Levantar al Caído.

Levantar al Caído.

Por Pastor Damián Ayala.

Gálatas 6.1–2 (RVR60)

1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

El juez mas severo de los cristianos que han caído en pecado son los mismos cristianos, en vez de extender la mando para levantar al que a tropezado le ponen el pie en el cuello para que ya no se levante.

¿Qué se debe hacer para ayudar al hermano que ha caído en pecado?

Tenemos la responsabilidad de ayudarle. Si no somos los indicados para lograr su restauración, entonces debemos compartir el problema solamente con un líder de la iglesia u otro cristiano con madurez, para que pueda prestarle la ayuda que necesite (Gálatas 6:1, Mateo 18:15–17). Es muy importante seguir las instrucciones de la Biblia para levantar al caído. Estos procedimientos contribuyen a conservar la unidad en la iglesia y el testimonio del pueblo de Dios.

Pero ¿Que pasa cuando un líder sea Pastor, evangelista, maestro, anciano, diácono etc.. Cae en pecado? ¿Que se debe hacer?

Es muy triste ver como líderes de la iglesia, que se veían llenos del Espíritu Santo, que predicaban con autoridad y poder el evangelio de Cristo, hombres y mujeres que reclamaban los grandes milagros en sus ministerios y siempre buscando una iglesia de multitudes, caigan delante de tus narices en las primeras expectativas de crecimiento. Es triste ver por ejemplo aquellos pastores que cambien su autoridad, poder, unción y comunión con Dios por el pecado del adulterio. Si hermanos es muy triste ver personas verdaderamente santas en el Señor convirtiese en sepulcros blanqueados.

Pero mas triste es ver como los demás líderes ponen el pie en la cabeza de aquel que se encuentra en esta situación, ver como corren como yenas salvajes a devorar lo que quedo,  como en muchos de los casos los amantes de la información lo hacen saber a toda la congregación para aumentar la pena y la deshonra del caído. Al final toda la congregación se da cuenta de algo que solo un pequeño grupo debió resolver.

Tenemos la obligación de ayudar a su restauración y no destruirlo, en este tipo de situaciones tenemos la obligación de hacerlo saber SOLO a la cobertura del líder, ellos deberán comenzar en amor el proceso de restauración, Será la cobertura del líder que tomara la decisión de quien se quedara en el lugar del caído. Recordemos hermano que el amor cubre multitud de pecados y que si alguno a pecado abogado tenemos para Cristo.

La solución no debe ser la critica, el aislamiento, el rechazo sino el amor.

Dios los bendiga.


Debate Homosexualidad: ¿Opción sexual o Enfermedad?

Debate Homosexualidad: ¿Opción sexual o Enfermedad?


Enseñanza que no es

Enseñanza que no es

Por Christopher Shaw

Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; pero no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, pero no hacen. Mateo 23.1–3

No pocas veces hemos visto dentro de la congregación local amargas peleas entre personas que se disputan el liderazgo. Las acusaciones van y vienen, y cada uno intenta demostrar que el otro es un usurpador.

No hay duda de que los fariseos y los escribas eran personas indignas de ocupar un lugar de influencia dentro de la sociedad judía. Sin embargo, Cristo no atacó su posición de liderazgo. Reconoció que se habían sentado en la cátedra de Moisés y que ocupaban, por lo tanto, un lugar de privilegio. En lugar de cuestionar el lugar donde estaban ubicados, Cristo cuestionó el uso que estaban haciendo de esa posición de responsabilidad.

El hecho es que todo maestro va a ser juzgado, sea o no digno del puesto que ocupa. Por esta razón, Santiago advertía «no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación» (Stg 3.1). La principal objeción que el Hijo de Dios hacía en cuanto a los fariseos era que su enseñanza era contradictoria, pues decían una cosa y hacían algo totalmente diferente.

Este es uno de los problemas más comunes que sufren los maestros. Su enseñanza es teórica y no impacta. La falta de impacto no tiene que ver con el hecho de que su doctrina es errada. Muchas veces lo que comparten estas personas, desde una perspectiva bíblica, es prolijo y acertado. Pero la abundancia de sus enseñanzas no producen cambios en los que los escuchan porque no están respaldadas por una vida que ejemplifica esas verdades.

Cuando Cristo terminó de predicar el Sermón del Monte, las multitudes se maravillaban porque «enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas» (Mt 7.29). El impacto de sus enseñanzas, sin duda, tenía que ver con el hecho de que no había distancia entre lo que el Mesías enseñaba y lo que vivía. Su testimonio personal respaldaba los dichos de su boca.

Esto no quiere decir que, como maestros, debemos ser perfectos. Estamos en el proceso de madurar y crecer a su imagen. Pero sí debe haber, de nuestra parte, un compromiso serio de practicar aquello que pretendemos que otros practiquen. Este compromiso es lo que muchas veces le quita la dureza a nuestras enseñanzas, porque quien intenta practicar la vida espiritual se da cuenta que el proceso es más complejo que la aparente sencillez que pretenden nuestras enseñanzas. El que lucha todos los días por vivir lo que enseña, puede ser tierno y compasivo con los demás, porque se da cuenta que la vida no es tan fácil como parece.

 Para pensar:En su libro Las siete leyes del maestro, el Dr. Howard Hendricks escribe: «Si usted deja de crecer hoy, deja de enseñar mañana. Ni la personalidad, ni la metodología pueden reemplazar este principio. Usted no puede enseñar desde el vacío. No puede compartir lo que no posee… La enseñanza efectiva viene a través de personas transformadas. Cuanto más transformado, más efectivo como maestro».
Publicado Por Pastor Damián Ayala.


¿Que crees tú?

¿Que crees tú?