Dieciséis motivos del por qué la Palabra es el fundamento de la Fe y la única autoridad sobre la Iglesia.

Dieciséis motivos del porque la Palabra es el fundamento de Fe y la única autoridad sobre la Iglesia.

1.- Es santa, infalible y tiene toda autoridad. (Proverbios 30:5-6, Juan 17:17, Salmo 119:89)

2.- Es útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruirme en justicia (2 Timoteo 3:16)

3.- Me hace madurar y me prepara para estar listo para toda buena obra. (2 Timoteo 3:17)

4.- Es una lampara a mis pies y una luz para mi camino (Salmo 119:105)

5.- Me hace más sabio que mis enemigos (Salmo 119:97-100)

6.- Me trae estabilidad durante las tormentas de la vida. (Mateo 7:24-27)

7.- Si creo en su verdad seré libre. (Juan 8:32)

8.- Si la atesoro en mi corazón, estaré protegido en tiempos de tentación. (119:11)

9.- Si permanezco en ella me transformare en un verdadero discípulo. (Juan 8:31)

10.- Si medito en ella tendré éxito. (Josué 1.8)

11.- Si la guardo seré recompensado y mi amor será  perfeccionado. (Salmo 19:7-11, 1Juan 2:5)

12.- Es la palabra viva, eficaz y mas cortante que toda espada de dos filos penetrando hasta dividir el alma del espíritu . (Hebreos 4:12)

13.- Es la espada del espíritu. (Efesios 6.17)

14.- Es más dulce que la miel y más deseable que el oro. (Salmo 19:10)

15.- Es indestructible y esta firme en los cielos. (2 Corintios 13:7-8, Salmo 119-89)

16.- Si no me aparto de ella ni a derecha ni Izquierda seré prosperado en todo lo que emprenda. (Josué 1:7)

Gracias Padre por dejarnos tu palabra, gracias por que en ella nadie podrá engañarnos, gracias Espíritu Santo por inspirarla. Gracia Jesús por regalarnos tu evangelio.

Influenciados por la Palabra de Dios e inspirados por su Espíritu Santo para caminar en ella.

Publicado por Pastor Damián Ayala.


El Ataque del Islam a la Cruz de Cristo (2)

El Ataque del Islam a la Cruz de Cristo
por Pablo Santomauro
(2)

En la primera parte de este artículo comenzamos a refutar la teoría sostenida por el Corán y defendida por los apologistas del Islam de que Jesús no fue crucificado. Seguimos enfocándonos en la afirmación de que el cuerpo de la resurrección, según los comentaristas musulmanes, no será corporal sino en forma de espíritu. Al insistir que el cuerpo de la resurrección será incorpóreo, los musulmanes contradicen todo lo que el Corán expresa con respecto a la vida en el paraíso.

Son varios los pasajes del Corán que describen algunas de las características de esa vida en la eternidad, i.e., vida después de la resurrección. Las suras 2:25; 4:57; 65:11, etc., nos describen el jardín eterno, las esposas “purificadas”, los frutos, los arroyos de agua, de leche, de miel y de vino. Difícilmente algo que pueda disfrutarse con un cuerpo invisible.

Tomemos como ejemplo la sura 44:51-59, una descripción del paraíso tomada del Corán publicado por Tahrike Tarsile Qu’ran, Inc., Elmhurst, New York, versión en español, p. 573. En este pasaje se describe la clase de “compañía” femenina que tendrán los hombres en el paraíso. La aleya 54 expresa: “Y les daremos huríes de grandes ojos.” Al pie de la misma página encontramos una descripción de lo que son las huríes: “Las huríes son doncellas del paraíso, libres de defectos físicos y morales, de ojos cuyo negro iris contrasta fuertemente con el blanco que lo rodea.”

Profundizando un poco más, el mismo Corán nos rinde más información sobre el paraíso y sus placeres:

@ Las huríes serán vírgenes, no tocadas hasta entonces por hombre ni genio, de recatado mirar, buenas, bellas …” Corán 55:46-78

@ En el paraíso habrá jóvenes criados de eterna juventud, vino que no dará dolor de cabeza ni embriagará. Corán 56:17,19

@ “… nosotros [Alá] las hemos formado [a las huríes] de manera especial y hecho vírgenes … de una misma edad, afectuosas …” Corán 56: 35-37

@ “Serán de túrgidos senos, de una misma edad …” Corán 78:33

Análisis: Es obvio que en el paraíso sexualmente orientado del islam, la forma física y corporal juega un rol preponderante marcado por la presencia de huríes con bellos ojos, voluptuosos senos, vírgenes, etc. Después de todo, va a ser muy difícil acariciar los túrgidos senos si uno no tiene unas túrgidas manos. A su vez, la ausencia de dolores de cabeza provocados por el exceso de vino sería algo vano de resaltar si uno no tiene cabeza. Queda en evidencia, de esta forma, ya sea la mentira del apologista islámico, o en su defecto, la falta de conocimiento que exhibe acerca de su propio libro sagrado. No estamos aquí afirmando la legitimidad del Corán, sino la insensatez de los autores del mensaje en la página islámica, quienes en su desesperación por atacar la cruz de Cristo no dudan en contradecir sus propias creencias.

Un segundo argumento manejado por la página en cuestión es el siguiente (hemos citado el pasaje textualmente sin corregir los errores ortográficos, gramaticales y sintácticos):

“EL MILAGRO DE JESUS:
Los fariseos estaban pidiendo a Jesús una señal para asegurarse de que Jesús era un verdadero Profeta de Dios, dijeron:
” Maestro, deseamos ver de ti señal. El respondió y les dijo: La generación mala y adultera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del Profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches , así estará el hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. ” (S. Mateo 12:38-40)
El profeta Jonás estaba viviendo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, también estaba viviendo cuando lo expulsó el gran pez a la costa. Ese es el milagro de Jonás en el cual creen los judíos, cristianos y musulmanes, las tres religiones creen en que Jonás estaba viviendo tres días y tres noches en el vientre del gran pez.
Y yo hago a nuestros amigos cristianos una sencilla pregunta:
¿ Si Jesús hubiera sido {muerto} como pretenden en el corazón de la tierra tres días y tres noches, su señal sería como lo de Jonás estaba {vivo} en el vientre del gran pez tres días y tres noches ?
La respuesta es : NO.
La verdad es que la señal de Jesús sólo puede ser igual a la de Jonás porque al igual que estuvo Jonás {vivo} en el vientre del gran pez, también Jesús estuvo {vivo} en el corazón de la tierra (la cueva) porque Dios le salvó de la muerte sobre la cruz al igual que salvó a Jonás de la muerte.
Entonces Jesús no murió sobre la cruz.
CONCLUSIÓN DE LA PRIMERA PARTE:
Entonces estamos ante dos vías:
@O bien la señal de Jesús no es como la de Jonás: cuando los cristianos pretenden que Jesús estuvo {muerto} en el corazón de la tierra, en cambio Jonás estuvo {vivo} en el vientre del gran pez.
@ O bien Jesús no murió sobre la cruz (como creen los musulmanes), de esta forma su señal será semejante a la de Jonás. [sic]

Refutación nuestra

El argumento fue creado, o al menos popularizado, por Ahmed Deedat, en 1976. Este hombre dedicó gran parte de su vida a atacar la Biblia y la fe cristiana viciosamente con argumentos nada académicos. Tal fue así, que el gobierno australiano tuvo que poner un alto a sus excesos amenazándolo con la deportación. Deedat sufrió un ataque cerebral en 1996, en el cual perdió el habla y la movilidad. Muere en agosto del 2005, habiendo vivido los últimos nueve años de su vida discapacitado. Los autores de la página deislamenlínea.com no tuvieron la cortesía de darle crédito por el argumento de la “señal del profeta Jonás.”

Puesto en forma sistemática, el argumento se propone de la siguiente forma:

1. Jesucristo dijo que la única señal que los judíos recibirían de que él era el Mesías, sería la del profeta Jonás. Como Jonás estuvo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así el Hijo del Hombre estaría en el corazón de la tierra tres días y tres noches (Mat. 12:39-40).

2. Es aceptado generalmente que Jonás estuvo en el vientre del gran pez por tres días durante los cuales permaneció vivo, hasta que finalmente el pez lo vomitó en la playa.

3. Como Jesucristo estableció el paralelismo con Jonás, es lógico concluir que Jesucristo, al igual que Jonás, estuvo vivo durante el tiempo que permaneció en la tumba.

La hipótesis de Deedat implica que Jesús fue bajado vivo de la cruz y fue revivido en la tumba, de la cual salió para luego presentarse a los discípulos. En realidad, en este sentido, Deedat no presenta nada nuevo. La teoría del “desmayo” o de “la muerte aparente” de Jesús en la cruz, fue propuesta por Karl Bahrdt y Karl Venturini en el siglo 18. La teoría fue pulverizada y puesta en ridículo por David Strauss y otros racionalistas en el siglo 19. Téngase en cuenta que los que refutaron la teoría fueron en principio, gente que no creía en la resurrección de Cristo; esto por sí solo, es contundente. No es nuestro objetivo expander en estos argumentos, ni en los aspectos clínico-médicos que prueban más allá de toda duda que Jesucristo sí murió en la crucifixión, sino más bien denunciar el manejo espurio y deshonesto de la Biblia por parte de los apologistas musulmanes, así como las incoherencias y contradicciones en su razonamiento. Una razón por la cual hemos considerado necesario refutar estos reclamos es porque ya hay una infinidad de páginas islámicas que lo manejan como si fuera un argumento irrebatible.

Análisis:

1. La hipótesis de Deedat propone que Cristo fue crucificado, por ende contradice el propio Corán, el cual dice que Cristo NO fue crucificado. Corán 4:157 – “Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá, siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así.” (énfasis nuestro).

2. Concentrándose únicamente en la “señal de Jonás”, el argumento conlleva en sí la falacia de la evidencia parcial. No toma en cuenta la multitud de elementos de prueba por la muerte de Jesucristo, no solamente aquellos registrados en la Biblia, sino los documentos y testimonios históricos extra-bíblicos.

3. El propio Jesucristo anunció su muerte a manos de los líderes de la nación en varias ocasiones — Mateo 15:21; 17:22-23; 20:17-19. Los anuncios son corroborados por los otros tres evangelistas: Marcos 8:31; 10: 33-34; Lucas 9:22; 18:31; Juan 12:30-33.

4. Su muerte, resurrección, y el lapso de tiempo entre ambas es anunciado también en Juan 2: 18-22:

“Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto? Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? Mas él hablaba del templo de su cuerpo. Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho.”

5. Al ignorar la evidencia anterior, los apologistas del islam hacen de Jesucristo un mentiroso y un falso profeta. Esto es muy significativo porque ellos se llenan la boca al decir que creen en Jesús como uno de los profetas de Dios. ¿Cómo pueden decir que Jesús fue un profeta si lo exponen como un individuo con una seria deficiencia moral? ¿Miente un profeta de Dios? La única salida que tienen es decir que el Nuevo Testamento fue alterado. Al hacer eso chocan de frente contra la erudición que atesta por la integridad textual del Nuevo Testamento. Además, tendrían la responsabilidad de explicar por qué ciertos textos de la Biblia son aceptados por ellos y otros no, o sea, qué base académica tienen para seleccionar los textos que son legítimos y los que han sido alterados o interpolados. No pueden hacerlo.

6. ¿Y qué hay respecto a la señal de Jonás? ¿Están en lo correcto los que dicen que como Jonás no murió, Jesucristo tampoco? Es obvio que el Señor Deedat, así como las páginas islámicas que repiten su argumento, carecen del conocimiento necesario para interpretar la Biblia. Jonás es considerado por los eruditos como una tipología de Cristo. Un “tipo” (símbolo o figura) es una impresión, un objeto o un suceso en el Antiguo Testamento que anuncia, señala o representa la venida del Mesías, Su persona y/o su obra. Una tipología no es una réplica exacta. Existen similitudes, pero no se trata de una copia. Jesucristo simplemente establece en Mateo 12:39-40, que la experiencia de tres días de Jonás, sería representativa de lo que sucedería con él, específicamente su muerte y su resurrección en tres días. El paralelismo que exigen los apologistas islámicos (que como Jonás se mantuvo con vida dentro del gran pez, Jesús de igual manera se mantuvo vivo en la tumba) no es sugerido por Cristo, ni es exigido por la figura literaria utilizada (tipología).

7. Otros ejemplos para mostrar que una tipología no es una representación exacta de una persona, objeto o evento, los encontramos en:

i. Adán – tipología de Cristo (Rom. 5:14). De acuerdo con el razonamiento musulmán, Cristo tendría que haber pecado, ya que Adán pecó.

ii. El cordero de Pascua – tipología de Cristo (1 Cor. 5:7). De acuerdo con el razonamiento musulmán, Cristo tendría que haber tenido cuatro extremidades inferiores y su cuerpo cubierto de lana.

iii. La escalera de Jacob – tipología de Cristo (Juan 1:51). De acuerdo con los apologistas musulmanes Jesucristo era bien alto, sus pies en la tierra y sus manos tocaban el cielo, y tenía apariencia de escalera.

Es obvio que las tipologías no son réplicas exactas de las personas o eventos hacia los cuales señalan, aunque las similitudes pueden ser notables. Claramente, la señal de Jonás para los habitantes de Nínive fue prácticamente haber vuelto de la muerte luego de tres días, y es comprensible que así les haya parecido cuando vieron con sus propios ojos a Jonás recién salido del pez, una escena no apta para cardíacos. La similitud con Cristo, quien volvió de las garras de la muerte luego de un período semejante, es patente. Hablando de semejante, eso es lo que los tipos y antetipos tienen en común, una semejanza, no una imitación perfecta, pero también tienen diferencias. Así como el apóstol Pablo enseña la similitud entre Adán y Cristo en Romanos 5, su pluma se apresura a establecer la superioridad de Cristo. Del mismo modo, Cristo dice, luego de proclamar la señal que sería dada a los fariseos y escribas, que “mucho más que Jonás” estaba frente a ellos (Mat. 12:41-42).

Anotaciones finales

No existen dudas de que los enemigos del cristianismo, de todo tipo y color, consideran la doctrina de la resurrección de Cristo el principal pilar para derribar. Es la doctrina más atacada por las falsas religiones, entre ellas, el islam. ¿Por qué? La respuesta la encontramos en 1 Corintios 15:14: “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.” Si la resurrección de Cristo (y su muerte en la cruz) no ocurrió, el calvario no sirvió para nada, la historia de la crucifixión es una mentira y no hubo victoria sobre la muerte. Jesús no es Hijo de Dios y la Biblia es una mentira, ya que dice que Jesucristo ha sido declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos (Rom. 1:4). Los apologistas musulmanes saben a qué le tiran cuando publican una cantidad enorme de material atacando la Biblia y distorsionando la historia misma. El objetivo es debilitar la fe del cristiano, y en un segundo flanco, plantar dudas en aquellos que pueden estar contemplando la conversión a Cristo.

Gracias a Dios podemos decir con confianza que la resurrección de Jesucristo es el hecho sobrenatural mejor atestado de la historia; todo intento por desacreditarlo ha fracasado catastróficamente, de la misma forma que fallan las estratagemas de los apologistas del islam.<>

——-

Referencias:

1. Corán 4:169; 5:19; 5:72, 73; 7:112; 9:30; 10:68; 17:111; 43:19 etc.
2. Corán 19:30; 43:19.
3. Corán 33:40; “El profeta dice: Cada mensajero fue enviado a su propia nación, yo fui enviado a toda la humanidad.” Al Bujarí, “Jihad”, p.122. cit.http://www.islamanswers.net/Prophets/Muhammad.htm
4. Corán 4:157-58.
5. Al Bujarí (2222); Muslim (155).
6. Saheeh by al-Albaani in al-Silsilah al-Saheehah (2182).
7. Corán 22:5-7; 50:11-19, y por inferencia todos los pasajes del Corán que hablan de la Resurrección y el Juicio Final.
8. Lightfoot, J. B., The Apostolic Fathers, p. 156 ff, cit.www.ankerberg.org/Articles/theological-dictionary/TD0304W1.htm
9. www.ankerberg.org/Articles/theological-dictionary/TD0304W1.htm
10. A. A. Abdul-Haqq, Sharing Your Faith with a Muslim, pp. 133-36, cit. ibid.
11. F. F. Bruce, Jesus and Christian Origins outside the New Testament, p. 179, cit. ibid. ofhttp://answering-islam.org/Barnabas/saleeb.html
12. Longsdale and Luara Ragg, The Gospel of Barnabas (Oxford: Clarendon Press, 1907), xxxvii, J. Jomier, Egypte: Reflexions sur la Recontre al-Azhar (Vatican au Caire, avil 1978), cited by Slomp, 104, cit. http://answering-islam.org/Barnabas/saleeb.html
13. http://www.islamenlinea.com/relig-comparadas/cruci1.html
14. Ibid.

*Este Escrito ha sido Publicado en este blog con el Permiso del apologista Pablo Santomauro*

Este articulo fue tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel

Publicado por Pastor: Damián Ayala


El Ataque del Islam a la Cruz de Cristo

El Ataque del Islam a la Cruz de Cristo
por Pablo Santomauro
(1)

“Y por haber dicho: «Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá», siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así. Los que discrepan acerca de él, dudan. No tienen conocimiento de él, no siguen más que conjeturas. Pero, ciertamente no le mataron, sino que Alá lo elevó a Sí. Alá es poderoso, sabio.”
Corán 4:157-58

Cuando los musulmanes dicen que creen en Jesús, lejos están de creer en el Jesús que presenta la Biblia. El Jesús del islam no es el Hijo de Dios [1], fue simplemente un mensajero de Dios como tantos otros profetas [2], fue inferior a Mahoma [3], no murió en una cruz por los pecados del mundo sino que fue elevado al cielo directamente [4], volverá en el final de los tiempos a “romper la cruz”, matar a los “cerdos” (los cristianos que no acepten el islam) y desmentir que él es Dios [5], y finalmente morirá y los musulmanes harán la oración fúnebre sobre él [6]. Más adelante, Jesús resucitará como todo ser humano en el día de la Resurrección [7].

Los musulmanes barajan varias especulaciones cuando se trata de determinar quién fue la persona que colgó en la cruz, ya que ésta no fue la persona de Jesucristo. Atraídos por teorías sustitucionales anti-cristianas de siglos anteriores al surgimiento del islam, algunos dicen que Cristo fue sustituído en la cruz por otro personaje. Basílides el gnóstico, ya en el siglo segundo pergenió la idea de que Jesucristo cambió su forma por la de Simón de Cirene, y fue este último el que fue crucificado [8]. Un siglo más tarde, Manes de Persia, surge con otra brillante idea; de acuerdo con él, el que estuvo en la cruz fue el hijo de la viuda de Naín, al que Jesucristo le devolvió la vida [9].

Extrayendo de la misma veta, muchos musulmanes propagan la noción de que el que murió en la cruz fue Judas, o en su defecto, Simón de Cirene. Otros musulmanes desvarían con la posibilidad de que Jesucristo sólo perdió el conocimiento en la cruz y más tarde fue revivido. Al Tabari, un conocido historiador muslime, comenta que Wahab B. Munabih, en los años setecientos, propagó la idea de que lo que estuvo en la cruz fue una forma con apariencia humana, no una persona [10]. Trescientos años más tarde, Talabi avanza la idea de que la apariencia de Jesús fue transferida a Judas, y éste fue el crucificado. Jesús, luego de tres horas, fue transportado al cielo [11]. Para apoyar esta idea, muchos musulmanes citan el Evangelio de Bernabé, un libro apócrifo islámico en español cuyo origen los expertos han fechado en el siglo 16, cualificándolo como un evangelio espurio de estilo islamizado [12].

Partiendo de la falsa premisa de que Jesucristo no murió en la cruz, los apologistas musulmanes continúan desarrollando todo tipo de razonamiento fallido para demostrar que así fue. De esta forma son culpables de usar un razonamiento circular, o sea, partir del mismo concepto que desean establecer con la conclusión. Lo lamentable en todo esto, es que pretenden usar la Biblia para “probar” que los cristianos estamos equivocados, y lo hacen en forma deshonesta. En una website islámica nos encontramos con el siguiente razonamiento:

“¿ HA MUERTO JESUS SOBRE LA CRUZ?”

“La Muerte de Jesús sobre la cruz y su resurrección después de tres días y tres noches es la base de la religión cristiana, la que se derrumba con la invalidez de estos principios.”

” Y si cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. ” (1 Corintios 15:14)

“Antes de explicar el tema de la crucifixión como pretenden los cristianos, debemos saber cómo resucitan los muertos según la biblia?”

” Pero dirá alguno: ¿ cómo resucitaran los muertos? con qué cuerpo vendrán? ” ( 1 Corintios 15:35)

“Encontramos la respuesta en la biblia :
” Se siembra en deshonra, resucitará en gloria, se siembra en debilidad, resucitará en poder. Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. “
(1 Corintios 15:43-44)

“Así se revela según la biblia que los muertos resucitarán con espíritu eternos y no con cuerpos mortales.” [sic] [13]

Más adelante, el apologista del islam cita pasajes como Lucas 24:38-40 y 24:41-43, donde el texto describe a Cristo diciendo que él no es un espíritu, sino que tiene carne y huesos, y relata también que Cristo comió junto con los discípulos. Continúa diciendo la página islámica:

“Nos preguntamos: ¿ Por qué Jesús hizo todo este comportamiento? El quería demostrarles que no era espíritu, sino era un cuerpo con carne y huesos, tangible, y que puede comer al contrario del espíritu. Todo esto indica que Jesús no murió sobre la cruz, sino aún estaba vivo. Porque si hubiera muerto habría resucitado con un cuerpo espiritual y no con un cuerpo lleno de vida con carne y huesos. Porque la resurrección según la biblia es con el espíritu y no con el cuerpo (ver: 1 Corintios 15:43-44).” [sic] [14]

El autor del trabajo parte de la premisa de que los muertos resucitarán como espíritu y no con cuerpos físicos de carne y huesos. Ignorando olímpicamente todo el contexto bíblico en cuanto a la resurrección, y violando toda regla de hermenéutica existente, el autor supone que “cuerpo espiritual” es un cuerpo inmaterial, invisible, que no se ve ni se palpa, un espíritu. Por lo tanto, deduce que Jesucristo, de haber resucitado sería un espíritu, y no tendría carne y huesos como él mismo lo manifestó, ni tampoco hubiera podido comer, porque los espíritus no comen. Conclusión: Jesucristo no murió, y en consecuencia, no resucitó.

¿Enseña el pasaje de 1 Corintios 15:43-44 que el cuerpo de la resurrección será de carácter etéreo, inmaterial, o intangible?

Si estudiamos el contexto, veremos que el apóstol Pablo está señalando el contraste que existe entre el cuerpo que ahora tenemos y el que tendremos en la resurrección. Veamos el contraste en los siquientes versos:

43. debilidad / poder
47. terrenal / celestial
50. corrupción / incorrupción
44. animal / espiritual

Es evidente que el verso 44 destaca el contraste entre carnal y espiritual, no entre físico e inmaterial. Esto es confirmado por el verso 50: “Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.” Observe el lector que el pasaje no dice que es necesario que lo visible se haga invisible, o que lo material se haga inmaterial, ni que lo corpóreo se haga incorpóreo.

Algunos eruditos dicen acertadamente que la palabra “espiritual” debe ser traducida “sobrenatural.” La palabra en griego en el v. 44 es “neumátikos.” Es la misma palabra que se usa en 1 Corintios 10: 3-4, donde Pablo hablando de sus antepasados en el desierto, dice que comieron el alimento espiritual (referencia al maná) y bebieron la bebida espiritual (referencia al agua).

A pesar de que se les adjudica el adjetivo “espiritual” a ambos, tanto el maná como el agua eran materiales, no eran invisibles. El origen era espiritual, pero los elementos eran palpables.

En 1 Corintios 2:14-15, se habla del hombre natural y el hombre espiritual: “El hombre natural no percibe las cosas del Espíritu de Dios porque para él son locura … pero el espiritual juzga todas las cosas …”

Cuando decimos que tal persona es muy espiritual, ¿significa que es invisible? ¡No! Lo que estamos diciendo es que la vida de esta persona es una vida controlada e impregnada con el poder del Espíritu Santo, guiada, dominada por el Espíritu. En otras palabras, la persona vive en sujeción a la voluntad y el plan de Dios en su vida.

La resurrección de Cristo fue corporal, no inmaterial, y así será la nuestra. Es por ello que Romanos 8:23 dice que estamos esperando la redención de nuestro cuerpo. La aserción de Pablo, quién también escribió 1 Corintios, sería ridícula si la resurrección no fuera corporal.

Finalmente, digamos que si leemos el capítulo 15 de 1 Corintios en su totalidad, veremos que los corintios tenían el mismo problema que hoy tienen los musulmanes. Tenían problemas con el concepto de resurrección corporal, y Pablo les responde diciendo que hay una continuidad entre el cuerpo presente y el de la resurrección, como hay una continuidad entre la semilla y la planta que nace, ambas son materiales (vv 35-38).

Pablo usa una poderosa ilustración, y nos dice que nosotros todos resucitaremos en forma corporal, como Cristo lo hizo. Por eso le llama a Cristo “primicias” (vv. 20,23), el resto de la cosecha será igual. Todos los que han nacido de nuevo, todos los cristianos, resucitaremos corporalmente con un cuerpo material glorificado. Jesús mismo dijo que él resucitaría en forma corporal (Juan 2:18-21).

Este cuerpo glorificado tiene la facultad de comer (Luc. 24:41,42), ser palpado (Luc. 24:39), transportarse instantáneamente de un lado a otro, como también de una dimensión a otra (Hch. 1:9), atravesar paredes (Juan 20:19), hacerse visible e invisible a voluntad (Luc. 24:31), etc., pero siempre sigue siendo un cuerpo (Luc. 24:39). Estamos frente a un cuerpo sobrenatural, pero no inmaterial. ¿Acaso cuando Cristo caminó sobre las aguas lo hizo en un cuerpo inmaterial? ¿El hecho de que Pedro caminó por un tiempo sobre las aguas significa que era un espíritu? El Espíritu del Señor arrebató a Felipe y en un instante lo puso en Azoto (Hch. 8:39-40). ¿Era Felipe un espíritu? La respuesta a todas estas preguntas es ¡NO!

Como vemos, el pasaje citado por los musulmanes es totalmente inválido para apoyar el delirio de que Jesús no murió en la cruz.

(Continuará en Parte 2)

*Este Escrito ha sido Publicado en este blog con el Permiso del apologista Pablo Santomauro*

Este articulo a si sido tomado del blog amigo:  El blog del Pastor Daniel

Publicado por Pastor: Damián Ayala


Las personas no son números, son ALMAS


“¿Las creencias y prácticas Católicas son Bíblicas?”

“¿Las creencias y prácticas Católicas son Bíblicas?”

Por: Got Questions Ministries

El punto concerniente a cualquier iglesia y sus prácticas debe ser “¿Es bíblico?” Si una enseñanza es bíblica (tomada en contexto) debe ser adoptada. Si no lo es, debe ser rechazada. Dios está más interesado en si una iglesia está haciendo Su voluntad y obedeciendo Su Palabra que en si puede trazar una línea de sucesión ascendiente a los apóstoles de Jesús. Jesús estaba muy preocupado acerca del abandono de la Palabra de Dios por seguir las tradiciones de los hombres (Marcos 7:7). Las tradiciones no son inherentemente inválidas; hay algunas tradiciones buenas y valiosas. Nuevamente, el punto debe ser si una doctrina, práctica, o tradición es bíblica. ¿Cómo entonces se compara la Iglesia Católica Romana con las enseñanzas de la Palabra de Dios?

Salvación: La Iglesia Católica Romana enseña que la salvación es por la regeneración bautismal y es mantenida a través de los sacramentos católicos, a menos que se cometa un acto pecaminoso voluntario que rompa el estado de gracia santificada. La Biblia enseña que somos salvados por gracia, la cual es recibida simplemente a través de la fe (Efesios 2:8-9), y que las buenas obras son el resultado del cambio en el corazón reformado por la salvación (Efesios 2:10; 2 Corintios 5:17) y el fruto de esa vida nueva en Cristo (Juan 15).

La seguridad de la salvación: La Iglesia Católica Romana enseña que la salvación no puede ser garantizada o asegurada. 1 Juan 5:13 dice que la carta de 1 Juan fue escrita con el propósito de asegurar a los creyentes la CERTEZA de su salvación.

Buenas obras: La Iglesia Católica Romana dice que los cristianos son salvados por obras meritorias (comenzando con el bautismo) y que la salvación es mantenida por buenas obras (recibiendo los sacramentos, la confesión de pecados a un sacerdote, etc.) La Biblia dice que los cristianos son salvados por la gracia a través de la fe en Jesucristo, totalmente aparte de las obras (Tito 3:5; Efesios 2:8-9; Gálatas 3:10-11; Romanos 3:19-24)

Bautismo: El bautismo en el Nuevo Testamento, SIEMPRE es practicado DESPUÉS de la fe salvadora en Cristo. El bautismo no es el medio para la salvación; es la fe en el Evangelio lo que salva (1 Corintios 1:14-18; Romanos 10:13-17). La Iglesia Católica Romana enseña la regeneración bautismal de los infantes, una práctica que nunca es encontrada en la Escritura. La única posible sugerencia del bautismo a infantes en la Biblia que la Iglesia Católica Romana puede señalar, es la de toda la casa del carcelero de Filipos quienes fueron bautizados según lo escrito en Hechos 16:33. Sin embargo, el contexto en ninguna parte menciona a niños. Hechos 16:31 declara que la salvación es por fe. Pablo habló a todos los que estaban en esa casa en el verso 32, y todos los de la casa creyeron (verso 34). Este pasaje solo indica el bautismo de aquellos que ya habían creído, no de infantes.

Oración: La Iglesia Católica Romana enseña que los católicos no solo le oren a Dios, sino que también se hagan peticiones de oración a María y a los santos. Contrariamente a esto, somos enseñados en la Escritura a orar solo a Dios (Mateo 6:9; Lucas 18:1-7).

Sacerdocio: La Iglesia Católica Romana enseña que hay una diferencia entre los clérigos y la “gente laica”, mientras que el Nuevo Testamento enseña que el sacerdocio es de todos los creyentes (1 Pedro 2:9).

Sacramentos: La Iglesia Católica Romana enseña que un creyente es infundido con gracia mediante la recepción de los sacramentos. Tal enseñanza no se encuentra en ninguna parte de la Escritura.

Confesión: La Iglesia Católica Romana enseña que a menos que un creyente esté incapacitado, la única manera de recibir el perdón de los pecados, es mediante la confesión de ellos a un sacerdote. Contrariamente a esto, la Escritura enseña que la confesión de los pecados debe ser hecha a Dios (1 Juan 1:9)

María: La Iglesia Católica Romana enseña, entre otras cosas, que María es la Reina del Cielo, una virgen perpetua, y co-redentora, quien ascendió al cielo. En la Escritura, ella es descrita como una obediente y creyente sierva de Dios, quien se convirtió en la madre de Jesús. Ninguno de los otros atributos mencionados por la Iglesia Católica Romana tiene alguna base en la Biblia. La idea de que María es la co-redentora y otra mediadora entre Dios y el hombre, no solo es extra-bíblico (encontrado solo fuera de la Escritura), sino también anti-bíblico (contrario a la Escritura). Hechos 4:12 declara que Jesús es el único redentor. 1 Timoteo 2:5 proclama que Jesús es el único mediador entre Dios y el hombre.

Se pueden dar muchos otros ejemplos; pero solo con estos puntos, se puede identificar claramente que la Iglesia Católica no es bíblica. Cada denominación cristiana tiene tradiciones y práctica que no están explícitamente basadas en la Escritura. Eso es por lo que la Escritura debe ser la fuente de la fe y la práctica cristiana. La Palabra de Dios es siempre verdadera y confiable. No puede decirse lo mismo de la tradición eclesiástica. Nuestro lema guía debe ser: “¿Qué dice la Escritura?” (Romanos 4:3; Gálatas 4:30; Hechos 7:10). 2 Timoteo 3:16-17 declara que, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Publicado por Pastor Damián Ayala.

La palabra de Dios es tan importante que el Espíritu Santo le dedico el Salmo mas largo 119, es el capitulo mas largo de la palabra.


MATEO 28:19 EL BAUTISMO EN EL NOMBRE DE JESUS. del libro un dios falso llamado Trinidad Por Julio Cesar Clavijo S.

MATEO 28:19 EL BAUTISMO EN EL NOMBRE DE JESUS. del libro un dios falso llamado Trinidad Por Julio Cesar Clavijo S.

Nota del Administrador: Este es un fragmento de un estudio del Sr. Carlos Leandro Ramirez colaborador del blog amigo  El blog del Pastor Daniel . Este articulo refuta cada una de las revelaciones torcidas de los sectarios unisitarios sobre el tema del bautizo y la salvación. Remarcaremos en color morado las opiniones de Calvijo y sus enseñanzas retorcidas. 

Por: Carlos Leandro Ramirez.

Hemos visto las trampitas en las enseñanzas de Clavijo, y hay algo que vulgarmente llamamos “pecar por acción o por omisión”. Ahora les voy a mostrar otra omisión de Clavijo que le permite inculcar fácilmente el error en los estudiantes de su doctrina.

Si un instructor militar bueno, va a iniciar una instrucción de armas, no iniciará con la parte donde se enseña a usarlas. Iniciará explicando ¿Qué es un arma y como funciona?. Usted dirá, pero todos sabemos que es un arma y como funciona.

Resulta y pasa que no todos los que llegan al cuartel militar saben que es un arma y como funciona, una cosa es que sepan identificar un arma y para que sirve (quitar vidas), y otra cosa es que sepan que es y como funciona.

En mi caso particular, cuando joven pensaba que las armas (de fuego), eran eléctricas. En aquella época de mi adolescencia (10-16 años de edad) no había Internet en mi pueblo como hoy en día.

Cuando llegué a la Policía Nacional de Colombia, me sorprendí cuando aprendí lo diferente que eran las armas de fuego a lo que pensaba de ellas y ESO CAMBIÓ MI PERCEPCIÓN DE LAS MISMAS y el como usarlas.

De igual manera si Clavijo fuera instructor militar, seguro se iría de una al polígono con un poco de reclutas que él supone saben que es un arma, como funciona y para qué sirve. Digo esto porque en su sección EL BAUTISMO CRISTIANO [8], se va de una al “polígono”, sin describir que es el bautismo. Si no, que se va con “reclutas” a disparar algo que no saben que es, como funciona y mucho menos para que sirve.

Según ellos (unicitarios) hace parte del proceso de salvación, por eso no describen que es (el bautismo), para poder tergiversar el como funciona (como un ritual exacto, según ellos) y así poder tergiversar el para que sirve (para borrar pecados, según ellos).

Así que iniciamos con la “instrucción militar”:

El bautismo cristiano es un mandamiento bíblico que debe observar toda persona que se ha arrepentido previamente de sus pecados y que desea la salvacion provista por Dios (Marcos 16:16, Juan 14:15, 1. Juan 2:4).

Primer error, Clavijo piensa que describir el bautismo cristiano, es lo mismo que describir que es el bautismo. Porque es diferente y mas aún importante describir bautismo y bautismo cristiano, porque de la descripción del primero depende la descripción del segundo. Me explico, yo no puedo indicarle como hacer un sándwich cubano, si primero no le explicado como hacer un sándwich.

Si ve? Clavijo está “pecando por omisión”. Se fue a explicarles a sus estudiantes “que son las armas automáticas” sin haberles enseñado primero “que son las armas”.

Vamos a ver que es el bautismo, y una de las definiciones que me gusta es la que da el Diccionario Biblico Mundo Hispano, por ser exacta, corta y precisa:

Bautismo. Término derivado del gr. baptisma (antecedente, baptizo). La idea del lavamiento o limpieza ceremonial, aparece repetidamente en las leyes mosaicas de purificación (p. ej., Éxodo 29:4, 17; 30:17-21; 40:12, 30,

Levítico 1:9, 13; 6:27; 9:14; 11:25; 14:8, 9, 47; 15:5-27; 16:4-28; 17:15, 16; 22:6; Números 8:7; 19:7-21; 31:23, 24; Deuteronomio 21:6; 23:11). La LXX usa la palabra baptizo dos veces (2 Reyes 5:14; Isaías 21:4). El judaísmo posterior incorporó este significado de limpieza y purificación a su idea de la relación del nuevo pacto y usó el bautismo como un rito de iniciación, como se refleja en la secta del Qumrán y las comunidades de los Rollos del Mar Muerto. [7]

Hasta ahora dejémoslo allí, el bautismo era para los judíos un ritual que significaba limpieza y purificación. Luego los judíos lo relacionaron con el nuevo pacto, como una iniciación.

En resumen en el A.T. el Bautismo era un ritual que simboliza purificación.

Seguimos con el Diccionario:

Juan el Bautista transformó el bautismo de un rito a un acto moral positivo, un compromiso decisivo con la piedad personal. No obstante, su bautismo era sólo transitorio, pues el significado y la eficacia del bautismo sólo puede entenderse a la luz de la muerte redentora y la resurrección de Cristo [7].

Ahora con la aparición de Juan el bautista, el cambia el concepto que tenían los judíos sobre el bautizo, ya no es un ritual (religioso) si no que es un acto moral, de conciencia, un compromiso sincero en la mente del que se bautiza. Esto lo vemos cuando reprendió a los religiosos (Mateo 3:7-8), ya el bautismo no era un simple acto ritualista religioso, tenía que representar un compromiso real en el corazón del hombre, esto lo podemos decir a raíz de la predicación de Juan (v. 9,10). Comparar con Lucas 3:7-9.

Ya no era un acto religioso si no un fruto, una muestra de una arrepentimiento sincero (Mateo 3:8).

En conclusión el bautismo es un testimonio de que la persona se ha arrepentido de sus pecados. Tenga clarita esta fórmula, por favor.

No hemos tratado el tema todavía del bautismo cristiano. Todavía estamos tratando el tema del bautismo, ya vimos que es. Ahora veamos como funciona.

Sabiendo ya que el bautismo es un “testimonio de arrepentimiento” que hace la persona, queda fácil para nosotros entender como funciona.

Tomaré para análisis, el comentario Jamieson-Fausset-Brown [9], que citaré de manera resumida. En Mateo 3:2-6 dice:

v. 2 (Juan el bautista) y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Arrepentíos—Aunque la palabra estrictamente denota un cambio de mente, tiene referencia aquí, y en todo otro lugar donde se usa con referencia a la salvación, primeramente a ese sentido de pecado que conduce al pecador a huir de la ira venidera.

Un reino para el cual el arrepentimiento era la preparación adecuada, tenía que ser esencialmente espiritual. La liberación del pecado, que es la grande bendición del reino de Cristo (cap. 1:21), no puede ser apreciada sino por aquellos para quienes el pecado es una carga (cap. 9:12).

v.3 Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo:

Voz del que clama en el desierto:

Preparad el camino del Señor,

Enderezad sus sendas.

El Príncipe de Paz, como los grandes de la tierra, había de tener su próxima venida proclamada y el camino preparado; y la llamada que aquí se hace, tomándola en general, es una llamada a quitar del camino todo aquello que obstruya su progreso y estorbe su completo triunfo, ya sea que se tratase de obstáculos públicos o personales, externos o internos.

v. 4 Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre.

La vestidura profética de Elías (2 Reyes 1:8, y véase Zacarías 13:4). La vestidura de Juan, su alimento y su potente voz en el desierto, harían recordar los días austeros de Elías.

v. 5 Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán,

Desde el centro metropolitano hasta los extremos de la provincia de Judea, la voz de este gran predicador del arrepentimiento y heraldo del Mesías que se acercaba, atrajo multitudes de penitentes llenos de una ansiosa expectativa.

v.6 y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados.

Confesando [posiblemente en voz alta] sus pecados —Este bautismo era a la vez “un sello público de la necesidad que sentían de ser librados del pecado”, de su esperanza en el libertador que se acercaba, y de su disposición para darle la bienvenida en cuanto apareciese.

En resumen, Juan predico la ira venidera para los pecadores, entonces las personas presionadas por sus pecados, también recibirían con ansías el remedio para escapar de tal destrucción.

Anuncia entonces la venida de ese gran Príncipe de paz (ya estarían salvos de la muerte) y su reino celestial (salvación espiritual) serían recibida con ansias por aquellas personas atormentadas por la idea de la condenación eterna.

Luego de semejante mensaje, venía a bautizarse para manifestar ese arrepentimiento a raíz de la venida del Mesías.

El bautismo precedía a un mensaje, la persona manifestaba creer (la fe sin obras es muerta, santiago 2:14-26) el mensaje, a través del bautismo.

Entonces el bautismo es un testimonio de fe (“yo creo”), que procede a un mensaje (se necesita un mensaje que creer), para dar testimonio de que creemos lo que oímos.

Como cuando usted hace un curso y expone el diploma certificando que aprobó el curso. Porque a los ojos públicos el diploma confirma su participación del curso, es una prueba de autenticidad.

Lo mismo sucede con el bautismo, este es una manifestación pública de que usted aprueba el mensaje (doctrina) que recibió (Pablo: lo que recibí, 1 Corintios 15: 3).

Ahora que usted conoce que es el bautismo y como funciona el bautismo, podrá saber con mayor facilidad las implicaciones de este en el N.T. y como funciona el bautismo cristiano.

Irónicamente, los unicitarios quieren volver al bautismo ritualista/religioso (tal cual fariseos y saduceos). No les importa lo que es el bautismo cristiano si no como se debe hacer. O sea, no lo que significa si no la fórmula exacta. Cristo denuncio el apego a la religiosidad Mateo 12:3-5.

Una vez visto lo que significa el bautismo, veamos que significa bautismo cristiano para Clavijo.

El bautismo cristiano es un mandamiento biblico que debe observar toda persona que se ha arrepentido previamente de sus pecados y que desea la salvacion provista por Dios (Marcos 16:16, Juan 14:15, 1. Juan 2:4).

Consiste en una ceremonia en la cual el creyente es sumergido en agua mientras se invoca el nombre de Jesucristo para el perdon de sus pecados. El bautismo en el nombre de Jesus es parte fundamental del plan de salvacion establecido para la verdadera iglesia cristiana (Hechos 2:38), que consiste en el arrepentimiento, el bautismo en el nombre de Jesucristo, el bautismo del Espiritu Santo y la perseverancia en el evangelio de salvacion (Mateo 10:22, Hebreos 10:38). [8]

Por lo que leo en el libro de Clavijo, la salvación no se obtiene en el instante del arrepentimiento, mediante la fe en la obra redentora de cristo. Si no que es un proceso que consta de cuatro fases:

  • Arrepentirse (cambiar forma de pensar)
  • Bautizarse en agua pronunciando “en el nombre de Jesús” (para perdón de pecados)
  • Bautizarse en el espíritu Santo (sello de salvación)
  • Perseverar en el evangelio (mantenerse siendo cristiano)

Totalmente ajeno a la gracia de Dios, que se recibe por fe (Romanos 1:16,17 y cientos de versículos mas). No voy a tratar esto aquí. Estamos hablando del bautismo, esto lo trataremos en otra parte.

Clavijo dice que el bautismo se hace luego de arrepentirse, esto lo sustenta con Marcos 16:16. Veamos:

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.

En primer lugar, Cristo en ningún momento manda a bautizar. Está mandando a los apóstoles a evangelizar (v.15) y describe que les pasará a los crean y se bauticen y a los que no crean.

¿Porque está incluido el bautismo aquí? Porque como vimos anteriormente, el bautismo es una obra que manifiesta una fe verdadera (Santiago 2:26). La salvación no depende del bautismo si no de creer, el bautismo es un complemento de la fe (Santiago 2:22).

Con el bautismo usted confirma públicamente que cree el evangelio que mando Cristo a predicar (v.15).

Si: no creer= ser condenado entonces creer= no ser condenado (esto es salvo).

Esto es simple y llana lógica.

Porque Jesús entonces inserta el bautismo allí? Porque el bautismo hace manifiesta la fe (creer). Si usted sabe sinceramente que es profesional, no lo puede afirmar si no muestra el diploma. Pero usted es profesional a pesar que no muestre el diploma.

Por eso una persona puede ser salva independientemente del bautismo, porque el Señor conoce los corazones. El bautismo es un acto de obediencia, si. Pero no es indispensable para la salvación.

(bautismo) Consiste en una ceremonia en la cual el creyente es sumergido en agua mientras se invoca el nombre de Jesucristo para el perdon de sus pecados.

Cita hechos 2:38

Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Si es cierto que Pedro esta mandando a bautizarse en el nombre de Jesús para que los pecados les sean perdonados?

Textualmente está mandando a bautizar en el nombre de Jesús, pero ¿para perdón de los pecados?

Vámonos al griego:

Pedro pero hacia ellos: cambien de disposición mental esta diciendo y sea sumergido cada uno de ustedes sobre el nombre de Jesús ungido hacia adentro dejar ir los pecados de ustedes y recibirán la dadiva gratuita de el santo espíritu.

Algo difícil del griego es que hay conceptos que no se pueden traducir literalmente al español sin alterar su significado, lo mas que se puede hacer es traducirlos pero explicando en que sentido es esa traducción. Para que entiendan mejor el texto:

Pero Pedro a ellos les dijo: arrepiéntanse y sean bautizados cada uno de ustedes en el nombre de Jesús Cristo hacia adentro libres de sus pecados y recibirán el regalo gratuito del espíritu santo.

Aquí la palabra hacia adentro en griego es la preposición eis (G1519) a o adentro (indicando el punto alcanzado o al que se ha entrado), de lugar, tiempo, o (figurativamente) propósito (resultado, etc.); también en frases adverbio.

Esta es la palabra que se tradujo “para el perdón de los pecados”. Pero como he dicho antes, casiodoro hace seis siglos que se iba a sospechar que una secta fuera a hacer un abuso del texto, menos cuando la mayoría de las enseñanzas eran dogmas que la gente no cuestionaba, como sucede hoy en día, que cualquier genio, con e-sword saca su propia versión de la Biblia y su propia doctrina, quiero decir herejía.

El texto en griego es claro en que se debe arrepentirse la persona y bautizarse confirmando el haber creído el mensaje (Pedro predica: Hechos 2: 22-36), en vista (eis) que han quedado liberados de los pecados.

El bautismo en el nombre del señor Jesucristo que clama Pedro, es simplemente el fruto (Mateo 3:8) que confirmaba como real ese arrepentimiento que de ser así ya los había (el arrepentirse, cambiar de mentalidad) liberado.

Esta interpretación mía, la confirma el versículo 41:

Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.

Mire, allí esta diciendo que los que recibieron la palabra se bautizaron, o como quien diría: se bautizaron porque recibieron (aceptaron) la palabra. El autor del libro (hechos) nos está describiendo que implicaba bautizarse luego de un mensaje (predicación, doctrina, enseñanza): aprobarlo, recibirlo.

Ellos estaban creyendo que ese hombre (Jesús de nazareno, v. 22), era el Mesías y el señor (v. 36) y que ellos ahora lo habían matado (v.23).

Es una predicación la que hace Pedro, y posterior a esto ocurre la carga tan grande en sus conciencias de semejante maldad: se compungieron (v. 37). Note el análisis que hice anteriormente con el mensaje de Juan y su bautismo y notará la similitud.

El bautismo por eso en la Biblia siempre se ve allí acompañando a los arrepentimientos y el creer que aparece en los textos, porque es un testimonio público que perfecciona la fe (Santiago 2:22). Pero mis amigos unicitarios como ya estamos acostumbrados, vienen de una cadena de error, tras otra cadena de error. Ven el bautismo como parte del plan de salvación.

Cuelan el mosquito y tragan el camello (Mateo 23:24). Subestiman la fe y el arrepentimiento (lo ven solo como un paso de predisposición, no salva según ellos) e imponen el legalismo, apegados a textos sacados fuera de contexto, bajo la lupa del error.

Ahora hay que ver, que creen ellos con:

El bautismo del Espiritu Santo y la perseverancia en el evangelio de salvacion (Mateo 10:22, Hebreos 10:38). [10]

No voy a tocar por ahora el bautismo del Espíritu Santo porque no da citas, asi que no puedo refutar su interpretación. Pero con respecto a la perseverancia en el evangelio de salvación… Este es un tema muy profundo en los que los teólogos no se ponen de acuerdo, personalmente estoy convencido en la gracia de Dios (doctrina de la gracia), o sea que la salvación depende única y exclusivamente de Dios, la salvación no se pierde. Yo sólo soy un vaso de honra (Romanos 9:21).

Lo que pasa es que hoy en día el evangelio es tan mediocre, que vemos personas que dicen ser salvas porque aparentemente han cambiado y van a la iglesia, y luego se desvían del camino, diciendo nosotros o ellos mismos: “perdí la salvación, no perseveré hasta el final, volví al pecado”.

Eso pasa porque nunca, entienda bien, nunca nacieron de nuevo, tuvieron fue un conocimiento doctrinal, un toquecito religioso, evangélico y hasta llegaron a sentir el Espíritu Santo (los fariseos lo sintieron: Marcos 3:29; Hechos 7:51) pero nunca nacieron de verdad, verdad! (Hebreos 6:4-6, habla de la iluminación y el toque espiritual que alguna vez recibieron los que recayeron otra vez, esto es porque nunca habían nacido de nuevo).

El que ha nacido de nuevo (que no es lo mismo que volverse evangélico e ir a la iglesia), ha nacido de nuevo y no vuelve a la corrupción (1 Pedro 1:23).

Tanto así que hasta el pecado que mora en el cristiano, le duele, le estorba (Romanos 7:21-24). El cristiano que de verdad ha nacido de nuevo padece por el pecado que hay en él, llora en lo secreto a Dios pidiéndole que lo cambie porque todavía siente deseos de mirar aquella mujer casada, y esa agonía se hace parte de su perfeccionamiento (Hebreos 5:8,9).

Podríamos esperar que los unicitarios entendieran que es la gracia de Dios y el verdadero nuevo nacimiento? Claro que no! Pero eso es otro tema, que no profundizaré aquí.

Mateo 10:22

Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Que está diciendo Cristo aquí? Que el que se sustenté hasta el final alcanzará la salvación. No, eso contradeciría lo que dijo Cristo en Juan 5:24

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

Jesús dice aquí que el que cree, tiene vida eterna, no que la tendrá o la alcanzará, ya la tiene (no se puede perder 1 Pedro 1:23) y además dice que ya pasó (tiempo pasado) de muerte a vida, ahora esta en la vida.

Entonces que pasa con los numerosos versos de la Biblia donde aparentemente se pierde la salvación?

Lo que pasa es que la fe sin obras es muerta (santiago 2:26) y como el corazón es engañoso (Jeremías 17:9), hasta uno mismo resulta engañado por su propio corazón. La Biblia da pautas para determinar si su fe es verdadera o no, o sea si usted es realmente salvo.

Usted en las circunstancias difíciles es donde muestra su “casta”, si es o no hijo de Dios (1 corintios 11:19). Hasta usted mismo a veces tiene que convencerse de su salvación porque a veces creemos que lo somos, cuando no tenemos más que una religión.

En fin, lo que cristo dice en Mateo 10:22, es que si usted persevera hasta al final es porque usted es salvo. Si usted no persevera, es porque no era salvo, era un religioso u otra cosa. Si no perseveró es porque usted siempre fue una puerca, sólo que estaba limpia (por la religión o la moralidad) y volvió a revolcarse en el cieno (1 Pedro 2:20-22).

Continúa Clavijo:

Los relatos biblicos que se refieren al bautismo nos ensenan que las personas que fueron bautizadas fueron sumergidas en el agua y no simplemente rociadas o lavadas. Por ejemplo en Hechos de los Apostoles capitulo 8 versiculos 26 al 40 encontramos que Felipe le predica el evangelio a un etiope y ese etiope acepta el evangelio de Jesucristo manifestando su deseo de ser bautizado (ver el verso 36). El verso 38 dice que los dos descendieron al agua y que Felipe bautizo al etiope, y el verso 39 dice que una vez realizado el bautismo subieron del agua. Cuando la Biblia menciona el bautismo de Jesus dice: “Y Jesus despues que fue bautizado, subio luego del agua…” (Mateo 3:16). [10]

Está tan claro en la Biblia lo que yo explique acerca del bautismo, que hasta Clavijo lo confirma:  le predica el evangelio a un etiope y ese etiope acepta el evangelio de Jesucristo manifestando su deseo de ser bautizado.

Podemos ver, que según el mismo Clavijo, cuando el etíope manifiesta querer bautizarse está confirmando que acepta el evangelio. Esto encaja con “el que creyere y fuere bautizado”, no porque el bautismo salva, si no que confirma que hay fe, que es la que salva.

Pero el hecho que no haya bautismo, no implica que no haya salvación, como en el caso del ladrón de la cruz (Lucas 23:43), el caso de Cornelio (Hechos 10:44) quien recibió el sello de salvación (2 Corintios 1:22; Efesios 1:13,14, Galatas 3:5) y luego se bautizó, como testimonio público.

Clavijo:

El apostol Pablo tambien sustenta esta posicion al referirse al bautismo como una sepultura en el agua (Romanos 6:4, Colosenses 2:12).

Ahora que sabemos que es el bautismo, usted puede ver como los textos bíblicos tienen sentido, no es tan importante el como se hace, así como el que significa.

Romanos 6:4

Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Dice por el bautismo, no en el bautismo. No dice Pablo que en el momento del ritual en el agua, usted es sepultado con cristo.

Como ya sabemos que el bautismo es una manifestación de fe en la doctrina que hemos recibido. Y esto los sabían los cristianos del siglo I. Queda claro que Pablo está diciendo que por causa (por) de haber creído (lo confirmó el bautismo).

Y esto lo confirma Pablo en el verso 17:

Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados.

Ve? Morimos al pecado (o fuimos libres del pecado) por la doctrina, a la cual obedecimos de corazón: el bautismo confirma que la fe es real.

Colosenses 2:12

sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

Queda claro que el bautismo confirma la fe, es la fe la que obra (Romanos 1:17). No el ritual.

Porque entonces era (o es) necesario ligar el bautismo con la fe. No lo convierte eso en “obligación” entonces.

Para la salvación, no! Pasa algo en lo cual hasta Dios (o sus siervos mas bien), deben ser condescendientes, como en el caso de Moisés y su ley del divorcio (Mateo 19:8).

En la cultura helenística del siglo I, los judíos habían dispersado su religión y sus tradiciones, prueba de esto es precisamente el etíope. Y como vimos, para el judío el bautismo era un ritual sumamente importante, tenía un significado especial. Por esto amonestaban a Juan por bautizar (Juan 1:25).

Y los judíos enseñaban a los gentiles su religión y el hecho de que ellos eran el pueblo escogido por Dios (Hechos 10: 28,45; 11:2, 3, 18).

Por esta causa se alegraban los gentiles al ver que ellos ya podían ser parte de ese rebaño especial de exclusividad al que pertenecían sólo los judíos (Hechos 13:47,48). Los judíos habían diseminado sus creencias por todo el mundo antiguo y entre esas estaba el bautismo.

Por lo tanto el bautismo era un elemento fuerte en la conciencia de los hombres en aquella época (Mateo 3:7). Y Pedro lo confirma: una buena conciencia hacia Dios (1 Pedro 3:21).

Por eso Juan y posteriormente Cristo asimilan el bautismo como testimonio de que el creyente a conciencia acepta la palabra. Dios siempre toma nuestra cultura, nuestras costumbres, nuestras creencias para confirmar de manera veraz la actitud nuestra delante de él.

Como en el caso de la viuda (Marcos 12:42), no era un cordero, un sacrificio, nada de eso, era sólo unas monedas lo que podía dar y Dios se agradó de eso.

El bautizarse para confirmar la aceptación de una doctrina o enseñanza era en esa época, un sacrificio (por así decirlo) costoso para el creyente, ya que comprometía su identificación religiosa. Por eso Dios escoge el bautismo como sello de una fe verdadera, porque era un elemento fuerte en la conciencia social de aquella época.

De igual manera a pesar de que Pablo y los apóstoles insistían en la gracia y la fe por la palabra como únicos medios de salvación. Por motivos de conciencia delante de los gentiles (Romanos 13:5; 1 Corintios 8: 4,7,10-13; 10:25-33) y de los Judíos, tuvieron que amoldarse a sus costumbres (Galatas 2:3), para que los que iban a ser salvos, no se perdieran por causa de conciencia. Como por ejemplo ayudar a los pobres y las viudas (Galatas 2:10), aunque sabemos que por estas cosas no se gana la salvación. En la cultura de la época estas cosas daban testimonio de la piedad.

Otros ejemplos donde se cita la buena conciencia (testimonio ante los demás):

1 Timoteo 1:5, 19; 1 Timoteo 3:9 habla de guardar la fe a través de la buena conciencia; 1 Timoteo 4:2 habla de la conciencia cauterizada (mala conciencia), confirmando la hipocresía. O sea la contrario de la buena conciencia que confirma la fe. Hebreos 9:9 confirma que la conciencia afirma la creencia religiosa. Hebreos 9:14, dice que cristo limpiará las conciencias de obras muertas (sucias, malas), para servir a Dios (obras vivas, de fe [santiago 2:26]). 1 Pedro 3:16, explica que nuestra buena conciencia es el testimonio público.

Por eso el bautismo da conciencia en el NT de la fe que profesamos. La conciencia delante de los hombres era fundamental para atestiguar a cristo (Hechos 1:8).

Te lo repito: el bautismo va a respaldar por motivos de conciencia pública la fe (el creer) (Marcos 16:16; Mateo 28:19).

Ahora si algún sectario viene con el argumento que en el bautismo del etíope y otros más registrados en el libro de los hechos no había público. Déjeme decirle que las cosas en aquella época no eran como hoy en día, donde ni siquiera una grabación es convincente en una audiencia.

En aquel tiempo para un hombre bastaban dos testigos para confirmar la veracidad de un suceso. En el caso del etíope, él y Felipe eran dos testigos (Juan 8:17), esto no se limitaba a la ley judaica, también era inherente de otras culturas. Por no nombrar que por ser funcionario real, debería tener como mínimo escolta y asistentes.

Las cosas hoy en día con respecto al bautismo en la conciencia de los hombres, ha cambiado y bastante. Gracias a la iglesia católica apostólica romana. Pero no quiero salirme del campo que estamos tratando: la Biblia.

El error de la mayoría de los cristianos y sobre todo las sectas, consiste en creer que nosotros usamos terminología bíblica. Cuando es al revés, la Biblia usa terminología humana. El trabajo del buen maestro es trasponer la terminología de aquella época en la que fue escrita la Biblia a la terminología de la época nuestra.

Es por eso que muchas iglesias ven en Santiago 5:14 una fórmula cristiana para ministrar sanidad en los enfermos: el “aceite bendito”.

Cuando lo que pasa es que en aquella época, un tratamiento médico (no había ciencia como la que tenemos hoy) consistía en untar de aceite (grasa mas bien) la zona de dolor, para que el calor (la grasa es un aislante térmico) aliviara al paciente durante su recuperación (por no decir “auto recuperación”).

Santiago esta diciendo: “háganle el tratamiento médico que tengan que hacerle (el aceite) y oren para que funcione, la oración de fe obrará a través de ese tratamiento médico”. Si eso hubiera ocurrido en pleno siglo XXI, probablemente Santiago les hubiera dicho: “llévenlo al doctor y oren por él, que la fe obrará a través del médico”.

Volviendo con Clavijo. Continúa él citando material histórico acerca del bautismo según su doctrina. Es curioso como Clavijo acusa a los trinitarios de usar documentología extrabíblica para apoyar la trinidad, mientras que él hace gala de ellos cuando de apoyar sus creencias se trata.

Pero eso lo trataremos en el próximo artículo.

Dios los bendiga y los llene de su gracia y paz.

Carlos Leandro Ramírez.

_________________________________

Notas:

Textos no se encuentran subrayados en el original.

Todas las definiciones de Palabras en hebreo y griego son tomadas de la concordancia exhaustiva James Strong. Los textos que se toman del griego pertenecen al Interlineal Griego-Español del Texto Maestro WESTCOTT Y HORT. Todas las citas son tomadas de la Biblia Reina Valera 1960. A menos que se indique lo contrario.

DRAE: Diccionario de la Real Academia Española. Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

[1] Libro electrónico un falso Dios llamado Trinidad. Pág. 138 Copyright © 2007 Julio César Clavijo Sierra. 1ª Edición.

[2] Un falso Dios llamado Trinidad. Pág. 106

[3] Un falso Dios llamado Trinidad. Pág. 139

[4] Comentario del Nuevo Testamento – WILLIAN BARCLAY e-sword.

[5] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 17

[6] Diccionario de teología católica. e-sword.

[7] Diccionario Bíblico Mundo Hispano. J.D. Douglas, Merrill C. Tenney.EDITORIAL MUNDO HISPANO© 2003

[8] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 141

[9] Comentario Jamieson-Fausset-Brown e-sword.

[10] Un falso Dios llamado Trinidad. Pag. 142









“Yo soy un católico, ¿por qué debo considerar el convertirme en cristiano?”

“Yo soy un católico, ¿por qué debo considerar el convertirme en cristiano?”

Por:Got Questions Ministries

Primero, por favor comprende que no intentamos ofenderte en la redacción de esta pregunta. Verdaderamente recibimos preguntas de católicos, tales como; “¿Cuál es la diferencia entre católicos y cristianos?” En conversaciones cara a cara con católicos, literalmente hemos escuchado, “Yo no soy cristiano, soy católico” Para muchos católicos, el término “cristiano” y “protestante” son sinónimos. Con todo lo expuesto, el intento de este artículo es que los católicos estudien lo que dice la Biblia acerca de ser un cristiano, y quizás consideren que la fe católica no es la mejor representación de lo que describe la Biblia.

La diferencia clave entre católicos y cristianos es la visión que se tiene de la Biblia. Los católicos ven la autoridad de la Biblia al mismo nivel de la autoridad de la Iglesia y la tradición. Los cristianos ven la Biblia como la suprema autoridad para la fe y la práctica. La pregunta es, ¿cómo se presenta la Biblia a sí misma? 2 Timoteo 3:16-17 nos dice, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” La Escritura, por sí misma, es suficiente para que el cristiano sea enteramente preparado para toda buena obra. Este texto nos dice que la Escritura no es “solo el principio”, o “solo las bases”, o el “cimiento para una más completa tradición eclesiástica.” Por el contrario, la Escritura es perfecta y totalmente suficiente para todo en la vida cristiana. La Escritura puede enseñarnos, reprendernos, corregirnos, entrenarnos, y equiparnos. Los cristianos bíblicos no niegan el valor de las tradiciones de la iglesia. Más bien, los cristianos sostienen que para que una tradición de la iglesia sea válida, debe estar basada en una clara enseñanza de la Escritura, así como estar en concordancia con la misma. Amigo católico, estudia la Palabra de Dios por ti mismo. En la Palabra de Dios encontrarás la descripción y la intención de Dios para Su iglesia. 2 Timoteo 2:15 dice, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.”

Una segunda diferencia clave entre católicos y “cristianos bíblicos” es el entendimiento de la manera en que podemos aproximarnos a Dios. Los católicos tienden a aproximarse a Dios a través de intermediarios, tales como María o los santos. Los cristianos se aproximan a Dios directamente, ofreciendo oraciones a nadie más que a Dios mismo. La Biblia proclama que nosotros podemos aproximarnos al trono de Gracia de Dios confiadamente (Hebreos 4:16). La Biblia es perfectamente clara en que Dios desea que le oremos a Él, que tengamos comunicación con Él, que le pidamos a Él las cosas que necesitamos (Filipenses 4:6; Mateo 7:7-8; 1 Juan 5:14-15). No hay necesidad de mediadores o intermediarios, porque Cristo es nuestro único y solo mediador (1 Timoteo 2:5), y tanto Cristo como el Espíritu Santo, están ya intercediendo a nuestro favor (Romanos 8:26-27; Hebreos 7:25). Amigo católico, Dios te ama íntimamente y ha provisto una puerta abierta para una comunicación directa a través de Jesucristo.

La diferencia más crucial entre católicos y “cristianos bíblicos” está en el tema de la salvación. Los católicos ven la salvación casi enteramente como un proceso, mientras que los cristianos ven la salvación de dos formas; como un estado y un proceso. Los católicos se ven a sí mismos como “siendo salvados”, mientras que los cristianos se ven a sí mismos como “habiendo sido salvados”. 1 Corintios 1:2 nos dice, “… a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos…” Las palabras “santificados” y “santos” vienen de la misma raíz griega. Este verso establece ambas cosas, que los cristianos son santificados y llamados a ser santos. La Biblia presenta la salvación como un regalo que es recibido al momento en que una persona pone su fe en Jesucristo como su Salvador (Juan 3:16). Cuando una persona recibe a Cristo como Salvador, él / ella es justificada, (declarada justa – (Romanos 5:9), redimida (rescatada de la esclavitud del pecado – 1 Pedro 1:18), reconciliada, (logrando la paz con Dios – Romanos 5:1), santificada (puesta aparte para los propósitos de Dios – 1 Corintios 6:11), y renacida como una nueva creación (1 Pedro 1:23; 2 Corintios 5:17). Cada una de estas características son hechos consumados que son recibidos al momento de la salvación. Los cristianos son entonces llamados a vivir y practicar (llamados a ser santos), lo que ya es una realidad, posicionalmente (santificados).

El punto de vista católico es que la salvación se recibe por fe, pero entonces ésta debe ser “mantenida” por buenas obras y participación en los Sacramentos. Los cristianos bíblicos no niegan la importancia de las buenas obras o que Cristo nos llama a observar las ordenanzas en memoria de Él y en obediencia a Él. La diferencia es que el punto de vista cristiano es que estas cosas son el resultado de la salvación, y no un requerimiento para la salvación, o un medio para mantener la salvación. La salvación es una obra completa, comprada por el sacrificio expiatorio de Jesucristo (1 Juan 2:2). Como resultado, todos nuestros pecados son perdonados y se nos promete la vida eterna en el cielo, al momento en que recibimos el regalo que Dios nos ofrece – la salvación a través de Jesucristo (Juan 3:16).

Amigo católico, ¿deseas esta “salvación tan grande” (Hebreos 2:6)? Si es así, todo lo que debes hacer es recibirla (Juan 1:12), a través de la fe (Romanos 5:1). Dios nos ama y nos ofrece la salvación como un regalo (Juan 3:16). Si recibimos Su gracia, por fe, tenemos la salvación como nuestra eterna posesión (Efesios 2:8-9). Una vez salvados, nada podrá separarnos de Su amor (Romanos 8:38-39). Nada puede arrebatarnos de Su mano (Juan 10:28-29). Si deseas esta salvación, si deseas obtener el perdón de todos tus pecados, si deseas tener la seguridad de tu salvación, si deseas tener acceso directo al Dios que te ama – recíbela y es tuya. Esta es la salvación por la que Jesús murió para concedérnosla y la que Dios ofrece como un regalo.

Publicado por Pastor Damián Ayala.