El llamamiento supremo de Dios

El llamamiento supremo de Dios

Por: Rick Joyner

Al comentar la razón por la que hablamos de que debemos tener nuestra propia relación con el Señor en lugar de meramente seguir a otros, vemos esta exhortación en Cantar de Cantares. Este Libro fue escrito especialmente para aquellos cuya misión en la vida sea convertirse en la Esposa que tanto se merece nuestro Rey. Un versículo clave que debemos todos aprender es Cantar de Cantares 1:7:

“Hazme saber, o tú a quien ama mi alma, dónde apacientas, dónde sesteas al mediodía; pues ¿por qué había de estar yo como errante junto a los rebaños de mis compañeros?”

Si solamente estamos junto a los rebaños de Sus compañeros permanecerán los velos y sólo seremos capaces de ver y ser cambiados por Su gloria de manera indirecta. Por esta razón, mi objetivo en el ministerio jamás ha sido hacer que nadie fuera mi discípulo personal, sino ayudar a todos los que pueda a convertirse ellos mismos en discípulos personales de Cristo Jesús Mismo.

Como podemos ver también en Juan 10, son Sus ovejas las que conocen Su voz, no Sus corderos. Mientras somos jóvenes en el Señor tenemos que seguir a los demás hasta llegar a conocer Su voz, pero espero que mis propios velos sean quitados así como los de todos aquellos a los que yo pueda ayudar en su caminar. Debemos verle a Él para poder ser cambiados a Su imagen, y no solamente ser la imagen de alguno de Sus amigos.

¿Qué podría un hombre pensar si sus hijos todos se parecieran a su mejor amigo? Debemos considerar lo que estamos haciendo cuando somos líderes que intentamos hacer que la gente se conforme a nosotros en lugar de a Él. Nuestras vidas pueden y deben ser buenos ejemplos para los demás, pero como declaró el Apóstol San Pablo, él se esforzaba hasta que Cristo se formara en Su pueblo, y este debe ser nuestro objetivo.

Una de las cosas que más ánimo me ha dado fue que cuando recibí la visión de la cosecha hace veinticinco años, vi que habría un día una generación de los mensajeros más poderosos que han caminado jamás por la faz de la tierra, los cuales serán “eunucos por el bien del Reino”, no de manera natural o física sino espiritual. Al igual que los eunucos físicos no pueden siquiera desear una esposa, sino que reciben toda su satisfacción al ver que el rey se deleita en ella, así serán éstos para el Señor. Todo su deseo será asegurar el placer del Rey en Su Esposa, la Iglesia. Su devoción será que la Iglesia se convierta en aquello que Él desea, no en lo que él o nadie más quiera.

¿Han notado que en las Escrituras no hay nietos de Dios? Para Él todos son parte de la primera generación. Nuestro objetivo supremo en el ministerio debería ser que pase lo que nos pase, aun si morimos o si caemos, las personas a las que hemos enseñado no tropiecen en un solo paso en su búsqueda de Dios. Ellos no serán sacudidos si no se basan en el fundamento de sus enseñanzas, sino más bien en una relación con Él que nunca podrá fallar ni decepcionar.

Como dijimos, los corderos, o creyentes neófitos, tienen que seguir a las demás ovejas hasta llegar a conocer suficientemente al Pastor y a Su voz por sí mismos, por lo que no está mal seguir a los demás hasta madurar. Sin embargo, la madurez es el resultado de acercarnos a Él, no sólo a Su pueblo.

Por eso, intento escribir y enseñar de tal modo que cualquier persona, a cualquier nivel de madurez pueda entender y recibir, aunque en casi todos los mensajes siembro un llamado para aquellos que buscan aquello a lo que se refirió el Apóstol Pablo cuando dijo: “prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (verFilipenses 3:14).

Como mencionamos anteriormente, cuando Pablo escribió en Filipenses 3 que no creía haber alcanzado la meta y que proseguía, no se refería a la salvación ni a la redención, las cuales recibió el día en que creyó en el sacrificio de expiación de Cristo. Lo que no consideraba haber alcanzado todavía era el supremo llamamiento que pocos cristianos perciben, aun cuando escribió acercándose al final de su vida. Aquellos que lo saben con certeza reconocen que es el mayor tesoro que se pueda alcanzar en esta vida. Esta es la búsqueda más importante y misión suprema que podemos tener en esta vida.

Dios los bendiga



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s