EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD V

EVALUANDO LAS SUPUESTAS CONTRADICCIONES DE LA TRINIDAD V

por Carlos Leandro Ramírez

Seguimos enumerando una por una, tal cual como aparecen en el libro “La unicidad de Dios”. Las supuestas contradicciones que encuentra David K. Bernard a la doctrina de la trinidad. Las cuales resaltamos en verde, dándole nuestra respectiva explicación:

7. ¿Murió “Dios Hijo”? La Biblia dice el Hijo murió (Romanos 5:10). Si es así, ¿puede morir Dios? ¿Puede morir una parte de Dios? [1]

¿Que significa morir que Dios no pueda hacerlo? La Biblia dice que cuando una persona muere, solamente es arrancada de este mundo, el mundo de los vivientes, pero no significa dejar de existir que es lo que propone Bernard. Vaya! Hasta a las enseñanzas de los Testigos de Jehová recurre Bernard con tal de sostener su doctrina de mentiras y engaños.

Cuando una persona muere solo de desprende de su cuerpo carnal (salmo 52:5; Juan 2:19; 2 Corintios 5:1,8,9) y deja el contacto con los seres de este mundo (Eclesiastés 9:9; Job 14:21; Isaías 63:16), pero no dejan de existir: (Lucas 20:37,38).

Cristo era Dios-hombre, por lo tanto cuando muere, solo se desprende de su cuerpo carnal. Ahora veamos que dice la Biblia acerca de la muerte de Cristo en 2 Pedro 3:18: “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu” Cuando una persona “muere”, en realidad muere su carne, pero el espíritu sigue en vida y consciente (Lucas 16:22,23).

Entonces “Dios el hijo” como dice Bernard si murió, porque ya explicamos que significa morir y como la Biblia describe la muerte de Cristo (el ungido [de Dios]). Pero si esto no es suficiente para este falso maestro, veamos lo que dice el antiguo testamento:

El antiguo testamento muestra la pluralidad en Jehová: Jehová quebrantará, herirá y someterá a sufrimiento (Isaías 53:3-12) a su ungido que también es Jehová (Zacarías 12:10) y es eterno (primero y postrero Apocalipsis 1:17,18), atributo sólo de Dios. El unicitario puede argumentar que Jehová (Jesús en su teología) es el mismo en el papel de Padre y en el Papel de hijo, pero si yo tomo como pruebas gramaticales irrefutables que identifican a los dos con Jehová, también tengo que tomar seriamente como irrefutables las pruebas gramaticales que demuestran que son distintos (no diferentes) y tienen (Padre y Jesús) su voluntad propia y consciente de la del otro. Cambiar la interpretación gramatical y su valor de verdad según me convenga para sostener mi posición, sería deshonesto y engañoso, y sabemos de quien son hijos los mentirosos.

Este es el misterio de la Trinidad, la Biblia describe a Dios como uno, pero el Padre es Dios y el Hijo (Jesús) es Dios, existiendo como personas diferentes pero sin haber Dioses si no un Dios. No lo entiendo, pero lo dice la Biblia. Por lo tanto lo creo así como creo que Dios es sin principio y sin final, que existe en el pasado, presente y el futuro (era, es y ha de venir) aunque mi mente no pueda entenderlo.

8. ¿Cómo puede haber un Hijo eterno cuando la Biblia habla del Hijo engendrado, así claramente indicando que el Hijo tuvo un comienzo? (Juan 3:16; Hebreos 1:5-6). [2]

No sé que clase de teología estudian los sectarios. Pero algo que se yo, sin ser teólogo es que Dios para comunicarse con nosotros usa nuestro idioma, nuestra, cultura y nuestras creencias. Como cuando usted para decirle a un niño, le dice “pam, pam” y le hace la señal con la mano indicando que si lo hace vendrá como consecuencia un castigo. Usted no le va a dar una cátedra sobre “conductas punibles” al niño porque no va a entenderle, tiene que comunicarse con términos cercanos a su entendimiento.

Si usted quiere hablar con un árabe y entenderse bien con él, tiene que hablarle en su idioma y estudiar su cultura y costumbres para el mismo fin.

Bueno, Dios se ve en la misma situación, debe hablarnos con nuestros términos para que podamos entender su voluntad, un ejemplo: Apocalipsis 19:15 “de su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones,…” Esta visión se la dio el Señor a Juan (Apocalipsis 1:1). El señor no da a entender que él es un “engendro humanoide” del cual sale literalmente por su boca una espada metálica filosa. En la época de la visión, la espada era un arma, por lo tanto, el mensaje indica que la palabra de Jesús (lo que sale de la boca) es un arma para destrucción, y la siguiente parte lo corrobora “para herir con ella a las naciones”.

Si la visión el Señor la hubiera dado a Juan en pleno siglo XXI, Juan probablemente hubiera escrito algo como “de su boca sale una ametralladora en ráfaga (disparando), para herir con ella a los estados,…”.

Dios tiene que escoger los términos que nosotros usamos para comunicarse con nosotros de manera que captemos el mensaje.

Que implica la relación Padre e hijo en la época Judía (o humana) antigua? Implica que el Padre es de igual naturaleza que su hijo (ambos son humanos) y viceversa, un gran amor inmenso, el hijo heredará todo lo del Padre, el hijo se sujetará en todo a su Padre por ser mayor (en el caso de Cristo, el tuvo que humillarse para convivir con el pecado, por eso el Padre es mayor), el hijo tendrá una relación especial e intima con su Padre, diferente a la que tendrán los adoptados, los siervos, esclavos y aún los enemigos con el Padre. Esto lo vemos en la expresión de Jesús a María “subo a mi Padre y a vuestro Padre” (Juan 20:17).

¿Que otra expresión o situación humana podría reflejar mejor la relación entre Dios y Jesucristo que la de un Padre y su hijo?  Es más hay otras relaciones entre ellos que la Biblia las describe con situaciones humanas particulares como por ejemplo: Juez y abogado (1 Juan 2:1; Isaías 51:22; Jeremías 50:34; Lamentaciones 3:58); la de Dios y sacerdote o ministro como los del antiguo pacto (Hebreos 2:17; 3:1;  4:14; 5:5,6,10).

Entonces cuando la Biblia habla del Padre y el hijo como dos personas que siempre han coexistido en la eternidad, no se refiere a que el Dios eterno tuvo sexo eterno con una madre eterna y la llevaron eternamente a una sala de partos eterna y la partera eterna le dijo eternamente: “nació (engendrado eternamente) un varón (hijo eterno), felicitaciones Dios eterno, es ahora usted Padre eterno”. A esta posición ridícula es a la que llegan los sectarios con fin de sostener sus doctrinas y sus injusticias (Romanos 1:18). Según ellos, esta es la posición trinitaria y eso es una calumnia cínica.

Personalmente yo como trinitario no tengo esa concepción de la relación (y coexistencia) eterna entre el Padre y el hijo. Les acabé de explicar porque el Espíritu Santo expresa esa relación Padre e hijo,  para la relación de Dios con Cristo. Y les voy a mostrar que implica o significa “el hijo engendrado”(“Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy”).

Ya lo había explicado antes, pero “la práctica hace al maestro”:

La Biblia dice que el hijo fue engendrado por el Padre en  dos ocasiones, sin contar la profecía en los salmos: cuando fue levantado de entre los muertos (Hechos 13:33) y cuando subió a los cielos luego de resucitar (Hebreos 1:3,5) para  tomar posición como sacerdote (Hebreos 4:14; 5:5).

Algo para observar, es que los humanos también somos engendrados por Dios y esto no es el vientre de nuestras queridas madres (como lo entendió nicodemo, Juan 3:3-6), donde inicia nuestra nueva existencia como hijos de Dios:

Juan 1:13  “los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”.

1Juan 5:1   “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido (nosotros) de Dios; y todo aquel que ama al que engendró (a nosotros), ama también al que ha sido engendrado (nuestros hermanos en cristo) por él”. Leer el versículo anterior para entender mejor (1 Juan 4:21). Dice que yo, que soy engendrado por Dios debo amar a mi hermano que también es engendrado por Dios.

Por lo tanto el hecho de ser engendrado por Dios no marca el inicio de la existencia, marca el inicio de una nueva existencia como enseña la Biblia. Nosotros de pecadores a justos (justificados) y Cristo de humillado a glorificado.

Para confirmar esto miremos lo que dice el diccionario strong acerca de la palabra engendrar que en griego es gennáo (G1080) procrear (prop. del padre. pero por extens. de la madre); fig. regenerar: —engendrar, dar a luz, nacer, nacimiento, concebir.

En un sentido literal, engendrar es procrear o por injerencia engendrar, dar a luz, etc. Pero en un sentido figurado es regenerar. Es cierto que los trinitarios (sobre todo los católicos) han argumentado un “hijo eternamente engendrado”, pero este argumento es sólo una falta de estudio y análisis que trata de no tocar por ser innecesario un tema que era considerado un “dogma”, cuando en realidad la Trinidad es una enseñanza bíblica de la cual me convenzo cada vez más, a medida que estudio. Cuando la Biblia dice que Dios ha engendrado a su hijo, se refiere a una regeneración espiritual por el sentido figurado que se aplica a esa palabra (gennáo), no necesariamente indica que tuvo un inicio.

Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.  La palabra unigénito en griego monogenés significa único en su género, no único engendrado y viene de las raíces griegas mónos (uno) y génos (clase, género, familia, linaje). Y creo que he sido claro argumentando que Jesús es único en su relación con Dios Padre.

Hebreos 1:5-6 “Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez:  Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?.
Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios”.

En el verso cuatro de este capítulo, dice que el hijo fue hecho (G 1096 gínomai hacer que sea, convertir; no crear o formar) superior a los ángeles. Contradice a Bernard porque según su teología el hijo era un ser humano ordinario e inició con su nacimiento en la entonces virgen María, acá la Biblia dice que el hijo era superior a los ángeles y explica: porque “por cuanto” se le dio “heredó” mayor autoridad “mas excelente nombre”.

Luego en nuestros textos citados en verde, la Biblia habla de que a los ángeles nunca se les dio esa posición como la que recibió el hijo (lo vimos en el verso anterior), y describe como a Cristo (que era humano Filipenses 2:5-8; Hebreos 2:17) se le hace partícipe de la misma naturaleza de Dios Padre: “Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo” Dios lo describe como partícipe de su naturaleza así como en un Padre humano su hijo también es humano. Al decir usted que “Sol” es su hijo, está diciendo que “Sol” es humano.

Si el hecho que Dios lo declara hijo se refiriera a su inicio o nacimiento, entonces la Biblia no diría que eso fue luego de la resurrección de Cristo (Hechos 13:13) luego de que Cristo venciera al imperio de Satanás (Colosenses 2:15), después de haber sido vituperado y que los príncipes se reunieran en su contra (salmo 2:2-7) y esto sabemos no pasó en el nacimiento de Cristo si no en su cruxificción y posterior resurrección: “Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios” que concuerda exactamente con 1 Timoteo 3:16 “Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria”. Es irónico que los Unicitarios utilicen este verso para referirse a la “encarnación” de Dios Padre a través de la virgen (en ese entonces) María.

Cuando el texto habla claramente que esto fue después de la resurrección de Cristo: Visto por los ángeles, los ángeles deseaban ver la proeza que de antemano (profecía) realizaría Cristo, como vencería a través del sufrimiento y la muerte, y sería coronado de Gloria (1 pedro 1:11,12); predicado a los gentiles (luego de su resurrección y ascensión, libro de los Hechos), Creído en el mundo (Hechos 17:6), recibido  arriba en gloria, Cristo siendo el primogénito de entre los muertos (o las primicias) (1 Corintios 15:20,23) fue el primero en resucitar en gloria (1 Corintios 15:43), ascendiendo (Hechos 1:9; Hebreos 1:3) para hacernos copartícipes de lo mismo ( Romanos 8:29,30; Colosenses 1:18; Santiago 1:18; Apocalipsis 1:5) el evangelio: su muerte y resurrección por nuestros pecados(1 Corintios 15:3,4) se refiere a la gloria de Cristo (2 Corintios 4:4).

Precioso Señor Jesucristo! Aún a los ángeles que son mayores en fuerza y poder que nosotros, él los deslumbra con su gloria y con su majestad, con sus prodigios y maravillas.

Vemos como los falsos maestros utilizan el engaño y el juego de palabras para confundir a sus adeptos y seguidores. El hombre que realmente tiene temor de Dios, escudriña las escrituras hasta encontrar la verdad (Mateo 7:8). Por eso el cristiano debe “comer” (Mateo 4:4) la palabra de Dios, si realmente es salvo y ha gustado de la bondad del Señor (1 Pedro 2:2,3). Si no, es probable que sea solo un religioso independientemente de que doctrina profese (Mateo 7:21-23).

Es triste ver que los hermanos escuchan todo y cuanto se les ocurran a los pastores y los predicadores decir. Se lo tragan todo, sin escudriñar en las escrituras y sin confrontar esa enseñanza con otros textos para ver si es bíblica. Manifestación de un buen cristiano: anotar en la prédica los textos y la enseñanza, indica que los estudiará en su casa más a fondo.

Cuando me encontré por primera vez con esta doctrina casi me “convierten”. Pero dado el temor a Dios y el testimonio del perdón de mis pecados sólo por la fe en la crucifixión de Cristo (1 Corintios 1:18; 2:2; 15:3,4) que había recibido en mi iglesia Trinitaria, contraria a la enseñanza de un bautismo “ritualista” necesario para la salvación (Mateo 7:16); me dediqué a estudiar profundamente los textos bíblicos utilizados por los unicitarios y realmente encontré que son sacados de su contexto para enseñar algo que la Biblia no dice.

Dios les bendiga.

Carlos Leandro Ramírez.

Notas: Todas las definiciones de Palabras en hebreo y griego son tomadas de la concordancia exhaustiva James Strong. Todas las citas son tomadas de la Biblia Reina Valera 1960 a menos que se indique lo contrario.

  1. La unicidad de Dios, David K. Bernard Pág. 280. Impreso por WORD AFLAME PRESS Edición del 2000.

    Publicado por Pastor Damián Ayala

    Este articulo fue tomado del blog amigo El blog del Pastor Daniel



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s