¿Por qué la teología es importante?

¿Por qué la teología es importante?

por Héctor Reséndiz

En numerosas ocasiones hemos escuchado a personas, incluso aquellas que se dicen cristianas, afirmar que la teología no sirve, que socava el texto bíblico y hasta la vuelven parte de una jugarreta demoniaca.

La idea de un mensaje como este es invitar al lector a no temerle a las palabras teología o doctrina, sino que guste de encontrar los secretos preciosos y las verdades precisas que Dios nos dejó en su Santa Palabra. Si bien, un estudio profesional al respecto abre impresionantemente el panorama para utilizar herramientas como la hermenéutica (interpretación de textos), historia, lógica, idiomas… no quiere decir que lo cristianos “de a pie”, no podamos en un nivel altamente calificado desarrollar la habilidad del estudio formal y tomar las conclusiones que Dios desea para nuestra vida, familia e iglesia. Todos los hijos de Dios tenemos la mejor herramienta y la mejor guía: una persona que se llama el Espíritu Santo. El problema reside cuando abusamos de nuestra terquedad, no invertimos un tiempo verdadero bajo la guía divina y nos creemos toda historia y cuentos místicos que alteran la pureza del mensaje del Reino de Dios; más aún, se crean doctrinas o enseñanzas aberrantes que hacen del bien y del mal una película tipo “Star Wars”. Buenas noticias: Dios ya ha triunfado, sólo tenemos que vivir en esa realidad, pase lo que nos pase (Heb 2.14). El estudio de las cosas de Dios y de Dios mismo (teología) nos permite saborear esa hermosa verdad y nutre nuestro espíritu y mente de bendiciones y satisfacciones incomparables. Usted tiene la verdad, sáquele provecho, Jesucristo nos la ha regalado. Gloria a Él.

La teología en la Biblia

Podemos encontrar numerosos recursos bíblicos de carácter teológico. Esto es un indicativo de la voluntad de Dios y de su predisposición para enseñarnos. En Mt 13.18-23 podemos ver que Jesús explica una de sus parábolas a los discípulos y esto es un claro ejemplo de una base teológica para discernir y transmitir el verdadero mensaje que Él mismo (Dios) les había dado. El apóstol Pablo escribió a los Filipenses la importancia que es el discernir en la Palabra (conocimiento verdadero, Fil 1.9,10). La Biblia dice que podemos crecer en la gracia y en el conocimiento del Señor (2 P 3.18); nos exhorta a recomendarnos como ministros de Dios en conocimiento yen palabra de verdad (2 Co 6.6-7); nos afirma que podemos derribar la fortaleza de la mentira y sus argumentos en contra del conocimiento de Dios (2 Co 10.4-5); nos libera del conocimiento que nosotros pensábamos estaba correcto para llevarnos a la verdadera luz que es en Cristo Jesús (Fil 3.8).

Cuando no meditamos y no nos tomamos un tiempo objetivo y responsable en la Palabra de Dios (Pr 4.5-13; 8.10-16) y cuando descartamos el amor para enseñar y la guía de Dios, es muy probable que:

• Seamos llevados a cualquier viento de doctrina. Ef 4.14.

• Enseñemos y aprendamos conforme a lo que creemos y no conforme a la verdad de Dios. 2 Ti 4.2-4.

• Tergiversemos la verdad y esto acarrea destrucción y perdición. 2 P 3.16.

• Pensemos e inventemos más allá de lo que la Biblia dice. 1 Co 4.6.

Hacer todas esas cosas tiene implicaciones muy serias y devastadoras. En lugar de estar en esa Roca fuerte y eterna que es Jesucristo, el creyente pasa a estar parado sobre un grano de arena. Espiritualmente es desastroso y el enemigo anda como león rugiente (1 P 5.8).

Si queremos amar a Dios con todo nuestro corazón, toda nuestra alma y toda nuestra MENTE (Mt 22.37), tenemos que poner en práctica esas tremendas habilidades y la gran infraestructura cerebral que el Señor nos regaló para discernir y palpar la realidad de la verdad de Dios en un entendimiento conciso que nos permita disfrutar de la libertad que Jesús compró con su Sangre. Aquí subrayo que es vital hacerlo bajo la supervisión absoluta del Espíritu Santo y emplear el conocimiento y los misterios de Dios para sus propósitos y para llevar la luz de un Evangelio completo (1 Co 4.1).

Revelaciones y más revelaciones.

Una vez escuché en TV a un líder cristiano que dijo: “aquí no le damos recalentado, nosotros somos una iglesia apostólica, aquí le damos pura nueva revelación, revelación fresca”. Este tipo de iglesias que presumen de ser apostólicas por lo general quieren ser llamativas, imponer sus conceptos, metodologías y le ponen un nombre “novedoso” a todo. Desde el punto de vista de la verdad bíblica nosotros podemos contestar lo siguiente: “si usted quiere nuevo y fresco, vaya al súper mercado, nosotros preferimos la verdad, la misma que Dios ya reveló a sus santos en la Escritura” (Jud 3).

La teología nos sirve para darnos cuenta de todas estas cosas. Es voluntad y mandato de Dios estar atentos al mensaje que realmente Él nos ha dado. Como seres humanos podremos equivocarnos, tenemos toda la capacidad y el potencial para hacerlo, sin embargo, la teología basada en la Biblia puede ser usada para regresar al camino, defender la fe, guardar la fe y cumplir en el amor de Cristo con la gran comisión (2 Ti 3.16).

Dios les bendice.


El sábado – ¿el día de reposo?

El sábado – ¿el día de reposo?

Pablo Santomauro

publicado por Pastor Damián Ayala.


25 Años de Matrimonio

25 Años de Matrimonio

Por Pastor Daniel Brito

El año pasado escribí éste artículo, cuando mi esposa y un servidor cumplimos 25 años de matrimonio. En este día, estamos cumpliendo 26 años de matrimonio, y he decidido publicarlo otra vez, porque creo que tal vez sirva de bendición a alguna persona. Agradezco a Dios por la institución del matrimonio, que es el método Bíblico y saludable para uno gozar de su cónyuge, y de su familia.

Para mí es especial por la sencilla razón que he pasado un poco más de la mitad de mi vida con mi esposa. Eso me hace pensar en las estadísticas sobre el divorcio que se mantiene tal vez al mismo ritmo que en el tiempo que contrajimos matrimonio, y es casi en el cincuenta por ciento.
En 26 años, ¿hemos estado de acuerdo todo el tiempo? La respuesta es un NO. Sería imposible que dos personas estuvieran de acuerdo todo el tiempo. No importa si son esposos, o si entre hermanos carnales, o entre padres e hijos(as), o entre hermanos de la iglesia, siempre hay diferencia de pensar, porque somos individuales. De ahí que el lugar que uno le dé a la Palabra de Dios en la vida de uno, sea lo que decida el rumbo que uno va a seguir.
Notemos que el problema del ser humano es el egoísmo. El egoísmo es parte de la naturaleza caída, y consecuencia del pecado original. De ahí que la Palabra de Dios hable tanto en contra del egoísmo. El egoísmo no hace acepción de personas, las visita a todas. No importa si es espiritual o no. No importa si es convertido o no. Es parte del ego, o el “yo” de la persona, el cual busca el agrado personal más que el agradar a la otra persona. La Palabra de Dios nos dice claramente el Plan de Dios para la familia, y es porque Dios conoce muy bien el problema y las debilidades del ser humano. Por eso leamos el Texto Sagrado en Efesios 5:21-33:
«Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo. 22 Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. 23 Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. 24 Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo. 25 Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella 26 para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, 27 para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable. 28 Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, 29 pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia, 30 porque somos miembros de su cuerpo. 31 «Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo.» Esto es un misterio profundo; yo me refiero a Cristo y a la iglesia. 33 En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su esposo.» – NVI.
Noten que el Texto Sagrado nos dice dos cosas importantes: la primera es a las esposas sobre el someterse a sus esposos. La segunda es a los esposos sobre el amar a sus esposas como Cristo amó a la Iglesia. Es bien claro que al mandato de Dios, hay un rechazo casi inmediato, sea en actitud, o sea en el pensamiento. Sea por la esposa, o por el esposo. La esposa se queja sobre el por qué tiene que someterse. El esposo cree que para él la orden es solamente amar a su esposa en la forma común que el hombre sabe amar, y se rebela al mandato de Dios.
Pero noten que Dios sabía muy bien lo que quería decir, y es porque si la mujer decide someterse a su esposo, va a pensar en agradarlo a él, en vez de estarse quejando de sus defectos. Y si el esposo decide amar a su esposa como CRISTO amó a la Iglesia, entonces no va a pensar en agradarse a sí mismo, ni estar pensando en los defectos de su esposa, sino en agradar a su esposa, y entregarse a ella del todo.
La clave para el matrimonio está en el obedecer a la Palabra de Dios, en vez de querer hacer lo que el ser humano en su egoísmo quiere hacer. No en vano dijo JESÚS en Mateo 16:24-25:
«Luego dijo Jesús a sus discípulos: -Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. 25 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará.» – NVI.
Nadie puede seguir al Salvador, si no crucifica el YO, que tanto uno valora. Para muchos, ese es el estorbo más grande que tienen para seguir a JESÚS. Así es igual en el matrimonio. JESUCRISTO dijo en Marcos 10:6-8:
«Pero al principio de la creación Dios “los hizo hombre y mujer”. 7 “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, 8 y los dos llegarán a ser un solo cuerpo.” Así que ya no son dos, sino uno solo. 9 Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.» – NVI.
Es claro, que si son una sola carne, deben pensar igual. Ese pensar igual no es fácil, solamente lo es a través de la obediencia de la Palabra de Dios, que lo guía a uno por medio del Espíritu Santo, a toda Verdad.
Seguiremos el tema……..
Que Dios les bendiga.
*Este escrito fue publicado por primera vez el 25 de Marzo, 2008.

*Este Artículo ha sido tomado del blog amigo: El Blog del Pastor Daniel *


La Enseñanza de Cristo es Suficiente. Paul Washer en español

La Enseñanza de Cristo es Suficiente.

Paul Washer en español

 

 

Recordando la verdad…. Publicados por Pastor Damián Ayala


Un Solo Dios

Dios es Uno

El testimonio de las Escrituras es que hay solo un Dios verdadero. La creencia en solo un Dios es monoteísmo [Griego: mono = uno + theos = dios]. La creencia en más que un Dios es politeísmo [Griego: poly = muchos]. La fe cristiana es monoteísta

En Deuteronomio 6:4, se encuentra uno de las más importantes declaraciones en toda la Escritura. ¿Qué nos afirma esta declaración?

Deuteronomio 6:4 “Oye, Israel: Jehová, nuestro Dios, Jehová uno es.”

Nota: Hay solo un Dios. Es importante entender que la palabra “uno” proviene de la palabra hebrea echad, que se refiere a una unidad de más que una persona. Por ejemplo, en Génesis 2:24 leemos, “…serán (i.e. el hombre y la mujer) una sola carne,” y en Esdras 3:1, “…se juntó el pueblo como un solo hombre.” Esta verdad tendrá una gran importancia en la segunda parte de nuestra lección cuando aprendamos que el único Dios verdadero existe como una trinidad: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

Dios es una Trinidad

La palabra “trinidad” proviene de la palabra latina trinitas, que significa “tres en uno.” Las Escrituras afirman que el único Dios verdadero existe como una trinidad: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Ellos son tres personas distintas que son distinguidas el uno del otro, y a la vez, comparten la misma naturaleza o esencia divina, y se relacionan el uno con el otro en un compañerismo inquebrantable. Es importante saber que la palabra “trinidad” no se encuentra en las Escrituras, sino que fue empleado por primera vez por Tertuliano, uno de los padres de la iglesia temprana, para describir lo que las Escrituras enseñan acerca de la naturaleza trinitaria de Dios.

1.- Como cristianos, confesamos abiertamente que la Trinidad es un misterio inalcanzable para el entendimiento humano, pero todavía no podemos negar la Trinidad porque es la clara enseñanza de las Escrituras. La misma Biblia que declara que Dios es uno, también se refiere a tres diferentes personas como Dios:

a) ¿Cómo se llama al Padre en I Corintios 8:6?

(i) Dios el Padre (véase también: Juan 6:27; I Pedro 1:2).

b) ¿Cómo se llama al Hijo en las siguientes Escrituras?

(i) El Verbo (i.e. el Hijo de Dios – v.14) era Dios(Juan 1:1).

(ii) Señor mío y Dios mío (Juan 20:28).

(iii) El cual, siendo en Forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios (Filipenses 2:6).

(iv) Nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo (Tito 2:13).

(v) El cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. (Romanos 9:5).

(vi) La Imagen del Dios invisible (Colosenses 1:15).

(vii) En él habita corporalmente toda la Plenitud de la Deidad (Colosenses 2:9).

(vii) Tu trono, oh Dios (Hebreos 1:8).

c) ¿Cómo se llama al Espíritu Santo en las siguientes Escrituras?

(i) Hechos 5:3-4: En versículo 3, Ananías mintió al Espíritu Santo. En versículo 4, Pedro dice que Ananías mintió a Dios

(ii) ICorintios3:16y6:19:

En I Corintios 3:16, los creyentes se llaman el templo de Dios.

En I Corintios 6:19, los creyentes se llaman el templo del Espíritu Santo.

(iii) Romanos 8:9: El Espíritu Santo se llama:

El Espíritu. Él es una persona verdadera, distinta del Padre y del Hijo. El Espíritu de Dios. Dios el Padre, y el Espíritu Santo son uno. El Espíritu de Cristo. Dios el Hijo y el Espíritu son uno.

2.- En Mateo 28:19 se encuentra una declaración que se usa en cada bautismo cristiano como fue mandado por el Señor Jesucristo. Esta declaración es un ejemplo maravilloso de la unidad y trinidad de Dios:

a. Id, y haced discípulos a todas las naciones bautizándolos en el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Es importante notar que el “nombre” es singular aunque se refiere a tres personas diferentes. El texto no dice en los nombres del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, sino en el Nombre, porque los Tres son Uno.

3.- La vista trinitaria de Dios que descubrimos en Mateo 28:19 se encuentra a través de toda la Escritura. Lee II Corintios 13:14, y luego, llena los espacios en blanco:

a) La gracia del Señor Jesucristo.

b) El amor de Dios.

c)Y la Comunión del Espíritu Santo sea con vosotros todos.

Nota: Tal estructura literaria denota una igualdad absoluta. Es importante notar que el Hijo se menciona antes que el Padre. Sería blasfemia mencionar al Hijo y el Espíritu en la misma frase con el Padre si no fueran iguales con Él (véase también: I Corintios 12:4-6; Efesios 4:4-6; I Pedro 1:2).

4.-  El Padre, Hijo, y Espíritu Santo son de una sola esencia divina y moran en perfecta igualdad y unidad, pero a la vez son tres personas distintas y no simplemente una persona que se revela en tres diferentes maneras. En las siguientes Escrituras, esta verdad se demuestra claramente:

a. Marcos 1:10-11:

(i) El Hijo es bautizado (v.10).

(ii) El Espíritu desciende(v.10).

(iii) El Padre habla del cielo (v.11).

b. Juan 14:16-17:

(i) El Hijo ora al Padre (v.16).

(ii) El Padre da al  Consolador  Espíritu Santo(v.16-17).

(iii) El Espíritu Santo mora con y estará en el creyente (v.17).

Nota: De estos sencillos textos de las Escrituras está claro que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son tres personas distintas. Dios no es tres personas independientes o tres diferentes dioses; tampoco Dios es una sola persona que se pone tres diferentes máscaras o que simplemente se revela en tres formas diferentes. El Dios de las Escrituras existe en tres personas distintas e iguales quienes son uno en naturaleza o esencia divina, y quienes se relacionan el uno con el otro en perfecta igualdad y unidad.

5. Aunque el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son iguales y existen en perfecta unidad, con frecuencia llevan acabo diferentes funciones, y se manifiestan de diferentes maneras. ¿Qué enseñan las siguientes Escrituras acerca de esta verdad? Llena los espacios en blanco con la respuesta correcta que se encuentra en cada texto:

a) El Padre es el Dios invisible que ningún hombre ha visto (Juan 1:18).

b) El Hijo es Dios hecho carne y la revelación perfecta del Padre (Juan 1:1,14, 18; 14:9).

c) El Espíritu Santo es Dios viviendo en el cristiano (Romanos 8:9; Juan 14:16-17, 23).

Resumen

De las Escrituras que hemos estudiado, podemos afirmar las siguientes verdades acerca de Dios:

1. Dios es Uno. No hay tres diferentes Dioses en la Trinidad – esta es una herejía llamada Triteísmo.

2. Dios es Tres. Hay uno Dios que existe en tres personas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

3. Las Tres Personas de la Trinidad son verdaderas y distintas Personas. La Trinidad no es una sola persona que se pone tres diferentes máscaras o que se revela de tres diferentes formas – esta es una herejía llamada Modalismo.

4. Las Tres Personas de la Trinidad son perfectamente Iguales. El Hijo no es menos que el Padre, y el Espíritu no es menos que el Hijo.

5. Las Tres Personas de la Trinidad pueden manifestarse de diferentes maneras y pueden llevar acabo diferentes funciones. Ningún hombre ha visto al Padre; el Hijo llegó a ser carne y habitó con los hombres; el Espíritu mora en cada creyente en Cristo.

6. Las Escrituras afirman dos verdades importantes: Dios es uno y Dios es tres. Aunque no podemos comprender plenamente como esto es posible, es necesario creer y enseñar cada verdad con igual convicción. Una herejía (i.e. falsa doctrina) sucede cuando afirmamos una verdad y negamos la otra, o cuando enfatizamos una verdad más que la otra. Debemos afirmar toda verdad con igualdad y evitar todo extremo.

7. El misterio de la Trinidad no es una razón para negarla . Algunos dicen que no pueden creer lo que no pueden entender, o si algo no se puede explicar entonces no puede ser verdad. Si aplicáramos esta misma lógica a la Biblia entera o aún a nuestra propia existencia, nos dejaría muy poco en que creer. Aún las verdades más simples de las Escrituras y de la existencia humana van mucho más allá que nuestro entendimiento. No creemos porque podemos entenderlo todo perfectamente, sino creemos porque es la verdad – es el testimonio de las Escrituras.

8. La mayoría de las ilustraciones que se emplean para explicar la Trinidad no son adecuadas. Con frecuencia, los estudiantes de las Escrituras emplean varias ilustraciones para explicar la Trinidad. Lamentablemente, con frecuencia, estas ilustraciones hacen más daño que nada. Por ejemplo, a veces la Trinidad se compara al agua que existe en tres formas diferentes – líquido, hielo, y vapor. Tal ilustración es una distorsión de la Trinidad, en que sugiere que Dios es una persona que toma tres diferentes formas – una herejía que se llama Modalismo (véase #3). Es mejor simplemente afirmar que Dios es uno y tres, sin dar explicaciones y usar ilustraciones que son inadecuadas o aún herejía.

Publicado por Pastor Damián Ayala


La Muerte Espiritual y la Inhabilidad Moral

El Significado de la Muerte Espiritual

Una frase importante que es empleada por los teólogos para describir la profundidad de la corrupción moral del hombre es la “Muerte Espiritual.” Según las Escrituras, el juicio divino que cayó sobre Adán no solamente resultó en su muerte física, sino también en su muerte espiritual. Adán llegó a ser sensible a todo tipo de estímulo corrupto, humano, y diabólico, pero insensible y hostil a la persona y voluntad de Dios.

Las Escrituras nos enseñan que este aspecto del juicio divino que cayó sobre Adán no se limita a él solo, sino que se extiende a toda la raza humana. Cada ser humano nace en este mundo en un estado mortal, vacío de vida espiritual e insensible a la persona y voluntad de Dios. Para que el hombre caído pueda responder a Dios con amor y obediencia, una resurrección espiritual tiene que tomar lugar a través de la obra sobrenatural de la gracia y poder de Dios.

1.- En Génesis 2:17, Adán recibió una fuerte advertencia de Dios acerca de las consecuencias devastadoras de la desobediencia. Según este texto, ¿Qué sucedería el día que Adán desobedeciera el mandamiento de Dios? ¿Qué nos enseña este texto acerca de la muerte espiritual a la cual Adán fue sujeta como resultado de su pecado?

Génesis 2:17mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Nota: La pena del pecado de Adán fue la muerte (Romanos 6:23). Esta muerte no fue solamente física, sino también espiritual. Adán llegó a ser sensible a todo tipo de estímulo corrupto e insensible a la persona y voluntad de Dios.

2.- Las Escrituras nos enseñan que el juicio divino de la muerte espiritual que cayó sobre Adán no se limita a él solamente, sino que también se extiende a toda la raza humana. Cada persona entra en este mundo como uno nacido muerto, vacío de la verdadera vida espiritual e insensible a la persona y voluntad de Dios. En Efesios 2:1-3, se encuentra una las más reveladoras descripciones bíblicas de la muerte espiritual del hombre caído.

Efesiso 2:1-3Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Nota: a) Antes de su conversión, cada persona está muerta espiritualmente. Las Escrituras ven esta muerte espiritual como el resultado de “nuestros pecados” – el pecado que nos fue imputado en Adán (Romanos 5:12), y el pecado que nosotros mismos practicamos (Efesios 2:2).

b)  Antes de su conversión, cada persona “anda en” o “practica” el pecado como un estilo de vida. No anda según la voluntad de Dios, sino según la corriente de un mundo caído que es hostil hacia Dios y desobediente a Su voluntad.

c) Antes de su conversión, cada persona no solamente camina según la corriente de una humanidad caída y moralmente corrupta, sino también conforme a la voluntad del diablo. Esta es una verdad asombrosa y aterradora.

d) Antes de su conversión, cada persona sin excepción esta empujada o guiada por los deseos de su carne (los malos deseos de su naturaleza caída que es hostil hacia Dios). Ellos se entregan a sus malos deseos y pensamientos.

e) Antes de su conversión, la ira de Dios está sobre una persona (Juan 3:36). Es importante entender que la ira de Dios no solamente se dirige hacia los hombres simplemente por causa de lo que “hacen”, sino por causa de lo que “son.” La naturaleza caída y corrupta del hombre evoca la ira de Dios.

3.-  En Efesios 4:17-18, se encuentra otra descripción de la muerte espiritual en el corazón de cada hombre antes de su conversión.

Efesios 4:17Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, 18teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;

Nota: a) La “mente” de los muertos espirituales puede alcanzar grandes logros en la ciencia, arquitectura, literatura, etc., pero con respecto a Dios, está vacía de verdad y llena de todo tipo de vanidades, herejías, e inconsecuencias lógicas. Cuando el hombre caído intenta ser “espiritual” o “religioso” los resultados son catastróficos, aún absurdos.

b)  Es importante entender que el hombre no es una víctima que está separada de Dios por causa de una ignorancia inevitable que no es su culpa. La ignorancia del hombre es auto- impuesta o voluntaria. Él es hostil hacia Dios y no quiere conocerlo ni aun conocer Su voluntad. El hombre es ignorante de las cosas espirituales porque cierre los ojos y rehúsa mirar a Dios. Él se tapa los oídos y rehúsa escuchar.

c)  Al endurecer su corazón contra Dios, el hombre caído pierde toda sensibilidad a la verdad y virtud espiritual, y se entrega voluntariamente a la misma maldad que Dios se opone.

d)  Antes de su conversión, el hombre es un cadáver espiritual – físicamente vivo, pero espiritualmente muerto. Él está muerto a la realidad de Dios y Su voluntad.

e)  Antes de su conversión, un hombre puede parecer muy religioso y aun temeroso de Dios, pero todas sus obras son externas y motivadas por egocentrismo. En su corazón, no ama a Dios o busca Su gloria.

Publicado Por Pastor Damian Ayala.

Continuamos con .. El Significado de la Inhabilidad Moral



Divorcio y Nuevo Matrimonio

Divorcio y Nuevo Matrimonio

DIOS ODIA EL DIVORCIO. Lo odia porque siempre implica infidelidad al pacto solemne del matrimonio que dos personas han hecho delante de El, y porque conlleva consecuencias dolorosas para la pareja y sus hijos (Malaquías 2:14-16). El divorcio está solamente permitido en las Escrituras por causa del pecado humano. De este modo, si el divorcio es sólo una concesión ante el pecado del hombre, y no es parte del plan original de Dios para el matrimonio, todos los creyentes deberían odiar el divorcio como Dios lo hace, y seguirlo sólo cuando no hay otra opción. Con la ayuda de Dios un matrimonio puede sobrevivir a los peores pecados.

En Mateo 19:3-9, Cristo enseña claramente que el divorcio da lugar al pecado humano, el cual viola el propósito original de Dios de unidad íntima y permanente del vínculo matrimonial (Génesis 2:24). El enseñó que la ley de Dios permitía el divorcio únicamente por la “dureza del corazón” (Mateo 19:8). El divorcio legal era una concesión que se hacía al compañero fiel debido al pecado sexual ó al abandono de su cónyuge, de esta manera el cónyuge fiel quedaba desvinculado del matrimonio (Mateo 5:32; 19:9; 1 Corintios 7:12-15). Aunque Jesús dijo que el divorcio estaba permitido en algunas situaciones, debemos recordar que la idea principal de este discurso era corregir el pensamiento judío de que podían divorciarse “por cualquier causa” (Mateo 19:3), y mostrarles la gravedad de divorciarse en pecado. Por lo tanto, el creyente nunca debería considerar el divorcio como una opción, excepto en circunstancias específicas, e incluso en esas circunstancias, debería de considerarlo sólo en el caso de que no le quedara otro remedio.

La serie Distintivos explica convicciones bíblicas y teológicas clave de Grace Community Church.

Las Bases del Divorcio

Las únicas bases bíblicas para divorciarse que se encuentran en el Nuevo Testamento son el pecado sexual y la deserción del incrédulo. La primera se encuentra en el uso que Jesús hace de la palabra griega porneia (Mateo 5:32; 19:9). Este es un término general que abarca pecados sexuales tales como adulterio, homosexualidad, relaciones con animales e incesto. Cuando uno de los cónyuges viola la unidad e intimidad del matrimonio por medio de un pecado sexual—y abandona el pacto contraído—coloca al cónyuge que ha permanecido fiel en una situación extremadamente difícil. Después de que se ha intentado por todos los medios que el cónyuge que ha pecado se arrepienta, la Biblia permite que el cónyuge fiel se divorcie (Mateo 5:32; 1 Corintios 7:15).

La segunda razón por la que se permite el divorcio se da en los casos en los cuales la parte incrédula no desea vivir con su esposo/a creyente (1 Corintios 7:12-15). Ya que “a paz nos llamó Dios” (v.15), se permite el divorcio y puede ser hasta preferible en tales ocasiones. Cuando el incrédulo quiere dejar el matrimonio, el intentar retenerlo sólo puede crear mayor tensión y conflicto. Asimismo, si el incrédulo abandona la relación matrimonial permanentemente, pero no está dispuesto a legalizar el divorcio, ya sea por su estilo de vida, irresponsabilidad o para evitar obligaciones financieras, entonces el creyente se encuentra ante una situación imposible, ya que tiene obligaciones morales y legales que no puede cumplir. Puesto que “no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso” (1 Corintios 7:15), y por lo tanto no está obligado a permanecer casado, el creyente puede iniciar el proceso legal de divorcio sin temor a que eso desagrade a Dios.

La Posibilidad de Volver a Casarse

Al cónyuge fiel se le permite volver a casarse, pero sólo cuando el divorcio siguió las normas bíblicas. De hecho, el propósito de un divorcio bíblico es dejar claro que la parte que ha sido fiel es libre para casarse otra vez, pero exclusivamente con otro creyente (Romanos 7:1-3; 1 Corintios 7:39).

Debido a que el divorcio es solo una concesión al pecado del hombre y no es parte del plan original de Dios para el matrimonio, todos los creyentes deben de odiar el divorcio como Dios lo odia….

Aquellos que se han divorciado siguiendo otras pautas que no sean las bíblicas han pecado contra Dios y sus cónyuges, y por lo tanto si se casan con otra persona cometen “adulterio” (Marcos 10:11-12). Por esta razón, Pablo dice que la mujer creyente que se divorcia de forma pecaminosa debería “quedarse sin casar, o reconciliarse con su marido” (1 Corintios 7:10-11). Si se arrepiente de su pecado, el verdadero fruto de su arrepentimiento debería de ser el buscar la reconciliación (Mateo 5:23-24). Lo mismo se aplica para el hombre que se divorcia sin seguir las pautas bíblicas (1 Corintios 7:11). Los únicos casos en los que podrían casarse de nuevo son cuando el cónyuge anterior se hubiera vuelto a casar, se hubiera probado que no es creyente o hubiera muerto. En tales casos la reconciliación ya no sería posible.

La Biblia también advierte a cualquiera que considera casarse con alguien que está divorciado. Si el divorcio no ha seguido las normas bíblicas y existe todavía la responsabilidad de buscar la reconciliación, se considera adúltera a la persona que se casa con el que se ha divorciado (Marcos 10:12).

El Papel de la Iglesia

Aquellos creyentes que están en el proceso de divorcio siguiendo los criterios que no son los bíblicos, están sujetos a la disciplina de la iglesia, ya que rechazan abiertamente la Palabra de Dios. Aquel que obtiene el divorcio siguiendo pautas que no son bíblicas, y se casa de nuevo, es culpable de adulterio, ya que Dios originalmente no permitió el divorcio (Mateo 5:32; Marcos 10:11-12). Esa persona está sujeta a la disciplina de la iglesia siguiendo los pasos expuestos en Mateo 18:15-17. Si alguien que profesa ser cristiano viola el pacto del matrimonio y rehusa arrepentirse durante el proceso de disciplina de la iglesia, las Escrituras instruyen que debería de ser apartado de la iglesia y tratado como inconverso (v.17). Cuando la disciplina da lugar a la reclasificación del cónyuge desobediente como “rechazado” o incrédulo, el cónyuge que ha permanecido fiel tiene la libertad de divorciarse, basado en la provisión de divorcio que se da cuando el no creyente abandona la relación, tal y como afirma 1 Corintios 7:15. Sin embargo, antes de consumar el divorcio, se debería de dejar un tiempo razonable ante la posibilidad de que el cónyuge infiel regrese después de haber sido disciplinado.

El liderazgo de la iglesia local también deberá ayudar a las personas divorciadas (que no se han vuelto a casar) a entender su situación desde un punto de vista bíblico, especialmente en aquellos casos donde la aplicación apropiada de una enseñanza bíblica no está clara. Por ejemplo, el liderazgo de la iglesia a veces puede tener que decidir si uno ó ambos de los antiguos cónyuges deberían de ser considerados “creyentes” en el momento en el que ocurrió su divorcio anterior, ya que esto afectará a la aplicación de los principios bíblicos a su situación actual (1 Corintios 7:17-24). Asimismo, dado que mucha gente cambia de unas iglesias a otras, y muchas de estas no practican la disciplina eclesiástica, podría ser necesario que el liderazgo tuviera que decidir si el miembro separado o su cónyuge anterior deberían de ser considerados cristianos en ese momento o, por el contrario, tratados como incrédulos debido a su desobediencia continua. De nuevo, en algunos casos esto afectaría a la aplicación de los principios bíblicos (1 Corintios 7:15; 2 Corintios 6:14).

El Divorcio antes de la Conversión

Según 1 Corintios 7:20-27, no existe nada en la salvación que demande un estatus en particular, ya sea marital o social. Por lo tanto, el apóstol Pablo instruye a los creyentes a reconocer que Dios per- mite, por medio de su providencia, las circunstancias en las que ellos se encuentran en el momento de su conversión. Si se convirtieron cuando ya estaban casados, entonces no se les requiere que busquen el divorcio (aunque el divorcio pueda estar permitido de acuerdo a las normas bíblicas). Si se convirtieron estando ya divorciados, y no pueden reconciliarse con su antiguo cónyuge porque no es creyente o se ha casado de nuevo, entonces tienen la libertad de permanecer solteros o de casarse con otro creyente (1 Corintios 7:39; 2 Corintios 6:14).

El Arrepentimiento y el Perdón

En los casos donde el divorcio no siguió las pautas bíblicas, pero el cónyuge culpable se arrepintió posteriormente, es cuando la gracia de Dios entra en juego. Una señal de arrepentimiento verdadero estará en el deseo de poner en práctica 1 Corintios 7:10-11, lo cual supondrá, si es posible, la disposición a intentar reconciliarse con su cónyuge anterior. Sin embargo, si la reconciliación no es posible porque el antiguo cónyuge no es creyente o se ha vuelto a casar, en ese momento el creyente que ha sido perdonado podría comenzar otra relación bajo la guía cuidadosa y el consejo del liderazgo de la iglesia.

En los casos donde el creyente se divorcia, no siguiendo las pautas bíblicas, y se vuelve a casar, se le considera culpable de adulterio hasta que confiese su pecado (Marcos 10:11-12). Dios perdona este pecado inmediatamente si existe arrepentimiento, y no hay nada en las Escrituras que indique lo contrario. Desde ese punto en adelante, el creyente debería continuar con su matrimonio actual.

Para un estudio más amplio sobre este tema puede consultar The Biblical Position on Divorce & Remarriage de la serie Elders’ Perspective Series de Grace Community Church, de donde se adaptó esta información.

http://www.gracechurch.org

Publicado por Pastor Damián Ayala


De la Controversia a la Crisis: El Movimiento Palabra de Fe en América Latina

De la Controversia a la Crisis: El Movimiento Palabra de Fe en América Latina

primera parte

Por César Orellana

A finales de la década de 1970, algunos protagonistas de la moderna revolución antisectaria advirtieron la aparición de un fenómeno que se convertiría en el caso más controvertido y problemático en la historia del cristianismo contemporáneo. Confundidos con el movimiento carismático independiente, una serie de predicadores norteamericanos comenzaron a exponer un conjunto de doctrinas que enfatizaban la prosperidad económica como una promesa del evangelio de Cristo, al tiempo que se convertían en los líderes de un fenómeno que se ha dado en llamar el Movimiento Palabra de Fe.

Conocido también como Evangelio de la Prosperidad o Confesión Positiva, el Movimiento Palabra de Fe mostró un crecimiento extraordinario desde un comienzo. Los medios masivos de comunicación serían la clave. A través de programas de radio y televisión, los maestros Palabra de Fe recibieron la atención de millones de personas en Estados Unidos. Pero pronto los apologistas cristianos pondrían al descubierto la base teológica que sustentaba las aseveraciones del movimiento.

Mientras el fenómeno crecía, también lo hacía la controversia que generaba. Documentos oficiales, trabajos de investigadores independientes y de organizaciones paraeclesiásticas dieron cuenta de la importancia del caso, al tiempo que monitorearon y analizaron su evolución con rigor.[1] Algunos académicos realizaron un importante trabajo para reconstruir el origen histórico y el trasfondo religioso que subyace al movimiento, identificando a un pastor evangélico de finales del siglo XIX y principios del XX, de nombre Essek William Kenyon, como el precursor más preclaro del movimiento.[2]

No obstante, el asunto más pro-blemático se concentró desde un principio sobre las enseñanzas del movimiento, especialmente en torno a las figuras de Kenneth E. Hagin y Kenneth Copeland. Algunos apologistas estaban llegando a contundentes conclusiones. 1987, el Dr. Walter Martin, fundador y entonces presidente del Christian Research Institute, decía lo siguiente: “Por diez años yo he señalado – y esto está grabado y escrito – que estamos llegando al reino de los cultos con las enseñanzas de los maestros de la Fe. ¡Y la verdad, no es que vayan para allá, es que ya están allá!”.[3] Su sucesor en la organización, Hank Hanegraaff, publicará en 1993 la crítica más documentada y trascendental del Movimiento Palabra de Fe. Cristianismo En Crisis[4] fundamentó las conclusiones de Martin seis años antes, reuniendo más de diez años de investigaciones dentro y fuera del Christian Research Institute. Debido al compromiso de la doctrina histórica y ortodoxa en el seno del movimiento y su exponencial crecimiento, “el cristianismo está hundiéndose en una crisis de proporciones sin paralelo”.[5] El diagnóstico fue categórico.

El fenómeno Palabra de Fe se proyectaría en unos pocos años a nivel global, y los predicadores de la prosperidad aparecerían en Europa, África, Rusia y Australia. Y América Latina no fue la excepción. El presente artículo presenta un estudio sobre el caso latinoamericano de este movimiento, el tratamiento y reacción de la comunidad evangélica y protestante ante su avance, y un diagnóstico sobre el estado actual. Dividido en dos partes, en esta primera entrega se evaluarán la controversia que el movimiento generó y se examinarán dos de los máximos exponentes latinoamericanos del movimiento.

En 1990, en el prólogo a la edición castellana que realizara para la reconocida obra de Donald W. Dayton, Raíces Teológicas del Pentecostalismo, el Dr. Norberto Saracco, entonces pastor y Director para América Latina de la Facultad Latinoamericana de Estudios Teo-lógicos (FLET), advertía la presencia y expansión del Movimiento Palabra de Fe en el pentecostalismo latinoamericano, señalando que la adhesión masiva al Evangelio de la Prosperidad “no responde a una mera cuestión de imagen, sino a una radicalmente nueva concepción de la fe y su eficacia… Las implicaciones son eclesiológicas, teológicas y misionológicas”[6]

Tres años después Paulo Romeiro, entonces director ejecutivo del Instituto Cristão de Pesquisas, publica Supercrentes, documentando la presencia de la Teología Palabra de Fe en Brasil. El autor reeditó una nueva versión del libro recientemente, en 2007, señalando a R. R. Soares, líder de la Igreja Internacional da Graça de Deus; Jorge Tadeu, hoy pastor de las iglesias Maná en Portugal; y Valnice Milhomens, líder de la Igreja Nacional do Senhor Jesus Cristo como algunos de los más prominentes expositores del Movimiento Palabra de Fe en territorio brasileño.[7]

En 1994, el Dr. Fernando Saraví, doctor en Medicina, biofísico y uno de los apologistas cristianos más importantes en América Latina, publica Control Mental: Una Perpectiva Cristiana. Saraví aseguraba entonces: “No hay que extrañarse que esta doctrina se haya arraigado en círculos cristianos estadounidenses. Lo que sí llama la atención es que tenga eco entre muchos evangélicos latinoamericanos, que viven en condiciones sociales y económicas muy diferentes de las de sus hermanos del Norte … este evangelio de la prosperidad puede, fácilmente, volverse en contra de la causa del evangelio.”[8]

En el mismo año, Pablo A. Deiros y Carlos Mraida, ambos argentinos y ministros evangélicos, publican Latinoamérica En Llamas, un soberbio análisis histórico y doctrinal de los movimientos carismáticos en América Latina. Si bien su campo de estudio es muy amplio y variado, el texto reconoce la importancia y expansión del Evangelio de la Prosperidad, al tiempo que advierte algunas críticas que se le han hecho y los peligros que enfrenta una categoría más amplia que denominan “protestantismo popular”. Pero el tono general de la obra asume un ingenuo optimismo, señalando que “desde los días de los apóstoles, la historia humana no registra un despertar espiritual tan generalizado como el que se desarrolla en nuestros días, especialmente en América Latina”[9] Semejante perspectiva hizo que Deiros y Mraida hayan considerado que estaban ante el “movimiento religioso más impresionante de todos los tiempos”[10]

En 1996, Luisa Jeter de Walker, misionera de las Asambleas de Dios en Perú y autora de libros para programas educativos, reedita y amplia su clásico estudio de sectas ¿Cuál Camino? de 1968, en el que incluye un capítulo especial sobre el Movimiento Palabra de Fe bajo el título “La Confesión Positiva”. Walker realiza un útil resumen de las enseñanzas del movimiento, asumiendo una actitud conciliadora, y entiende que los seguidores del movimiento “son nuestros hermanos en Cristo y debemos tratarlos con respeto en el amor cristiano”[11]

El siglo terminaría con un trabajo conjunto, fruto de una consulta convocada por una editorial cristiana de Bolivia, en 1999, que reunió los ensayos de varios autores en un libro llamado Fe y Prosperidad: Reflexiones sobre la Teología de la Prosperidad[12]. Se destaca el trabajo de Marcelo Vargas, co-fundador de la Comunidad Cristiana Universitaria en Bolivia, que bajo el título “Teología de la Prosperidad: Sus raíces y postulados”, reconoce correctamente el origen y desarrollo histórico del movimiento a través de la línea Kenyon-Hagin-Copeland.

El Centro de Investigaciones Religiosas (CIR) también se ha encargado del caso, publicando numerosos artículos e informes sobre algunas doctrinas asociadas a la Teología Palabra de Fe. Entre los trabajos de su boletín oficial, Apología Cristiana, se destaca el de Ricardo Becerra sobre el predicador César Castellanos[13], al cual dedicaré un apartado en este artículo.

La crítica más importante al Movimiento Palabra de Fe en América Latina se publicaría en 2002. Escrito por Martín Ocaña Flores, peruano, pastor bautista y profesor en el Recinto de Lima de la Universidad Bíblica Latinoamericana, Los Banqueros de Dios[14] constituye el esfuerzo académico más logrado y mejor documentado sobre la Teología de la Prosperidad por parte de un autor protestante latinoamericano. El autor entiende que “la Teología de la Prosperidad es una teoría, una ideología, una cosmovisión … que manipula la Biblia para enseñar que la voluntad de Dios es que todos los cristianos sean ricos … Esta articulación teológica en realidad no sólo nos parece poco bíblica, sino, sobre todo, antibíblica y anticristiana”[15].

Sin embargo, el sesgo ideológico anticapitalista de la obra, su énfasis en el análisis de las propuestas económicas del mismo, relegando en segundo lugar las más preocupantes doctrinas cristológicas y antropológicas del movimiento, al tiempo que en términos generales al parecer confunde la Teología de la Prosperidad con el Movimiento de la Guerra Espiritual (movimiento que tiene un origen y trayectoria histórica distinto), hacen que Ocaña Flores haya perdido la oportunidad de hacer de Los Banqueros de Dios el trabajo definitivo sobre el caso.[16]

Por su parte, el Dr. Arturo Piedra, costarricense y profesor en la Universidad Bíblica Latinoamericana, en San José, Costa Rica, también se ha expresado respecto de la Teología de la Prosperidad. En un pequeño texto publicado en 2003 bajo el título ¿Hacia dónde va el Protestantismo? Herencia y Prospectivas en América Latina[17], que además reúne trabajos de otros autores, Arturo Piedra dice: “En la actualidad se destaca un tipo de reduccionismo económico … donde calzan las teologías de prosperidad y los razonamientos que presentan la fe cristiana básicamente como la vía apropiada para alcanzar riqueza material y salud física … es también copia de los patrones que gobiernan el mundo actual, donde toda la vida social, incluyendo la religión, gira alrededor de la adquisición de bienes materiales”.[18]

Al igual que en EE.UU., la defensa más importante y académica del Movimiento Palabra de Fe que trascendió en América Latina fue la versión en español del libro de William DeArteaga, Apagando el Espíritu[19] con una peculiar interpretación del rol de los fariseos que se opusieron a Jesús durante su ministerio. DeArteaga advierte que la oposición actual al Movimiento Palabra de Fe constituye una manifestación moderna del fariseísmo, una especia de herejía perenne. Asegura que las reconstrucciones que se han hecho sobre la Teología Palabra de Fe son, en realidad, una “caricatura”, y no su verdadera representación. Irónicamente, DeArteaga explica las doctrinas más problemáticas del movimiento como aceptables dentro de la ortodoxia histórica o recurriendo a una hermenéutica alternativa del texto bíblico. Calificar una reconstrucción teórica como caricaturesca, para luego defenderla, constituye una contradicción mayor en el trabajo de DeArteaga.

La controversia Palabra de Fe parece haber tenido un mayor desarrollo en Estados Unidos, a diferencia de lo que ocurrió en América Latina. Por su parte, la polémica latinoamericana al parecer estuvo dominada mayormente por la crítica al movimiento. No obstante, se encuentra una doble contradicción en el caso latinoamericano. A pesar de haber surgido en un contexto muy diferente, el Movimiento Palabra de Fe experimenta una mayor extensión en América Latina debido precisamente a las problemáticas de pobreza y escasez propias de sus países. A pesar de las fuertes críticas que recibió en la región, desafortunadamente el movimiento en su conjunto no ha mostrado signos de cambios importantes ni se ha retractado suficientemente. Es este estado de situación el que ha desplazado el estado de controversia, y está ahora hundiendo al cristianismo en América Latina en una crisis de proporciones sin paralelo.[20]

Aunque la constelación de predicadores Palabra de Fe es ciertamente innumerable, me concentraré en seis de los más importantes representantes en América Latina: César Castellanos, Guillermo Maldonado, Cash Luna, Jonás González Jr. y Adiel Barquero. Con unas palabras que recuerdan al llamamiento de Abraham, el padre de la fe, César Castellanos asegura haber iniciado en 1983 la Misión Carismática Internacional en Colombia, una iglesia que reúne hoy a 120.000 personas en la ciudad de Bogotá, y 50.000 en el resto del país.[21] Con sedes y representantes en Brasil, Chile, Bolivia, Argentina, México, Ecuador, Estados Unidos, y Suecia, entre otros, el ministerio de Castellanos ciertamente es un fenómeno internacional que da razón a su misión carismática.[22]

Así como el cristianismo históricamente vio en la muerte física de Jesús en el cruz, la expiación de nuestros pecados, los predicadores de la prosperidad no se conforman con esto, y van más allá. Para ellos, Jesús murió en la cruz para rescatar al hombre de su pobreza.[23] Y César Castellanos está convencido de esto:

JESÚS NOS DIO VICTORIA SOBRE LAS FINANZAS … en la Cruz del Calvario, Jesús llevó sobre sus sienes toda la ruina y la miseria que había flagelado por siglos a la humanidad. La bendición completa de Dios fue reservada para la simiente de Abraham, mas Jesús adquirió ese derecho legal y vino a ser el poseedor de esa gran herencia. Hoy, la comparte con aquellos que han decidido rendir sus vidas plenamente a Él. Debemos saber que nosotros, por medio de la fe en Jesús, también podemos adquirir el derecho legal de participar de esa misma herencia.[24]

Castellanos cita 2 Corintios 8.9 para fundamentar sus palabras, pero el texto bíblico hace uso de un evidente sentido figurado para aludir a la encarnación y humillación del Hijo de Dios para la salvación del hombre, no es una explicación de cómo Jesús se hizo pobre para darnos riquezas financieras.

Esto no es todo, para César Castellanos, Jesús también murió para garantizarnos salud física. Para probarlo, recurre a una experiencia personal, un recurso muy recurrente entre los predicadores Palabra de Fe. Según

relata, su madre se deprimía y entristecía con cada visita al médico. Hasta que Castellanos decide inter-venir, diciéndole: “Madre, mi Médico divino dice que no estás mal, que toda enfermedad y dolencia, Él la llevó sobre su cuerpo en la Cruz del Calvario, y que por su llaga tú has sido curada”. Luego de una oración, el “malestar” de su madre desapareció “inmediatamente”. De este modo, asevera: “Usted, como hijo del Altísimo, no puede aceptar la enfermedad, ni en su cuerpo ni el cuerpo de ninguno de sus familiares”.[25]

Castellanos cita Mateo 8.17, un pasaje que aplica la profecía mesiá-nica de Isaías 53.4, no a la muerte de Jesús en la cruz, sino a su ministerio terrenal. Cuando fundamenta su experiencia personal sobre Isaías 53.5, hubiera sido útil que Castellanos considerara la interpretación que hace el apóstol Pedro del texto mesiánico, en 1 P. 2.24. El apóstol Pedro no vio la sanidad de nuestras enfermedades en la cruz, sino el perdón de nuestros pecados. La interpretación apostólica indica que el texto del Profeta Mayor tiene un sentido moral y espiritual.

Las revelaciones de la cruz de Castellanos llegan a una profundidad inusitada cuando, con una descripción escalofriante, explica una lucha de Jesús con el diablo en la cruz, y el posterior descenso de Cristo al infierno: La muerte del Señor Jesús fue una dura batalla que libró a favor de la humanidad. Mientras estuvo en su cuerpo, tuvo que enfrentarse con el diablo … el Señor tenía que bajar a las partes más oscuras, o sea, a lo profundo de las tinieblas … Cuando el Señor Jesús murió, el diablo estaba con todos sus poderes celebrando su triunfo en el averno. Su temible enemigo, Jesús, estaba colgando de una cruz … En medio de su reunión había licor, derroche de placer y de maldad; como que le había dicho a su séquito: Les doy libertad de recrearse como quieran! … De repente, estando en plena celebración, alguien interrumpe llamando a las puertas del infierno, y el adversario dice: “¿Pero quién podrá venir a interrumpirnos en esta hora cuando celebramos el triunfo?” … Entonces Satanás se levantó … con su espíritu altivo y soberbio abrió la puerta y quedó mudo, delante de él estaba el ser más santo, puro y perfecto: Jesús de Nazaret. En ese momento el diablo se escurrió, le faltaron las fuerzas, el Señor se inclinó y le quitó las llaves del infierno y de la muerte y subió… [26] César Castellanos no está sólo con la doctrina del descenso de Jesús al infierno.

Líder del Ministerio Internacional El Rey Jesús, en Miami, Estados Unidos, el “apóstol” Guillermo Maldonado congrega hoy a más de 8.000 personas cada semana, según los informes del sitio web del ministerio.[27] Según los mismos informes, Maldonado, además, es líder de una “red apostólica” que ampara a ministros y congregaciones en Estados Unidos, España, México, Bolivia, Perú, Chile, Argentina, Venezuela, Colombia, Costa Rica, e incluso Japón, entre otros.[28] Indudablemente, Guillermo Maldonado se ha convertido en una figura con un ascenso sorprendente en América Latina y más allá.

La Teología Palabra de Fe, Jesús no acabó su obra de salvación en la cruz, sino que debió lidiar con el diablo en el mismo infierno para completar la expiación. Esto es precisamente lo que enseña Guillermo Maldonado:

Jesús tenía que ir al infierno por nuestros pecados a sufrir a causa de que Satanás tenía la llave del infierno y de la muerte … él tenía que ir al infierno a pagar por nuestros pecados … Mientras estaba Jesús en el infierno, había un juicio. Estaba el Padre y el Espíritu Santo. Estaban en la Mesa de la Corte Celestial, diciendo: “Uno de nosotros está en el infierno” … Y dijeron: “Vivió 33 años y medio. Murió con todos los millones de pecados de la humanidad” … Y en el cielo estaba un juicio. De repente, se escucha un martillo que golpea en la Corte. Ya saben lo que voy a decir, ¿no? Dice: “¿Qué culpa tiene este hombre? Con toda la suciedad humana permanece en el infierno”… Ahora, Jesús muere, no con los pecados de él, porque nunca pecó, sino con todos los pecados de la basura humana, suya y mía … Y dice el Padre: “Pagado está, pagado está, pagado está. No hay falta en él. No puede quedarse en el infierno. Tengo que resucitarlo” … Y el Demonio y sus demonios, el diablo, celebrando. Celebraba la victoria. “Lo matamos, lo matamos! La esperanza de la humanidad. Lo matamos! Sí, nos hizo daño 33 años y medio, pero acabamos con él” … Y dice la Biblia que como el Hijo del Hombre, como estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en las profundidades de la tierra. ¿Dónde es el infierno? En las profundidades de la tierra, ahí está el infierno. Físicamente está ahí. [29]

La atrocidad de esta doctrina contrasta fuertemente con la clara enseñanza de las Escrituras acerca de la obra expiatoria de Cristo. El mismo Señor declaró las inolvidables palabras: “Consumado es” antes de morir en la cruz (Juan 19:30), indicando que ya estaba completa su obra a favor de nosotros. Quién puede olvidar también la hermosa promesa de Jesús al ladrón en la cruz: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). Esto indica que Cristo, lejos de ir al infierno, su destino fue ir al paraíso. Además, el resto del Nuevo Testamento, de varias maneras, ubica la obra sustitutoria de Cristo por nuestros pecados en su muerte física en la cruz, y no en algún lugar perdido en el infierno (Hechos 20:28; Romanos 3:25; 5:9; Efesios 1:7; Colosenses 1:20 –22; 2:13–15; Hebreos 2:14; 9:14; 10:10, 19–20; 12:2; 1 Pedro 1:19; 2:24; 1 Juan 1.7; Apocalipsis 1:5; 5:9).

Ciertamente, la Biblia contiene algunos textos que parecen fundamentar esta extraña doctrina. Pero, estos versículos se refieren ya sea al tiempo que Jesús pasaría en la tumba (Mateo 12:40), a la realidad de su muerte física en contraste con su resurrección (Hechos 2:31) o bien aluden a su encarnación (Efesios 4:8–10). Los problemáticos pasajes de 1 Pedro 4:6, especialmente 3:18 – 20, parecen referirse a un descenso de Jesús al Hades, precisamente para proclamar su victoria ya obtenida en la cruz, no para completarla en el infierno.[30]

Guillermo Maldonado considera que “cuando una persona carece, constantemente, de bendición material, es señal de que no está buscando el reino de Dios y su justicia”.[31] “No hay duda”, dice Maldonado, “de que Jesús, en el Calvario, 6pagó por nuestra pobreza. Fuimos redimidos de ella. ¡Eso es buena noticia! ¡Gloria a Dios!.”[32]

El “apóstol” Maldonado no sólo distorsiona la expiación de Cristo, una doctrina central del cristianismo. También compromete la naturaleza misma de Dios al enseñar que “Dios es un Dios de fe, y la manera en que el Señor desata su fe es a través de la confesión”.[33] Postular que Dios tiene que ejercer fe y que “cada vez que Dios creaba algo, primero lo hablaba con su boca”[34], citando Génesis 1:3 y 6, constituye un elocuente ejemplo, no sólo de la fallida exégesis de los maestros Palabra de Fe interpretando literalmente el lenguaje figurado y los antropomorfismo de las Escrituras para indicar la creación ex nihilo, sino también una sorprendente incomprensión de la naturaleza misma de la fe. Dios no es un sujeto que ejerce fe. Él es el objeto de la fe. La fe bíblica supone la confianza en alguien más allá de uno mismo, ya sea para acceder a algún conocimiento especial o para realizar algún acto. Ciertamente, Dios no actúa ni conoce de esta manera.

En la segunda parte de este artículo, se examinarán las enseñanzas de los maestros Cash Luna, Jonás González y Adiel Barquero, y comprobaré que la controversia generada por el Movimiento Palabra de Fe en América Latina, ha dado lugar a una crisis de proporciones sin paralelo en el seno del cristianismo.

1 Para una recontrucción de la controversia entorno al movimiento en el mundo de habla inglesa, ver Robert M. Bowman Jr., The Word-Faith Controversy. Grand Rapids, Baker Books, 2001, especialmente pp. 8 – 10, 14 – 20. También D. R. McConnell, A Different Gospel. Updated Edition. Foreword by Hank Hanegraaff. Peabody, Massachusetts, Hendrickson Publishers, 1995, pp. 77 – 87; Andrew Perriman (ed.) Faith, Health and Prosperity. A Report on “Word of Faith” and “Positive Confession” Theologies. U.K., Paternoster, 2003.

2 Especialmente D. R. McConnell en A Different Gospel, 1988 y 1995.

3 Citado en Hank Hanegraaff, Cristianismo En Crisis. Trad. Rev. Martín Añorga. Eugene, Oregon/Miami, Florida, Harvest House Publishers/Unilit, 1993,

p. 385.

4 Hanegraaff, op. cit.

5 Ibid., 11.

6 Norberto Saracco. “Prólogo a la edición castellana” (agosto, 1990). En: Donald W. Dayton. Raíces Teológicas del Pentecostalismo. 2da. reimp. Trad. Elsa R. de Powell. Buenos Aires/Grand Rapids, Nueva Creación/Eerdmans Publishing Co., 1991, p. xi.

7 Paulo Romeiro. Supercrentes. 2da. ed. rev. Pref. Russell Shedd. São Paulo, Mundo Cristão, 2007 [1ra. ed. 1993].

8 Fernando Saraví. Control Mental: Una Perspectiva Cristiana. Buenos Aires, Certeza ABUA, 1994, p. 114.

9 Pablo A. Deiros y Carlos Mraida. Latinoamérica En Llamas. Miami, Caribe, 1994, p. 161.

10 Según aparece en el subtítulo de la obra, en la portada del libro.

11 Luisa Jeter de Walker. ¿Cuál Camino? Ed. ampliada y rev. Miami, Vida, 1996, p. 194.

12 Gregorio Venables y otros. Fe y Prosperidad: Reflexiones sobre la Teología de la Prosperidad. La Paz – Bolivia, Lámpara, 1999.

13 “Un ‘Encuentro’ con los Encuentros del G12: Analizando la ‘Visión Celular’ de César Castellanos. Primera Parte”.

Vol. 10, Nº 3, ene-mar 2007.

14 Martín Ocaña Flores. Los Banqueros de Dios. Lima-Perú, Puma, 2002.

15 Ibid., 206. (cursivas del autor)

16 Una excelente reseña bibliográfica de Los Banqueros de Dios, realizada por Kim Pettit, fue publicada en Apología Cristiana, vol. 8, N° 1, ene-mar 2004, pp. 5 – 6. También disponible online enhttp://www.defensadelafe.org/recursos.aspx?id=27&type=Articles (acceso obtenido 9 diciembre, 2009).

17 Arturo Piedra y otros. ¿Hacia dónde va el Protestantismo? Herencia y Prospectivas en América Latina. Buenos Aires, Kairós, 2003.

18 Ibid.,17 – 18.

19 William DeArteaga. Apagando el Espíritu. Trad. Leonardo González. Colombia, Desafío, 1997. (Se trata de la segunda edición en inglés de 1996. El libro había conocido una primera versión en 1992)

20 Mi diagnóstico concuerda con el realizado por Hank Hanegraaff en Cristianismo En Crisis. Y en esta última frase del párrafo, tomo literalmente las palabras de Hanegraaff en un intento de identificarme plenamente con su diagnóstico (ver p. 11), como también en otras partes de este artículo. No obstante, oportunamente señalaré una importante diferencia que mantengo con Hanegraaff.

21 Misión Carismática Internacional, “Quiénes somos” (http://www.mci12.com.co/index.php?option=com_content&task=view&id=61&Itemid=82),

acceso obtenido 21 noviembre, 2009.

22 Misión Carismática Internacional, “Nuestra Historia” (http://www.mci12.com.co/index.php?option=com_content&task=view&id=62&Itemid=81).

También, “Sedes Internacionales”, (http://www.mci12.com.co/index.php?option=com_content&task=view&id=271&Itemid=154). Ambos accedidos 21 noviembre, 2009.

23 Un ejemplo característico de esta enseñanza lo encontramos en Redimido de la Pobreza, Enfermedad y Muerte Espiritual, de Kenneth E. Hagin. 2da. ed., 8va. imp. Tulsa-OK, Faith Library Publications, 1998.

24 César Castellanos. La Revelación de la Cruz. Bogotá-Colombia, G12 Editores, 2003, pp. 131 – 132. (énfasis en el original)

25 Ibid., 128.

26 César Castellanos. Vivificados Por Su Poder. Santa Fe de Bogotá-Colombia, Vilit, 1999, pp. 61 – 63.

27 Ministerio Internacional El Rey Jesús, “Construcción del Templo en Tamiami”, (http://www.elreyjesus.org/Acercade/Historia/tabid/58/Default.aspx#) acceso obtenido 30 noviembre, 2009.

28 Ibid., “Coberturas. Red Apostólica Vino Nuevo”, Directorio, (http://www.elreyjesus.org/coberturas/Directorio/tabid/429/language/en-US/Default.aspx), acceso obtenido 30 noviembre, 2009.

29 Guillermo Maldonado, “El Poder de la Resurrección”, parte 3, (http://elreyjesus.org/Default.aspx?tabid=516&Vid=94&&Cat=23), acceso obtenido 24 junio 2009.

30 Millard Erickson resume brillantemente las distintas interpretaciones que se adoptan sobre el descenso de Jesús al Hades en Apología Cristiana,

vol. 8, N° 3, sep-dic, 2004, pp. 4 y 8. Pero ninguna de las posiciones admite el descenso de Cristo a infierno para completar sus padecimientos.

31 Maldonado. El Reino de Dios y Su Justicia. Miami, ERJ Publicaciones, 2007, p. 72.

32 Ibid., 189.

33 Guillermo Maldonado. La Doctrina de Cristo. 4ta. ed. Miami, ERJ Publicaciones, 2006, p. 105. Negritas en el original.

34 Ibid.

*Este escrito fue publicado en la revista APOLOGÍA CRISTIANA, volumen 13, 2010, y es publicada en este blog con el permiso del apologista Pablo Santomauro, subdirector del CIR.

*Este Artículo ha sido tomado del blog amigo: El Blog del Pastor Daniel: http://pastordanielbrito.wordpress.com/ *

Publicado por Pastor: Damián Ayala.




Todo es Vanidad!!

Todo es Vanidad!!

1Palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén.2Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad. 3¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? 4Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece. 5Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta. 6El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo. 7Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. 8Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír. 9¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. 10¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido. 11No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.La experiencia del Predicador12Yo el Predicador fui rey sobre Israel en Jerusalén. 13Y di mi corazón a inquirir y a buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres, para que se ocupen en él. 14Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. 15Lo torcido no se puede enderezar, y lo incompleto no puede contarse.16Hablé yo en mi corazón, diciendo: He aquí yo me he engrandecido, y he crecido en sabiduría sobre todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; y mi corazón ha percibido mucha sabiduría y ciencia. 17Y dediqué mi corazón a conocer la sabiduría, y también a entender las locuras y los desvaríos; conocí que aun esto era aflicción de espíritu. 18Porque en la mucha sabiduría hay mucha molestia; y quien añade ciencia, añade dolor.

1Dije yo en mi corazón: Ven ahora, te probaré con alegría, y gozarás de bienes. Mas he aquí esto también era vanidad. 2A la risa dije: Enloqueces; y al placer: ¿De qué sirve esto? 3Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida. 4Engrandecí mis obras, edifiqué para mí casas, planté para mí viñas; 5me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. 6Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. 7Compré siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa; también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. 8Me amontoné también plata y oro, y tesoros preciados de reyes y de provincias; me hice de cantores y cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música.9Y fui engrandecido y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; a más de esto, conservé conmigo mi sabiduría. 10No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena. 11Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacerlas; y he aquí, todo era vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol. 12Después volví yo a mirar para ver la sabiduría y los desvaríos y la necedad; porque ¿qué podrá hacer el hombre que venga después del rey? Nada, sino lo que ya ha sido hecho. 13Y he visto que la sabiduría sobrepasa a la necedad, como la luz a las tinieblas. 14El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas; pero también entendí yo que un mismo suceso acontecerá al uno como al otro. 15Entonces dije yo en mi corazón: Como sucederá al necio, me sucederá también a mí. ¿Para qué, pues, he trabajado hasta ahora por hacerme más sabio? Y dije en mi corazón, que también esto era vanidad. 16Porque ni del sabio ni del necio habrá memoria para siempre; pues en los días venideros ya todo será olvidado, y también morirá el sabio como el necio. 17Aborrecí, por tanto, la vida, porque la obra que se hace debajo del sol me era fastidiosa; por cuanto todo es vanidad y aflicción de espíritu.18Asimismo aborrecí todo mi trabajo que había hecho debajo del sol, el cual tendré que dejar a otro que vendrá después de mí. 19Y ¿quién sabe si será sabio o necio el que se enseñoreará de todo mi trabajo en que yo me afané y en que ocupé debajo del sol mi sabiduría? Esto también es vanidad. 20Volvió, por tanto, a desesperanzarse mi corazón acerca de todo el trabajo en que me afané, y en que había ocupado debajo del sol mi sabiduría. 21¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande. 22Porque ¿qué tiene el hombre de todo su trabajo, y de la fatiga de su corazón, con que se afana debajo del sol? 23Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad.24No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios. 25Porque ¿quién comerá, y quién se cuidará, mejor que yo? 26Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

Resumen del deber del hombre

9Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios. 10Procuró el Predicador hallar palabras agradables, y escribir rectamente palabras de verdad.11Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor. 12Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne.13El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. 14Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.

Eclesiastés 1:26 – 12:9

Recuerda que todo comienza con un arrepentimiento genuino de tus pecados, de vivir lejos de Dios y creer en el evangelio…. declara y vive a Jesús como Señor.

Publicado por Pastor: Damián Ayala.


El Verdadero Evangelio y Verdadera Conversión… ¡no manipulación!!

Publicado por Pastor: Damián Ayala


El Islam Parte 4

El Islam
por Pablo Santomauro

PARTE  4

¿Es el islam una religión de paz?

¿Nos dejó Mahoma una religión de paz? No realmente. Después de su muerte sucesivos califas (patriarcas) se dedicaron a convertir varias partes del mundo por la espada. Dejando detrás grandes números de cuerpos mutilados y mujeres violadas, conquistaron grandes pueblos y regiones imponiendo su brutal dominio con algunas excepciones en la historia, donde algunos líderes mostraron cierta flexibilidad para con los pueblos vencidos. Pero en general, un río de sangre corre por la historia del Islam hasta hoy en día.

Yo sé que hemos escuchado hasta el cansancio por parte de los medios de comunicación y aún del presidente, que el Islam es una religión de paz. Veamos si es cierto. Tanto el Corán como los Hadices o Jadices (escritos sagrados, segundos en importancia dentro de la religión) enseñan que los musulmanes deben destruir las vidas y las propiedades de aquellos no aceptan el Islam.

Palabras de Mahoma: “Se me ha ordenado luchar contra los pueblos hasta que ellos testifiquen que nadie tiene derecho de ser adorado sino Alá, y que Mahoma es el profeta de Alá, y ofrezcan oraciones y den limosna obligatoria. Si hacen todo eso, podrán salvar sus vidas y sus pertenencias.” (Hadith. Vol.1, no. 6. – Cit. Morey, p. 198)

¿Ven aquí la mentalidad conquistadora? Bien claro, no hay lugar a dudas, no se puede disfrazar esto, o se convierten al islam o los mato. ¿Por qué? Porque el islam es una religión de paz.

Sura 8:59: “¡Que no crean los infieles que van a escapar! ¡No podrán!” Sura 8:60: “¡Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Alá y vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Alá conoce!”

Noten la palabra “amedrentar”, significa infundir terror. Sin embargo, hasta el cansancio hemos escuchado de parte de los centros islámicos en este país que el Islam es una religión de paz y amor. Aparentemente son conscientes de que cuando algo se repite lo suficiente y por un largo tiempo, se puede convertir en una verdad para el público en general.

Más pasajes:

Sura 9:73: “¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas, sé duro con ellos! Su refugio será la gehena”.

Narró Ikrima:
“La declaración del enviado de Allah: A cualquiera que cambie su religión islámica matadlo.” (Hadith 9:45; 84.2.57)

Sura 9:5: “Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los infieles dondequiera que les encontréis. ¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá y dan el azaque, entonces ¡dejadles en paz! Alá es indulgente, misericordioso”.

El morir por la causa de Allah es recompensado

¿Qué es lo que puede llevar a hombres y mujeres jóvenes, a niños, a presentarse como voluntarios para morir con el privilegio de matar a otros por la causa de Allah, aparte del odio engendrado o indoctrinado en las sociedades musulmanas de padres a hijos?

Un factor fundamental es el hecho de que el Islam no ofrece ninguna seguridad de salvación o de entrada en el “paraíso”. ¡Ah, pero hay una excepción! Es la única excepción, la excepción de los mártires. Sólo si alguien muere combatiendo por la causa de Allah, su entrada al paraíso está garantizada.

Consideremos los siguientes versos coránicos:

  • ” [Allah] No dejará que se pierdan las obras de los que hayan caído por Allah … el les dirigirá y mejorará su condición …. Y les introducirá en el Jardín que él les habrá dado a conocer” . (Sura 47: 4,5,6)

  • “¡Que quienes cambiando la vida de acá por la otra, combatan por Dios! A quien combatiendo por Dios, sea muerto o salga victorioso, le daremos una magnífica recompensa”. (4:74)

  • “Quienes creen, combaten por Dios. Quienes no creen, combaten por taguts (el diablo). Combatid, pues, contra los amigos del demonio”. (4:78)

¿Han escuchado ustedes alguna palabra de condenación de parte de los clérigos musulmanes alrededor del mundo, y aún aquí, hacia los terroristas de las torres gemelas, en el sentido de que se encuentran en el infierno ahora?

¿Alguien en el mundo islámico y en América ha dicho que son apóstatas? No lo van a hacer, porque sería ir contra el Corán, la palabra de Allah. Claro, la realidad nos muestra que existen musulmanes en este país que son pacíficos, y en otros países también, pero debemos decir que lo son a pesar del islam, no gracias al islam, porque el islam no es una religión de paz.

Los apologistas del islam niegan que el Corán promueva la violencia

Los llamados a la violencia en los escritos sagrados del Islam deben considerarse teniendo en cuenta el contexto histórico en el cual se escribieron, dicen los defensores del Corán, no son para el día de hoy. Este es otro mito, pero estas cosas pueden decírselas al público americano. Las organizaciones musulmanas en toman ventaja de la ignorancia tremenda que hay en este país acerca del Islam, es por ello que pueden decir estas cosas.

El problema es que Mahoma enseñó que quien muere haciendo Jihad va derecho al paraíso a disfrutar de los placeres sexuales imaginados por él, y esto es exactamente lo mismo que los terroristas que destruyeron las torres y el Pentágono pensaban – las 70 vírgenes perpetuas. (Hadith, vol. 1, no. 35; vol. 4, no. 386)

Suras 2:25;,4:57 y 11:15, nos describen el jardín eterno, las esposas purificadas, los arroyos de agua, leche, miel y vino. Sabemos esto por la carta postmortem que dejó uno de los terroristas; y sabemos esto porque es lo que aun enseñan los líderes religiosos islámicos en el medio oriente y otros lugares. No se trata de enseñanzas para la época de Mahoma, se trata de enseñanzas que permanecen vigentes en el día de hoy. Nada en los textos sagrados del islam indica que los llamados a la guerra, la destrucción y la muerte estaban limitados al siglo séptimo.

¡Pero el Corán contiene pasajes donde dice que no hay compulsión en religión!.

Un argumento favorito de los musulmanes para demostrar que el Islam es una religión de paz y que Mahoma no obligaba a nadie a convertirse al Islam, está basado en que el Corán dice que en religión no hay compulsión, que no se deben dañar los árboles, etc etc.

Ejemplos:

Sura 2: 256 dice: “No ha coacción en religión”.

Suras 2:272 y 10:99: “Si tu Señor hubiera querido, todos los habitantes de la tierra, absolutamente todos, hubieran creído. Y ¿vas tú a forzar a los hombres a que sean creyentes?”

Lo que el público en general no sabe es que las suras (capítulos) del Corán pertenecen a dos períodos.

Unos fueron creadas en Meca, del 612 a 622 d.C.

Otros en Medina, del 622 a 632.

Las suras de Meca (mecanas) hablan de cosas muy poéticas, de paz, de alabanzas, lindas historias – durante su estadía en Meca, Mahoma y sus seguidores eran minoría.

Forzado a refugiarse en Medina (Yathrib), allí agrupó un ejército y endureció sus enseñanzas, y las suras medinesas abrogaron las mecanas.

Por eso cuando los musulmanes le salgan con esas cosas, pregunten: ¿A cuáles suras se refiere, las de Meca o las de Medina? De esa forma inmediatamente van a saber que uds. saben de qué están hablando, y van a ver que no es tan fácil envolverlos porque uds. son cristianos preparados.

El principio de abrogación

El principio de abrogación en donde unas suras sustituyen o abrogan a otras, está establecido, según los eruditos islámicos, en Corán 2:106:

“Si abrogamos una aleya o provocamos su olvido, aportamos otra mejor o semejante. ¿No sabes que Dios es omnipotente?”

Un ejemplo claro del principio de abrogación lo vemos en Corán 9:5, donde los mahometanos endurecieron su posición en contra de los judíos y cristianos, sobre todo los cristianos. A esta aleya se le llama la “Aleya de la espada”:

“Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los infieles dondequiera que les encontréis. ¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá y dan el azaque, entonces ¡dejadles en paz! Alá es indulgente, misericordioso”.

Esta aleya de la sura 9, titulada “El arrepentimiento”, anula para los musulmanes las 124 aleyas que exhortan a la tolerancia hacia otros monoteístas. El fundamento de esta abrogación o veto es llamado “mansuj”, o la anulación de aleyas más antiguas por otras más nuevas. <>

(Continuará …)

Obras de consulta:

Invasión Islámica, Robert Morey.
Ganando la Guerra Contra el Islam Radical, Robert Morey
El desafío del Islam, Valentín Gonzalez
Jesucristo o Muhammad, Fernando D. Saraví
Esperanza para los Musulmanes, McCurry
Enciclopedia Británica
Tahrike Tarsile Qur’an, traducido al español por Julio Cortés
Tahrike Tarsile Qur’an, traducido al inglés por M.H. Shakir
Tahrike Tarsile Qur’an, traducido al inglés por M.M. Pickthall
The Holy Koran, Translation of Yusef Ali

Publicado por Pastor Damián Ayala.


El Misterio De La Providencia

El Misterio De La Providencia

CAPITULO 1

Por John Flavel

INTRODUCCION

“Clamaré al Dios altísimo, al Dios que me favorece.”Sal.57:2 (La idea del hebreo es: al Dios que obra todas las cosas para mí.)

Hay dos maneras en que Dios se manifiesta a nosotros, por su Palabra y por sus obras. La gran gloria de las obras de Dios en la creación y en la providencia consiste en que confirman lo que El ha dicho en su Palabra escrita.

Hay un gran deleite para el pueblo de Dios en observar la providencia divina. La providencia no solo les lleva al cielo, sino también, trae el cielo a sus corazones ahora. El más sabio Dios dirige todo providencialmente para su propia alabanza y la felicidad de su pueblo, aunque todo el mundo esté ocupado moviendo sus velas y remando en una dirección contraria a los propósitos de Dios. Es un enorme placer fijarse en como el mundo lleva a cabo los propósitos de Dios oponiéndose a ellos; como hace su voluntad resistiéndola; como multiplica su Iglesia esparciéndola.

Hay goces en la vida cristiana que son demasiado grandes para ser descritos. Entre éstos se encuentra el deleite de estudiar la providencia divina en nuestra propia experiencia personal. Pruébalo por ti mismo, gústalo y verás. No se necesitará más persuasión.“Clamaré al Dios altísimo, al Dios que obra todas las cosas para mí.” (Sal.57:2)

Cuando David oró la oración citada en este salmo, estaba en peligro de ser muerto por el rey Saúl. (1 Sam.24:1- 2) Dios respondió la petición de David rescatándolo del peligro. Dios siempre contesta las oraciones de sus hijos. Esta obra de Dios está en todos los aspectos de nuestras vidas, tanto en los asuntos pequeños como grandes, la llamamos “La Providencia”. La experiencia de David de que Dios le ayudó en el pasado, le dio esperanza y fortaleza para clamar a Dios en su necesidad. Entonces, los creyentes hoy en día, deberían pensar acerca de como Dios ha obrado a su favor en el pasado, de este modo su fe y su esperanza serán fortalecidas.

Pero el pueblo de Dios no puede entender todo lo que le sucede en su camino hacia el cielo. Aunque Pedro no entendió todo lo que le estaba sucediendo cuando Cristo lavó sus pies, le fue dicho que lo entendería después. (Jn.13:7) Cuando lleguemos al cielo, veremos no solo que es un bello lugar, sino que además, veremos la belleza del camino por el cual fuimos traídos. Es como cuando observamos las diferentes partes de un reloj. Primero vemos las partes por separado y después vemos el reloj completo, con todas sus partes trabajando conjuntamente. Cuán hermoso será cuando veamos de una sola mirada, el plan entero de la providencia y la razón correcta de cada acto divino. Aunque nuestra vista actual es muy pobre en comparación con la visión que tendremos desde el cielo, no obstante todavía hay mucha dulzura en ella, la cual puedo llamar “un poco de cielo”.

CAPITULO 1

El cuidado especial de Dios para su pueblo

Cristo es tanto cabeza de su pueblo, como gobernador del mundo entero. Controla los eventos en el mundo para el máximo beneficio de su Iglesia. Mi propósito en esta parte no es el de tratar con aquellos que no creen en Dios. Quiero convencer a todos los que dicen que Dios existe, que las obras especiales de su providencia no son meros accidentes. Hay muchas personas que se identifican como creyentes, que consideran las cosas que ocurren en sus vidas como si solo fueran eventos naturales. Piensan que los asuntos de este mundo y de los hijos de Dios no son gobernados por la providencia, sino por causas naturales. ¡Esto significa vivir como si Dios no existiera! Los que piensen de este manera deben considerar las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo es entonces que en tantas ocasiones, el pueblo de Dios ha sido rescatado del peligro y del mal, por un poder superior al poder de la naturaleza, y aún frecuentemente en una forma contraria al curso normal de la naturaleza?

El agua inunda y ahoga a todo lo que pueda, pero el mar rojo fue dividido y un muro de agua se formó a cada lado para que el pueblo de Israel pasara sano y salvo por en medio. El fuego quema hasta lo máximo de su poder, pero cuando Nabucodonosor, el Rey de Babilonia, echó a los tres judíos piadosos al horno de fuego, la intensa llama no tuvo poder para dañar ni siquiera un cabello de sus cabezas, pero al mismo tiempo mató a quienes les habían echado al fuego. Es natural que las bestias salvajes y hambrientas maten y coman a los hombres, pero aquellas que se encontraban en el foso donde Daniel fue puesto, pasaron toda la noche sin dañarle.

2.Si no son ordenadas por una providencia especial ¿Cómo es que las causas naturales trabajan juntas, de una forma tan extraña, para el beneficio de los creyentes?

En la historia de José hay doce pasos de la providencia a través de los cuales llegó a ser Primer Ministro de Egipto.

Si uno solo de ellos hubiera fallado, entonces la historia habría terminado en una forma distinta. En tiempos de Esther, hubo siete actos de la providencia, los cuales se combinaron para producir la caída de Amán y salvar a los judíos de la destrucción. Dios es capaz de hacer diferentes cosas para cuidar a su pueblo, tal como un trabajador usa toda clase de herramientas en su trabajo. En la misma forma que un artesano toma un trozo de madera rústica y la convierte en una obra de arte, de igual manera las manos más dotadas usan las herramientas en el taller de la providencia.

3.Si los asuntos del pueblo de Dios no son gobernados por una providencia especial, ¿Cómo es que los medios más poderosos y astutos empleados para su destrucción no tienen efecto, y los medios más débiles e insignificantes empleados para su protección tienen éxito?

Tal fue el gran poder y habilidad usados por faraón en su intento para destruir al pueblo de Israel, que parecería a la razón natural que sería imposible escapar. Los emperadores romanos quienes conquistaron el mundo usaron todo su poder contra la pobre e indefensa Iglesia, ¡Pero la Iglesia sobrevivió! Si la mitad de ese poder hubiera sido empleado contra cualquier otro pueblo, ciertamente lo habría destruido por completo. Dios hizo buenas sus promesas: “Destruiré a todas las naciones… pero a ti no te destruiré.”( Je r. 3 0 : 1 1 ) “Ningún arma forjada contra ti prosperará…”(Isa.54:17).

Por otro lado, cuán débiles e inseguros medios fueron escogidos para plantar el cristianismo en el mundo. Cristo no escogió a hombres de autoridad en las cortes de los reyes, sino doce hombres comunes siendo pescadores los principales entre ellos. Estos fueron enviados no juntos, sino unos a un país y algunos a otro; y no obstante en un corto período de tiempo el evangelio se esparció e iglesias fueron plantadas en los diferentes reinos del mundo. Desde aquel entonces hasta el día de hoy, una providencia especial ha guardado a los creyentes en tiempos de peligro y ha prevenido todos los intentos para destruirles.

4.Si todas las cosas son gobernadas por causas naturales ¿Cómo es que los hombres fueron convertidos del mal camino en el cual corrían a toda velocidad?

Pablo iba camino a Damasco para matar a los creyentes cuando de repente fue tumbado por una luz del cielo. Fue convertido de su mal propósito y posteriormente hecho apóstol de Jesucristo (Hech.9:1-18). Más tarde, los judíos planeaban matarlo cuando fuera llevado prisionero de Cesarea a Jerusalén. El gobernante Festo (aunque no sabía del complot) decidió juzgar a Pablo en Cesarea y no en Jerusalén, así deshizo sus planes (Hech. 25:1-4).

Agustín, un líder en el cristianismo de la iglesia primitiva, se dirigía a cierto pueblo para enseñar y un guía le acompañaba para mostrarle el camino. El guía se perdió y sin embargo, llegaron sanos y seguros a su destino por otro camino. Después descubrieron que habían escapado de la muerte a manos de sus enemigos quienes le esperaban en el camino normal. ¿Quién puede dejar de ver el dedo de Dios en estas cosas?

5.Si no hay una providencia dominante ordenando todas las cosas para el bien de su pueblo, ¿Cómo es que el bien o mal que les es hecho en este mundo es retornado a quienes traen el bien o el mal sobre ellos? Cuando faraón ordenó matar a todos los niños recién nacidos de Israel, las parteras de ellos rehusaron obedecer su mandato. Por esto, Dios les trató bien a ellas (Ex.1:21). Rahab ocultó a los espías enviados a Jericó, y fue salvada cuando toda la gente de la ciudad fue destruida (Jos.6:25). La mujer sunamita fue bondadosa para con el profeta Eliseo proporcionándole un cuarto para su hospedaje y Dios le bendijo con un hijo. (2 Rey.4:9-17) Publio, el principal de la isla de Melita, dio hospedaje a Pablo después del naufragio y el Señor de inmediato le devolvió el pago sanando a su padre de una enfermedad. (Hech.28:7-8)

En la misma manera, los males hechos contra el pueblo de Dios han sido devueltos a sus enemigos. Como ya hemos visto, fue el propósito de faraón destruir a los hijos inocentes del pueblo de Israel. Dios le pagó su mal, matando a todos los primogénitos de Egipto en una sola noche. (Ex.12:29) Amán hizo una gran horca para colgar a Mardoqueo, pero Dios ordenó que Amán y sus diez hijos fueran colgados en ella. (Est.7:10) Ahitofel hizo un complot contra el rey David y dio su consejo para derrocar a David. Este mismo consejo provocó su propia ruina. (2 Sam.17:23)

Después de que el cruel emperador Maximus ordenó la completa abolición de la religión cristiana, fue echado a la cama por una terrible enfermedad como Herodes en los días de los apóstoles (Hech. 12:23). Algunas veces el pago del mal ha sido muy exacto. Cuando Nabot fue muerto, a Ahab le fue dicho: “En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, la tuya misma.”Y eso fue exactamente lo que pasó. (1Rey.21:19 y 22:38)

6.Si todas estas cosas son meros accidentes ¿Cómo es que concuerdan tan exactamente con Las Escrituras en todos los detalles? ¿Suspende Dios milagrosamente el poder de las causas naturales? Esto no es ningún accidente, sino que es conforme a la Palabra: “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.” (Isa.43:2) ¿Obran las causas naturales para el beneficio del pueblo de

Dios? Esto está de acuerdo con la Escritura: “Todo es vuestro… y vosotros de Cristo.” (1 Cor.3:21-23) Cuando la providencia guarda a los hombres buenos de caer en el mal, o detiene a los malos de hacer el mal, la verdad y la certeza de las siguientes escrituras quedan verdaderamente manifiestas: “el hombre no es el señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.”( Jer.10:23) “El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos.” (Prov.16:9) Cuando las cosas malas que los hombres han hecho, se vuelven en su contra,

entonces se manifiesta la verdad del Salmo 9:16 “En la obra de sus manos fue enlazado el malo.”

Ciro, cabeza del imperio Persa, dejó libre al pueblo de Dios porque la Escritura decía que debía hacerlo, aunque fue en contra de sus propios intereses (Isa.45:13). Toda la gente en el mundo siempre cumple los propósitos de Dios, aún cuando no quieran hacerlo.

7.Si todas estas cosas suceden por casualidad, ¿Cómo es que ocurren exactamente en el tiempo oportuno?  El antiguo testamento está lleno de ejemplos de tales sucesos. A Agar le fue dicho del pozo de agua cuando pensaba que su hijo Ismael iba a morir de sed. (Gen.21:16 y 19) El ángel llamó a Abraham y le mostró un carnero para el holocausto justamente cuando estaba a punto de matar a su hijo Isaac.

(Gen.22:10-14) Al rey Saúl le fue dicho: “los filisteos han hecho una invasión al país” justamente cuando estaba a punto de prender a David y matarlo. (1 Sam.23:27) Noticias de un ataque de otra dirección provocaron al ejército asirio su retiro de Jerusalén, justamente cuando se aprestaban a avanzar contra la ciudad. (Isa.37:7-8) Cuando el complot de Amán contra los judíos estaba listo para ponerse en acción, “aquella noche se le fue el sueño al Rey.” (Est.6:1) Muchas cosas similares que ocurrieron al pueblo de Dios en años posteriores, pudieran ser citadas como más evidencias, de la manera muy exacta en que la providencia obra a favor de ellos.

8.Si estas cosas son meramente accidentales, entonces ¿Cómo es que suceden en relación con las oraciones de los creyentes quienes saben que han recibido respuestas muy claras a las peticiones particulares que han hecho? (1 Jn.5:15)

El siervo de Abraham oró por encontrar una esposa para Isaac. Su oración fue contestada exactamente en conformidad con las palabras que él usó. (Gen.24:14 y 46) Los hijos de Israel clamaron al Señor cuando faraón y los egipcios los perseguían, y el mar Rojo se dividió enfrente de ellos. (Ex. 14:10) El rey Asa se enfrentó con un numeroso ejercito mucho más grande que el suyo y clamó al Señor su Dios. El dijo: “Oh Jehová, para ti no hay diferencia alguna en dar ayuda al poderoso o al que no tiene fuerzas. Ayúdanos, Oh Jehová Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos y en tu nombre venimos contra este ejercito.” (2 Cron.14:11) Cuando Pedro fue encarcelado, la Iglesia oró de día y de noche por él. Vea como sus oraciones fueron contestadas en Hechos 12:1-12.

¿Quién puede decir que las providencias de Dios no enseñan que El es un Dios que escucha y contesta las oraciones? “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con El.” (2 Cron.16:9).

Continuara….

Publicado Por Pastor: Damián Ayala.


El hombre y el pecado.

Publicado por Pastor: Damián Ayala


La regeneración contra la idolatría.

Publicado por Pastor Damián Ayala


El Islam Parte 3

El Islam
por Pablo Santomauro

PARTE  3

¿Como prueban los musulmanes que Mahoma fue un profeta de Dios?

Antes que nada, recuerden que son ellos, nuestros amigos musulmanes, los que tienen que probar que Mahoma fue un profeta de Dios. Nunca les acepten la declaración de buenas a primeras, es responsabilidad de los seguidores del iIslam probar sus reclamos.

En realidad las opciones acerca de Mahoma no son muchas, o (1) era el que dijo que era, (2) un mentiroso, (3) un loco de la guerra, o (4) un poseído por demonios. Esta es la razón por la cual la tradición musulmana, los Jadices o Hadices, llamados también “Segunda Inspiración”, (reconocidos como autoritativos – rechazar los Jadices es apostatar), llegó a extremos inimaginables para crear un “modelo” de este hombre, una especie de súperman y un profeta.

¿Cómo prueban, entonces, que Mahoma era un verdadero profeta?

He aquí las “pruebas”:

1.     El lunar en la espalda de Mahoma

Primero van al Corán, Sura 33:40: “Muhammad es el Enviado de Dios y el sello de los profetas“.

Luego correlacionan con el Hadiz, y dicen: Mahoma tenía un lunar grande en el hombro. Ese era el sello del profeta. El Hadiz de Bukhari, Vol. 1, no. 189; Vol. 4, no. 741, narra el testimonio de dos personas que testifican que Mahoma tenía un lunar grande y velludo entre los hombros en la parte superior de la espalda, del tamaño de un huevo de perdiz o el puño de un bebé. A eso le llaman el sello del profeta.

¿Es ésta una prueba de que Mahoma fue un profeta de Dios? El sentido común nos dice que no es válida, debe ser rechazada. ¿Cuál es el origen? Las tradiciones paganas de muchas culturas primitivas. No es parte de la religión de Abraham (a quien ellos apelan y de quien dicen ser descendientes), ni de los profetas, ni de los apóstoles, ni de Jesús.

Ahora, si ustedes me prometen mantenerse serios, les voy a presentar otra prueba utilizada por los apologistas islámicos, y está en la Biblia, en Isaías 9:6:

“Porque un niño no es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro, y se le llamará Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de paz.

La barbaridad se hace patente cuando nos dicen que la mención del “principado sobre su hombro” es una referencia al lunar entre los hombros de Mahoma.

El mismo versículo, con los nombres aplicados, nos indica que la referencia es a Jesucristo, no a Mahoma – El principado no es un lunar ni una verruga, es el gobierno.

¿Tiene usted un lunar grande en la espalda? A lo mejor es profeta, o a lo mejor tiene que consultar con un dermatólogo.

2.     Mahoma tenía convulsiones y entraba en estado de trance

En varios pasajes del Hadiz encontramos que Mahoma nunca sabía cuando le iban a llegar las revelaciones. La inspiración comenzaba con un zumbido en los oídos, su corazón se aceleraba, su rostro se enrojecía, y el profeta se caía. Acto seguido comenzaba a sudar exuberantemente mientras le corría la saliva de su boca. Sus seguidores lo cubrían con una sábana hasta que la “inspiración” pasaba.  Cuando se recuperaba comenzaba a recitar el Corán.

¿Con semejante evidencia, quién puede refutar que Mahoma era un profeta? Cualquier similitud de las inspiraciones del profeta con lo que se conoce como ataques de epilepsia, es pura coincidencia.

Esta prueba tampoco es válida, debe ser rechazada. No era parte de la tradición bíblica sino de los paganos. Ni los adoradores de la Pachamama en Sudamérica se la creen.

3.     Dicen que la venida de Mahoma fue profetizada por Jesús

¿Dónde? Ellos dicen que el anuncio de Jesucristo en Juan 14, 15 y 16, sobre la venida del Consolador es una referencia a la venida de Mahoma.

Lamentablemente para ellos, este argumento se evapora cuando leemos en Juan 14:26 que Jesús identifica directamente al Consolador, y dice que es el Espíritu Santo, el cual el Padre enviará en el nombre de Jesucristo. También en Juan 17:6, el Consolador es identificado como el Espíritu Santo.

¡Increíble! Toman ventanja de la ignorancia bíblica de las masas para hacer convertidos, ganar simpatizantes, o legitimizar su religión.

¿Sabían ustedes que Mahoma reprobó un examen o prueba directa de su reclamo de ser profeta?

Bujarí IV: 546 narra que a Mahoma se le preguntó porqué a veces los hijos se parecen a la madre y otras veces al padre. Mahoma dijo que el ángel Gabriel le dio la respuesta inspirada. Estamos hablando de revelación, no de opiniones personales de Mahoma. Mahoma contestó que el niño se parece al padre o la madre dependiendo de quien alcanzara el clímax primero. Sin comentarios.

Prueba no doctrinal del profeta

Como en esta primera parte no estamos tratando con doctrina, les vamos a dar la prueba no doctrinal del profeta. Yo la llamo la prueba de los frutos, nunca falla;

Tres debilidades de un falso profeta (válidas para cualquier líder religioso)

1.     Amor por las riquezas – Asaltando caravanas y poblaciones judías, Mahoma amasó riquezas fabulosas para él, su familia y su tribu.

2.     Amor por las mujeres – Ali Dashti, el famoso erudito islámico, le adjudica 22 mujeres. Dieciséis eran esposas, dos eran concubinas o esclavas, las últimas cuatro no eran ni lo uno ni lo otro, sino mujeres devotas que se entregaron para darle placer al profeta.Todo esto mientras prohibía a sus seguidores  tener más de 4 mujeres (Sura 4:3). Dicho sea de paso, Aesha, una de sus esposas, tenía sólo 8 o 9 años de edad cuando el profeta la llevó al lecho nupcial – tremendo problema para los apologistas defensores del Islam.

3.     Amor por el poder – Muhammad enviaba cartas a los reyes y líderes de los países lindantes, a las tribus cercanas y lejanas, los invitaba a rendirse a su autoridad y a que creyeran en él como profeta y mensajero de Allah. Sus cartas terminaban con las palabras: ¡Aslem, Talam! “Ríndanse y estarán a salvo”. Traducido al criollo: “Ríndanse o los degüello”.

La búsqueda incesante de dinero, sexo y poder. Mahoma renqueaba de esa pata. Todo falso profeta tiene una o más de estas tendencias. Compárenlo con Jesucristo – nunca buscó nada de eso, ninguna de las tres cosas. <>

(Continuará …)

*Este Artículo ha sido tomado del blog amigo: El Blog del Pastor Daniel: http://pastordanielbrito.wordpress.com/ *

Publicado por Pastor: Damián Ayala