Falacias típicas que cometen los que atacan la Trinidad

Falacias típicas que cometen los que atacan la Trinidad

Por Pablo Santomauro

Presentamos aquí una serie de falacias lógicas que arrianos como los Testigos de Jehová y otros cometen cuando atacan la doctrina de la Trinidad. Por supuesto que la lista no es exhaustiva, pero esperamos que sea de ayuda para aquellos interesados en la defensa de la fe. Trataremos de darles a ustedes una visión general de cómo refutar estos argumentos. La experiencia nos enseña que la mayoría de ellos son formulados por gente que nunca estudió lógica, filosofía, hebreo, griego, hermenéutica, historia o lingüística. Usaremos más que nada a los Testigos de Jehová, ya que son ellos los líderes en materia de atacar la Trinidad.

He aquí la lista:

  1. Razonamiento Circular : Si alguien comienza con la presuposición de que la Trinidad no es verdad, y luego procede a concluir que la Trinidad no es verdad, lo que sucedió es que en la premisa aceptó como verdad lo que en principio trató de probar con la conclusión. Por ejemplo, cuando alguien le señala a un Testigo pasajes escritos por los padres apostólicos donde la Trinidad es claramente expresada, el Testigo de Jehová automáticamente piensa que lo que le muestran no es verdad porque la Trinidad no fue inventada hasta siglos más tarde (eso le enseñó la Watchtower). La reacción condicionada es ignorar la evidencia y argumentar en círculos:
  • “Como la iglesia primitiva no enseñó la Trinidad, es imposible que existan referencias sobre la Trinidad en la iglesia primitiva”.
  • “No existen referencias sobre la Trinidad en la iglesia primitiva, por lo tanto la iglesia primitiva no creía en la Trinidad”.

Lo cierto es que sí existe una gran número de citas de los padres apostólicos en referencia a la Trinidad. El razonamiento circular de los Testigos es equivalente a la negación de la evidencia.

  1. Falacias de Categoría: Siempre que escuchen preguntas u objeciones por este estilo:

“¿Si Jesús era Dios, quién sostuvo el universo por tres días cuando el estuvo muerto?”

“¿Si Dios no puede ser tentado, por qué Jesús fue tentado?”

“¿Si Jesús era Dios, a quién le oraba?”

“¿Como puede Jesús ser Dios si no sabía cuando volvería?”

“¿Cómo puede ser Jesús tenía fe en Dios si éel era Dios?”

“¿Si Jesús es Dios, como pudo morir?”

Todas estas interrogantes surgen de 1) la falla de no saber distinguir entre lo que se conoce en teología como el aspecto ontológico de la Trinidad y el aspecto económico de la Trinidad, 2) no distinguir las dos naturalezas de Cristo, 3) no distinguir las tres personas en la Trinidad.

Estas fallas expresadas en preguntas se conocen con el nombre de “falacias de categoría”. En lógica se les conoce también como “preguntas sin sentido” (nonsensical questions).

    • Trinidad Ontológica (onto: ser // logos: el estudio de): También se le ha llamado Trinidad “trascendente”. El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son considerados como UNO en naturaleza, esencia o ser. Son co-iguales, co-omni, co-gloriosos, etc.
    • Trinidad económica: Describe al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo obrando juntos para lograr un objetivo tal como la Creación, la Providencia o la Salvación. Cuando hablamos de la Trinidad “soteriológica”, por ejemplo, estamos hablando de las tres personas actuando o funcionando juntas como UNA para traer salvación a los pecadores. También se le conoce como la Trinidad “inmanente”.

Cuando la Trinidad está obrando para lograr algo, las tres personas dividen sus roles y responsabilidades. Aquí es donde entra la subordinación. El Hijo y el Espíritu se subordinan al Padre cuando obran juntos para traer salvación.

El Padre es el que envía y el Hijo y el Espíritu son los enviados a hacer Su voluntad en la tierra. Subordinación en el contexto estructural de la Trinidad, no presenta ningún problema para los trinitarios.

El Padre es mayor que el Hijo en virtud de su rol de Enviador, mientras que Jesucristo es el Enviado. Que el Padre sea mayor en rango no implica lógicamente que sea mejor en naturaleza.

  1. Argumento del “strawman” (del hombre de paja): ¿Por qué los testigos de Jehová siguen hasta el día de hoy definiendo la Trinidad como la existencia de “tres dioses”? Porque es más fácil derribar un hombre hecho de paja.

Los cristianos no creemos en tres dioses, sino en uno en cuyo ser existen tres personas. Los testigos cometen la falacia del “strawman” cuando atacan un concepto erróneo de lo que creemos.

Esta es la razón por la que siguen diciendo con referencia a Juan 1:1: “Si alguien está con una persona, no puede al mismo tiempo ser esa misma persona”. Con esto piensan ridículamente que refutan el concepto de que Jesús es Dios.

¿Acaso los trinitarios sostenemos que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, son una persona? ¿Acaso los trinitarios interpretamos que Juan 1:1 significa que Jesús y el Padre son “una” persona? ¡Por supuesto que no!

Entonces, ¿por qué la Watchtower desperdicia su tiempo y el tiempo de todos nosotros probando que hay un solo Dios (algo que los trinitarios sostenemos) y refutando la idea de que dos personas no pueden ser una persona (algo que los trinitarios también creemos)?

Respuesta: Porque es más fácil derrumbar un “strawman” de su propia imaginación que tratar honestamente con los argumentos trinitarios. Otra razón: Todo esa palabrería sirve para mantener en la ignorancia a su membresía, los cuales piensan que están en la verdad. También sirve para confundir a gran número de cristianos de hoy en día, quienes por lo general hacen gala de una ignorancia olímpica respecto a saber lo que creen y por qué lo creen.

Permítanme citar un ejemplo donde se cometen las dos últimas falacias mencionadas, la de “categoría” y la del “strawman”. Se trata de Juan 14:28, donde Jesucristo dice, “porque el padre es mayor que yo”. El Testigo de Jehová y los arrianos en general, siempre le van a decir: “¿Si Jesucristo es Dios, por qué dice que el Padre es mayor que él?”

La primera falacia que notamos es la de categoría, confunden las dos naturalezas de Cristo (la falacia de categoría se comete cuando se relacionan dos conceptos totalmente distintos). La segunda es la del “strawman”, mal representan lo doctrina de la Deidad de Cristo o de la Trinidad.

La segunda persona de la Trinidad tomó sobre sí una naturaleza humana, de modo que en su ser encontramos total humanidad y total deidad.

Como el Dios/Hombre, dependía del Padre para todas las cosas. Le oraba al Padre, y se sometía a Su voluntad haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (Fil. 2:5-7).

¿Es el Padre mayor en rango y poder que usted y que yo? ¡Por supuesto! Entonces Juan 14:20 es una maravillosa prueba de la Encarnación de Jesucristo, lo cual es una doctrina Trinitaria. El pasaje es prueba de que Jesús fue totalmente humano, u “Hombre de hombres”, como dicen algunos.

La Watchtower, ya sea por ignorancia o por engaño, le da la idea a la gente que la doctrina de la Trinidad enseña que Jesús era Dios solamente. Acto seguido se dan a la tarea de encontrar pasajes en la Biblia donde Jesús es descrito y hablando o actuando como un hombre, y piensan tontamente que han refutado la Trinidad.

Una vez más, han construido un hombre de paja que no refleja para nada la doctrina de la Trinidad, y han cometido la falacia de categoría al no reconocer las dos naturalezas de Cristo.

  1. Falacia o Argumento de las Presuposición Oculta: Examinemos, por ejemplo, la pregunta: ¿Quién sostuvo el universo durante los 3 días que Jesús estuvo muerto, si Jesús era Dios?

He aquí las falacias:

1.    Presuposición de que la Trinidad enseña que Jesús es toda la Deidad. ¿Es esto lo que la Trinidad enseña? No.

2.    Presuposición de que “muerte” significa aniquilación o extinción. Esto es la falsa doctrina del sueño del alma.

3.    Presuposición de que si Jesús estuvo en estado de no-existencia por tres días, entonces toda la Deidad estuvo en estado de no-existencia por tres días. Y si Dios no existió por tres días. ¿quién controló el universo durante ese tiempo?

Las presuposiciones son erróneas, por lo tanto las conclusiones también son erróneas.

5.         Argumentos de Causa Falsa: Decir que la doctrina de la Trinidad derivó de fuentes paganas, del emperador Constantino, de ciertos filósofos, etc.

Ej: Dicen los antitrinitarios que la Trinidad es de origen pagano.

Respuesta: En los últimos dos siglos los antitrinitarios, al unísono, han

argumentado que la Trinidad tiene su origen en creencias paganas.

Sostienen que varias nociones religiosas de culturas paganas

influenciaron a los cristianos — citan a los babilonios, los egipcios, asirios,

hindúes y budistas, y dicen que todos ellos tenían en su sistema de

creencias tríadas de dioses que eran los primeros en rango de una serie

interminable de dioses. Es cierto que estas religiones tenían triadas de dioses, pero todas estas tríadas eran constituídas por tres dioses separados, lo que es diferente a

la doctrina de la Trinidad, que afirma que existe un solo Dios, pero existen

3 personas en la Deidad. La diferencia entre los conceptos es tan

grande que a uno se le llama politeísmo (creencia en varios dioses) y al

otro se le llama monoteísmo.

El argumento de los sectarios está basado en las arenas

movedizas de dos falacias lógicas. Primero, cometen la falacia de

equivocación al usar la palabra “tríada” como sinónimo de “Trinidad”

(¿Debería creer usted en la Trinidad? p. 9). La palabra “Trinidad” en la

teología cristiana se refiere al Dios infinito,personal y eterno existente en

tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. La palabra “tríada”, usada por

los arrianos, significa cualquier grupo de tres dioses o diosas paganos y

finitos. No existe relación ninguna entre el Dios infinito de los cristianos y

los dioses finitamente limitados de los paganos. Segundo, al pretender

establecer la relación, los testigos cometen la falacia de categoría, la cual  hemos visto que consiste en comparar dos cosas de diferente rango.

6. Argumentos caducos: Los antitrinitarios modernos como los Testigos de Jehová, Cristadelfianos y Unitarios Socinianos siguen usando estos argumentos profusamente porque suponen que son aún válidos. No se han dado cuenta que el surgimiento de ciencias como el análisis crítico, han invalidado estos antiguos argumentos.

 

El apologista sociniano Mario Olcese, quien ante su mediocridad argumentativa para refutar mis análisis de su retorcida teología, ha recurrido a la comicidad con el objetivo de burlarse de mí y en el proceso todo lo que logra es quedar en ridículo, recurre a estos argumentos caducos.

Ej: Olcese argumenta que como los humanos fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, y somos una persona, de ahí se deduce que Dios es sólo una persona.

El argumento ha sido invalidado hace muchos años, pero en su desesperación Olcese lo saca de la galera como si fuera un golpe mortal a la Trinidad. Las palabras “imagen” (tselem) y “semejanza” (demut) en hebreo no demandan gramaticalmente una igualdad o réplica exacta del original. Son, además, términos cuyo significado es limitado por la Palabra de Dios misma. Los humanos no poseemos los atributos “omni” de Dios, ni su naturaleza divina, ni tenemos la habilidad de crear ex- nihilo. Nuestra imagen y semejanza con Dios es de carácter moral, intelectual y espiritual.

El razonamiento de Olcese es tan ilógico como el de aquellos que estiran la interpretación hasta decir que Dios tiene un cuerpo igual a nosotros. La doctrina de la Trinidad no contradice en nada el que el hombre haya sido creado a imagen y semejanza de Dios, ya que enseña que Dios es un ser, y los hombres también somos seres, independientemente de que Dios sea Un Ser multipersonal. La correspondencia entre Dios y el hombre sigue estando en pie, en virtud de la Trinidad Económica la cual describe a Padre, Hijo, y Espíritu Santo, actuando juntos en armonía total como uno solo. También se le conoce como la Trinidad Inmanente, como dijimos anteriormente.

Claro está que Olcese nunca publicó la respuesta que dejé en su blog a su gastado y pueril argumento.

7. Falacia de la evidencia selectiva o parcial – Los enemigos de la Trinidad usualmente presentan pasajes donde se describen los atributos y características humanas de Jesucristo, pero  dejan de lado aquellos que presentan los atributos divinos de Jesús. La mejor forma de contrarrestar esta maniobra es llevarlos a los pasajes que hablan de la Deidad de Cristo y que ellos no pueden refutar efectivamente. Juan 5:26 es un claro ejemplo. Aquí Jesucristo reclama ser auto-existente (tener vida en sí mismo). Por lógica, un ser auto- existente debe ser eterno. La eternidad y la autoexistencia son atributos incomunicables de la Deidad, no pueden ser transferidos a un ser creado. La posición arriana encuentra aquí una de sus más vergonzosas derrotas. Estas cosas no pueden ser explicadas con sus ridículos argumentos tales como “el Padre permitió a Jesús tener vida en sí mismo”. Lo mismo sucede con los modalistas (unicitarios), quienes afirman que el Hijo no es eterno, y no tienen más remedio que salir con disparates como “Jesucristo estaba hablando desde su divinidad, o sea, el Padre viviendo dentro de él”, o “el que hablaba era el Padre.”

 

8. Falacia o Argumento desde el silencio – Este argumento generalmente expresa: “Como el Concilio de Nicea no declaró que el Espíritu Santo es una persona o es Dios, es obvio que la Iglesia primitiva no creía que el Espíritu Santo era una persona o era Dios (o la tercera persona de la Trinidad)”.

Este es un argumento basado en el silencio. Partiendo del silencio, todo

lo que se puede probar es el silencio. Reclamar que la iglesia no creía en

la deidad del Espíritu Santo porque no trató con el tema en particular, es

ilógico. Sin embargo, debemos señalar que el Credo de Nicea luego de expresar

la creencia en el Padre y en el Hijo, continúa diciendo “Creemos en el

Espíritu Santo”. Obviamente, el Espíritu Santo fue afirmado como parte de

las creencias centrales del cristianismo.Debido a que lo que motivó el llamado al concilio fue la negación de la Deidad de Cristo, la reunión no trató con el tema del Espíritu Santo. Una

vez que el tema central que convino el concilio fue resuelto, más adelante en el Concilio de Constantinopla se reafirmó que la Iglesia siempre creyó y adoró al Espíritu Santo como la tercera Persona de la Santa Trinidad. <>

  • Extractado y adaptado de “Los Testigos de Jehová y la Trinidad (primera parte)”, de Pablo Santomauro. En la composición de este extracto, el autor se basó extensivamente: The Trinity, Evidences and Issues, Robert Morey, World Bible Publishers, Iowa Falls, IA 50126, 1996.

*Este Escrito ha sido Publicado en este blog con el Permiso del apologista Pablo Santomauro*

Este Post fue tomado del blog amigo http://www.pastordanielbrito.wordpress.com


¿LOS EVENTOS IMPROBABLES OCURREN CON MUCHA FRECUENCIA?

¿LOS EVENTOS IMPROBABLES OCURREN CON MUCHA FRECUENCIA?

Ay si, físico de partículas

Por: Carlos Leandro Ramírez Pérez

Mirando videos sobre creacionistas y ateos en YouTube, tuve la oportunidad de ver este interesante video donde el Doctor Wiliam Lane Craig, el que podría considerarse el principal apologista filósofo cristiano contemporáneo, es descalificado en su argumento sobre el ajuste fino por un físico ateo muy prominente:

Se puede encontrar en YouTube como “Victor Stenger Expone a William lane Craig, su falacia del diseño y sus probabilidades creacionistas”. El video resultó ser interesante para mí porque pude ver lo mucho que se puede indagar sobre un asunto, aun cuando se tiene la expectativa que se ha alcanzado el cenit del mismo.

En el video puedo ver dos cosas: una que los caminos intelectuales del hombre pueden que no siempre estén dirigidos a buscar el destino correcto, sino a mantener el destino deseado; dos que los debates son muy buenos para la persuadir masas o conciencias, llevándolas a despertar una mente abierta que escapa de las comodidades de los paradigmas, pero que lamentablemente se quedan cortas para aquella audiencia que no se molesta en indagar más con calma y paciencia a través del texto profundo y crítico acerca de aquellas preguntas que arriban a nuestra mente.

En el video se puede ver como el Señor Victor Stenger, responde de una manera muy sutil y contundente al argumento del Dr. Craig “el ajuste fino” en el cosmos, el cual corresponde desde el punto de vista filosófico a “El Argumento Teleológico”, este último llega a la conclusión que solo el diseño preexistente puede causar un universo tan extremadamente “ajustado” para la vida.

Veamos una buena explicación del “ajuste fino” por parte del Dr. Craig en su página en español:

«El Argumento de Teleológico. Los antiguos argumentos del diseño permanecen hoy tan robustos hoy como siempre, defendidos en varias formas por Robin Collins, John Leslie, Paul Davies, William Dembski, Michael Denton, y otros. Los partidarios del movimiento del Diseño Inteligente han continuado la tradición de buscar ejemplos de diseño en los sistemas biológicos. Pero la vanguardia de la discusión se enfoca en el notable y recientemente descubierto “ajuste fino” del cosmos para la vida. Este ajuste fino es de dos clases. Primero, cuando las leyes de la naturaleza se expresan como ecuaciones matemáticas, contienen ciertas constantes, tales como la constante gravitatoria. Los valores matemáticos de estas constantes no son determinados por las leyes de la naturaleza. Segundo, hay ciertas cantidades arbitrarias que son sólo parte de las condiciones iniciales del universo, por ejemplo, la cantidad de entropía presente en el universo.

Estas constantes y condiciones caen en un rango extremadamente estrecho de valores que posibilitan la vida. Si cualquiera de estas constantes o condiciones iniciales fuera alterado por menos que el ancho de un cabello, el equilibrio que hace posible la vida se destruiría, y la vida no existiría.

De acuerdo con esto, podemos argumentar:

1. El ajuste fino del universo se debe ya sea a la necesidad física, al azar o a al diseño.

2. no se debe a la necesidad física o al azar.

3. por consiguiente, se debe al diseño.

La premisa (1) simplemente las lista de opciones posibles para explicar el ajuste fino. La premisa importante es por consiguiente (2). La primera alternativa, la necesidad física, dice que las constantes y condiciones iniciales deben tener los valores que tienen. Esta alternativa tiene poco digno de consideración. Las leyes de la naturaleza son consistentes con una amplia gama de valores para las constantes y condiciones iniciales del universo. Por ejemplo, la candidata más prometedora para una teoría unificada de la física a la fecha, la teoría de las “supercuerdas” o “teoría M”, permite un paisaje cósmico de alrededor de 10500 posibles universos distintos gobernados por leyes naturales, y sólo una proporción infinitesimal de éstos es capaz de sostener vida.

En cuanto al azar, los teóricos contemporáneos reconocen cada vez más que las posibilidades contra el ajuste fino son simplemente insuperables a menos que uno este preparado para abrazar la especulativa hipótesis de que nuestro universo es solo un miembro de un conjunto infinito de universos aleatoriamente ordenados (alias, el multiverso). En este conjunto de mundos, cada mundo físicamente posible existe y, obviamente, nosotros podríamos observar sólo un universo dónde las constantes y condiciones iniciales sean consistentes con nuestra existencia. Es aquí donde el debate arrecia hoy por hoy. Físicos como Roger Penrose, de la Universidad de Oxford, presentan poderosos argumentos contra cualquier apelación a un multiverso como forma de explicar el ajuste fino.»
Read more: http://www.reasonablefaith.org/spanish/dios-aun-no-ha-muerto#ixzz28MB6rkFC

Bueno, yo no podría agregar mucho a las explicaciones del Dr. Craig, pero en cambio sí me gustaría hacer unos comentarios al respecto. Pero antes, quiero expresar que en estas discusiones es determinante la verdad que obtenemos basados en la razón, o sea en la experiencia humana de la observación y la adquisición de conocimiento si queremos de otra manera. ¿Por qué menciono esto? Porque cualquiera de los lectores podría preguntarse ¿Por qué el Dr. Craig selecciona tres opciones? ¿No podrían ser sólo dos: leyes naturales y azar? ¿O no podrían ser otras como: leyes naturales, dioses, extraterrestres, ideas mentales, etc? ¿Por qué da la impresión que toda forma de pensar del hombre de fe parece ser estar fundada en la presunción de la fe? Estas son cuestiones que inundan tanto al creyente como al materialista, donde este último siempre presume la explicación materialista.

Ambos bandos, tanto el creyente (sobrenaturalista) como el no creyente (naturalista) tienen el mismo prejuicio en su mente: “estoy en la verdad, sólo que aún me falta por descubrir más”; Es una actitud nociva para el conocimiento independientemente de cual lado posea la razón, no que el supernaturalista crea que debe dudar de su fe, solo que es posible que su argumento o razón (no la fe en general) esté errada, así mismo el naturalista se encuentra en la misma condición y por lo tanto debe ser consciente de su actitud para no caer en el error, el cual es engendrado cuando hay barreras predispuestas que impiden llegar a la verdad.

El punto es que a menos que se encuentren puntos o axiomas ineludibles, nos estaremos viendo forzados a caminar bajo la premisa “eterna” y viciosa: “aún no he encontrado la verdad” y convierte nuestro pensar en tan solo una en una idea superflua o sin fundamento. Volviendo al asunto del conocimiento que nos llega a través de la observación (no solo la vista, sino la experiencia sensorial en general) procesada a través de la razón y por ende no tenemos cuidado en encontrar puntos de anclaje sólidos y permanentes, por eso nos veríamos ahogados en el escenario de una verdad inalcanzable bajo el telón de la relatividad de la observación la cual nos llevaría al argumento, a su vez contra un argumento, contra otro argumento y de manera sucesiva a callejones que más que sin salida: círculos errantes de perdición intelectual.

Lamento tener que decir esto para el lector no creyente, pero mi punto de anclaje es el saber (conocimiento de causas y hechos fundados) que uno sin falta (santo) murió por amor a mí: todo lleno de faltas y de culpa. Este amor, es intrascendente, incondicional, es mi punto de anclaje sólido y permanente. Si quiere discutir sobre la objetividad o subjetividad de los valores morales (deber, falta y culpa; o pecado), quisiera postergarlo porque igual la ecuación se mantendría, o la proporción se mantendría: alguien murió por mis faltas y culpas (objetivas o subjetivas).

Regresemos con la disputa de estas dos formas de pensamiento, la naturalista y la supernaturalista; y a las razones por las cuales el Dr. Craig expone tres posibles explicaciones para el “ajuste fino”, ¿por qué tres? y ¿por qué necesariamente tiene que estar entre estas, algo relacionado con el creacionismo o con esa “mente maestra creadora” i.e. el diseñador, el creador, Dios?

Bueno, como bien dijimos son la observación (la experiencia) a través de la razón el camino que nos lleva al conocimiento, por esto debemos eliminar cada uno de esos caminos que se nos puedan presentar a menos que encontremos en ellos el conocimiento a través de la observación y la razón: es la experiencia diaria la que nos dice, y no el prejuicio del creacionista o supernaturalista como pretendería hacerlo ver el naturalista, que una forma en que suceden las cosas son el diseño. Es más, toda nuestra experiencia y razón en la vida diaria nos bombardea con el conocimiento del diseño como proceso o causa de fenómenos y eventos en el diario vivir.

Por lo tanto para descartar de antemano el diseño y así excluir de la carrera el caballo de la perspectiva creacionista, el naturalista debe recorrer hasta llegar al final del camino del conocimiento (la experiencia y la razón); no puede descartar de la carrera el caballo creacionista debido a que precisamente estamos en la etapa de preconocimiento: en resumidas cuenta, no puede excluir el caballo creacionista de la carrera bajo la afirmación “igual va a perder”, y es por esta razón que es válido incluir el “caballo” del diseño en la carrera de las posibles explicaciones sobre el origen o causa del universo “apto” para la vida. Dejemos el caballo en su línea y veamos si llega (en primer lugar) a la meta.

Podemos ver qué lejos del prejuicio creacionista, tales opciones se basan en nuestra experiencia diaria, pero una cosa es hablar de una explicación posible y otra cosa es hablar del método o personaje en esa explicación, así concluir o argumentar el diseño como origen del ajuste fino, no es consecuente o necesariamente conducente a hablar de Dios, es así como podríamos hablar hasta de extraterrestres, las hadas, las ideas mentales, el sueño de un dios como ciertas mitologías lo proponen, etc., etc. para explicar el ajuste fino. Son dos argumentos totalmente y descalificar el uno asociándolo con el otro constituye una falacia total. Es importante tener en claro esto.

Las razones que da el Dr. Craig como candidatas para explicar el “ajuste fino” se encuentran en el marco de la razón y la observación, así as leyes naturales el son coherentes ante nuestra observación de procesos como la lluvia, donde la gota de agua suspendida en la atmósfera cae a la tierra cuando esta se produce, es la experiencia de la observación procesada a través de la razón, la que nos indica que la causa de tal número de condiciones para que se cumpla tal evento, son en este caso las leyes naturales.

El Dr. Craig desarrolló muy bien la explicación sobre las leyes de la naturaleza como posible explicación de ciertos fenómenos complejos, por eso no profundizamos mas al respecto. La siguiente explicación es el azar, y esta se presenta cuando tenemos las mismas condiciones o presencia de leyes naturales, más sin embargo tenemos una cantidad considerable o relativa de posibles resultados diferentes e igualmente improbables, hasta aquí llegan las leyes naturales para explicar fenómenos con distintos resultados pero en los que de igual manera intervienen estas leyes.

Así, el azar constituye otra explicación para los a nuestro alrededor: que mi dado haya caído en 1 es un evento que se queda corto de explicar por medio de las leyes naturales, puesto que para todos los posibles resultados del dado las leyes naturales aplican de la misma manera, tratar de responder esto por simples leyes naturales es dejar sin respuesta la pregunta: ¿Por qué el dado cayó en 1? Ya que las leyes naturales van implícitas en cada uno de los resultados posibles. Sería como responder la pregunta: “¿Por qué mataron a Betty?”  y responder “Porque Betty estaba viva”. Es dejar la respuesta sin resolver puesto que en todo caso o posible situación que se presentara, está implícito que Betty estaba viva antes de morir. De igual manera en cada resultado que nos de el dado estarán de por medio las leyes naturales así que la variabilidad o resultado del dado no está determinado por las leyes naturales i.e. en esta diferencia de resultados son indeterminantes las leyes naturales.

Ahora el ajuste fino también se puede responder por el diseño: porque es la experiencia de la vida diaria, la que nos dice que hay ciertos eventos altamente complejos y determinados, los cuales están exentos al azar y a las leyes naturales; en los cuales existe un patrón de inteligencia o actividad mental claramente identificable. Definir este concepto no es difícil, ¿lo difícil es definir qué es lo que busca responder? No podemos responder a que situación responde el hecho que sabemos que el cielo es azul, porque hemos determinado de antemano que tal experiencia se considera azul: observar el cielo y decir que es azul, y azul se llamará toda experiencia de observación que asemeje a la experiencia (de observación) del cielo. Esto es un axioma que no requiere demostración, lo que convierte el argumento del diseño o diseño inteligente en una situación simple y racional, puesto que nuestra experiencia cotidiana convierte el diseño en un axioma. Como vimos lo que debemos establecer es ¿Qué es lo que queremos demostrar? ¿Es el fenómeno en discusión de la misma cualidad que el concepto de diseño, de manera análoga al tulipán que en nuestros ojos produce la misma experiencia llamada Cielo Azull, y que por lo tanto decidimos llamarle o identificarle como un tulipán azul?

No podríamos responder de qué incógnita parte la definición de diseño, simplemente a tal experiencia designarla por ese nombre y cada vez que encontremos dicha experiencia (filtrada por la razón) la llamaremos diseño.

Es tan básico… pero se desprenden una profundidad de implicaciones y variaciones intelectuales, que decidí con remordimiento suprimirlas del presente artículo ya que no quiero ahogar sus mentes en situaciones que no son necesarias para tratar el punto originado en el debate inicial. Aunque igual son muy interesantes…

Es así como la premisa: “no podríamos definir que es azul, sólo aceptar que hay cosas como el cielo que conocemos como azules” corresponde a la observación y la razón, de igual manera no sería difícil hacer proposiciones sobre la definición de la pregunta ¿Que es el diseño?, sino basados en nuestra experiencia diaria: “que hay cosas que se pueden decir son diseñadas, por lo que sabemos que es el diseño (humano)”. Entonces podemos ver que la explicación del diseño, no corresponde a un capricho, o intento de endorsar la idea del creacionismo, sino que corresponde a la observación y la razón cotidiana o natural que tenemos sobre lo que nos rodea.

Disculpen mi “pequeño” comentario sobre el argumento teleológico del Dr. Craig, pero consideré necesario aclararlo porque si yo me lo pregunté, lo mínimo que espero es que otros tengan la misma pregunta.

Tomemos de nuevo el video y quisiera partir a partir de este punto donde interviene el Dr. William Craig (minuto 00:58):

“¿Ahora, podemos explicar este ajuste fino con el azar? Bueno el problema con esta alternativa es que la probabilidades de que este ajuste fino haya acontecido son tan incomprensiblemente en contra, que esto no puede ser visto racionalmente”

Es el epílogo del argumento teleológico ya expuesto y que bien resume el Dr. Craig. Ahora pasaremos a ver la respuesta del Dr. Stenger, la cual iremos analizando paulatinamente.

Respuesta de nuestro amigo ateo, el físico Victor Stenger:

“Ahora ¿Qué pasa con este argumento del ‘ajuste fino’? Una vez más es un argumento que se basa en la baja probabilidad de nuestro tipo de vida. Pero eso solo nos dice algo sobre la vida basada en el carbono y solo también la vida con las leyes físicas existentes como la conocemos…”

Nótese que nuestro amigo Stenger admite que la vida tal cual como la conocemos (de hecho la única que conocemos o, de la que tenemos evidencia) es demasiado improbable, tanto el tipo de vida en el sentido de los elementos que la conforman (el carbono como elemento base) y el tipo de “reglas” o leyes físicas que se necesitan para su existencia. Es un muro infranqueable contra el cual tiene que chocar el oponente, el argumento que descarta la baja probabilidad como origen de la complejidad de la vida y las condiciones para la misma.

“…Incluso si la probabilidad de que una forma particular de vida fue muy improbable que haya ocurrido por procesos naturales, una especie de ‘naturaleza’ muerta podría ser altamente probable…”

Esta parte me es un poco difícil de comprender, en el sentido de que a que se estará refiriendo el señor Stenger cuando dice “naturaleza muerta”, tal vez por el contexto se refiera a un tipo de “naturaleza” (ecosistemas, procesos, individuos) diferentes a los que actualmente conocemos que se definirían como organismos vivos o biósfera; bajo la definición de conceptos distintos a los cuales nosotros identificamos en nuestra biósfera. Me explico, según el materialismo todas las experiencias de la vida son solamente meros procesos o fenómenos naturales, así que la sensación de estar vivo, relacionarse, crecer (en todos los sentidos), reproducirse, envejecer y morir, son solo experiencias o una perspectiva que hace parte del fenómeno (natural) mismo: nada más que solo una ilusión.

Así mismo si tuviéramos parámetros distintos para definir “vida” en otro sistema natural con leyes y fenómenos distintos el ciclo del agua podría considerarse “vida” bajo los nuevos parámetros de definición de vida en el diferente sistema vital: el agua cae en las montañas recorre los valles, llega al mar, es calentada por el sol, se evapora y sube en forma de nube, para ser arrastrada por las corrientes de aire contra la montaña, desciende su temperatura se concentra en cúmulos de rocío y una descarga eléctrica cambia la polaridad de estas partículas de agua haciendo que se concentren y caigan en forma de precipitación, inicia de nuevo el ciclo; esto podría considerarse, POR EJEMPLO, como vida si estuviéramos observando otro sistema natural con diferentes parámetros de definición de vida y de leyes naturales. Cualquiera diría: pero el agua no siente, no ama, no se reproduce… bueno esos parámetros aplican a nuestro sistema de vida, así que otro sistema “vivo” podría tener distintas leyes y distintos tipos de fenómenos de los que participasen los organismos “vivos” distinguibles de diferentes fenómenos “inertes”, creo que es a esto lo que el señor Stenger llama “naturaleza muerta”. Por ejemplo los virus son un claro caso de materia organizada en forma biológica que no se consideran seres vivos:

http://recursostic.educacion.es/ciencias/biosfera/web/alumno/1ESO/clasica/contenidos7.htm

De nuevo, creo que a esto es lo que se refiere lo que dice el señor Stenger con “naturaleza muerta”: fenómenos biológicos fuera de los parámetros que nosotros consideramos “vida”. Si no es así y resulta que estoy errado en descifrar a lo que se refiere el señor Stenger, da igual, no cambiaría para nada los puntos principales de los argumentos, que veremos más adelante.

 

“…Probablemente no de silicio- Estoy de acuerdo en que el silicio es un mal candidato- Pero eso es de acuerdo con NUESTRAS leyes de la física. Otra forma de vida todavía podría evolucionar en un Universo con leyes físicas diferentes o diferentes constantes físicas. SIMPLEMENTE NO HAY EL CONOCIMIENTO PARA DESCARTARLO…”

Sí, creo que acerté en descifrar a lo que se refería el señor Stenger, está hablando de los parámetros que usamos para definir la vida. Típico: “si no puedes hallar peras en el desierto, entonces llama peras a los escorpiones”. Esto es algo a lo que estoy acostumbrado a ver en canales de “ciencia” como el Discovery cannel: se toma con pasión una teoría y se comienza a hacer “ciencia” tomando como premisa y como hecho observado innegable la teoría.

Es así como se dice en un documental que “es posible que el sol se halla formado bla, bla, bla, bla… a esto se le conoce como la teoría del xxxx;… por eso considerando que según la teoría del xxxx, estas estrellas que vemos desaparecer en la dirección yyyyy no deberían estar en estas circunstancias antes de desaparecer, a esta condición la conocemos como dilema de zzzzzz, ahora si queremos saber cómo es que los agujeros negros afectan la formación de nuevas galaxias, deberíamos descartar xxxx teoría puesto que viola el dilema de zzzzzz” La verdad es todo un circo, una teoría (significa que no ha sido verificada) sirve como premisa a otra premisa que se convierte en un dogma para otras premisas… y a esto le llaman ciencias.

Tengo prueba de lo anterior, solo basta buscar un YouTube algún documental sobre la cosmología y podremos ver con sutilidad el “espectáculo”, pero como este artículo no trata sobre eso, lo dejaremos de un lado por ahora.

Ahora, regresando con Stenger, el distinguido físico tiene que eliminar el punto que afirma que este sistema de vida con tal sistema de leyes físicas es el único posible y por lo tanto es un punto ineludible la baja probabilidad del mismo. Quiero que tenga esto bien en cuenta, el señor Victor tiene que desarmar el asunto de la unicidad en la “combinación” de leyes y elementos necesarios para tener vida.

Lo que me parece inverosímil es que usa el mismo argumento que los ateos usan para considerar improbable la existencia de Dios:

– “Que no haya evidencia en contra, no es prueba por ello que es evidente (la existencia de Dios)”

Así Stenger pretende que:

– “Que no haya evidencia en contra, es prueba por ello que es evidente (la existencia de otras formas de vida)”

Mírelo bien:

– “Que no haya evidencia en contra, no es prueba por ello que es…”

– “Que no haya evidencia en contra, es prueba por ello que es…”

Esa doble moral cuando Stenger dice: “…SIMPLEMENTE NO HAY EL CONOCIMIENTO PARA DESCARTARLO…” ¿Qué no se supone que el ateo blande a diestra y siniestra que “al no haber evidencia para probar la existencia de Dios, por lo tanto es suficiente para descartarlo”? ¿Por qué ahora sí, cuando se trata de algo que debe convenir al raciocinio materialista, no tener el conocimiento suficiente sobre algo (la vida en diferentes condiciones) no basta para descartarlo?

“…Decir que sólo hay una forma posible de vida y sólo una cantidad posible de leyes de la física y sólo un conjunto posible de constantes que la permitan es un pensamiento muy estrecho y NO ES APOYADO EN ABSOLUTO POR NADA DE LO QUE SABEMOS ACERCA DE LA CIENCIA…”

“Decir que no hay un diseñador inteligente (personal) es un pensamiento muy estrecho y no es apoyado en absoluto por nada de lo que sabemos acerca de la ciencia” No imagino que pasaría frente al ateo, si un creyente usara el mismo argumento para evidenciar la existencia del creador… Creo que agregar sobre esta afirmación del Stenger está de sobra, más sin embargo puedo decir que esto más que constituir un argumento para sustentar la existencia de otros sistemas biológicos y otros sistemas leyes físicas, no pasan a ser más que un pensamiento subjetivo que bien podría encajar dentro de una obra literaria; no veo la ciencia, la lógica o la razón en tal reclamo.

“…En este argumento y otros argumentos sobre el diseño del universo, el Dr. Craig sostiene que el universo y la vida son demasiado improbables para ser únicamente naturales. Sin embargo, este es argumento falaz…”

Vimos inicialmente como el señor Stenger tenía que argumentar que la “combinación de vida” que podemos observar actualmente, no es la única posible (para llegar a ser probable, primero hay que ser posible), simplemente que “no hay el conocimiento para descartarlo”, premisa que no se tomó el trabajo de probarla o argumentarla, simplemente se asió de esto como una premisa veraz, pero quiero que tengamos claro este asunto, que Stenger debe trabajar su observación bajo esta premisa no demostrada,  ya veremos por qué Stenger tiene que poner más opciones (combinaciones aptas para la vida) sobre la mesa.

“…Para usar la probabilidad para decidir entre dos alternativas requiere una comparación de las probabilidades de cada alternativa…”

En esto Stenger tiene la razón, continuemos.

“… El Dr. Craig afirma que estas probabilidades naturales son extremadamente bajas. Pero no nos ha dicho nada acerca de los que son las probabilidades sobrenaturales. Y sin embargo esta es una comparación que se debe hacer…”

“¡Strawman detected!” (Hombre de paja detectado: una falacia): el argumento del Dr. Craig no es “es menos probable el azar que un evento sobrenatural”, el argumento del Dr. Craig es que “la probabilidad (recuerde, estamos hablando de la comparación de probabilidades) de que sea el azar la causa de un evento o elemento de tal complejidad, es menor que la probabilidad de que el mismo evento sea causado por diseño”; ahora que el diseñador sea supernatural, extraterrestre, abstracto, etc. Es un punto muy aparte y no consecuente con el hecho que “un diseño sea más probable que un accidente o el caos” como explicación al origen de tal complejidad.

“… ¿Cuál es la probabilidad de que las leyes de la naturaleza sean violadas? ¿Cuál es la probabilidad de que haya un ser todo-bueno, todopoderoso, que todo lo sabe, pero súper indetectable detrás de todo esto?…”

Esto es lo que en mi país se conoce como “patada de ahogado”, refiriéndose a los movimientos innecesarios que hace el que ya no tiene salvación (en el agua). Otra forma como también me gustaría describirlo es “adornar el muñeco (de paja), ninguna de estas premisas son las que ha presentado el Dr. Craig, pero pretende inducir en la mente del testigo del debate que se ha presentado todo el concepto divino como explicación directa la complejidad de la vida y sus condiciones; como argumento principal.

Lo que hace Stenger es adornar el muñeco de paja con la idea de que se nos está presentando toda la religión y la divinidad como explicación más probable del origen de la vida tan compleja como la conocemos.

Le recuerdo al lector que el argumento del Dr. Craig no es “que sea Dios y todas sus implicaciones divinas la explicación más probable que el azar”, sino que “el diseño es más probable que el azar como origen de tal vida compleja que podemos observar”. Es más el Dr. Richard Dawkins (que es un ateo acérrimo de la religión) captó mejor la idea y la plasmó en su entrevista en el documental “Expelled: no intelligence allowed” (Expulsados: no se permite la inteligencia) el cual recomiendo ver en YouTube, manifestó que es interesante el nivel de complejidad que se encuentra en los sistemas vivos y que el diseño es la explicación más plausible, pero que ELLO NO ES CONSECUENTE A QUE TENGA QUE SER DIOS EL DISEÑADOR, podrían ser extraterrestres los diseñadores (estoy usando lo que expresó Dawkins), lo que nos indica o reafirma que el argumento de Diseño no es consecuente con el argumento que el diseño corresponda a Dios.

Ahora, lo que quiero rescatar de este asunto es que al acusar Stenger que “la probabilidad de la Divinidad como explicación no se puede comparar con la probabilidad del azar como explicación de la vida compleja” es un monigote de paja (la falacia de atacar un argumento falso, parecido al del oponente y así se da la impresión que se está atacando el argumento del oponente y consecuentemente derribando el mismo), puesto que vemos de un mismo y reconocido ateo que una cosa es afirmar que “el Diseño es más probable que el azar como explicación de tal complejidad en la vida” y otra cosa es afirmar que “Dios es más probable que azar como explicación”, ahora ¿estoy negando a Dios como explicación de la complejidad de la vida? Para nada, simplemente la deducción que “sea Dios el diseñador” es otro proceso lógico que debe analizarse posterior a la deducción que “el diseño es más probable como origen de la vida compleja que el azar”, lo cual vendría a ser un filtro (descartar el azar) prerrequisito para llegar al primer proceso lógico que vimos aquí (que Dios sea ese diseñador).

Entonces, Stenger consciente o no de esto, pretende eludir el proceso lógico de tener que discernir si es Dios o no el diseñador, al tratar de refutar el diseño con la no consecuente probabilidad de Divinidad versus azar. En otras palabras, Stenger tiene primero que refutar la probabilidad del diseño y no de la Deidad como explicación de la complejidad de la vida, si quiere descartar la probabilidad de la Deidad como el diseñador. Pero en vez de eso si quiere hacer la comparación posterior (o consecuente) entre la probabilidad de la Deidad contra la probabilidad del azar. Pero como vimos Stenger refutó el argumento del diseño atacando a una de sus consecuencias, lo cual como vimos es un no consecuente (Non – sequitur).

“…Las cosas complejas son comunes. Vemos fenómenos naturales en cada momento. Nunca hemos visto un evento sobrenatural…”

Sigue el muñeco de paja: aquí Stenger debería estar argumento “Nunca hemos visto un evento diseñado”. ¿Será que no?

“…Por otra parte, los acontecimientos de baja probabilidad ocurren todos los días…”

Quiero que siga recordando la pretensión de Stenger: “esta no es la única combinación de vida que existe: hay muchas más” (que por cierto no ha demostrado: simplemente no tenemos el conocimiento para descartarlo), porque pronto nos acercaremos a la verdadera utilidad (para el ateo) de esta falacia.

¿Es cierto que acontecimientos de baja probabilidad ocurren todos los días? ¿Qué sabemos sobre lo que son los eventos probables o la teoría de las probabilidades? Ahora resulta que mi estimado amigo el FISICO Stenger no sabe nada sobre probabilidades, siendo que estas se usan en mecánica cuántica y ahora el distinguido señor Stenger viene a usar la palabra con la sutileza del común de un hombre de la calle. Si, uno puede hablar de la probabilidad de un evento así de simple, pero cuando se trata de ciencias (lo que estamos hablando aquí) el concepto de probabilidad se hace más complejo y toma otras perspectiva que deben ser discriminadas y tenidas en cuenta para una correcta observación, debido a la complejidad de dicho concepto ante el cual ahora el señor FISICO se hace el de la vista gorda y no toma en cuenta para poder afirmar: “…acontecimientos de baja probabilidad ocurren todos los días…”

Ya veremos por qué de mi reclamo. Le recomiendo estudiar un poco sobre probabilidades, pero sino tiene el tiempo, tranquilo veremos un resumen aunque de manera práctica, un resumen práctico y mas no teórico.

“… ¿Cuál es la probabilidad de que mi oponente distinguido haya existido? Hay que calcular la probabilidad de que un espermatozoide concreto se una con un óvulo en particular. Entonces se multiplica por la probabilidad de que sus padres se conocieran, y luego repetir el cálculo de sus abuelos y todos sus antepasados que se remontan al comienzo de la vida en la Tierra. Incluso si se detiene el cálculo con Adán y Eva, aun así se va a obtener un número increíblemente pequeño.

Para usar las palabras que el Dr. Craig ha usado antes, ‘improbabilidad se multiplica por la improbabilidad de la improbabilidad hasta que nuestras mentes están sufriendo en los números incomprensibles’.

Bueno el Dr. Craig tiene una incomprensiblemente baja probabilidad – probabilidad a priori – de existir. Sin embargo, aquí lo tenemos hoy ante nosotros…”

Bueno ahora si veremos cuál era la urgencia que tenía el señor Stenger de sustentar que esta “combinación para la vida” no era la única que existía, y para eso vamos a hablar de probabilidad.

Sobre este asunto de la probabilidad y este tema que se está tratando, hice primeramente un ensayo donde incluía cálculos matemáticos, pero uno de mis mejores amigos dijo que tardaría al menos un mes en tratar de comprenderlo, así que voy a copiar a Stephen Hawkins en no agregar cálculos matemáticos para no matar el interés del lector.

Lo que acaba de describir mi distinguido físico es conocido como la regla de la multiplicación en la probabilidad. Significa que entre más cifras tenga nuestra combinación para ganarnos la lotería, menos probabilidades de ganarla tendremos, si queremos ser prácticos: es más probable que se necesitara de la voluntad (si las opciones fueran dos: si o no) de tan sólo dos personas para completar un proceso, que si se necesitara la voluntad de tres hombres (dos opciones: si o no) para completar el mismo proceso.

Veamos, si quisiéramos que el ejército atacara y eso dependiera de la voluntad del rey y del general, este proceso es más probable que se complete, si en el mismo ejercicio donde quisiéramos que el ejército atacara necesitáramos el consentimiento u orden del presidente, el congreso y el general; en este último caso es menos probable que el ejército ataque que en el primer caso que vimos. También podríamos aumentar el número de opciones (si o no) de manera independiente al número de personas.

Bueno esto es lo que establece la regla de la multiplicación y es lo que invoca muy bien el Señor Stenger, es muy improbable que con tantas cifras en juego el Señor Craig haya llegado a existir, más sin embargo aquí está, ¿Por qué?

Algo que nuestro distinguido Señor, el físico, pasó por alto, es la cuestión que en probabilidades también existe otro concepto derivado de la ley de la multiplicación y es el concepto o la regla, más bien, de Laplace, sí la regla de Laplace.

Veamos un ejemplo, cuando lanzamos un dado tenemos la probabilidad máxima de sacar un número, significa que de los seis resultados posibles que dará el dado, sea cual sea el resultado igual siempre nos dará un número; siempre que lancemos un dado sacaremos un número.

Más sin embargo aquí tenemos que cada número de estos tiene una posibilidad de 0,16 lo que nos da la impresión que un evento de probabilidad 0,16 equivale a un evento de probabilidad 1 (recuerde que la probabilidad se mide entre 0 y 1, donde 0 es probabilidad nula que ocurra un evento y 1 es probabilidad absoluta que dicho evento suceda). Bueno lo que realmente pasa es que si bien cada uno de esos posibles resultados es relativamente improbable, para el caso (que nos dé un número), cualquier resultado nos “servirá” como respuesta.

Entonces la regla de Laplace establece que la probabilidad de un evento se determinará por la cantidad de resultados favorables (que nos sirvan) entre el número de resultados posibles. Así para el caso del dado tenemos que seis resultados son posibles y que seis resultados nos “sirven” como resultados. Así la probabilidad de que al arrojar un dado nos dé un número, es 1 (absolutamente probable: 100 % seguro) porque cualquiera de los seis resultados posibles nos “servirá” en este caso (nos dé un número) y es por esta razón que para este caso siempre tendremos una probabilidad de 1 o 100% aunque el número sacado por sí solo tenga una probabilidad de 0,16 o 16 %.

Ajá! Entonces tenemos una falsa percepción en esta analogía, puesto que no es lo mismo decir al momento de lanzar los dados vamos por un 3 a decir vamos por un número cualquiera, que al final resultó ser 5 y por ende decir que sacar un 5 es altamente probable. De hecho este argumento de percepción que yo presento aquí, es la mayor defensa al argumento del caos como origen del “ajuste fino” que presentan los materialistas: “tenemos muchos resultados (universos o multiuniverso) posibles de los cuales este resultó ser el que observamos”

Así como lo oye, resulta ser que la mayor defensa de los materialistas para defender el caos o azar como origen del ajuste fino, resultó ser mi mejor arma para evidenciar el error del señor Victor Stenger, y ya veremos por qué.

Espero haberme explicado que no es lo mismo requerir específicamente un 3 al lanzar los dados lo cual para este caso es un resultado muy improbable 16% (0,16); a decir que requerimos un número cualquiera al lanzar los dados lo cual es 100 % (1) probable y decir que el número que nos dio sea este 1, 2, 3, 4, 5 o 6 tiene una baja probabilidad, más aun así sucedió! y que por ende los eventos improbables ocurren con frecuencia. No es lo mismo por qué son dos experimentos distintos aunque el proceso o evento sea el mismo.

Recuerde que dentro de la definición técnica de probabilidad, se establece que es una comparación de resultados en un mismo experimento.

El experimento tiene un factor muy importante y es la observación, no se puede hablar que obtenemos los mismos resultados en una explosión donde se estuvieran observando (midiendo) frecuencias sonoras que si en el mismo evento se estuvieran observando (midiendo) el calor liberado. Si bien el fenómeno es el mismo, lo que se está percibiendo en las dos situaciones son dos tipos de resultados diferentes. Entonces si en el lenguaje se habla de juego de palabras Stenger tiene un muy buen elaborado juego de percepciones y creo que ya vemos entendiendo por qué.

Volviendo al punto principal, en la regla de Laplace, tenemos que para sacar específicamente un 3 las probabilidades son:

P(3)= 1/6 = 0,16 o 16 % de probabilidad de salir.

Mientras que para sacar un número cualquiera:

P(x)= 6/6= 1 o 100 % de probabilidad, aunque el número que saque resulte por sí mismo tener un 16 % de probabilidad de salir.

Entonces la falsa analogía está en el hecho que mientras en el primer caso se mide una condición (que salga específicamente el 3) en el segundo caso se mide es otra condición (que salga un número), lo cual constituyen dos experimentos totalmente diferentes, puesto que son dos tipos de resultados que se están midiendo, aunque el experimento use el mismo fenómeno y los resultados sean ambivalentes (esto es que el resultado sea 3, no excluye que sea un número y por ende tal resultado sirva como resultado del otro experimento).

Ya podemos ver que el Señor Stenger hace un juego de percepciones abusando de que un mismo resultado puede pertenecer a dos experimentos, de manera análoga al juego de palabras donde una misma palabra puede tener varios significados. En otras palabras hay una falsa analogía.

Veamos un ejemplo práctico de este asunto: supongamos que vamos a disparar un rifle contra una montaña, no es lo mismo decir que al disparar con los ojos vendados a dicha montaña la bala de en cualquier punto y que este punto (por sí solo) al ser improbable impactarlo, por ende nos demuestre que los eventos improbables si ocurren a menudo (impactar con los ojos vendados a un punto de la montaña); a decir que hay un punto condicionado para tal impacto, como una diana por ejemplo y el mismo tirador trate de darle a tal punto con los mismos ojos vendados; esto es el mismo evento pero diferentes experimentos (ahora se mide otra condición). Estoy seguro que pasaran miles de generaciones antes que el francotirador le dé a tal punto (condicionado) de la montaña.

Veamos otro ejemplo de esta falsa analogía: que vaya por el aire una paloma que no ha visto que estás justo debajo de su trayectoria y se le dé por hacer su necesidad en el punto exacto para que la trayectoria lleve la pequeña carga a parar justo en tu café. Es un evento demasiado improbable; pero este evento donde una paloma defeca justo en el lugar donde caerá en tu café no es lo mismo o no se puede comparar con un evento donde millones de palomas vayan por el aire justo encima de tu casa y ellas todas a la vez defequen y una (de las millones de cargas) caigan en tu café. Si bien la probabilidad de esa sola carga es muy baja, la repetición del mismo fenómeno a la vez anula el efecto de la baja probabilidad.

Es por esto que aunque la existencia deel Señor Craig es muy improbable, la repetición de humanos (x millones) reproduciéndose (por millones de veces o miles de veces: depende de la frecuencia sexual) anula el efecto de la baja improbabilidad que la combinación exacta que nos da como resultado la existencia del Señor Craig.

Así de manera análoga como la “infinita existencia de universos y combinaciones” anulan la baja probabilidad de las combinaciones de eventos y ajustes necesarios para la vida. La alta repetición de procesos reproductivos anulan los efectos de la baja improbabilidad de la existencia del Dr. Craig. La diferencia es que del tal “multiverso” no existe evidencia alguna y constituye una asunción ad hoc.

Ahora creo que ya usted comprende porque la desesperación del señor Stenger de presentar de ante plato la existencia de otros sistemas vivos con otras leyes físicas distintas a las que conocemos actualmente y de la cual no existe evidencia que nos permita descartarlo, todo con la idea de presentar muchas opciones de tirar los dados para anular los efectos de la baja probabilidad de la existencia del “ajuste fino” por azar o caos.

Hablando otra vez el señor Stenger:

Las versiones modernas del argumento del diseño, tanto del argumento del ajuste fino y del argumento del diseño inteligente – comparten ese defecto fatal.

Se basan en la idea de que las causas naturales se pueden descartar por una idea arbitraria de baja probabilidad.”

Después de todas las desvirtuaciones que vimos es fácil entender porque resulta tan sutil tragarse tal conclusión.

Quisiera hacer un resumen, los eventos improbables son eso: improbables, significa que las oportunidades o esperanza de que ocurra tal evento cuando no hay factores inteligentes o leyes naturales que los dirijan en su formación se vuelven virtualmente imposibles de originarse por sí mismos.

Ahora estos eventos improbables se pueden presentar en dos casos: cuando todos los resultados son igualmente improbables como en el ejemplo donde cada uno de los puntos de la montaña donde podría caer la bala tienen la misma improbabilidad y todos son resultados “favorables”, esto es, todos pueden ser objetos de ser impactados por la bala, en tal cual el experimento aquí es: “que la bala impacte en un punto de la montaña”, lo cual no es para nada un evento improbable aunque el impacto de tal punto sea improbable, y otra cosa muy distinta es que hagamos otro evento donde queremos observar un experimento diferente (aunque sea el mismo evento): “que la bala impacte en un punto específico de la montaña  considerado como la diana” lo cual es tan improbable (recuerde que el tirador tiene los ojos vendados) que se hace prácticamente, como bien estiman los matemáticos, imposible como resultado racional en dicho experimento.

Entonces una cosa es que de las millones de millones de relaciones sexuales habidas y por haber en toda la historia humana y en todas las generaciones nos dé como resultado a uno de las millones de combinaciones (e improbablemente) posibles que se constituyan un ser humano: el “Dr. Craig que está esta noche con nosotros” y otra cosa muy distinta es que tenemos solo un universo con una sola combinación de variantes para la vida de millones de combinaciones posibles que su pudieron haber generado.

Quiero que mire la analogía para que la comprenda mejor, así:

– Millones de resultados posibles: un solo universo o sistema para la vida en el cual intentar, el caso del universo.

– Millones de resultados posibles: millones de oportunidades en los cuales intentar, el caso del Dr. Craig.

Bajo esta perspectiva da la impresión que en ambos casos los eventos improbables ocurren, pero como demostré es una falsa analogía.

Mientras que en el caso del francotirador que tira a la montaña con los ojos vendados: dar en cualquier punto de la misma no es improbable, es 100% seguro. Así la improbabilidad de tal punto sea infinitesimalmente bajo; pero dar a un punto específico de antemano es totalmente diferente puesto que el resultado que se está exigiendo cumple unos parámetros diferentes.

Esto es demostrable matemáticamente, se puede manejar a través de los conceptos en teoría de probabilidad de la regla de la adición y la regla de la multiplicación, que incluye la regla de Laplace. Pero no quise ahogar el artículo con tanta intelectualidad profunda, así que lo invito para que los investigue y profundice más en este interesante pero nada deslumbrante argumento de nuestro amigo el señor Victor Stenger.

A continuación según el video editado, las observaciones de Stenger no tienen respuesta de parte del Dr. Craig en el respectivo debate.

No quiero opinar sobre la actuación del señor Craig, es mucho lo que tengo que agradecer al ministerio de este hombre de Dios, me pareció muy interesante como acabo de decir, el debate entre el Dr. Craig y el señor Stenger. Es bueno encontrar argumentos nuevos que nos hacen indagar más sobre la verdad o sobre su conocimiento, pero como dije, se llega a un punto donde pasar la línea constituiría pasar los límites de lo que se considera ciencia racional y conocimiento objetivo.

Para mí es un gozo poder compartir con ustedes, su siervo y hermano en Cristo Jesús:

Carlos Leandro Ramírez Pérez.

Dios es bueno y para siempre es su misericordia.

Nota del administrador: Carlos, te agradecemos la aportación en Activistas de Cristo, el Dios de la misericordia te llene de paz.


Aprendices de Dios

Aprendices de Dios

Y el Señor dijo a Samuel: ¿Hasta cuándo te lamentarás por Saúl, después que yo lo he desechado para que no reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite y ve; te enviaré a Isaí, el de Belén, porque de entre sus hijos he escogido un rey para mí. 1 Samuel 16.1 (LBLA)

El Señor bien podría haber dado instrucciones más precisas que estas a su siervo Samuel. Podría haberle dicho: «Cuando llegues, pregunta por David, que es el hijo menor de Isaí. Él es la persona que he escogido para rey. Úngele y bendícelo en mi nombre». Pero el Señor, fiel a su estilo, le dio solamente la información que necesitaba para que el profeta se pusiera en marcha.

Cuando Samuel llegó a Belén, comenzó el proceso de buscar al nuevo rey. Dios no intervino. Usando Samuel sus propios criterios, creyó haber encontrado al nuevo rey cuando vio al hijo mayor. En ese mismo momento Dios habló, y le dio instrucciones adicionales, revelando el principio que debía guiar el proceso de selección: «Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón» (1 S 16.7).

Las directrices incompletas que le dio el Señor a Samuel revelan un importante principio acerca de la manera en que Dios se relaciona con nosotros. Nuestra tendencia en el ministerio es a creer que estamos trabajando para Dios. Si fuéramos meros empleados del Altísimo, él nos daría instrucciones completas, porque nuestra función sería solamente cumplir con lo encomendado.

Sin embargo, esta no es nuestra función. En toda obra que Dios nos manda a realizar, él también está interesado en seguir trabajando en nuestra vida. Las instrucciones incompletas que Dios le dio a Samuel obligaron, primeramente al profeta a caminar en fe. Pero durante el proceso de selección, habiendo cometido el error de mirar lo externo de las apariencias, Dios le enseñó una importante lección acerca de los criterios que Dios usa para tratar a los hombres. La lección, enseñada en el momento preciso, iba a quedar grabada en el corazón de Samuel por el resto de su vida.

De manera que podemos afirmar que en cada proyecto que Dios nos da, él tiene dos metas importantes que cumplir. Una de ellas es que el proyecto se lleve adelante conforme a las directrices que él nos ha dado. [7 highlights] Pero la segunda es que, en el proceso, nosotros sigamos creciendo y aprendiendo acerca de cómo se lleva adelante la obra de Dios.

No se vea nunca como un mero empleado de Dios. Usted no está trabajando para Dios. Usted está trabajando con Dios, [7 highlights] en calidad de aprendiz. Como Padre amoroso, a medida que realizan proyectos juntos, él le va corrigiendo y enseñando los «secretos» del oficio. Que su concentración en lo que está haciendo no sea tal que lo lleve a perder de vista esta obra preciosa que él quiere realizar en su interior. Cada día traerá promesa de nuevas lecciones al lado del Gran Alfarero.


Sentimientos encontrados

Sentimientos encontrados

Por : Christopher Shaw

Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirlo, diciendo: Señor, ten compasión de ti mismo. ¡En ninguna manera esto te acontezca! Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Mateo 16.22–23

Lo que nos llama la atención de esta escena es que viene inmediatamente después de uno de los momentos más preciosos de Jesús con los discípulos, cuando Pedro le reconocía como el Cristo, el Hijo de Dios. Tal revelación no había sido el fruto de deducciones, ni el resultado de un estudio cuidadoso de las Escrituras. Era algo que le había sido revelado al discípulo por el Padre mismo.

Poco tiempo después, sin embargo, encontramos a Pedro en una postura que demuestra una increíble falta de discernimiento y una profunda incomprensión acerca de los propósitos del Padre para el Hijo. El discípulo pretendía impedir el cumplimiento de la Palabra que Cristo mismo estaba anunciando: que era necesario que el Mesías sufriera muchas cosas y luego fuera muerto en mano de los escribas y los fariseos.

La escena nos revela una verdad acerca de la vida espiritual, y es que en la misma persona podemos encontrar la más extraordinaria espiritualidad como también las más marcadas manifestaciones de carnalidad. [6 highlights] La verdad es que conviven dentro nuestro las dos realidades, y nuestra capacidad de caer no cesa nunca. Aunque se han hecho una serie de conjeturas acerca de la clase de persona que estaba describiendo Pablo en Romanos 7, no es descabellado creer que estaba hablando de su propia realidad. Todos hemos visto en nuestro interior la misma interminable puja entre la carne y el espíritu. «No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que está en mí» (Ro 7.19–21).

De esta observación, quedan dos reflexiones. En primer lugar, como líder, nunca se confíe de que esta libre de caer, y de caer en forma estrepitosa. [7 highlights] Debe cultivar siempre una actitud sabia hacia los potenciales problemas que pueden llevarle a tropezar, manteniendo en alto la guardia contra las manifestaciones de la carne. Hombres más consagrados que usted y yo han caído, y haremos bien en recordarlo.

En segundo lugar, no se exaspere con las manifestaciones de la carne en su propia vida. A veces, luego de momentos realmente sublimes en Su presencia, encontramos que los pensamientos más horribles atraviesan nuestra mente. No se condene por esto. Cuando Cristo animó a los discípulos a que oraran para no entrar en tentación, les estaba señalando que la carne siempre iba a ser motivo de estorbo para quienes quieren avanzar hacia cosas mayores en la vida espiritual. Por esto podemos identificarnos con el apóstol Pablo, cuando exclamó: «¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro». No es la presencia del pecado en su vida lo que lo descalifica para el ministerio, sino  la presencia  de Dios en su vida para desarrollarlos.

«Las más grandes luchas de esta vida no se dan entre los inconversos, sino entre los salvos». D. G. Barnhouse.

Dios los bendiga .