Razones para llevar las buenas nuevas al pueblo judío

Razones para llevar las buenas nuevas al pueblo judío

Por: Shema

He estado compartiendo mi fe en el Mesías Yeshua con mi pueblo judío durante veintiséis años y he condensado el fruto de mi conocimiento en este artículo. He encontrado asimismo que si uno aprende cómo llevar el Mesías al pueblo judío, uno puede hacerlo con casi cualquier otro. Oro para que este artículo equipe mejor a los que lo lean para ser más efectivos al compartir las únicas buenas nuevas que pueden salvar a judíos y a gentiles.

Razones para llevar las buenas nuevas al pueblo judío

•  Los cristianos gentiles (“Gentiles” son los de cualquier nación que no sea Israel) son exhortados a llevar las buenas nuevas al pueblo judío como su primera prioridad evangelística. Aunque Pablo era el apóstol de los gentiles, ¡él instruyó a los cristianos en el corazón del imperio romano a llegar primero al pueblo judío! “No me avergüenzo de las buenas nuevas, porque es poder de Dios para salvación de aquel que cree, al judío primero y también al griego” (Romanos 1:16). El apóstol a los gentiles practicaba lo que predicaba. Cuando iba a una nueva ciudad, iba primero a la comunidad judía con el mensaje acerca del Mesías.

•  El evangelismo a judíos es ciertamente desafiante, pero es también posible. Dios prometió que habría un remanente fiel de judíos en cada lugar que se volverían al Mesías, especialmente cuando nos acercamos a los últimos días, cuando eventualmente “todo Israel será salvado” (ver Romanos 11:5, 26). De hecho, el movimiento judío mesiánico está creciendo. ¡Actualmente hay más de 200 sinagogas mesiánicas en los Estados Unidos y 80 en Israel! Los cristianos le deben al pueblo judío (ver Romanos 15:27). Las promesas y pactos se dieron por medio de Israel. La Biblia nos llegó por medio del pueblo judío (tanto Antiguo como Nuevo Testamentos). El Mesías llegó por medio del pueblo judío, Quien es el salvador del mundo. Fue por medio de apóstoles judíos que fueron inicialmente las buenas nuevas a los gentiles (ver Romanos 9:4-5). ¡Esta deuda puede ser muy bien resuelta amándonos lo suficiente como para traernos las buenas nuevas! Dios promete bendecir a los que comparten las buenas nuevas con el pueblo judío. Los que bendicen al pueblo judío serán bendecidos, y los que maldicen a Israel serán maldecidos (ver Génesis 12:1-3). ¡Traer las buenas noticias es la mayor bendición que se nos puede dar!

Cómo traer las buenas noticias al pueblo judío

Una de las mayores barreras que evita que los judíos crean en Yeshua es la errada idea de que si creen en Yeshua, ya no serán más judíos. ¡La verdad es que los judíos mesiánicos son más judíos que nunca! Pero, con el fin de superar esta barrera, enfatice lo judío del Mesías. ¡Yeshua es el más judío de los judíos! Es descendiente del rey David. Fue circuncidado al octavo día, hablaba nuestra lengua, vivía en nuestra tierra, asistía regularmente a la sinagoga, observaba nuestras costumbres, celebraba nuestras fiestas y guardaba todas las leyes de nuestra Torá. ¡Él es el rabino jefe de Israel, nuestro último profeta, nuestro sumo sacerdote, el Mesías y el rey de los judíos!

Dígale a su amigo que los discípulos de Yeshua fueron igualmente judíos que continuaban viviendo sus vidas judías. ¡De hecho, la historia nos dice que hubo un movimiento judío mesiánico en Israel por cerca de 600 años después de la venida de Yeshua!

Enfatice lo judío del Nuevo testamento, que fue escrito por judíos, acerca del judío más grande de todos. Haga que su amigo sepa acerca de la posibilidad de unirse a alguna de las muchas sinagogas mesiánicas que se pueden encontrar en la mayoría de los centros con población judía en donde él o ella puede unirse a otros para vivir y criar a sus familias como judíos.

Haga que sepa que no solo no tiene que abandonar su identidad judía que Dios le dio al seguir a Yeshua, sino que puede enfatizarla. ¡Necesitamos enfatizar vez tras vez que Jesús es judío, los apóstoles eran judíos, el Nuevo testamento es judío y que creer en el Mesías es la cosa más judía que uno puede hacer!

Comparta su historia, de cómo Dios respondió a sus oraciones, cómo ha cambiado su vida y cómo es real para usted. Al hacerlo, cumplirá la Escritura, “La salvación ha llegado a los gentiles para hacer sentir celos a Israel” (Romanos 11:11). La mayor parte de judíos no creen en el cielo o el infierno, ni tienen una relación personal cercana con Dios. Los cristianos pueden hacer que los judíos se sientan celosos de su intimidad con Dios, su paz y alegría y su confianza de que vivirán para siempre.

Trate de corregir el malentendido común de que el cristianismo es hostil al pueblo judío. Los verdaderos cristianos amarán a todos, especialmente a los judíos. Si es posible, sea un verdadero amigo y muestre a su amigo un amor genuino. Puede querer comunicarle que los cristianos le deben una al pueblo judío: por la Biblia, tanto Antiguo como Nuevo Testamentos, por el Mesías, por los apóstoles y por la iglesia. Cuando sea posible, póngase del lado de Israel y apoye las causas judías lo más posible. Cuando estén listos, recomiéndele a su amigo judío que se ponga en contacto con una buena sinagoga mesiánica.

Use terminología judía mesiánica

“La lengua del sabio hace aceptable al conocimiento” (Proverbios 15:2). Cuando traemos las buenas nuevas al pueblo judío, los términos, expresiones, títulos y etiquetas que usamos pueden significar bastante. Escoja palabras que se presten más a lo judío del evangelio, como: Yeshua: ¡Yeshua nunca oyó el nombre “Jesús” en toda su vida en la tierra! Yeshua es su nombre en el hebreo. “Jesús” es la forma helenizada/castellanizada de “Yeshua,” que significa “salvación” (ver Mateo 1:21). Está bien usar “Jesús” juntamente con “Yeshua” ya que la mayoría de los judíos conocen a Yeshua solamente como Jesús.

Mesías: Algunos creen equivocadamente que “Cristo” es el apellido de Yeshua, como cualquiera de nosotros tiene un apellido. Mas bien, “Cristo” es un título y se usa mucho de la misma medida que usamos “presidente” o “rey”. “Mesías” significa “el ungido”, el líder judío especial enviado por Dios para reinar sobre nosotros y para ayudarnos. “Mesías” fue posteriormente traducido al griego “Christos” y castellanizado finalmente como “Cristo.”

Judío mesiánico: El término “cristiano” significaba originalmente “seguidor de Cristo” o “seguidor del Mesías”. En sí mismo, “cristiano” es un buen término. Desafortunadamente con el tiempo el término “cristiano” llegó a significar más que “seguidor del Mesías”. Para muchos judíos el término “cristiano” se ha vuelto en sinónimo de “no judío” o “gentil”. Consecuentemente, cuando un judío “se hace cristiano”, es percibido como que “se hace gentil”, ¡lo cual por supuesto no es verdad! Nosotros creemos que cuando un judío se compromete con Yeshua, el rey de los judíos, ¡se hace aún más judío! Así que, más que “cristiano”, use el término “judío mesiánico”, que nos identifica como judíos que siguen al Mesías Yeshua.

Judaísmo mesiánico: El judaísmo mesiánico es la fe de los judíos mesiánicos. Comunica que no nos hemos “convertido” a un sistema de creencias foráneo, sino que más bien hemos abrazado la verdad, el judaísmo bíblico por medio del Mesías Yeshua.

Sinagoga mesiánica: Una sinagoga mesiánica es un lugar en donde podemos expresar colectivamente nuestra fe en Yeshua, vivir un estilo de vida judío, criar a nuestros hijos para que sean judíos y adoren al Dios de Israel de manera judía. Es interesante hacer notar que ni el judaísmo mesiánico es una cosa nueva ni las sinagogas mesiánicas son un fenómeno reciente. De los registros bíblicos e históricos sabemos que habían sinagogas mesiánicas en todo el imperio romano y más allá tan atrás como el año 50 d.C. (ver Santiago 2:2, en donde se usa la palabra sinagoga para la asamblea de creyentes).

Rabino mesiánico: El término “Rabino” se define para nosotros en Juan 1:38 como “maestro”. Según el Nuevo Testamento, el oficio de maestro es parte específica del liderazgo de la comunidad del nuevo pacto (ver Efesios 4:11). Ya’akov (Santiago) reconoce también el oficio de maestro (Santiago 3:1).

Dado que la mayoría de los judíos no están familiarizados con las profecías mesiánicas, conozca las básicas y cómo apuntan al Mesías Yeshua

•  Puntualice que tendría que haber un nuevo pacto, diferente del hecho en el Sinaí. De hecho “nuevo pacto” significa “nuevo testamento” (Jeremías 31:31-33). Vea Hebreo 8:6-13, 9:12-22, 10:4-24, Lucas 22:15-20.

•  El Mesías iba a nacer en Belén y sin embargo, su origen es en la eternidad (Miqueas 5:1-2). Ver Mateo 2:1-6, Lucas 2:1-20.

•  El Mesías iba a entrar en Jerusalén de manera triunfal y sin embargo humilde sobre un burro, (Zacarías 9:9). Vea Mateo 21:1-9, Juan 12:12-16.

•  El Mesías iba a ser rechazado por al mayoría de Israel, especialmente por los líderes (Isaías 53:1-3, Salmo 118:22). Vea Juan 1:11, 12:37-43, Hechos 4:1-12.

•  El Mesías iba a ser juzgado y condenado aunque era inocente (Isaías 53:8). Vea Mateo 27:1-2, Lucas 23:1-25.

•  El Mesías iba a permanecer callado delante de sus acusadores (Isaías 53:7). Vea Mateo 27:12-14, Marcos 15:3-4, Lucas 23:8-10.

•  El Mesías iba a ser golpeado y escupido (Miqueas 5:1-2, Isaías 50:6). Vea Mateo 26:67, Marcos 27:30, Marcos 14:65.

•  El Mesías iba a ser objeto de burla y menosprecio (Salmo 22:7-8). Vea Mateo 27:39-43, Lucas 23:11, 35-36.

•  El Mesías iba a ser herido (Zacarías 12:10). Vea Juan 19:18, 34-37.

•  El Mesías iba a morir crucificado (Salmo 22:14-17). Vea Mateo 27:31, Marcos 15:20, 25.

•  Sus ropas iban a ser echadas a la suerte (Salmo 22:18). Vea Mateo 27:35, Marcos 15:24.

•  El Mesías iba a sufrir injustamente con los transgresores y sin embargo oraría por sus enemigos (Isaías 53:12). Vea Mateo 27:38, Marcos 15:27.

•  El Mesías iba a morir como una ofrenda por el pecado (Isaías 53:5-6, 8, 10-12, Daniel 9:24-27, Zacarías 9:9, 12:10, Salmo 16:10, 22). Ver Juan 1:29, 11:49-52, 1 Corintios 15:53.

•  El Mesías iba a ser levantado de entre los muertos (Isaías 53:12, Salmo 16:10). Vea Mateo 28:1-10, Hechos 2:22-32.

•  El Mesías iba a ser Dios nacido en forma humana (Isaías 9:6-7, Jeremías 23:5-6, Salmos 110:1, Proverbios 30:4). Vea Juan 1:1, 20:28, Hebreos 1:8.

•  El Mesías iba a venir antes del año 70 d.C. (Daniel 9:24-27). Ver Lucas 1:5, 2:1-7.

•  Si surge la oportunidad, lea Isaías 52:13-53:12 con su amigo judío, verso por verso, y analice cómo los eventos se han cumplido sorprendentemente en la vida de Yeshua.

Enfatice la resurrección de Yeshua

La resurrección de Yeshua valida su mensaje y ministerio. Es el sello de aprobación de Dios sobre todo lo que Yeshua hizo y enseñó. Esto lo hace absolutamente único en la historia del mundo y lo pone en un nivel mucho más alto que a cualquiera de los profetas de Israel o de cualquier otra religión. Le da más autoridad que a cualquier otro pensador, filósofo o científico. Le da asimismo el poder de ayudarnos a vivir una vida victoriosa y a vencer al mayor enemigo del hombre: la muerte. Considere: El sello romano roto: El temible poder de Roma fue ignorado por quienquiera que rompió el sello oficial de la tumba.

La enorme piedra fue removida: Una piedra pesadísima fue movida de alguna manera lejos de la boca de la tumba mientras que estaba custodiada por los romanos. La guardia romana huyó: Una disciplinada guardia romana huyó de su custodia y tuvo que ser sobornada por las autoridades judías para mentir acerca de lo que había pasado, una mentira tan deleznable que no pudieron habérsela inventado los propios soldados. Habrían sido ejecutados por haberse dormido en el servicio y por haber permitido que los discípulos robaran el cuerpo. Los lienzos en la tumba: Estaban intactos, pero ya no contenían un cuerpo.

La tumba vacía: Tanto judíos como romanos admitieron que la tumba estaba vacía (Mateo 27:11-15). Todo lo que las autoridades hostiles tenían que hacer para aplastar al movimiento mesiánico era presentar el cuerpo de Yeshua y sin embargo, nunca lo hicieron.

La naturaleza de sus apariciones posteriores a la resurrección: Yeshua apareció a una gran variedad de testigos, en diversas condiciones, en diversas cantidades, bajo circunstancias que eliminan la acusación de alucinación masiva. Apareció primero a Miriam (Juan 20:11-18), luego a las otras mujeres (Mateo 28:8-10), a Pedro (Lucas 24:34), a los dos en el camino a Emaús (Lucas 24:13-35), a los diez (Lucas 24:36-43), a los once ocho días después (Juan 20:24-29), a siete en el Kinneret – el mar de Galilea (Juan 21:1-23), a quinientos al mismo tiempo (1 Cor. 15:6), a su hermano Ya’akov – Santiago (1 Corintios 15:7), y finalmente a Saulo de Tarso (Hechos 9:1-16).

Los discípulos de Yeshua no estaban en un estado anímico como para fabricar su resurrección: De hecho, ellos rehusaron creer al inicio. Una resurrección inmediata no era parte del pensamiento judaico del primer siglo. Solo la resurrección de Yeshua pudo haberlos transformado de un grupo asustado y desalentado en una banda que dio sus vidas y transformaron el mundo.

Sugerencias prácticas

•  Ore para que el Señor le de más valor, coraje y sabiduría.

•  Pídale al Señor que le de oportunidades para compartir al Mesías Yeshua con personas judías.

•  Desafíe a su amigo judío a leer la Biblia, especialmente el Nuevo Testamento, con una mente abierta. Anímelo/a a orar a Dios, usando sus propias palabras, ¡que Dios les muestre la verdad! La Palabra de Dios es tan poderosa y auto certificable que si alguien simplemente comienza a leerla con corazón y mente abierta y ora a Dios que le revele la verdad, ¡ya han recorrido el 90% del camino hacia ella!

•  Atraiga a su amigo hacia una conversación orientada espiritualmente preguntándole acerca del judaísmo, Israel, fiestas y costumbres judías. ¡Asegúrese de escuchar y aprender de su amigo también!

•  Envíe tarjetas de saludo judías en épocas apropiadas del año, como en Chanukkah, Pascua y Rosh HaShana.

•  Apoye tanto como pueda a Israel y las causas judías. Asista a eventos auspiciados por judíos que estén abiertos al público.

•  Sería bueno hacer un estudio personal de los orígenes judíos del Nuevo Testamento en alguna sinagoga mesiánica local y tal vez enrolarse en una clase de hebreo para principiantes.

•  Invite a su amigo a asistir a la sinagoga mesiánica con usted.

Consejo final

•  Sea honesto y advierta a su amigo que siempre hay un costo al hacerse judío mesiánico, incluyendo el posible rechazo de su familia, amigos y líderes de la comunidad, pero que es un costo que vale la pena pagar.

•  Finalmente, ¡sea paciente! Las semillas que se siembran con frecuencia toman años para dar fruto. Tenga la actitud de estar sembrando semillas y que puede tomar tiempo y diferentes circunstancias antes que llegue la cosecha.

Publicado por Pastor Damián Ayala


One Comment on “Razones para llevar las buenas nuevas al pueblo judío”

  1. sebastian soto dice:

    asi sea judios o gentiles ,dios quiere que el mundo entero sea salvo tu desides
    yeshua vino por ti vino por mi vino por todos amen


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s