hay buenos argumentos para la existencia de Dios.” Pero, esto no es suficiente – se necesita explicar POR QUÉ Dios no existe. Además, está haciendo OTRA declaración que necesita justificación, a la cual podemos preguntar: “¿Por qué piensas que no son suficientes o buenos?” “¿Qué tipo de evidencia haría que cambiases de opinión?”

Son más las personas que terminan siendo verdaderamente agnósticas que verdaderamente ateas.

______

Agnóstico vs Ateo

Los agnósticos son quienes afirman que no saben si Dios existe o no. Por otro lado, el ateísmo es un fuerte reclamo de un conocimiento de que Dios NO existe y es una postura difícil de defender. Muchas personas que dicen ser ateas, en realidad no tienden a serlo. La diferencia es que el agnóstico rechaza la creencia en Dios por falta de evidencia. Por otro lado, el ateo rechaza la creencia en Dios porque niega la existencia de Dios. Sin embargo, para poder negar la existencia de Dios, es necesario que tenga evidencia de ello.

Un ateo que dice: “Soy ateo porque los argumentos a favor de la existencia de Dios no funcionan,” en realidad no toma en cuenta que es lógicamente posible de que Dios exista aunque los argumentos fallen en explicarlo correctamente.

No es suficiente decir que los argumentos a favor de la existencia de Dios son errados para llegar a ser ateo. Es necesario probar que Dios NO PUEDE existir en ningún escenario posible.

En pocas palabras, la ausencia de evidencia no es la evidencia de la ausencia.

La persona que dice ser atea por no encontrar o no entender las evidencias a favor de la existencia de Dios está borrando la línea histórica que separa el agnóstico del ateo [véase J.P. Moreland, Does God Exist?(Amherst, New York: Prometheus, 1993), p233]. Una pregunta clave para hacer en esta instancia, una vez explicada la diferencia entre un ateo y un agnóstico, es: “¿Qué hace tu postura diferente a la de un agnóstico?”

______

Agnóstico Militante

Un agnóstico común tiene la actitud de búsqueda. Piensa: “Simplemente, no estoy convencido de que Dios existe,” pero no rechaza la oportunidad para aprender más y obtener más conocimiento sobre el asunto. Interesantemente, las personas que son verdaderamente agnósticas, defienden el Cristianismo ante atreos y el ateísmo ante el Cristianismo. Cuestionan ambas posturas extremas porque piensan que sencillamente, es algo que no se puede saber.

Ahora, hay un tipo de agnóstico militante cuya actitud es: “Yo no sé y tú tampoco puedes saber.” Esta no es la posición común agnóstica, la cual tiene dudas sinceras – sino que está confiadamente haciendo una declaración de conocimiento: que NADIE puede saber si Dios existe.

Esta postura también tiene responsabilidad de prueba – ¿cómo se puede saber que NADIE puede saber si Dios existe o no? Una cosa es hablar personalmente, otra es decir que estás seguro de que nadie puede saber. ¡Esto requiere justificación y evidencia!

______

Inocente por ignorancia vs culpable por ignorar

Cuando una turista del Occidente visita Cambodia por primera vez, tal vez no esté consciente de que enseñar la planta del pie o la suela de su zapato es insultante y ofensivo. La turista puede que ofenda a alguien por su ignorancia y falta de conocimiento de este tabú cultural. Ella es inocente por ignorancia.

Sin embargo, imagina que hay una persona conduciendo por una vía y no le presta atención a los letreros que informan el límite de velocidad. Si un policía detiene a esa persona, la persona no puede decir que no sabía cuál era el límite de velocidad para que no le den una multa. Como chofer, es el deber de la persona prestar atención. La ignorancia no es una excusa. Es culpable por ignorar, no inocente por ignorancia.

De la misma forma, decir: “No sé si Dios existe” puede revelar una falla en la responsabilidad de buscar a Dios si ésta se convierte en un: “No quiero saber si Dios existe.”

Como la existencia de Dios es un tema inmensamente importante, no podemos darnos el lujo de no prestar atención – especialmente en tiempos como éstos, que ofrecen tantas distracciones. El filósofo Tom Morris dice que los deportes, la televisión, restaurantes, conciertos, carros y miles de otras actividades nos pueden desviar de los asuntos esenciales de la vida. Como resultado, nosotros no nos concentramos en Dios. Luego, cuando llega la crisis (muerte, hospitalizacióndesastres naturales, etc.) no estamos en la mejor condición de enfrentar, procesar y emitir juicio sobre las preguntas profundas y difíciles. La persona que dice: “No sé si Dios existe” corre peligro de vivir distrayéndose e ignorar la pregunta de Dios. Y esto no lo hace inocente por ignorancia, lo hace culpable por ignorar su deber.

En otras palabras, aún el agnóstico común tiene una responsabilidad – no puede mantenerse neutral toda su vida; es su deber buscar y encontrar la Verdad, especialmente en la temática de Dios. Muchas veces ese “Yo no sé” se traduce a un “No me importa” – y, al final, será culpable por ignorar, no inocente por ignorancia.

______

Por lo tanto, el Cristiano, el ateo y el agnóstico militante tienen una responsabilidad de probar y justificar sus reclamos al conocimiento de que Dios existe o de que Dios NO existe o de que no se puede saber si Dios existe o no, respectivamente. ¿Por qué? Porque TODOS están declarando que tienen un conocimiento de algo.

Este post fue tomado del blog amigo Verdad y Fe

Dios los bendiga.

 


Argumentando Correctamente en el Debate de la Homosexualidad

Argumentando Correctamente en el Debate de la Homosexualidad

[Trevin Wax escribió sobre cómo a él le gustaría ver que se desarrollase un debate sobre la Homosexualidad por los medios de comunicación. Lo que sigue es una “entrevista” ficticia de un Animador a un Pastor, en la cual el Animador presenta varios puntos comunes en el debate de la homosexualidad y las respuestas que da el Pastor ante las mismas.]

 _____

Animador: Eres un Pastor de una iglesia Cristiana y dices que crees en la Biblia, por lo cual se supone que ames a todas las personas.

Pastor: Así es.

Animador: Pero me parece que tú y los demás cristianos toman una postura que no es amorosa cuando se habla de personas homosexuales. ¿Crees que los homosexuales deben ser bienvenidos a su iglesias?

Pastor: ¡Claro que sí! Creemos que el Evangelio es un mensaje relevante a toda persona del planeta y queremos que todos escuchen estas buenas noticias y encuentren salvación en Jesucristo. Por lo tanto, le abrimos nuestras puertas y nuestros brazos a personas de cualquier trasfondo, raza, etnicidad, y cultura. La iglesia es un lugar para todo tipo de pecador y con todo tipo de problemas.

Animador: Mencionaste que la iglesia es “para todo tipo de pecador.” Entonces, entiendes que la homosexualidad es pecado, ¿cierto?

Pastor: Cierto.

Animador: Entonces, ¿cómo reconcilias el mandato a amar a todas las personas con la postura que tomas de la homosexualidad? Algunos dirían que es una postura radicalmente intolerante.

Pastor: Si piensas que mi postura sobre la homosexualidad es radical, ¡deja que escuches todo lo demás que también creo! Creo que si un joven tiene relaciones sexuales con una joven en la parte de atrás de un auto, están pecando. La pareja heterosexual que viven juntos y no se han casado, también están pecando. De hecho, cualquier actividad sexual que toma lugar fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer es pecado. Como si fuera poco, Jesús lleva su ética sobre el sexo más allá y va directo al corazón del asunto. Eso significa que si yo tan solo deseo una mujer que no sea mi esposa, estoy pecando. La forma radical que Jesús veía la sexualidad nos demuestra que todos somos pecadores en ésta área y por eso es que Él tuvo que venir a morir. Jesús murió para salvar a los pecadores hetero- y homosexuales y para transformar nuestros corazones, nuestras mentes y nuestros comportamientos. Como Él murió por mí, le debo mi vida y, como seguidor de Jesús, estoy comprometido con lo que Él dice sobre el sexo y la moralidad.

Animador: Pero, Jesús no condenó la homosexualidad explícitamente, ¿verdad?

Pastor: No tuvo que hacerlo. Él fue directo al centro del asunto e intensificó los mandamientos en contra del comportamiento inmoral del Antiguo Testamento. Por ejemplo, Jesús no sólo condena el adulterio – tal como lo hace uno de los Diez Mandamientos – sino que Jesús condena la lujuria que lleva al adulterio; con el propósito de ofrecernos corazones transformados que laten en conjunto con sus posturas radicales.

Animador: Dices que condenaba el adulterio, pero Él decidió no condenar a una mujer sorprendida en adulterio.

Pastor: Cierto es. Pero también le dijo: “Ve y no peques más.”

Animador: Pero, ¿quién eres tú para condenar a alguien que no se conforma con tus opiniones personales sobre la sexualidad?

Pastor: ¿Quién soy yo? Nadie. Lo que yo pienso sobre estos asuntos no es de ninguna importancia. La conversación sobre la homosexualidad no se trata de mis opiniones personales. Se tratan de quién es Jesús y lo que Él dijo. No tengo derecho para juzgar el mundo, ese derecho le pertenece a Jesús. Mi esperanza es ser un fiel seguidor de Él. Eso significa que lo que Él diga con respecto a prácticas sexuales es lo que yo creo como cierto, amoroso y lo mejor para el ser humano – aunque parezca disonante con lo que diga la cultura contemporánea.

Animador: Pero es que estás juzgando. Le estás diciendo a las personas homosexuales que nos oyen/ven que son unos pecadores.

Pastor: No estoy singularizando a la comunidad gay. Lo que hago es apuntando a Jesús como la respuesta a todo pecado sexual.

Animador: Pero, te estás refiriendo a las personas homosexuales. ¿Por qué te enfocas en la comunidad gay?

Pastor: Con todo respeto, fue usted quién trajo el tema.

Animador: Entonces, ¿no se puede ser homosexual y Cristiano a la vez?

Pastor: Lo que estoy diciendo es que no se puede ser un Cristiano genuino sin arrepentimiento. Todos – y me incluyo – somos culpable de pecado, pero el Cristianismo depende del arrepentimiento. Estamos de acuerdo con Dios sobre nuestro pecado y le damos nuestra espalda al pecado para correr hacia Jesús. En el Cristianismo no se trata de la homosexualidad versus otros pecados, se trata de el arrepentimiento de todo pecado, que es una parte esencial para ser Cristiano.

Animador: Pero, ¿puedes ver cómo una persona homosexual pensaría que los estás atacando personalmente? Estás diciendo que hay algo mal con ellos.

Pastor: Creo que lo que Jesús enseñó sobre la sexualidad demuestra que hay algo malo en todos nosotros – algo que sólo puede ser arreglado con lo que Jesús hizo en la Cruz y Su resurrección. Dicho esto, entiendo por qué las persona homosexuales podrían pensar que los estoy atacando personalmente. Muchas personas homosexuales entienden que estas tendencias son lo que los definen – que esas tendencias llegan al centro de lo que ellos son. Por lo tanto, cuando alguien cuestiona el comportamiento homosexual, ellos lo pueden tomar como un ataque dirigido al centro de quiénes ellos son. Es importante entender que, por lo general, esta no es la intención de la persona que está en desacuerdo con la conducta homosexual, aunque así sea percibido.

Animador: Si es cierto que una persona nace con su atracción sexual – sea cual sea – ¿cómo puede ser algo amoroso condenar la orientación sexual de alguien?

Pastor: La realidad es que no hay nada que apunte a que la atracción sexual sea innata y puesta desde que se nace – lo único que hay son testimonios de personas que han experimentado atracción hacia el mismo sexo desde niños. Lo que el Cristianismo enseña es que todo el mundo nace con una tendencia hacia el pecado. Es posible que algunas personas tengan una inclinación hacia abusar el alcohol o de episodios de rabia, mientras otros tenderán hacia otros tipos de pecado. Sin embargo, los Cristianos creemos que somos más que nuestros impulsos sexuales. Entendemos que la dignidad humana se disminuye cuando nos definimos por nuestros comportamientos e impulsos sexuales. Considera lo siguiente: los hombres casados a veces son atraídos por múltiples mujeres que no son sus esposas. ¿Ésto significa que se deben auto-identificar como polígamos? ¡Claro que no! De seguro no consideras como algo intolerante que los Cristianos fomentasen a que los hombres casados no se dejen llevar por sus deseos y que se mantengan fieles a sus esposas.

Animador: No, pero comoquiera parece que le incitas a las personas a que no sean fieles a lo que son.

Pastor: Le parece así a las personas que creen que el deseo sexual refleja el núcleo de una persona. Creo que ayudaría que usted y los que están de acuerdo con usted entiendan que, al hacer presión para que yo acepte el comportamiento homosexual como normal y bueno, están llegando al núcleo de quién soy como seguidor de Jesús. La etiqueta más importante para mí es “Cristiano.” Mi identidad – que se encuentra en Cristo – es central a quién soy. Por lo tanto, yo también podría decir que ustedes son intolerantes y discriminantes por intentar de cambiar una convicción que llega hasta lo más profundo de mi ser como Cristiano. No digo que son intolerantes y discriminantes porque entiendo que esa no es su intención. Pero, tampoco debes pensar que es mi intención atacar a una persona homosexual o que quiero hacerles daño sólo porque estoy en desacuerdo.

Animador: Pero, el problema es que tu posición alberga odio y fomenta el acoso (“bullying”).

Pastor: Reconozco que hay quiénes han maltratado a los homosexuales en el pasado. Da pena pensar que alguien – en donde sea – insultaría, se burlaría o intimidaría a otro ser humano creado a la imagen de Dios. Dicho esto, creo que es importante hacer una cosa clara en el discurso civil: diferir no es lo mismo que odiar. Todavía espero poder sostener una conversación sobre puntos opuestos sin pensar del otro de la peor manera posible. La idea de que diferir con el comportamiento homosexual necesariamente resulta en daño para las personas gay está diseñado para apagar la conversación e inmediatamente hacer que un punto de vista – en este caso el Cristiano – sea visto como fuera de límite. Como Cristiano, amo a mi prójimo y deseo su bien, aunque no veamos las cosas de la misma forma. Además, la imagen de Cristo en la Cruz muriendo por Sus enemigos necesariamente afecta cómo yo pienso sobre éste y otros temas.

Este post fue tomado del blog amigo Verdad y Fe

Dios los bendiga.


¿Se nace homosexual? ¿Es algo genético?

¿Se nace homosexual? ¿Es algo genético?

gaygene-630x310

¿Es la homosexualidad genética? ¿Las personas homosexuales nacen así?

Es una pregunta importante en el debate sobre homosexualidad, pero ¿qué evidencias hay a favor o en contra de ello? ¿Qué implicaciones tendría si fuese cierto?

_____

La contestación que más he recibido a esta pregunta es que los homosexuales NACEN homosexuales y son así por naturaleza (que es génetico o, peor aún, que Dios los creó así). Pero veamos la evidencia.

¿Qué estudios hay?

En el cerebro…

Por supuesto, como la atracción sexual comienza en el cerebro, investigadores comenzaron a estudiar esta atracción comparando la anatomía en los cerebros de hombres y mujeres. Estos estudios demostraron que los cerebros de hombres y mujeres tenían dimorfismos sexuales en la parte pre-óptica del hipotálamo, donde los varones demostraron tener un número de células dos veces mayor que en las mujeres y eran más grandes en tamaño. (véase el estudio por Swaab, D.F. and E. Fliers. 2005. A sexually dimorphic nucleus in the human brain. Science 228:1112-1115).

Otro estudio relacionado encontró que dos de los cuatro Núcleos Interstitiales del Hipotálamo Anterior (INAH, por sus siglas en inglés) eran dos veces más grandes en varones que en mujeres (véase Allen, L.S., M. Hines, J.E. Shryne and R.A. Gorski. Two sexually dimorphic cell groups in the human brain.Neuroscience. 9:497-506.). Como el INAH está envuelto en el dimorfismo sexual, un hombre llamado Simon LeVay hipotetizó que deben haber diferencias en esta región del cerebro entre hombres homosexuales y heterosexuales. Desafortunadamente, los estudios han sido criticados por la falta de incertidumbre en cuanto a la orientación sexual de los sujetos estudiados y, además, del rol del virus del SIDA en los cerebros de muchos de los hombres homosexuales estudiados (porque el virus puede afectar el cerebro). Simon LaVay fue nombrado por la revista Newsweek como el “campeón de la causa homosexual” por sus declaraciones que la homosexualidad era un rasgo genético. Lo interesante es que NINGUNO de sus estudios contienen estudios genéticos…

En las hormonas…

Con los órganos sexuales vienen las diferentes hormonas que los acompañan: estrógeno y testosterona. Se han hecho varios estudios de cómo los desbalances de éstas hormonas están ligados a comportamiento homosexual (véase Manning, J.T., D. Scutt, J. Wilson and D. I. Lewis-Jones. 1998. The ratio of 2nd to 4th digit length: a predictor of sperm numbers and concentrations of testosterone, luteinizing hormone and estrogen. Human Reproduction 13: 3000-3004.). Sin embargo, sólo se han documentado correlaciones al respecto. Eso significa que no todo desbalance hormonal provoca la homosexualidad, por lo cual sólo se podría utilizar este argumento para “defender” una pizca de casos. En el mismo estudio mencionado anteriormente hay casos con los mismos rasgos y desbalances que son heterosexuales, lo cual derrota el argumento, en parte.

En el entorno social…

Un hombre de apellido Bailey publicó una serie de estudios interesantes en los 1990′s utilizando gemelos idénticos. El estudio examinó factores familiares envueltos en la homosexualidad, tanto en hombres como mujeres. El estudio sufrió un poco de la forma en que se reclutaron sujetos – se publicó un anuncio en una revista abiertamente gay. Esto resultó en poblaciones sesgadas (véase Bailey, J.M., and R.C. Pillard. 1991. A genetic study of male sexual orientation. Arch. Gen. Psychiatry 48:1089-1096). Sin embargo, un estudio posterior no sufrió de los males del estudio mencionado. Este último encontró algo interesantísimo y devastador para los defensores del homosexualismo como genético:

En casos donde uno de los gemelos idénticos era homosexual, la probabilidad de que el otro gemelo también fuese homosexual era de un 50% a 60% en mujeres y de menos de 30% en varones (véase Bailey, J.M., R.C. Pillard, M.C. Neale, and Y. Agyei. 1993. Heritable factors influence sexual orientation in women. Arch. Gen. Psychiatry 50:217-223).

Recuerden, estamos hablando de gemelos IDENTICOS – eso significa que tienen el mismo genotipo, es decir: TODOS los rasgos genéticos son idénticos. Esto significa que si uno tiene ojos verdes, hay un 100% de probabilidad que el otro tenga ojos verdes también. Si uno es de tez blanca, es un 100% de probabilidad que el otro tenga tez blanca también – y así con todos los rasgos genéticos.

Sin embargo, este estudio encontró que, cuando un gemelo era homosexual, ¡el otro no lo era necesariamente! Si la homosexualidad fuese genética, no hubiese ni un 30%, ni un 50%, ni un 60% – ni siquiera un 99.999% de probabilidad. Sería un rotundo 100%

Y no lo es.

Este es uno de los argumentos más potentes para el caso de “no se nace homosexual.”

Más recientemente han habido grandes adelantos en el área de genética, especialmente con en advenimiento de la tecnología de microformación (“microarray”) del ADN. Este impresionante paso en el análisis genético hace que sea posible examinar grandes cantidades del genoma humano (y hasta genomas enteros). Sin embargo, al igual que el “Human Genome Project” (que se dedicó a trazar, en su totalidad, el mapa genético del ser humano), han encontrado nada a favor de algún “gay gene” (o gen que defina la homosexual).

___

¿Qué implicaciones habrían si la homosexualidad fuese genética?

Hay algo que tampoco se toma en cuenta al decir que la homosexualidad es genética. Esta afirmación conlleva OTRAS repercusiones lógicas.

Si verdaderamente encontrasen un gen homosexual (o, mejor dicho, un alelo de homosexualidad), este alelo sería una mutación del alelo de la heterosexualidad. Según Darwin, la evolución exitosa conlleva de dos cosas: larga vida y muchos bebés. Al no cumplir con el segundo resultado deseado evolutivo, por definición Darwiniana, el alelo homosexual sería una mutación negativa y detrimental a nuestra especie humana.

Documentos antiguos nos confirman que la homosexualidad lleva muchísimos años en existencia. Si los homosexuales no se pueden reproducir, ¿cómo es que ha viajado el homosexualismo a través de las generaciones? Si la homosexualidad fuese genética, entonces sería una mutación común del alelo, haciéndolo obvio y fácil de detectar en pruebas genéticas modernas.

Por lo cual, decir que la homosexualidad está en los genes es decir que la comunidad homosexual son pacientes de un desorden genético, requiriendo de ayudas especiales y beneficios otorgados a otros pacientes que también sufren de desórdenes genéticos; como los pacientes de Síndrome Down, por ejemplo.

Básicamente, decir que la homosexualidad es genética implicaría que los homosexuales no son seres humanos normales, ya que la conucta interfiere con cosas como la reproducción, que es esencial en la propagación de las especies.

[NOTA: Honestamente, pienso que no está bien pensar así de las personas homosexuales y, de seguro, la comunidad homosexual estaría de acuerdo.]

[NOTA 2: Hay quienes argumentarían que también estoy abogando en contra de las personas heterosexuales que nacieron infértiles. A diferencia de la homosexualidad, la infertilidad no es una conducta, aunque ser infértil no es lo normal ni natural en los seres humanos.]

Es por esto que es un error categórico decir que uno nace homosexual, ya que la homosexualidad no es una raza ni un razgo genético, sino una conducta. La implicación aquí sería que la conducta homosexual no puede ser controlada, porque es inata.

Entonces, ¿SOLAMENTE la conducta homosexual es inata? ¿Por qué? ¿Cómo se sabe que ninguna otra conducta es inata también?

Si toda conducta es inata, entonces tampoco se podría discriminar en contra de NINGUNA conducta. Todos los violadores, homicidas, mentirosos, (et cétera) no merecen discrimen (ni de nosotros, ni de la ley) porque ellos “nacieron así.”

—-

Por último, decir que la homosexualidad es natural y normal porque ha sido observada en animales no es un buen argumento lógico.

Tanto el canibalismo, como el homicidio y la violación sexual también han sido observados en animales. ¿Esto lo hace normal y natural también? Si es así, ¿por qué la ley condena estas conductas?

Además, ¿no crees que es incorrecto comparar a personas homosexuales con animales? Esto no está bien.

—-

Sencillamente puesto: no hay estudios que comprueben que la homosexualidad es genética o inata – por lo cual es incorrecto decir que “se nace homosexual” o que “la homosexualidad es genética.”

Dios los bendiga.

Este Post fue tomado del blog amigo  Verdad y Fe


Trazando un nuevo año

Trazando un nuevo año

Autores: Yolanda Tamayo

La vida es demasiado corta, pese a ello, seguimos preso de un fútil deseo por eternizarlo todo, entregados a la nula labor de querer detener el tiempo y doblegarlo a nuestro antojo. Qué torpeza la de seguir sometiéndonos a las malas costumbres que nos empobrecen.

Desechemos el poner florituras al rencor, a la conveniencia, al sentimiento de pasividad ante lo realmente importante y emprendamos la hermosa tarea de sincerarnos con nosotros mismos. Admitamos que no somos perfectos, que no caminamos sobre nubes de algodón, que contrariamente somos seres que erramos con asiduidad y a quienes nos duelen los pies de andar por terreno pedregoso.

Es eso lo que nos hace realmente especiales, es esa debilidad la que Dios utiliza para enriquecernos y beneficiar a otros.

Ofrendémonos en este nuevo año al Dios que hace nuevas todas las cosas. Permitamos que sea Él quien tome las riendas de nuestras vidas. Si somos capaces de abnegarnos un poco a nosotros mismos y abandonarnos a sus consejos conseguiremos que en este nuevo año la vida que nos toca vivir tenga una luz una tanto distinta, un dulzor deseable.

Ahora que ante mis ojos se desnudan nuevos días, me ilusiono y deseo que mi tierra en barbecho esté preparada para la siembra. Me agarro fuertemente a las promesas de Dios y confiada auguro una travesía grata, un viaje en el que vuelva a asombrarme como Él acostumbra a hacer.

Tomo fuerzas, levanto la mirada y me impulso hacia el año que ante mí se desabriga, deseosa de que cada día esté plagado de enseñanzas que poner en práctica.

Quiero felicitaros por continuar en el camino.

Por estar un año más al pié del cañón, aun cuando a veces lo más sencillo sería abandonar la lucha y dejarse vencer. Felicitaros por seguir creyendo que Dios puede hacer realidad los sueños. Por confiar en los amigos y estar dispuestos a la renuncia de ciertas comodidades con tal de ofrecer un poco de felicidad a quienes os rodean.

Enarbolo el deseo de que esta nueva trayectoria os sea grata y que Dios cumpla su propósito en vuestras vidas.

Dios los bendiga.